Menú principal

Domingo Septiembre 22, 2019

?

Luis Javier Castaño Ochoa, el ex congresista que perdió la curul porque había sido condenado por narcotráfico en Estados Unidos, fue uno de los grandes financiadores de la campaña de Luis Pérez Gutiérrez a la gobernación de Antioquia.  Ahora su esposa, Llanedt Rosa Martínez, es la nueva secretaria departamental de Productividad y Competitividad.

Martínez nunca estuvo en el sonajero para el gabinete de Pérez y tiene un perfil muy diferente al de la mayoría de sus compañeros: no es política de carrera y aparentemente no representa a ningún sector o grupo político. Pero sí tiene experiencia en el sector.

Su trayectoria anterior incluye haber sido directora de Sisben durante la alcaldía de Pérez, instructora del Sena y coordinadora de la unidad de emprendimiento del centro textil de esa entidad en Medellín. 

Como venía de manejar la unidad de emprendimiento, la incubadora de empresas Créame, entre cuyos socios están la gobernación y el Sena, la contrató durante el último año y medio como consultora en esos asuntos, y en ellos trabajó con las entidades que impulsan el emprendimiento en el departamento, incluyendo la Secretaría.

Nunca había tenido un cargo directivo de primer nivel ni había hecho política electoral, y gerenciaba su emrpesa, Estudio de Moda Madre Agua, que produce vestidos de baño infantiles y tiene un local en el centro comercial Premium Plaza de Medellín.También tiene una solicitud para una mina de oro, arena y grava en el sur del departamento.

Su esposo, entre tanto, se convirtió en uno de los alfiles de Pérez en la campaña.

Ochoa es un político de carrera, que creció en el grupo político del asesinado senador Federico Estrada Vélez, primero como concejal de Fredonia (donde nació) y luego de Medellín en los años 80. Como cuenta El Tiempo, en 1986 fue detenido en Estados Unidos y en 1987 fue condenado a 16 años de cárcel por lavado de activos. Al año siguiente, Castaño aceptó ese cargo y pidió una pena menor, pero no solo se  lo negaron sino que, por otro proceso, fue condenado a otros 14 años de prisión por narcotráfico y lavado.

A pesar de eso, en febrero de 1989 fue puesto el libertad, aparentemente por haber cooperado con el FBI. Después de eso regresó al país y a la política. Como Estrada había sido asesinado por Pablo Escobar, su grupo político estaba partido en dos y Castaño se alió con el grupo liberal de José Prieto Mesa, con lo que volvió al concejo.

En 1998 llegó a la Cámara como segundo renglón de Jorge Humberto González Noreña, quien fue sido asesinado en septiembre de ese año, cuando lleva apenas mes y medio en el Congreso. Pero a Ochoa la palomita se le acabó en 2001, cuando el Consejo de Estado le quitó la investidura porque había sido condenado por un delito, lo que es una inhabilidad para los congresistas.

Eso no evitó que tuviera una megapensión como ex congresista, como contó La Silla en 2013

Ochoa ha mantenido cierta visibilidad gracias al programa de televisión local Personajes, que creó en 2001 en Cablepacífico y sigue existiendo en el canal local CNC. En él, junto con el periodista Rubén Darío Pérez, hace entrevistas a líderes políticos locales. Y esa visibilidad, más su red de amistades como político, le ayudaron a convertirse en uno de los grandes impulsores de la candidatura de Luis Pérez.

Esa cercanía quedó clara en la financiación de la campaña de Pérez pues una empresa de Ochoa fue el mayor financiador que no es un banco ni un familiar del hoy gobernador. Lo hizo a través de su empresa Inversiones Castaño L.J. y cía, de la que él es (o era en ese entonces) socio gestor y cuyos otros socios eran sus hijos, y que se dedica a actividades ganaderas, sector en el que Castaño ha hecho fortuna.

La empresa le prestó a la campaña 200 millones de pesos, con lo que fue su segundo mayor financiador detrás del Banco de Occidente y le puso casi uno de cada diez pesos.

En esa campaña su esposa Llanedt hizo sus pinitos en la política: estuvo con él en eventos como una visita a Caucasia

y le hizo campaña en redes. También estuvo en primera fila cuando Pérez visitó a Créame durante la campaña

Y asistió a la entrega de la credencial de Pérez como gobernador, junto con Ochoa

Martínez hizo parte del empalme entre Pérez y la saliente administración de Sergio Fajardo en el área de productividad y competitividad, y de hecho fue quien redactó el informe del sector. Martínez dice que llegó a la secretaría porque Pérez conocía su trabajo desde cuando trabajó en su alcaldía, por su conocimiento técnico, porque desde Créame ayudó a armar la propuesta programática de la campaña y por sus buenas relaciones con los gremios, algo muy importante para la política de emprendimiento.

Según una persona que estuvo en ese proceso, su participación fue de bajo perfil pero, al final, terminó con un cargo de alto perfil, que maneja un presupuesto de inversión importante (el año pasado fueron más de 5 mil millones), esencialmente para hacer asistencia técnica, financiación y capacitación a emprendedores en todo el departamento.

Perfiles relacionados: 
Luis Pérez Gutiérrez