Menú principal

Miércoles Octubre 23, 2019

?

?

?

Ayer Marta Lucía Ramírez presentó la Gerencia del Partido Conservador para Bogotá. Camina como una campaña de Ramírez a la Alcaldía de Bogotá. Hace como una campaña de Ramírez a la Alcaldía de Bogotá. Pero no es una campaña de Ramírez a la Alcaldía por Bogotá. O por lo menos, no todavía.

Según dijo el congresista cordobés y presidente del Directorio Nacional Conservador ayer, la Gerencia por Bogota se dedicará a pensar en los problemas de la ciudad y proponer soluciones. La idea es armar una propuesta en las próximas tres semanas y luego, entre marzo y junio, ponerla en discusión con empresarios, políticos, académicos y líderes sociales. Marta Lucía Ramírez será la encargada, como recién nombrada "máxima autoridad del partido en Bogotá", de “dirigir y presentar la propuesta programática”.

Pero la iniciativa no se queda en el asunto programático y tiene toda la pinta de una campaña a la Alcaldía: tiene comités financiero y político, propios de una campaña política, y Ramírez también está encargada de armar la lista al Concejo, algo que suele ser potestad de un candidato o que, por lo menos, lo hacen las directivas de un partido en coordinación con el candidato.

Mejor dicho, lo que se creó ayer fue una campaña pero sin candidato definido, una movida novedosa que busca que el conservatismo tenga banderas claras en Bogotá y que esté presente en estos meses de campaña aunque al final no tenga un aspirante a la Alcaldía.

Dado que Ramírez,sacó casi 370 mil votos en Bogotá en las pasadas presidenciales, el anuncio de este proyecto llevó a todos los medios a plantearlo en términos de su posible candidatura. Una pregunta a la que ella le ha sacado el cuerpo.

Ni sí ni no.
Clara López, ex candidata presidencial del Polo, puntea las encuestas a la Alcaldía. Foto: Santiago Mesa
?
El ex vicepresidente Francisco Santos sigue siendo la carta uribistas para la Alcaldía. Foto: Jorge Daniel Morelo
?
El ex ministro Rafael Pardo tiene el apoyo de su partido, el liberal, y está buscando obtener el apoyo de Cmabio Radical y La U, los otros dos miembros de la Unidad Nacional. Foto: Santiago Mesa

 

En una entrevista con Semana.com, cuando le preguntaron si estaba dispuesta a ser candidata, respondió “Estoy segura de que el partido va a tener una candidatura. No estoy asumiendo una candidatura, estoy asumiendo una nueva responsabilidad al frente del partido en Bogotá”

Y en la rueda de prensa de ayer, después del anuncio de su nuevo encargo, no respondió si sería candidata: “Me gusta trabajar por todo lo que devuelva la esperanza, lo que le dé a los colombianos más ilusión. Hoy lo que siento es mucha desesperanza en sitios como Bogotá”, fue lo que dijo .

Por eso RCN Radio tituló “Marta L. Ramírez no confirma ni descarta su aspiración a la Alcaldía de Bogotá"RCN Televisión dijo que “ella no ha dado una respuesta contundente”.

Dentro del Partido hay voces que piden que Ramírez sea candidata: es la única carta viable que tienen en Bogotá, le daría al partido una presencia importante en la campaña y podría ser una figura de centro derecha que, si logra concretar la idea de David Luna y Carlos Fernando Galán de hacer una alianza, tendría posibilidades al final. O, en todo caso, podría terminar siendo la que inclina la balanza a favor de la Unidad Nacional o del Centro Democrático en Bogotá si se lanza y luego se adhiere.

Pero La Silla supo que hay quienes le están aconsejando que no se lance.

Primero, porque no es seguro que se logre concretar esa alianza y si termina de candidata junto con Enrique Peñalosa, terminaría partiendo el voto de su electorado con el exalcalde y con el uribista Pacho Santos, y abriendole la puerta a la elección de la polista Clara López en un fortín que es clave para las elecciones del 2018. Eso, para una persona que hoy tiene talla presidencial y que sacó 2 millones de votos en marzo del año pasado, sería una derrota.

Y segundo, porque aún si se logra la alianza, no es seguro que Ramírez termine siendo la elegida.

Pero sobre todo porque el sueño de Ramírez es ser presidente, no alcalde. Y, como le dijo a La Silla una persona muy cercana a ella, "Marta Lucía sabe que es o alcaldía o presidencia".

Ante ese panorama incierto y con el dilema vivo, la indecisión de Ramírez es un hecho oficial. No en vano el mismo partido trinó el titular de Caracol

Lo que logra Ramírez

Dirigir una campaña sin ser candidato le permite a Ramírez mantenerse vigente en Bogotá y le ayuda a tener presencia en los medios nacionales. Y si logra hacer eso sin el desgaste de ser candidata, medirse en las encuestas sin quemarse si no marca bien y fortalecer su imagen de una mujer de propuestas llega con más brillo a 2018. Ahora, si aparece triunfante en las encuestas, tiene hasta junio para lanzarse.

También es clave para que el conservatismo tenga más chances de mantener su presencia en Bogotá, algo que puede resultar fundamental para el futuro del partido, como lo trinó Barguil

El reto, en todo caso, es grande porque el Partido Conservador es muy débil en la ciudad.

El éxito en la campaña de Ramírez el año pasado le abrió las puertas para una nueva candidatura en 2018. Foto: Jorge Daniel Morelo
?
Germán Vargas Lleras, hoy vicepresidente, es el aspirante más fijo para las elecciones de 2018.

Lleva más de 25 años sin tener un alcalde en Bogotá (el más reciente fue Andrés Pastrana); su candidato viable más reciente fue Carlos Moreno de Caro en 1997, cuando perdió con Enrique Peñalosa; y en las elecciones más recientes el partido ha estado ausente: en 2007 Jorge Leyva sacó menos de 17 mil votos y en 2011 Dionisio Araújo renunció a su candidatura porque nunca despegó.

Hoy tiene apenas tres de los 45 concejales, sacó 110 mil votos (menos del 5 por ciento) al Concejo en 2011; solo 63 mil a la Cámara y 86 mil al Senado el año pasado y tiene apenas dos congresistas (el representante Telésforo Pedraza y el senador Fernando Tamayo).

Esa menguada fuerza tiene además la amenaza de disminuir con la irrupción del Centro Democrático, como ya pasó en el Congreso: si el conservatismo saca al Concejo los mismos votos que sacó a la Cámara, podría quedarse con un solo concejal.

Por eso, el liderazgo de Ramírez es fundamental para el futuro del partido en Bogotá, lo que a su vez le daría a ella una mayor base para el 2018. 

De hecho, ayer la ex candidata presidencial logró consolidar su liderazgo en el partido azul, un requisito que era básico para volver a ser la candidata presidencial.

Aunque su estrategia inicial era ser jefe única del partido y no lo logró porque por ahora se mantiene la figura del directorio nacional, ayer fueron elegidos dos nuevos miembros que son de su ala, lo que le asegura una mayoría cómoda. Se trata de Aníbal Navarrete, quien dirigió la campaña presidencial de Ramírez en Cundinamarca y quien fue elegido como delegado de los directorios departamentales; y de Camilo José David, delegado de los directorios distritales, miembro del directorio distrital de Santa Marta y ex director de la campaña presidencial en el Magdalena.

Ese liderazgo deja a Ramírez con un poder muy importante justo cuando están abiertas las inscripciones de candidatos (va hasta el 30 de abril) y el Directorio es quien entrega avales para gobernaciones y alcaldías de capitales.

Para que esa estrategia funcione, mantener la incertidumbre sobre su aspiración a la Alcaldía le sirve porque nadie quiere enemistarse con una persona que podría llegar a tener el segundo cargo más importante del país. Esa pregunta perderá vigencia en junio, cuando se deben inscribir los candidatos y se sabrá finalmente si Ramírez va o no va. Mientras tanto, lo más seguro es que seguirá apareciendo como la cabeza de una campaña sin candidato.

Perfiles relacionados: 
Marta Lucía Ramírez
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2015-02-21 04:27

El partido conservador no tiene votos y si Martha Lucía es candidata le abrirán la oportunidad a Clara López, lo que convertiría en un nuevo desastre para Bogotá. Es que la candidatura de la primera srá visto como la que representa las clases sociales más altas, en tanto que la otra, siendo de la élite social por sus antepásados, representaría las clases menos favorecidas. Se que es cuestión de imágen, pero eso es lo que ven los electores y aunque suene duro para nosotros los bogotanos, eso es lo que le han vendido cuando de elecciones se trata. Han trazado una línea entre pobres y ricos para robarlos a ambos. Ojalá se presente Peñalosa y que el partido azul se le adhiera.

Vie, 2015-02-20 08:47

Seria factible, que los medios de comunicación, no concedieran entrevistas, ni promovieran a los candidato, hasta tener en sus manos el programa de gobierno. Y, desmenuzarlos para ver si su implementación, mecanismos, ejecución. y control, son viables. Teniendo en cuento que obedezcan, a un gran objetivo, definido por el candidato.

Vie, 2015-02-20 07:06

La alcaldia conservadora de Pastrana dejó un puente curvo mal construido, problemas de contratacion, ineficiencia en planta de asfalto comprada,y muchos mas

Jue, 2015-02-19 19:38

Es claro que este partido no tiene nada y continúa en su reconocido camino de "arrimarse al árbol que mejor le dé sombra", fiel ejemplo del bipartidismo recalcitrante que tanto daño le hace al país, desde antes del Frente Nacional, lo llamaría: "EL PARTIDO MERETRIZ".

Jue, 2015-02-19 16:30

Tanto eufemismo y parafernalia, solo para darle un eje temático y disque político al saqueo legalizado mediante el voto

Añadir nuevo comentario