Menú principal

Miércoles Julio 17, 2019

Aunque la elección de Contralor en Bogotá hasta ahora comienza a destrabarse, varios candidatos ya arrancaron campaña. Uno de los que tiene posibilidades de quedarse con el cargo es el ex contralor de Cundinamarca, Néstor Leonardo Rico Rico, una persona cercana a Jorge Emilio Rey, y que se está moviendo justo cuando el Gobernador de Cundinamarca está liderando el bloque que está enfrentado al alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa.

Que Rey pueda estar detrás de la aspiración de un candidato a la Contraloría de la capital que controla fiscalmente al alcalde de Bogotá y que tiene la capacidad de intimidar a los funcionarios del distrito -algo que todavía está por probarse-, ha generado mucha suspicacia en el Concejo, que es quien terminará eligiendo al próximo Contralor.  

Rico, ¿candidato de Rey?
El ex gobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz en recorrido por el municipio de El Rosal junto con el ex contralor de Cundinamarca, Néstor Leonardo Rico que había sido alcalde de ese municipio. Fuente: Alcadía de El Rosal

Aunque hasta ahora el candidato a vencer era el ex gobernador de Boyacá, Juan Carlos Granados, promovido por Cambio Radical y quien es muy cercano al vicepresidente Germán Vargas Lleras, cuando se rebajaron los acuerdos por el concepto del Consejo de Estado se abrió el espacio para que llegaran nuevas candidaturas.  En ese momento apareció y ganó relevancia el ex contralor de Cundinamarca, Néstor Leonardo Rico Rico.

“Yo estoy pensando en lanzarme pero todavía no estoy totalmente decidido. Con las nuevas reglas que tienen el filtro del examen, puedo ser fuerte porque tengo experiencia en el control fiscal. Yo conozco a todos los que fueron concejales de esa época”, le dijo Rico a La Silla.

Rico es contador público de la Universidad Central y tiene una maestría en gobierno municipal del Externado y tres especializaciones (una en gestión territorial, una en desarrollo administrativo y otra en revisión fiscal).

El 6 de enero del 2012, luego de ser ternado por el Tribunal de Cundinamarca para el cargo de contralor del departamento entre 2012 y 2015, los 16 diputados de la Asamblea de Cundinamarca lo eligieron de manera unánime para ocupar el cargo.

Todas esas credenciales serán eventuales puntos para aspirar a la Contraloría de Bogotá, si finalmente decide lanzarse, dado que el nuevo sistema hace un examen clasificatorio para medir los conocimientos de los candidatos y valora la experiencia. La decisión final, sin embargo, está en manos del Concejo lo que quiere decir que mantiene criterios políticos.

Además, diez fuentes políticas consultadas por aparte por La Silla (incluyendo cinco concejales de Bogotá de distintos partidos de la coalición mayoritaria y políticos con influencia en el departamento), dijeron que el nombre de Rico está siendo respaldado para la Contraloría de Bogotá por el Gobernador Jorge Emilio Rey. O, al menos, como dijo un concejal de La U, “así es como lo están vendiendo”.

Como contó La Silla, Rey es el líder de un bloque de alcaldes de municipios cercanos a Bogotá que están en contra de los planes del Alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa para que la ciudad crezca fuera de los límites de la capital y que se están organizando para hacerle oposición.

Este bloque podría terminar torpedeando muchos de los proyectos de Peñalosa que dependen no sólo de sus vecinos sino de autoridades ambientales como la Car que también tienen jurisdicción en Bogotá y que por ahora también está del lado del Gobernador Rey, que tiene otros planes para la región.

Por eso, su supuesto respaldo a Rico está dando mucho de qué hablar en el Concejo.

Además, los concejales consultados por La Silla dicen que Rico también tiene el apoyo del concejal de Cambio Radical, Julio César Acosta, aunque él se lo negó a La Silla. "Mi candidato es Juan Carlos Granados", dijo Acosta. "Yo no tengo que ver nada con Rico, no lo conozco". 

La suspicacia con Rey

Rico es un político de carrera. Nació en El Rosal, Cundinamarca, cuando éste era una vereda más de Subachoque. Sin embargo, su papá Néstor Rico, cuando era diputado, fue quien propuso la ordenanza para que El Rosal se convirtiera en municipio, como efectivamente ocurrió en 1997.

El nuevo municipio se convirtió en la cuna política de Rico. Se lanzó al Concejo por el Partido Liberal y ganó una curul e incluso fue presidente del cabildo por un año. En el 2001, se lanzó a la Alcaldía y también ganó.

Aunque volvió a aspirar en el 2007 fue derrotado, igual que su papá, que también lo intentó en el 2011 avalado por el partido Conservador, el Liberal y Cambio Radical.

Esa coalición apoyó también ese año al ex gobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz, que fue destituído del cargo el año pasado y ya aceptó cargos por haber hecho parte del ‘carrusel de contratación’ que se robó Bogotá y está a la espera de que le dicten condena.

Aunque su papá no logró la Alcaldía, Rico sí logró que lo ternaran para la Contraloría del departamento y resultó elegido, al tiempo que Cruz llegó a la Gobernación. Fuentes políticas del departamento le dijeron a La Silla que Rico no solo es su ahijado político sino también de matrimonio, como también contó hace unos años un medio local, que agregó que Rico trabajó en la campaña de Cruz.

En ese grupo, respaldado por Cambio Radical también estaba el hoy gobernador Jorge Emilio Rey que luego de ser el alcalde de Funza, pasó a ser gerente del Instituto Departamental de Acción Comunal (Idaco), nombrado por Cruz, entre 2012 y 2013.

Como contó La Silla, durante la dirección de Rey, el presupuesto del Idaco se disparó. En 2012 lo recibió con 200 millones de pesos para invertir, pero Cruz tramitó una adición presupuestal de más de 5 mil millones de pesos para gastar. Con ese dinero, los presidentes de las juntas de acción comunal recibieron del departamento computadores portátiles, celulares, impresoras y carpas con televisión, y además se permitió que las JAC contrataran directamente con recursos del Instituto.

Con ese impulso, las juntas se convirtieron en la maquinaria política de Rey que se lanzó a la Cámara y ganó pero renunció a los pocos meses para aspirar a la Gobernación en reemplazo de Cruz. Sin embargo, según las fuentes consultadas por La Silla (dos políticos del departamento y un ex concejal de Bogotá), Rico también quería reemplazar a Cruz.

“Ellos son socios políticos. Rico ayudó a Rey desde la Contraloría para que fuera Representante pensando en que Rey después le ayudaría para la Gobernación. Pero Rey se le adelantó y le ganó la nominación con Cruz y [a Rico] le tocó volver a ayudarle. Ahora le toca [a Rey] mirar a ver como lo premia”, dijo una de las fuentes que hizo parte de ese grupo político. Otra fuente agregó que prueba de esa cercanía es que hoy César Vargas, un cuñado de Rico, está trabajando en la Gobernación de Cundinamarca.

Rico lo niega. Le dijo a La Silla que no es cierto que él quisera ser candidato a la Gobernación en reemplazo de Cruz (‘a nadie le cabe eso en la cabeza’) ni que el ex Gobernador haya sido su padrino ni político ni de matrimonio. Agregó que está separado de su esposa, Lina Vargas, desde hace seis años por lo que niega que su ex cuñado sea cuota suya en la Gobernación de Rey.

Tanto Rico como dos asesores del Gobernador le negaron por aparte a La Silla que Rey lo estuviera respaldando. Aunque ninguno negó que Rey y Rico fueran cercanos. “Son íntimos”, dijo una de las fuentes.

“Yo no tengo padrinos. Me honraría a mi que ellos me apadrinaran. ¡Cuánto daría yo! Si fuera así, ya estaría listo para que me nombraran. Mi único padrino es mi hoja de vida”, le dijo Rico a La Silla.

Las fuentes cercanas a Rey le dijeron por aparte a La Silla que Rey no se está metiendo en esta elección.  Más bien, creen que lo que puede estar ocurriendo es que Rico esté usando esa cercanía con el Gobernador para allanar su candidatura y conseguir apoyos en Bogotá. Además, agregan, no le conviene a Rey.

Según ellos, estar apoyando a un candidato a la Contraloría sería “mostrarle los dientes” a Peñalosa con quien hasta ahora ha mantenido una relación tensa y con el que están trabajando para llegar a un acuerdo para definir cómo va a crecer la región y como armonizar los planes que tienen ambos gobernantes.

Aún así, su nombre suena en la baraja de candidatos y tendría posibilidades precisamente porque Rico tiene la experiencia de ser cuatro años Contralor. Sin embargo, Rico no termina de cuajar en el Concejo por otros ruidos que tiene a su alrededor.

El factor 'Hipólito'

El nombre de Rico en el Concejo de Bogotá no es nuevo. En el 2008, luego de que acababa de perder las elecciones en su natal El Rosal, Rico se inscribió para ocupar el cargo de secretario de la Comisión de Hacienda y fue elegido hasta el 2010.

Aunque en el Concejo se rumora que llegó al cabildo como cuota de Hipólito Moreno, que entonces era el presidente del Concejo, Rico lo niega y dice que en ese momento quien era la presidenta de la Comisión de Hacienda y “la persona que me ayudó” fue Gilma Jiménez (que murió en el 2013).

“Lo logré con el apoyo de ella. Yo ni conocía [a Moreno]. Él tenía una candidata [a ese puesto] pero la descolgaron y me pusieron a mi”, dice Rico. Esa misma versión se la dijo a La Silla el un exconcejal de Bogotá que hoy está en el Congreso y que conoce a Rico. La Silla consultó a la hija de Jiménez que negó que su mamá le hubiera ayudado a llegar al cargo porque “no lo conocía”, dijo.

En todo caso, la relación de Hipólito Moreno y Rico sí se hizo pública en 2013, cuando Rico ya era Contralor de Cundinamarca y Moreno ya estaba siendo investigado por la Fiscalía en medio del escándalo del carrusel de la contratación.

En mayo de ese año, el entonces rector de la Universidad de Cundinamarca, Adolfo Polo, denunció que estaba recibiendo presiones por parte de la Contraloría de Cundinamarca (que en ese momento estaba en cabeza de Rico) por no haber incorporado al presupuesto de la Universidad unos convenios interadministrativos. Dijo que por eso, la Contraloría había iniciado procesos de auditoría en su contra.

En el fondo, como contó El Tiempo, había supuestamente una pelea porque la hermana de Rico no fue nombrada vicerrectora de la Universidad.

La pelea escaló hasta el punto que Polo reveló unas grabaciones en las que Hipólito Moreno aparecía como supuesto intermediario de Rico y le pedía “2 mil palitos” (millones de pesos) y una cuota en la Universidad para ayudarlo a que la Contraloría no siguiera con las auditorías.

En ese momento y todavía, Rico niega esas acusaciones.

“Ese fue un tema aclarado por la Fiscalía. Infortunadamente se utilizó mi nombre. Pero eso ya está aclarado y yo no tengo ninguna investigación preliminar en la Fiscalía. Los que lo están recordando ahora lo hacen para enlodar mi nombre”, le dijo a La Silla.

Finalmente, la Contraloría General asumió directamente la auditoría de la universidad, Polo terminó destituido y la Fiscalía interrogó a Hipólito que dijo que él había actuado por su cuenta.

Así, Rico salió airoso de ese lío que sin embargo, sigue presente en la memoria de varios políticos en Bogotá que consultó La Silla, incluidos concejales y congresistas.

Además, en febrero de este año, la hermana de Rico regresó a la Universidad de Cundinamarca nombrada por el actual rector como directora de proyectos especiales y relaciones interinstitucionales. Un hecho que sería anecdótico si no fuera porque ahora que está en juego qué universidad es la que hará el examen para definir qué nombres clasifican como candidatos a la Contraloría, la Universidad de Cundinamarca se ha mencionado como una de las posibilidades.

Eso lo deberá definir esta semana la Secretaría de Hacienda de la Administración de Peñalosa que por ahora, se ha mantenido al margen de la elección de los entes de control en Bogotá. Mientras tanto, el nombre de Rico sigue sonando junto con otros candidatos que siguen buscando apoyos entre los concejales para quedarse con la Contraloría.

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2016-03-17 08:47

Peñalosarota dijo tener una ciudad planeada d TODA UNA VIDA, su obsesión; con su afán soberbio y típico dl q llega como escoba nueva, creyó q podía planear el Dpto. a su antojo y pasar x encima dl Gobernador, se encontró con otros q igualmente POLITIQUEROS q no se rodean sino d “técnicos” q no quieren perder el protagonismo y menos con el 2018 a la vuelta d la esquina.

A LSV se le Chispotió un titular sobre “q' opina d los casi 100 días d Peñalosarota”,en el q alcancé a opinar y luego no lo pude encontrar más.

Mi respuesta fue y ES:

bla bla blaa/día X 100= BLA BLAA BLAAAA

Y con los 2 años q Yakuruma le permite d licencia…..no me quiero imaginar.

…X Diooosss…!!!

Mié, 2016-03-16 10:48

Esta es una panorámica de las estructuras políticas administrativas del país; podemos llevarla a cualquier instancia de los tres poderes del Estado. Mientras esto siga sucediendo, el cuento de la paz prosigue en los espacios del sofisma y del engaño de los políticos que nos vienen gobernando a partir de la consolidación de la llamada "Independencia" hace 200 años. El arribismo de ese sector social medio es un fenómeno de cada una de las sociedades humanas a partir de la división de la misma en diversos niveles de sus propias estructuras económicas; en esta sociedad no se asciende en función de los valores intelectuales o sociales sino de los correspondientes al dinero que se posea el cual genera poder político como lo estamos viendo con el generado en el narcotráfico, la corrupción, el contrabando y similares conductas criminales. Si no reaccionamos el país seguirá su camino de hundimiento moral.

Añadir nuevo comentario