Menú principal

Viernes Noviembre 27, 2020
Santos designó a su Ministro de Trabajo, Rafael Pardo, como Alcalde encargado de Bogotá. Foto: deracamandaca.com

Minutos después de que el Presidente Santos anunciara que quedaba en firme la destitución de Gustavo Petro y que Rafael Pardo, su Ministro de Trabajo, asumía como Alcalde encargado, Pardo se comprometió con la Bogotá Humana del petrismo.

“Un alcalde que tiene un encargo coyuntural no llega a traer programas de gobierno ni a cambiar programas de gobierno. El programa que ganó las elecciones es el del alcalde Gustavo Petro, de Bogotá Humana. Ese programa es el que en este encargo, que dure lo que determinen las circunstancias jurídicas y la decisión del presidente, es el que voy a buscar adelantar, ejecutar y continuar,” dijo Pardo el miércoles.

Menos de una semana después, las cartas que mostró ayer el Presidente reflejan el compromiso de Pardo, pero, además, el Gobierno aprovechó para ganar los pulsos que Germán Vargas Lleras, el candidato a vicepresidente de Santos, había sostenido con Petro y que seguían abiertos.

El Plan de choque de Santos
Gustavo Petro crítico en su gobierno la expansión de Bogotá hacia la zona rural de la Sabana.
Germán Vargas Lleras tiene una concepción del desarrollo de vivienda social contraria a la de Gustavo Petro

El presidente Santos, después de sostener una reunión con el Consejo de Ministros el domingo, anunció el lunes una serie de medidas prioritarias en cuatro frentes para que Bogotá avance (dijo él).

Aunque no mencionó explícitamente que éstos fueran parte del Plan que la administración de Petro había diseñado e iniciado (cosa que tiene muy ofendidos a los del equipo de Petro), la mayoría de los anuncios son una continuidad de su programa y de proyectos que ya venían en curso.

Por ejemplo, la construcción de Transmilenio por la Boyacá; el plan 75 de seguridad; la incorporación de nuevos policías; la preparación de la licitación del Metro; la construcción de tres cable líneas en Bogotá y un cuarto en Soacha – todas las anteriores en proceso -; la rehabilitación de la troncal Caracas y la Autonorte de Transmilenio.

Otros, sin embargo, chocan contra puntos fundamentales de la Bogotá Humana que Petro y su gobierno perseguían, relacionados con dos de sus tres ejes (la gobernanza del agua y la ciudad que supera la segregación), y coinciden con lo que quería Vargas Lleras. De hecho, en una entrevista en El Espectador dada antes del Consejo de Ministros, Vargas (hablando como si fuera funcionario del gobierno) aseguró que “los bogotanos podrían tener la certeza de que el gobierno nacional recuperaría el tiempo perdido” y avanzaría en temas como el abastecimiento de aguas de los municipios de La Sabana y la política de vivienda que estaba estancado.

“Anunció unas medidas que van en contra de la Bogotá Humana y otras que son nuestras como si fueran de él” le dijo a La Silla Guillermo Alfonso Jaramillo, exsecretario de gobierno de Petro hasta hace unas semanas.

Contradiciendo el Plan de Petro
Rafael Pardo ha dicho que durante el encargado va a respetar el Plan de Desarrollo Bogotá Humana del exalcalde Gustavo Petro.
Gerardo Ardila, el Secretario de Planeación Distrital de Petro, asegura que no se había llegado a ningún acuerdo para autorizar la venta en bloque de agua a los municipios aledaños a Bogotá.

El Presidente anunció que autorizaría la venta en bloque de agua para los municipios aledaños a Bogotá, lo que facilitaría que los constructores puedan urbanizar la Sabana de Bogotá.

Petro y su gobierno defendieron la no venta de agua en bloque a los municipios de Cundinamarca porque podría poner en riesgo el suministro en Bogotá para -según ellos- “patrocinar el negocio de las constructoras” que urbanizan la Sabana en Bogotá.

Esta pelea que el gobierno petrista empezó a dar desde que inició gestiones en 2012 le valió duras confrontaciones con el entonces Ministro de Vivienda, Germán Vargas Lleras, y el gobernador de Cundinamarca Álvaro Cruz. Se le acusó de darle un uso arbitrario al agua y de paralizar la construcción en la región.

Al final Petro ganó el pulso aunque ya venía moderando su posición inicial. Acordó, con el respaldo del gobierno nacional, vender agua para la distribución domiciliaria a través de contratos con las empresas municipales pero solo para abastecer las viviendas ya existentes y no para nuevos proyectos.

Ahora, sin embargo, con Petro fuera del Liévano y el santismo encargado de dicho Palacio se reactivará la venta en bloque.

El Alcalde encargado de Bogotá, Rafael Pardo, le dijo a La Silla que dicho anuncio de autorizar la venta de agua en bloque no fue un invento del gobierno y que prueba de ello es que el distrito tenía una mesa de trabajo desde hace meses con el gobernador, el gerente del Acueducto y alcaldes invitados con ese propósito.

No obstante, el secretario de Planeación de Petro, Gerardo Ardila, coordinador de la mesa que menciona Pardo, dijo que en esa mesa todavía no se había llegado a ningún acuerdo o compromiso. Según Ardila, había una negociación que permitía la venta siempre y cuando los municipios aledaños ajustaran las normas de ordenamiento territorial para evitar la expansión urbana al área rural de la Sabana.

Pardo dice que el Distrito no puede determinar el ordenamiento territorial de los municipios de Cundinamarca. Ardila responde que eso es cierto, pero que para darle un buen uso al agua de Bogotá pueden negociar y convencerlos del modelo de desarrollo que la Alcaldía distrital de Petro defendía.

En cualquier caso, con la decisión del Alcalde encargado este debate habría quedado saldado en contra de la posición de Petro.

Guillermo Alfonso Jaramillo dice que el gobierno Santos se apropió de proyectos del petrismo pero también propuso medidas contrarias al Plan de Desarrollo Bogotá Humana.
María Mercedes Maldonado, la Secretaria de Habitat de Petro, asegura que el gobierno nacional, en contravía de lo que buscaba el gobierno petrista, quiere construir las viviendas de los pobres en la periferia.

Para María Mercedes Maldonado, Secretaria de Hábitat del gobierno Petro, esta reactivación de la venta en bloque de agua también le pega a la apuesta que había hecho Petro por construir vivienda en el centro ampliado, dentro de la ciudad y no en sus márgenes.

“Muestra dónde quieren localizar la vivienda de interés prioritario, quieren que los hogares pobres de la ciudad vivan lejos de Bogotá,” le dijo a La Silla Maldonado.

En la misma línea, la decisión de Santos de asumir como prioridad la construcción de las 10 mil viviendas en Usme, sin hacer ninguna mención al centro ampliado, refleja un cambio de prioridades en el otro campo en el que Petro se había enfrentado con Vargas Lleras: de las viviendas para los pobres en el Centro de Bogotá a la vivienda en los límites de la capital.

Este proyecto de las 10 mil viviendas en Usme está planeado hace años pero según María Mercedes Maldonado, estaba parado hasta hace un mes y medio por culpa del Ministerio de Ambiente que tenía unas restricciones sobre el terreno. Y en todo caso, dice que se tenía presupuestado para construcción en 2015 después de “metérsela toda” al Centro Ampliado que el Plan de Bogotá Humana propuso.

“Mandando a la gente a Soacha y a Usme están bombardeando el Centro Ampliado de Petro,” le dijo Maldonado a La Silla.

Hasta ahora lo del Centro Ampliado es un proyecto que ha avanzado poco. Según lo denunció el concejal Juan Carlos Flórez en el Concejo la semana pasada, ninguna de las viviendas habilitadas por el gobierno Petro se ha entregado en el centro ampliado. “El 87 por ciento de los proyectos que se están gestionando fueron ubicados en la periferia de la ciudad”, denunció Flórez.

Pero esa seguia siendo la mayor ambición de Petro y el gobierno no dijo ni una palabra al respecto en su “Plan de Choque” alimentando las sospechas de los petristas de que el gobierno se quiere tomar la alcaldía.

“Las decisiones del gobierno nacional no descartan ni eliminan los proyectos del gobierno distrital”, dijo Pardo, y explicó que el hecho de que Santos le apueste al proyecto de Usme no detiene los del Centro Ampliado.

Otra de las medidas ‘santistas’ que para los petristas contrarían el Plan del gobierno de la Bogotá Humana es la ampliación de la Troncal de Transmilenio hasta los límites del distrito más allá de la 170.

Según Guillermo Alfonso Jaramillo, esta decisión rompe la Reserva Forestal Thomas Van Der Hammen - que Petro promovió durante todo su gobierno -. De acuerdo a Jaramillo, apostarle al Transmilenio hasta allá se opone al “equilibrio ambiental” que ellos estaban buscando en esa zona.

Para Gerardo Ardila, de Planeación, dicha expansión volvería pedazos el humedal Guaymaral-Torca ubicado en esta zona del norte de la ciudad.

El alcalde encargado  le dijo a La Silla que dicha medida no hace parte de las anunciadas por el Presidente.

Sin embargo, en la declaración oficial del Presidente, publicada en la página web de presidencia, Santos sí hace mención a ese proyecto. Pardo le aseguró a La Silla que esa declaración fue fruto de una confusión sobre los límites de la ciudad.

Si fue un error ese no sería el único de Santos en el discurso, porque en la declaración también habló de la Troncal de Boyacá como si ya estuviera construida.

Más allá de que el Presidente se equivocara en ese punto, parece claro que la Bogotá que le encargaron al santismo es muy parecida a la que Petro planeó, pero en lo que no se parece se asemeja a la que Vargas Lleras quiere.

Nota de la Editora: después de publicada esta historia, el titulo original fue modificado para que reflejara mejor la información que sustenta el artículo.

Perfiles relacionados: 
Rafael Pardo Rueda
Germán Vargas Lleras
Gustavo Francisco Petro Urrego
Guillermo Alfonso Jaramillo
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2014-03-25 19:05

Está interesante el artículo, pero me parece que se les pasó el león en la sala. ¿Por qué estamos hablando de la "Bogotá de Pardo" si se supone que es un encargo coyuntural? ¿por qué está el gobierno nacional tomando decisiones de fondo si se supone que en pocos días debería soltar el encargo?

Mar, 2014-03-25 18:44

El dique (léase Petro) fue dinamitado para cerrarle el paso a la Bogotá incluyente y poder fortalecer la Bogotá ¡excluyente!, pero detrás vendrán los mismo de siempre a feriar los contratos y desangrar la ciudad, Willian Vélez y Alberto Rios Velilla, con el apoyo de Caracol radio y el siniestro Dario Arizmendi, su alter ego Gustavo Gómez y D´arcy Quinn, la mujer de Rios Velilla, pero Semana, El Tiempo y El Meridiano de Córdoba, unos mas descarados que otros, no cuestionarán por qué a dias de la salida de Petro y en plena campaña del duo Santos - Vargas Lleras, AHORA SI aparezcan recursos hasta para el Metro, con todas las cartas sobre la mesa, un ciudadano que vote por santos equivaldria como dicen por ahí, a dispararse en pie, claro que Zuluaga y Peñaloza no estan distantes entre si, por tanto, otra debe ser la opción para no permitir ¡mas de lo mismo!

Mar, 2014-03-25 22:08

Ni más ni menos. Se pone uno a pensar que, realmente, no hubieran sido capaces de tomar todas esas decisiones ilegales y cínicas si no tuvieran una profunda convicción en torno a la estupidez y falta de dignidad del pueblo colombiano. Saludos.

Páginas

Añadir nuevo comentario