Menú principal

Viernes Enero 22, 2021

?

Pardo ha venido haciendo una campaña en la que mezcla una política partidista tradicional con apariciones en medios, propuestas programáticas y acuerdos con sectores sociale puntuales. Foto: cuenta de Twitter del candidato.

Rafael Pardo se inscribió ayer oficialmente como candidato liberal a la alcaldía de Bogotá. Pardo, que por su personalidad no es dado a grandes golpes de opinión, le está apostando a una campaña de largo aliento, más racional que emocional, que va sumando fuerzas de a pocos y que le apunta a aprovechar que es el candidato menos rechazado de todos los que están en la contienda.

El eje de la propuesta de Pardo, según se la contó ayer a los miembros de La Silla Cachaca en un chocolate santafereño que invitó esa red (actividad que repetiremos con otros candidatos a la alcaldía de Bogotá), es construir una sociedad más equitativa, con más oportunidades para todos. Justamente los dos ejes de la campaña política que el liberalismo lanzó ayer en todo el país.

Pardo considera que los promedios no sirven para entender realmente lo que sucede en Bogotá pues las desigualdades muchas veces están focalizadas en partes específicas de la población (por ejemplo, el desempleo es bajo en promedio, pero entre las mujeres o los jóvenes sin bachillerato puede doblar ese promedio).

Otro ejemplo de un promedio que no funciona es el de la distancia que tienen que recorrer los bogotanos para ir al trabajo, a la universidad o a un hospital. Un ejemplo que dio es que mientras los estratos altos llevan a sus hijos a una kínder a tres cuadras de su casa, en los más bajos muchas veces les toca desplazarse a otra localidad. O que cuando tienen una EPS, a los bogotanos les toca ir al centro o al norte para acudir a un hospital con especialistas, pues la que queda más al sur es la Clínica Colombia, en la Avenida de la Esperanza con carrera 68.

Para superar estas desigualdades Pardo dijo que le apostaría a la educación pública de calidad mejorando el clima escolar y acercando más los colegios a las casas de las familias, ya sea con colegios públicos, por concesión o por contrato.

Además, como sin un título de bachiller es casi imposible obtener un empleo formal, dice que si no se ataca el problema de la deserción en la educación pública, se va a mantener esa segregación de por vida.

También señala un problema grande de desigualdad en la salud, donde la atención es muy distinta si una persona tiene Sisben, EPS, prepagada o ninguna de las anteriores, y que por eso creará incentivos para que se construyan hospitales en el sur y el occidente de la ciudad.

La campaña aterriza buena parte de esos problemas en la necesidad de que el nuevo POT (que por ley tiene que armar el nuevo alcalde el próximo año) cree las herramientas para que Bogotá tenga otros centros urbanos en las zonas del Occidente donde vive la mayoría de gente, con servicios como salud y con trabajos formales y bien pagos.

Pardo propone que este plan de ordenamiento territorial se construya de manera consensuada con los interesados y que combine una expansión ordenada de la ciudad con una densificación del centro.

Por último, Pardo propone un estilo de gobierno “que no sea de tribuna pública sino de ponerse del lado de la gente”. Es decir, más que de grandes discursos, que esté orientado a solucionarle los problemas concretos y cotidianos que tienen los bogotanos. Y sobre todo, que ayude a superar la polarización en la que ha estado sumida la ciudad en los últimos años.

Con esta aproximación programática más centrada en una lectura de sociedad que en una propuesta totalmente centrada en lo urbano, Pardo busca “descolocar” el debate y llevarlo a un plano donde él tiene amplia experiencia y donde su competidor por el centro Enrique Peñalosa no tiene una ventaja tan clara como en los temas estrictamente de ciudad.

Además, mientras el ex alcalde suele hablar de obras (como contó La Silla, entre sus propuestas están terminar el megacentro de urgencias de Hospital de Kennedy, volver el Río Bogotá navegable y convertir la tierra aledaña en una alameda con un malecón, hacer un metro elevado o construir más troncales de Transmilenio), Pardo concentra su discurso en lo que necesita la gente para tener más y mejores oportunidades.

También busca distinguirse de Clara López en que mientras ella dice que la situación de seguridad ha venido mejorando y que hay que enfocarse en luchar contra el crimen organizado, él defiende que la seguridad sí está mal y que hay, además, un problema grave de convivencia cotidiana.

Y para atacar ese flagelo ofrece una propuesta fuerte y polémica: crear una fuerza civil desarmada (hasta ahora llamada guardia urbana) que se encargue de imponer comparendos cuando la gente viola el Código de Policía, estacionando en lugares prohibidos, haciendo construcciones ilegales, sacando la basura a deshoras o molestando a los vecinos.

La idea es que, como la Policía Nacional se ocupa es de perseguir a los delincuentes y a duras penas da para eso (y además conseguir un aumento en el pie de fuerza es costoso y demorado), el Distrito debería encargarse de crear esa otra fuerza, ponerla bajo el mando de la Secretaría de Gobierno y enfocarla en asegurar una mejor convivencia.

Incluso en la parte social de su discurso, que lo acerca al de Clara, la campaña espera marcar una diferencia haciendo énfasis en cómo aumentar las oportunidades mientras ella se concentra en reivindicar los casi 4 millones de subsidios que le entrega el Distrito a los bogotanos (y con los que él dice estar de acuerdo).

Diferenciándose así de los dos rivales que tienen mayor intención de voto, en su campaña creen que Pardo tiene una base sólida para salir a sumar los nichos que necesita para asegurar su triunfo.

De candidato viable a candidato ganador
?
Pardo se pelea el voto de centro y el de los indecisos con el ex alcalde Enrique Peñalosa.

Pardo fue uno de los primeros aspirantes en lanzarse al agua: ya en junio del año pasado anunció su deseo.

A pesar de venir de ser ministro de Trabajo de Santos y de haber sido candidato presidencial en 2010, Pardo arrancaba sin un reconocimiento similar a los de Peñalosa, la reciente candidata presidencial Clara López o el ex vicepresidente Pacho Santos.

Por eso, moverse rápido era fundamental para convertirse en un candidato viable.

Por la misma razón y porque no arranca con una base significativa de votos propios, Pardo empezó tempranamente a buscar apoyos políticos: se presentó como precandidato liberal, empezó a tender puentes con el resto de partidos de la Unidad Nacional y en diciembre hizo su acto de lanzamiento acompañado del senador de La U Armando Benedetti.

Aunque aún no ha obtenido el aval de Cambio Radical (se lo está peleando con Peñalosa), sí obtuvo el de su partido, el de La U (con lo que se quedó con dos de los tres partidos de la Unidad Nacional) y el apoyo del Mira (que en Bogotá puso 75 mil votos al concejo y 60 mil a la alcaldía en 2011, y 70 mil al senado y 83 mil a la Cámara el año pasado).

Esa estrategia de salir temprano a hacer campaña y de amarrar primero la maquinaria política (además de contar con el apoyo de los grandes medios) parece haberles resultado. Hoy Pardo aparece como un candidato viable, con una intención de voto de dos dígitos.

Ahora viene la segunda fase, según dijeron fuentes de su campaña, que es la de consolidarse como una de las dos grandes opciones para octubre. Y en la campaña creen que el camino es quedarse con una buena tajada de los indecisos, que según las más recientes encuestas siguen siendo un 35 o 40 por ciento de los votantes.

“La mayoría de ese 35 se va a ir a donde Pardo o donde Peñalosa”, dice un estratega cercano a Pardo que por su trabajo no puede dar su nombre. “La gente que es muy de derecha ya está donde Pacho y la que es fuertemente de izquierda donde Clara. Por eso, la oportunidad de crecer está entre esos indecisos, y la peleamos con Peñalosa”.

Ese es el norte de la campaña, más que lograr el casi imposible de convencer a Peñalosa de que se adhiera.

Y no solo por esa dificultad sino porque, según las encuestas internas, en caso de que Pardo y Peñalosa se unan, le transferiría menos de la mitad de su intención de voto. Y si Pardo lograra el apoyo y retiro del ex alcalde, el principal favorecido sería Pacho Santos y no Pardo.

Por eso, la apuesta de su campaña es aprovechar que el candidato liberal solo genera una resistencia entre el 4 por ciento de los encuestados, de los cuatro candidatos opcionados es el que tiene la menor imagen negativa y es el más desconocido, por lo cual tiene un mayor margen para crecer.

En la campaña creen que el discurso de centro, despolarizante, que habla de seguridad y de igualdad, de densificación y de expansión, le permite a Pardo crecer en en ese espacio. Y que ahora toca es que lo conozcan a él y a su visión sobre la ciudad.

Para eso esperan ponerle un ritmo rápido a la campaña. Lo muestra el que, mientras la mayoría de candidatos prefieren inscribirse cuando el plazo para hacerlo va a vencer pero la campaña está más caliente, Pardo lo hizo cuando queda casi un mes para hacerlo .

En parte para lograr esa exposición, en parte porque cree que la política se mueve por causas específicas y en parte por mero cálculo electoral, Pardo se está reuniendo y buscando hacer acuerdos puntuales con diferentes sectores sociales que poco a poco le pueden ir sumando votos.

Por ejemplo, hace diez días firmó uno con los animalistas, se comprometió a hacer la primera clínica veterinaria pública y a crear el Instituto de Protección Animal; estuvo hace una semana con organizaciones sindicales del Distrito y les prometió que como alcalde va a respetarlos; lideró un encuentro de madres comunitarias en el que recordó que ha defendido los hogares comunitarios que ellas manejan; o se reunió con personas con discapacidad.

Y, de manera aún más elocuente fue a la inscripción de ayer en taxi.

que, según una persona de la campaña “muestra que Pardo está identificado con ellos”.

Pero esa estrategia de pequeñas causas y de asegurar el apoyo de diferentes estructuras políticas puede tener un efecto bumerán: frente a Peñalosa, con quien compite por los votos de los indecisos, Pardo aparece como un político tradicional. Como el que busca asegurar el apoyo de grupos de interés como los taxistas o los sindicalistas, el que sale en fotos con concejales y congresistas, el que quiere sumar el apoyo de los partidos tradicionales.

Eso, ante el voto impredecible e independiente de los votantes bogotanos, es una apuesta riesgosa como muestra que cinco de los últimos seis alcaldes (Mockus dos veces, Peñalosa, Lucho Garzón y Petro) ganaron haciendo campaña desde fuera de los grandes partidos. Y el único que ganó dentro de uno de ellos, Samuel Moreno en 2007, lo hizo desde el que era la encarnación de la oposición.

Precisamente ése es otro talón de Aquiles de Pardo: es el el candidato de un Presidente con muy baja popularidad. El vínculo con Santos es claro: trabajó en el Gobierno, apoyó la reelección, tiene el apoyo de los partidos de la coalición santista. Y aunque las encuestas no muestran una transmisión de la desfavorabilidad de Santos a Pardo, en una ciudad que hace 20 años no elige al candidato gobiernista a la alcaldía, ese problema no es menor.

Ninguna de estas dificultades, sin embargo, parece preocupar mucho al candidato. Su campaña es un reflejo de su personalidad: es una campaña organizada y profesional, que no genera mucha emoción, que más que refundar la ciudad busca solucionar problemas concretos y que le apunta a que al final la gente tome una decisión más con la cabeza que con el corazón.

Perfiles relacionados: 
Rafael Pardo Rueda
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Dom, 2015-07-05 18:34

La trashumancia electoral: un delito que se paga con cárcel
El delito de trashumancia electoral está tipificado como una conducta punible por el artículo 389 del Código Penal, con pena de 4 a 9 años de prisión, y el falso testimonio es sancionado por el artículo 442 del citado código con pena de prisión de 6 a 12 años.
La trashumancia electoral es la acción de inscribir la cédula para votar en un lugar distinto a aquél en el que se reside y constituye un delito contemplado en el Código Penal Colombiano bajo el nombre de fraude en inscripción de cédulas.

Lun, 2015-07-06 11:48

Don Agresival y don gato, sigan rasgándose las vestiduras y hartisimo , xq lo q Uds ven como delito ya lo tenemos definido entre mis papás y yo; las q no viajarán serán chinda y chola d resto nos vamos a Bogotá y en la misma urna definiremos si Pardo o Clara, cada cual verá, y siendo tan leídos resulta chistoso que no entienden q la trashumancia es delito cuando es inducida y "nosotros venimos xq quisimos, a nosotros nadie nos paga" y lo hacemos ante la pobreza d propuesta en Cali sobretodo con Angelino y su nuevo combo q no se sabe a ciencia cierta q es lo q realmente resultará d este sanbenito en el q se metió don chicharrón.

Así q suerte con la cátedra moralista q pretenden, precisamente Uds q defienden la posición guerrerista Fu-parapoliticomilitar, inmutandose por una decisión libre y expontánea. Será q añoran la presión paramilitar..?, .. ahhh..! Y gato q' milagro q en esta dejó descansar la población LGBTI.

Lun, 2015-07-06 17:12

Como usted es cobarde, y no responderá, le señalo no soy leído, y no defiendo a ningún fu,o fi o fa, nada de esas pavadas, tengo sentido común, yo no invento teorías ridículas, absurdas y totalmente estúpidas,como ud., ni pego canciones, chistes y chismes como si esto fuera Facebook, es increíble que una persona adulta actué como inimputable, como un mentecato para justificar los preparativos de sus acciones delincuenciales familiares, la verdad hay que ser un ignaro o infinitamente desvergonzado, impertinente y grosero para simplemente hacer a un lado las normas y hacer lo que se le venga en gana. ¿De dónde saca esa tontería que la trashumancia de votos debe ser inducida? . Por si no sabe las elecciones de octubre son para elegir autoridades LOCALES, ¡DE DONDE USTED VIVE!,eso es muy complicado entender? no se gaste plata en ir al páramo a delinquir, en su pueblo, debe haber algo que hacer. Lea e instrúyase http://www.registraduria.gov.co/Informacion/inscrip_ced_2011_trashumanci...

Lun, 2015-07-06 18:17

Sigan echando candela hasta x el 3er metatarsiano del meñique izquierdo, que igual vamos a votar en Bogotá para la alcaldía x Pardo, Clara o ambos, 3-0 y/o 2-1 o 1-2, el caso es que 3 votos de Cali van para Bogotá por decisión autónoma y propia y espontánea, porque en Cali no hay con Quien y punto. Todo porque nosotros votamos por convicción y no por partidos corruptos ni dioses dl ubérrimo.

Agresival, que pereza que usted tenga que recurrir siempre a groserías igual que gato que ahora anda de abstinencia con los LGBTI, son muy idénticos, en términos dl siglo 21 se dice CLONADOSSSS.

gato, x allá Juanita nombró la que fue pareja d cierta persona d moda hoy, así que tiene tema para darle una vez mas a los LGBTI q son su obsesión.

Y suerteeee con su rabia...poechitos omeeee.

Lun, 2015-07-06 18:33

Si usted vive en cali, con que derecho viene a escoger gobernante en una ciudad ajena, donde no desempeña ninguna actividad. Si su cali no vale nada es por culpa de personajillos como usted, de otro lado no es groseria decirle las cosas por su nombre, revise sus aportes no son mas que patéticas bromas de su pobre intelecto. Más que pereza queda uno aterrado de que la ignorancia no respeta edad ni clase social, queda uno aterrado de que usted a mi me acusa de defender a uribes y paracos y vainas por el estilo, solo porque soy escéptico con lo de la Habana. Su patologia con el gato ya avanza de manera irreversible tenga cuidado con eso, si termina loquito viendo mínimos no lo envían a la carcel sino al frenocomio.

Lun, 2015-07-06 12:15

Osea que estas reconociendo que tus papas y tu son criminales,porque el tema no es que al papi decidir que se va a hacer algo queda validado,no se si entendiste el comentario de Agreval,pero no es subjetivo,no es un asesinato en defensa propia,sino un delito,ni siquiera la contravención clasica que se comete al pasarse en rojo un semaforo,es delito decir que se vive en bogota,cuando registren los 3 ante la registraduria su lugar de votación,asi como es delito cuando voten en esta circunscripción,creo que deberias poner a leer a tu papi,porque no entiendes que delito no depende de lo que el crea,sino de lo que diga la ley,que doña chinda y chola se queden en bogota no implica nada,la trashumancia se configura en los 3 casos y es un delito para los 3,que no entienda no implica que lo deje de ser.DDD exponer a su familia al estigma de ser criminales solo por no haber estudiado y no entender que estan cometiendo un delito me parece tipico de ud,reflexione y eviten la etiqueta de criminales

Dom, 2015-07-05 00:59

Bogotá esta vuelta mierda, gracias a políticas populistas disfrazadas de sociales, ese es el legado maldito de la izquierda, esa que poco construye y aparenta ayudar al pobre, pero lo que hace es mantenerlos siempre pobres, mientras necesiten subsidios, sisben y viviendas cajas de fósforos, seguirán siendo pobres y votando por Clara de pollo o la maquinaria de algún partido, da igual....
Vemos casos de trashumancia incluso en LSV, caleños y foráneos que se trastean solo para votar...
El pueblo informal que se trajo HPetro es también trashumancia, ambulantes, mendigos, indigentes que se duplican y triplican atraídos por el desgobierno.... la nueva política inhumana que se están peleando los polliticos de hoy....

Dom, 2015-07-05 15:10

Psss.... don Harriar "a mi no me llevaron, yo solito me venguè", asi q la connotation d delito en mi no cuadra y sobre los q " trajo Petro.."??, d dônde, cuàndo a q' horas ?; yo lo q veo es q se atreviô a sacar dl patio trasero, ... q' trasero, .. d los cinturones d miseria d Simôn Bolivar q siempre ha existido. En Bogotà como en ninguna d las grandes ciudades hay q importar miseria, todas tienen la Superdosis personal, en Cali es aguablanca y zonas d ladera, en Medllin las comunas nororientales y asi sucesivamente.

En Bogotà no se puede hablar d 'foráneos", es imposible, la ciudad es d todos, ese es el gran problema d exclusión q pretenden seguir montando la rancia y típica clase política d la capital; esos desdeñosos mendigos-indigentes así no lo quieran son parte dl país, es más, son el real país. Q Ud como gato coman d encuestas maquilladas es otra cosa.

Un poquito más y compite x el " Mr Trump colombiano", PILAASSSS tiene un contendor fuerte, ..... el gato.

Jue, 2015-07-09 19:09

Trashumantes por obligación o por gusto... La ciudad no es de todos los que están en la ciudad, es mas si vemos a mendigos, vendedores ambulantes y raperos, un 99% no son de la capital, salieron de la cárcel ayer... hace un añito... pero aún tienen los sellos y reunen pal pasaje de vuelta, llegaron desplazados hace una semana... del 2013... los atracaron en el centro y reúnen 7 mil pala pieza y/o pal bareto... vienen de medallo que es lo mejor del país, pero allá no había que hacer y enfilaron pa la nevera a hablar pestes de Bogotá y cantar sobre el dolor de la calle... y como cali es cali y se vienen pa la loma, por voluntad propia, porque allá no hay mesas de votación, ni candidatos, ni problemas... son trashumantes como los demás, porque pueblo sobra en todo lado... Sobre todo en Bogotá, de todos y de nadie.
PD. El Gato lo tiene de hijo hace rato... tanto que lo menciona a cada rato, jijijiji....

Jue, 2015-07-02 10:40

El título del artículo le quita toda la seriedad que el escrito sí tiene. Hablar del estilo de un candidato a la alcaldía no es poca cosa, introducirlo de esta manera le quita peso. El estilo, el discurso o el conjunto de propuestas y políticas de un candidato pretenden marcar una dirección. En el pasado, los alcaldes que no han pretendido identificar un enemigo de la sociedad (la izquierda, dicen unos, los carros dicen otros, etc) como lo hicieron Jaime Castro y Mockus han sido más productivas para la sociedad a largo plazo (finanzas firmes, ejecución más o menos eficiente, cultura ciudadana). Aquellos que han tenido un lenguaje camorrero como el de petro o peñalosa, o como el de los alcaldes del polo, con menos ahínco pero no menos deformantes, han llevado a la crisis institucional que se vive hoy y que se manifiesta en el caos visible. El principal problema somos los bogotanos, importante que un alcalde gobierne sin sectarismos a la gente y no a los andenes y basuras.

Vie, 2015-07-03 07:05

¿yecito99 sabrá lo q expresa cuando dice títere? Si lo sabe, dígame ¿será títere Álvaro Uribe Vélez, de quién? Este 99 habla a la topa tolondra, quizás porque oyó a alguien inmerso en la ignorancia.

Jue, 2015-07-02 10:01

Viajaré a Bogotá, inscribiré mi cc y votaré 1º x Clara 2º Pardo. La Pardo-propuesta es realmente diferente a la d Peñalosarota, d verdad pausada y cerebral, totalmente contrario al discurso repetitivo y JARTISIMO d don Largo. Pero igual q todos los políticos en campaña, ofrecen 1000% y cumplen 10%, normalito.

La intención d emular a Lockus, ..perdón..Mockus con la guardia civil-urbana y supuestamente Educar, si la veo inócua desde ya; una ciudad con tantos problemas sociales q logran una sensibilidad extrema a flor d piel, donde a la guardia militar se pasa x la faja...., se imaginan un ciudadano en común imponiendo a otro un comparendo y a este aceptándolo?.la + educada es para el 2025

Sobre la forma tan cómoda d repartir a los indecisos, me parece ver la famosa escena bíblica d la multiplicaron d los penes... Ve perdón d los panes solo q en esta oportunidad es entre 2.

Pd: LSV puede hacer una revisión entre lo q ofreció Peñalosarota en 1997 y lo q realmente cumplió?.

Jue, 2015-07-02 08:46

RAFAEL PARDO como mano derecha del ex-President CÉSAR GAVIRIA es defensor del capitalismo neoliberal a ultranza y en consecuencia de las grandes injusticias que se cometen contra la población más pobre de la ciudad y del país. Así que la credibilidad de sus propuestas para la población habitante de Bogotá en materia de mejoramiento de sus condiciones de vida y de trabajo no cuenta con antecedentes en el personaje que marquen esa dirección. Cree que el problema principal de Bogotá es la falta de gerencia, eso dijo en su momento CAICEDO FERRER; considera que no deben haber vendedores ambulantes. Él hace énfasis en el estilo y exactamente su estilo es el de no confrontar, pasar de agache, pero ello no es más que una estrategia electoral . Los problemas de fondo no los solucionará.

Añadir nuevo comentario