Menú principal

Lunes Septiembre 16, 2019

??

El proceso de paz avanza en medio de la sorprendente indiferencia de buena parte de los colombianos y de la oposición de otro importante porcentaje de ciudadanos. El Presidente Santos anunció esta semana la posibilidad de pactar un cese bilateral al fuego entre el gobierno y la guerrilla de las FARC antes de que se acabe el año y la noticia pasó como una más en medio del análisis de los resultados electorales y de los preocupantes y aún inciertos efectos del fenómeno del Niño que amenaza con racionamientos, desabastecimiento e inflación.

Con un cubrimiento similar al de la clasificación del Santa Fe a las semifinales de la Copa Suramericana se registró el debate que se dio en el Senado a un proyecto de acto legislativo que busca adoptar un procedimiento especial de aprobación de las reformas constitucionales y las leyes necesarias para formalizar jurídicamente el eventual acuerdo que se suscriba en La Habana. En esas discusiones el senador Álvaro Uribe volvió con su vieja propuesta de convocar una Asamblea Constituyente convenida con las FARC para definir allí las condiciones de la terminación del conflicto.

El 2 de Octubre del 2006, un comunicado de la Presidencia de la República, en época de Uribe, había hecho ese ofrecimiento en estos términos: “Consistente con la propuesta formulada públicamente por el Alto Comisionado hace más de un año, el Gobierno considera viable la posibilidad de convocar a una Asamblea Constituyente, como final del proceso de paz, por supuesto, con previa dejación de armas”.

Las FARC estuvieron en la idea de la Constituyente durante un largo tiempo. A los negociadores de esa guerrilla en La Habana los convenció Álvaro Leyva que esa era la única manera de “blindar” jurídicamente el acuerdo especialmente en materia de las reglas de justicia que se les aplicarán. Eran las épocas en que Leyva no estaba en la foto a pesar de llevar décadas intentando estar cuando fuera el momento. Ya el ex constituyente está. Participa en la subcomisión de “juristas” –las comillas las uso porque él no lo es, los demás sí- que definen las reglas de la justicia transicional. Ahora Leyva cree que el acuerdo que se ha firmado es suficiente y acepta que una Constituyente lo que haría es servir de escenario para rediscutir esas reglas. Las FARC llevan meses bajando el tono a su petición de Constituyente y aunque ahora dijeron que mantendrían esa petición ante la Comisión de congresistas que viajó a La Habana lo hizo más como parte del rito de la negociación que como una propuesta seria.

¿Por qué Uribe insiste en la Constituyente? La respuesta parece obvia porque cree que si se convocan a unas elecciones de constituyentes y él encabeza la lista del Centro Democrático podría obtener una amplia representación en ese cuerpo y por tanto podría tener un papel protagónico en la negociación, que hoy no tiene. Uribe quiere sacar del escenario del Congreso y de La Habana la negociación con las FARC porque no sale en la foto y quiere llevarla a un sitio donde sí salga.

La oposición del uribismo al proceso de paz no es cuestión ideológica ni de principios sino de vanidad: el que pasa a la historia no es el que dejó la guerra a medias sino el que firme la paz y no admite que ese sea el logro de Santos a quien quizás lo mueva la misma motivación. La principal motivación de los hombres públicos para actuar de una determinada manera suele ser la vanidad y la necesidad de reconocimiento social.

Uribe sabe que en una Constituyente tendría que darle cupos a las FARC, es decir hacer aquello a lo que tanto se opone que es darles representación política. Dice que no, que no se puede, que la Constitución exige que sea elegida democráticamente pero entiende que una Constituyente sin representación de la guerrilla sería inaceptable para las FARC.

Uribe, que no es tan mal abogado como parece, sabe que si bien a una Constituyente se le puede imponer un temario, no se le puede imponer la forma de resolverlo, por tanto todo lo que se ha acordado en La Habana tendría que volver a discutirse y seguramente se llegaría a fórmulas distintas a las convenidas. Una Constituyente no es un mecanismo de refrendación de un acuerdo, sino todo lo contrario, de discusión y construcción del mismo.

En la medida que avanza la negociación las razones del Uribismo para oponerse se van disminuyendo, porque buena parte eran condiciones para negociar y no sobre el contenido de un eventual acuerdo y muchas de esas condiciones quedan satisfechas con un cese bilateral. Las otras pues a Uribe le parecen menores porque coinciden con propuestas que él mismo había hecho sobre justicia y representación política.

Algunas personas que no pertenecen al Centro Democrático han dicho que la Constituyente puede ser la salida para darle “legitimidad” a los acuerdos, entendiendo por legitimidad un mayor consenso ciudadano que se logra, según ese argumento, metiendo a Uribe a la foto.

Por supuesto que no tengo ningún problema en que lo metan a la foto, solo que a través de una Constituyente sería un costo alto porque sería tanto como volver a empezar la negociación.

En Marzo, en este mismo sitio escribí esto: “Los colombianos estamos metidos en una trampa generada por las vanidades de los actores políticos. Hay que buscarles una salida digna a todos. A las Farc que desperdiciaron 50 años y no consiguieron nada distinto de dolor. A Pastrana que quiere que le reconozcan sus “aportes”. A Uribe que no quiere terminar señalado. A Álvaro Leyva que necesita ser protagonista. A todos los que apostaron al fracaso para afincar aspiraciones políticas.

Será un costo menor. Con tal que nos dejen en paz de una vez por todas a las Farc les reconoceremos que “la lucha no fue en vano”, a Pastrana su sagacidad, a Uribe su amor por la Patria (¿será con mayúscula?), al Procurador su convicción para proteger nuestros derechos, a Leyva alguna medalla de las que da el Congreso, a los que quieren ser candidatos del uribismo que “ellos lo dijeron primero”.

De Leyva ya salimos, con las Farc ahí vamos, Pastrana es más o menos irrelevante, pero y ¿qué hacemos con Uribe?

P.D.: A Juanita mil gracias por su enorme generosidad de guardarme este espacio del que me ausenté un tiempo para no contaminarlo de política electoral mientras participaba en la campaña de Bogotá.

 

 

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2015-11-02 21:55

La democracia en Colombia, sigue sin reflejar lo que el común de la gente espera de ella. El gran número de partidos y las inverosímiles alanzas entre las diferentes facciones que se hacen llamar partidos, lo dicen todo. Sin embargo no sobra agregar que en este libertinaje democrático participan funcionarios públicos y sus posiciones burocráticas, participan empresarios privados y participan delincuentes declarados.
El porcentaje de abstención es alto, las costumbres electoreras se hacen cada vez más disolutas y la actitud de unos y otros se ven al trasluz de sus propios intereses y apetitos burocráticos. Y lo más desesperanzador es ver cómo siguen llegando al escenario político nacional, regional y local, los hijos y los nietos de quienes en su momento cumplieron roles indignos en lo ético, en lo moral y en lo legal. Son juventudes sin estudio , sin preparación, sin vocación de sacrificio y sin ningún otro objetivo que el de seguir actuando en medio de bien tolerada corrupción.

Mar, 2015-11-03 07:46

No sólo "sigue sin reflejar" sino que cada día lo refleja menos. Y no sólo lo que espera "el común de la gente" sino también lo que espera la gente ilustrada, los pensadores, los filósofos, los ideólogos, si es que todavía existen.

Las grandes noticias, los grandes análisis y los pequeños (como este artículo) giran siempre alrededor de un nombre, no de un cuerpo estructurado de ideas y propósitos. La exultante alegría de los candidatos que ganan las elecciones es una muestra de lo que hay detrás: Que coronaron. Es vergonzoso.

Los partidos políticos se han reducido a clubs de fans o bandas criminales detrás de un botín. Esa es la foto que nos hemos acostumbrado a observar, impotentes. Y, al parecer, no es algo que pueda ser cambiado por el común de la gente, lo cual demuestra que "democracia" no hay.

Lo que hay es egotismo, coyunturas, escaramuzas, asociaciones mercantiles, contratocracia, mandamases, correveidiles, ... un mierdero.

Dom, 2015-11-01 01:58

Lo interesante es que los colombianos nos estamos despertando. Ya no son más de 1 millón y medio de compatriotas que le siguen comiendo cuento al Gran (Chismoso) Colombiano. La historia se empieza a escribir con más dignidad. Estamos, poco a poco, recuperando esa dignidad y el respeto que nos merecemos.

Sáb, 2015-10-31 23:10

¿Cuánta indiferencia es "sorprendente"? ¿Cuántos colombianos son una "buena parte"? ¿Cómo lo sabe? ¿Les han preguntado a los de dicha buena parte el por qué de su sorprendente indiferencia?

Con tanta condescendencia, Uribe se va a poner más chicho. ¿Cómo así que lo van a "dejar meter" para que aparezca en la foto?

No señor. Uribe quiere decidir quién sale en la foto, cuadrar a los micos para la foto, tomar la foto, y ser el único del "establecimiento" que aparezca en la foto. Él a color y los demás en blanco y negro.

Quiere tomarla con su cámara "Polaroid" y que sea él quien haga los retoques posteriores en Photoshop (Mediante articulitos de una Constituyente).

Uribe se siente como el loquito con una antorcha y una caja de fósforos en medio de la gasolinera, con una lista de exigencias (que no peticiones). Reducir la peligrosidad de Uribe a vanidad me parece muy peligroso.

Lo que toca hacer con Uribe es tomar la foto cuando esté descuidado, y tener listos a los bomberos.

Sáb, 2015-10-31 10:30

El ‘JURISTA’ podría interpretarse como en desacuerdo, pero no olvidar q el derecho se nutre y bastante dl sentido común y en especial d una fuerte dosis d empuje d, personas q son bienvenidas en la Habana a ojos d todos.

D resto, total y absolutamente d acuerdo:

-Furibe sabe q el proceso NO TIENE REVERSA, la sobredosis d intensidad en contra se está agotando y ya hasta medido se ve en sus intervenciones, solamente en twitter sigue siendo +/- ruidoso.

-Lastima x El q la fórmula empleada para el congreso no se aplica en Alcaldes y Gob., d lo contrario tendríamos a Fu d alcalde y Gb en todo lado. Pero esos huesitos y esas carnitas, ya no Aguantan tanto ajetreo.

-La vanidad lleva implícita una sobredosis d resentimiento x no ser Protagonista y el domingo pasado fue el inicio d su declive-oficialmente. Sobre todo para medios y encuestas q insisten en verlo como el infaltable, cosa q estoy lejos d creer a estas alturas.

Resultó bueno el regreso. !!!..Welcomeeeeee.
-

Dom, 2015-11-01 13:54

Voces todas deben y tienen q ser bienvenidas aún siendo oposición, pero resulta y pasa chajaradmi q, es un tipo d oposición nada reflexiva disfrazada en un falso amor x la patria, cuando en el fondo no hay + q intereses d control político y d paso alimentar el ego.
Absolutamente nada los satisface, o dígame Ud. en q’ decisión han dicho: 'si apoyamos esto o aquello', lo peor es q no lo harán x mero egoísmo y vanidad como describe Riveros. A Furibe no lo han ni están sacando ni nada, él solito hace esa labor insistiendo en el mismo libreto así cambie d guión, como cuando dice aceptar pero condicionado a cierto tipo d exigencias, insistiendo q en la Habana no puede haber diálogos sino imposiciones con el argumento rancio q NO SON IGUALES.

No creó q el mundo internacional q apoya este proceso esté equivocado y, q un solo hombre insista en q cortar d tajo con la muerte no es beneficio para el país, no da pie para quedar rasgándonos las vestiduras x alguien q pudo aportar pero NO QUISO.

Lun, 2015-11-02 10:48

Insisto en UN SOLO HOMBRE, xq el resto recibe órdenes, las listas TIENE Q encabezarlas y, el país dividido 50-50 con lo ocurrido el 25-10-2015 se fue a la basura; lo q si hay es una insistencia constante d medios -periodistas, avalados x los encuestadores, en una simbiosis manipuladora d la información, lejos dl análisis objetivo y años luz dl verdadero sentido dl periodismo dl siglo 21.

Q hay una tribuna q grita, es cierto, pero es el remanente d esa manipulación q aún persiste.

Ninguna sociedad q se precie d moderna-occidental se puede permitir la continuidad d una guerra x mero egocentrismo vengativo d unos cuantos. Los diálogos han avanzado y se espera q esa sociedad q en ultimas ha sido históricamente la promotora d esa violencia, avance proporcional.

Hay temores q invaden a + d uno, unas tales ‘’verdades’’ y sobre todo, quedar mal ante la exigencia dl cumplimiento a una firma q nos dirá si los culpables en estos 50 años fue la guerrilla o el estado.

Mar, 2015-11-03 10:37

Chjarami: El control siempre lo ha tenido la extrema derecha q, ahora se disfraza d centro y hasta d verde, acorde a las exigencias d turno.

El control dl país en todos sus aspectos va implícito cuando se llega al poder, y uno d esos temores es precisamente perder ese control. Honestamente no creo q ese control lo pierda la oligarquía mejor montada d toda L.A, para eso tienen recursos mil como lo q ya conocemos con la UP, y Galán Y etc. etc.; hay un temor mayor y se lo repito, es ese que pondrá a la luz pública si el estamento es capaz d cumplir con las exigencias q trae el posconflicto, q d paso es la base para impedir q se reorganicen u formen otras guerrillas. Es el temor a quedar mal cuando el país vea q los verdaderos culpables d esta miseria y este subdesarrollo en los últimos 50 años, No es la guerrilla.

Es un cara a cara dl estamento con él mismo q debería generar vergüenza como mínimo.

Ese es el verdadero temor, el judicial, ya sabemos q nada pasará,... obviooo.

Lun, 2015-11-02 00:49

Gritan no, ladran. Santos es el que está negociando, no uribe, el tuvo su oportunidad y no la concretó.

Sáb, 2015-10-31 09:11

Bienvenido, con uribe o sin el lograremos la paz con las farc, si el no está en la foto y por eso se irá para el monte y enfrentará al estado en asocio con sus paramilitares que se vaya es problema de el y si se queda que se quede haciendo criticas constructivas que nos ayuden al postconflicto, no lo queremos diciendo falsedades. Santos tuvo los pantalones de hacer la paz y se merece todo el credito.

Sáb, 2015-10-31 09:08

Tal vez quiens no habiten los lugares más distantes del país, signados por décadas con nefastos hechos de guerra podrían ser indiferentes, pero quienes habitan los municipios, corregimientos y veredas azotadas en los últimos años por acontecimientos de sangre dolor y muerte no tienen por que serlo. Otra cosa es que no se les entreviste para que salgan en los medios de comunicación masivos. Desde todo punto de vista tienen que apoyar el alivio recibido por el cese del fuego unilateral decretado por las FARC.

Fue famosa la Constituyente elegida en 1990 con participación del M-19. Aunque ahora las condiciones son distintas no me parece mal que los temas se sigan discutiendo. Lo importante para los colombianos es que el cese al fuego unilateral y bilateral se mantenga mientras esa Constituyente delibera y resuelve los temas esenciales cuya evacuación no demoraría mucho, porque las negociaciones en La Habana han trillado bastante el camino.

Añadir nuevo comentario