Menú principal

Viernes Noviembre 27, 2020

Mientras se discute qué va a pasar con la interinidad en Venezuela por cuenta del estado de salud del Presidente, va quedando cada vez más claro que el vicepresidente Nicolás Maduro, ungido por Hugo Chávez como su sucesor, será quien se quede con el sartén por el mango del poder en Venezuela – a menos de que haya una milagrosa recuperación del presidente en La Habana.

La fortaleza de Maduro tiene por lo menos tres pilares. El primero es que Maduro tiene al pueblo chavista de su lado.  Chávez lo designó su sucesor, en una calculada maniobra hace tres meses, lo cual hará más difícil desconocer la voluntad del ‘comandante’. Más aún si este se muere, dado que el culto a la personalidad de Chávez, que ha venido cultivando el Gobierno con décadas y ha intensificado en el último tiempo alcanzará dimensiones gigantescas.

Nicolás Maduro, en su papel de vicepresidente, ha estado a la cabeza del gobierno en las últimas semanas. A raíz de la decisión de Tribunal Supremo de Justicia, seguirá a cargo indefinidamente.
La enfermedad de Hugo Chávez ha sido evidente desde hace por lo menos un año, lo que le dio tiempo de organizar su sucesión y dejar a maduro en la Vicepresidencia.
Aunque Henrique Capriles llevó a la oposición a obtener buenos resultados en las elecciones presidenciales, no ha mantenido ese liderazgo en los grupos opositores.

El segundo pilar del poder de Maduro es de tipo burocrático. Como lo definió hoy el Tribunal Supremo de Justicia, habrá “continuidad administrativa” en el Gobierno y por lo tanto, Maduro, que es el Vicepresidente será el reemplazo formal del Presidente hasta que Chávez resuma el cargo, si es que esto llega a suceder. Por lo tanto, Maduro mantendrá el poder de los puestos.

“Maduro no es fuerte en el aparato burocrático del chavismo, sino en lo popular. Pero Maduro es un político clientelar. Él es quien garantiza mejores promesas a quien teme perder el cargo”, explicó a La Silla Nelson Rivera, columnista y miembro del Consejo Editorial del Diario Nacional.

Y el tercero tiene que ver con los acuerdos dentro del chavismo. Según lapatilla.com, un medio virtual independiente en Venezuela, habrían definido las principales cabezas del chavismo (incluyendo a Maduro y a Diosdado Cabello), bajo la batuta de Chávez y la tutela de Raúl Castro. Según ese “Pacto de La Habana” Maduro sería el futuro candidato del chavismo en caso de que se decrete una ausencia definitiva de Chávez.

Aunque muchos análisis de los últimos días han señalado que Maduro podría tener un contendor en Cabello, por lo menos hacia afuera esa rivalidad no se ve. La elección de Cabello como presidente de la Asamblea Nacional con el apoyo unánime del chavismo y de Maduro  fue una muestra de unidad.

Incluso quienes creen que esa unidad es solo para la galería, como el diputado de oposición Julio Borges, señalan que en esa presunta división quien ganó fue Maduro: el argumento de Borges de que hay división es que el segundo vicepresidente de la Asamblea no fue una cuota de Cabello, sino uno de Maduro.

Estas tres razones (a las que se podrían sumar otras, como el origen social de Maduro, más humilde que el de Cabello, o el hecho de que su esposa, Cilia Flores, sea la Procuradora General) demuestran que el liderazgo de Maduro dentro del chavismo no tiene discusión, por lo menos en el corto plazo.

¿Y la oposición?

 

Lo otro que garantiza el liderazgo de Maduro es que la oposición está debilitada. Después del excelente resultado de Henrique Capriles en las elecciones presidenciales, la fuerza de la oposición se ha ido diluyendo, como lo demostró el triunfo del chavismo en las elecciones regionales de diciembre.

El liderazgo de Capriles en la oposición ya quedó en duda. A diferencia del chavismo, donde hay un líder innegable que ya nombró un sucesor, la oposición es una coalición variopinta de movimientos de todo tipo. Capriles tuvo que vencer en unas primarias a otros jefes de la oposición, como Antonio Ledezma, antes de convertirse en el candidato oficial. Y lo hizo con un discurso y una visión que son menos opuestas al chavismo de lo que algunos opositores querrían.

Después de las elecciones presidenciales abandonó el liderazgo de la oposición para enfocarse en su propia reelección como gobernador del Estado de Miranda. Aunque la Mesa de Unidad Democrática (MUD) sigue coordinando el funcionamiento de los opositores, el coordinador ahora es Ramón Guillermo Aveledo.

Según supo La Silla, la oposición se apresta a desconocer el liderazgo de Capriles, y está buscando un candidato de consenso. Capriles sería un candidato más pero no el único de la oposición. Frente al argumento de Capriles de que en las pasadas elecciones, donde la oposición sufrió una dura derrota y Capriles sí ganó, los de la oposición dicen que todos sus votos sumados cuadriplican el del joven gobernador de Miranda.

En todo caso, para la MUD no es tan sencillo prepararse para unas nuevas elecciones presidenciales. Y no solamente por diferencias internas sino porque la derrota en las regionales en estados como Zulia y Táchira desmoralizó a varios grupos opositores y les quitó buena parte del poco músculo burocrático que tenían.

Así que oponerse a Maduro, que tiene el enorme aparato del Estado bolivariano a su servicio y el guiño de Chávez como una bendición en su apoyo, es casi imposible en el corto plazo. Además, una posible muerte de Chávez crearía un ambiente emocional que haría más difícil hacer campaña contra el sucesor del carismático líder.

Por eso Maduro tiene asegurado el poder, pero solo por ahora. Si la interinidad se prolonga y no hay nuevos guiños de Chávez, si crecen las molestias por la influencia de Cuba en el destino de Venezuela, si Cabello u otros jefes chavistas toman fuerzas y se alejan de Maduro o si la oposición se reorganiza, la situación dejaría de ser tan favorable para el hoy presidente interino de Venezuela.

Perfiles relacionados: 
Henrique Capriles Radonski
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2013-01-10 18:27

La Revolución debe seguir adelante.Te queremos Presidente Chavez.

Vie, 2013-01-11 05:21

Ay José, esto parece, pero no es una tribuna de aplausos, ni una cartelera política. Es un foro de discusión de ideas.

Vie, 2013-01-11 10:25

No sé de dónde sacan que Venezuela está al borde del abismo por la coyuntura. Los problemas de Venezuela son otros: la renta petrolera misma, que no deja despegar ni transformar otros sectores económicos; la corrupción oficial y no oficial; y la polarización extrema que sufre el país. Debido a ella, todos mienten, ningún análisis interno es confiable. Tienen mejor percepción analistas extranjeros como Miguel Ángel Bastenier. El proceso es incierto en sus resultados de largo plazo, pues no está claro cómo van a resolver sus problemas economicos estructurales, de corrupción y de polarizacion. Veo un proceso que no se detiene por leguleyadas de la oposición. A nivel político el proceso chavista goza de salud, para bien y para mal también.

Jue, 2013-01-10 10:48

Lo que le pasa a Venezuela es que su economía se verá más afectada al no existir claridad sobre el presidente Chávez. Nadie querrá invertir en Venezuela a sabiendas que existe un vacío de poder y desde luego no hay garantías.
No podemos olvidar que Venezuela tiene una cultura golpista, y desde luego una cosa son los militares bajo el mando de Chávez y otra será bajo el mando de Maduro. En lo personal creo que una vez se defina que el presidente Chávez no puede asumir sus funciones, a Venezuela le quedan 6 sémenes para tener un nuevo golpe de estado.

Mié, 2013-01-09 18:10

Moisés Naim, periodista económico y ex-ministro de desarrollo escribió esta columna que contiene otra realidad de Venzuela http://online.wsj.com/article/SB1000142412788732402400457817156214707959... en esa columna lo que se evidencia es que nadie saldra favorecido por quien asuma el poder tendrá que enfrentar una situación económica total y absolutamente deteriorada y tendrá este personaje, el que sea intentar lo,menos enderezarla. Cuando un país ultra-capitalista como era la situación de Venezuela de hace 14 años y reparchear con medidas populistas con sello socialistoide sucede lo que paso en Venezuela, todo esto producto de una clase política autista, burocrática y tramposa. No me supongo que pasara cuando ya no se pueda seguir derrochando dólares, las escaseces comiencen, con una población armada por Chávez y con una pésima educación política, polarizada por Chávez dividiendo a los ricos son malos y los pobres son los buenos.

Mié, 2013-01-09 18:16

Con las cifras de petróleo descendiendo, el precio ídem, la inflación entre las más altas del mundo, una devaluación aterradora, escasez de dólares para importar alimentos, una corrupción y criminalidad desbordada una mezcla de cristianismo religioso con socialismo del sigloXXI, pues el,panorama no pinta bien. Maduro un personaje de extracción popular con muy buen contacto personal y una buena capacidad de liderazgo, bien casado y un ex-militar acusado de todo el código penal, que había sido desechado por Chávez por ese motivo regreso al poder para poder ganar unas elecciones pero un personaje funesto. Triste la foto pero creo que así es.

Mié, 2013-01-09 23:55

Gracias por tu contribución al artículo, Enrique.

Mié, 2013-01-09 23:55

Gracias por tu contribución al artículo, Enrique.

Añadir nuevo comentario