LA SILLA VACIA

La próxima Asamblea de Santander, elegida el pasado 25 de octubre, será muy distinta a la que hoy ejerce funciones.

El liberalismo que por años ha mandado en la duma, y tenía hoy a seis diputados, fracasó en su apuesta por una lista cerrada, obtuvo la mitad de los que votos que recogió en 2011 y perdió cuatro curules. Los diputados Camilo Arenas Valdivieso, Fernán Rueda Domínguez, Henry Hernández y Rubiela Vargas, que estaban en la lista, no se reeligieron.

La U fue el partido más votado y logró una curul más que en 2011. Cambio Radical mantuvo su representación en ‘sillas’ (dos), como Opción (dos), el conservatismo (dos), el verde y el Polo (una). El Centro Democrático entró al juego con tres y será, junto a La U, la bancada más grande.

La renovación, en nombres, fue significativa. Sólo se reeligieron seis de los 16 diputados. Fuera de los caídos liberales, otros diputados que estaban compitiendo, como José Ángel Ibáñez de Cambio Radical y Julio Cesar Villate y Luis Fernando Peña de Opción Ciudadana, se quemaron.

El gran protagonistas de la jornada fue el voto en blanco, que recogió más adeptos que cualquiera de la listas (159 mil votos, frente a 126 mil de La U).

En todo caso, estos serán los corporados entre 2016 y 2020: