Menú principal

Lunes Septiembre 20, 2021

 

El debate sobre las consultas que adelantaron ayer los Verdes, el Mira y el Polo se centró en el costo de esas elecciones y su 'poca utilidad'. Más allá de la indignación mediática, las consultas dejaron varios datos interesantes como:
 

El Mira demuestra su disciplina pero también su vulnerabilidad
Como ha venido demostrando desde hace 12 años, el movimiento de inspiración cristiana es el partido más disciplinado de todos los que hay. En esta ocasión, logró sacar 284 mil personas a votar en unas consultas en las que no se jugaba el poder interno del partido sino tan sólo la posibilidad de participar en comités temáticos departamentales sobre temas puntuales como políticas para discapacitados, niñez, movilidad, etc. En las elecciones a Senado de 2010, el movimiento sumó 324 mil votos. Es decir, el potencial electoral está intacto. Sin embargo, estas consultas muestran que con el aumento del umbral al 3 por ciento en las próximas elecciones legislativas, el Mira necesita casi doblar esta votación para no quedarse por fuera del Senado pues se calcula que el umbral estará entre 450 y 500 mil votos.

El Polo está herido, pero tiene sobrevivientes en todos los municipios

En 2008 el Polo alcanzó casi medio millón de votos en su consulta para el II Congreso Nacional. Cuatro años después, ya sin la Anapo, sin el petrismo y sin los comunistas, unas 160 mil personas votaron para elegir los delegados para el III Congreso. Es decir, la militancia está reducida a una tercera parte. Esas malas noticias, sin embargo, tienen su contracara: la votación demostró que el partido de izquierda tiene militantes en más de mil municipios. La duda es si logrará hacer la operación tres por uno para triplicar su votación y pasar el umbral al Senado.

 La Ola Verde es un hilito de agua pero se sigue moviendo

Tras un proceso que lideraron los jóvenes del Partido Verde, con bastante autonomía frente a las directivas, los herederos de la Ola Verde alcanzaron a sacar más de 60 mil votos en las elecciones para el Congreso de Jóvenes. Eso les da legitimidad dentro del Partido y seguramente le dará fuerza a su representante que formará parte de la dirección nacional. Aunque sea de forma indirecta, tendrá casi el doble de votos de senadores como Félix Valera o John Sudarsky, y unas seis veces más que el senador Iván Name. Eso le permitirá a los jóvenes tener la voz que llevan reclamando hace dos años dentro de los Verdes.

Yumbo, ¿el nuevo fortín Verde?

La mayor participación en la consulta verde como porcentaje del censo electoral estuvo en el municipio de Yumbo, en el Valle del Cauca. El Alcalde es Verde y aunque no tiene mucha fuerza dentro del Partido ni pertenece a ninguna de las corrientes del partido y es más bien el resultado de la feria de avales con esta votación su nombre comienza a conocerse.

Los votos del Polo son los de Robledo

Los 160 mil votos del Polo son muy similares a los que obtuvo su senador más votado en 2010, Jorge Enrique Robledo, que tuvo 165 mil votos. Y en Bogotá alcanzó 28 mil votos, casi los mismos de Aurelio Suárez en 2011, a quien Robledo apoyó.

 

Fajardo, en lo suyo

En un departamento con Gobernador verde, elegido por una mayoría aplastante, y que en lo que lleva de Gobierno se la ha jugado por la educación y la juventud, la participación de los jóvenes en la Consulta Verde fue muy baja. Antioquia (que tiene un censo electoral de más de 4 millones de votantes) puso solo alrededor de 4 mil votos, frente a más de 8 mil de Bogotá (que tiene un censo electoral de 5 millones) y otros 8 mil del Valle del Cauca (con un censo de poco más de 3 millones). En Bolívar, con un censo electoral de 1,3 millones, votó tanta gente como en Antioquia. Esto demuestra, una vez más, que Sergio Fajardo está concentrado en realizar los ‘valores verdes’ pero que no está preocupado por los asuntos internos del Partido.

 

Perfiles relacionados: 
Jorge Enrique Robledo Castillo
Aurelio Suárez
Sergio Fajardo
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2012-10-01 17:45

En el caso del MIRA, es utilizar la fe en Dios de los creyentes para hacer política. Sin embargo no podemos negar los estudios juiciosos de algunos problemas sensibles que han sido convertido en proyectos, algunos o la mayoría de los cuales no han logrado ser aprobados en el Parlamento colombiano. Es preferible en un Estado laico insistir en que lo propio del Estado sea separado de la Iglesia. O de las iglesias.

Páginas

Añadir nuevo comentario