Menú principal

Miércoles Octubre 21, 2020

Una ola de violencia azota el nordeste antioqueño. En el primer semestre del 2012, más de 170 personas fueron asesinadas, casi un 200 por ciento más que el año anterior. La razón es que un pacto entre los Urabeños y los Rastrojos celebrado a fines del año pasado para repartirse buena parte de sus zonas de influencia en el país, no está funcionando en esta región.

Algunos grupos que pertenecían a los Rastrojos se negaron a abandonar Segovia y Remedios por su importancia económica, en particular por los cultivos de coca, las rutas del narcotráfico hacia el Bajo Cauca y el Urabá y el millonario negocio del oro, que por su alto precio en el mercado mundial ha despertado el interés del bajo mundo. 

Dos mineros sindicalistas que estaban amenazados fueron asesinados unos días después de denunciar en Teleantioquia que su vida estaba en riesgo.

Fuente: Teleantioquia

Este grupo disidente de los Rastrojos, cuya cabeza es Walter Manuel Soto alias “Alex Quince”, al parecer hizo una alianza con un grupo las Farc para combatir la entrada a la zona de los Urabeños, quienes avanzan hacia el nordeste antioqueño desde el Bajo Cauca. 

En junio, los “Héroes del Nordeste“, el nuevo nombre de la disidencia de los Rastrojos, circuló un panfleto en las calles de Segovia y Remedios advirtiendo a los pobladores de la suerte que correrían si colaboran con los Urabeños y Rastrojos “ya que son los mismos“. 

Un mes después, dos sindicalistas que participaban en una protesta laboral en una mina de la empresa minera Gran Colombia Gold, que explota el oro a gran escala en la zona, denunciaron la situación ante las cámaras de Teleantioquia. Fueron asesinados algunos días después, según cuenta un artículo de la ONG Instituto Popular de Capacitación de Medellín. 

“No se están matando directamente, sino a través de terceros. Es decir, matan a los familiares, novias o compañeras de los enemigos”, dijo una fuente a la Silla Vacía que ha estudiado el caso de esta zona y que señala que una de las cosas más impresionantes es que muchas de las víctimas son mujeres.

Esta disputa es un legado del comandante del Bloque Central Bolívar, alias Macaco, extraditado en 2008. Macaco llegó a la zona en 1999 y combatió al Bloque Metro de las AUC que, a su vez, se había apoderado de las múltiples minas ilegales que habían surgido alrededor de las minas controladas por la multinacional Frontino Gold, empresa que explotaba el oro en la zona desde el siglo 19. “Lo que hizo Macaco es que se metió a las minas de la Frontino Gold y adquirió varios títulos de pequeñas minas,” dice Vladimir Melo, investigador de Memoria Histórica y quien elaboró el informe sobre las masacres de los años noventa en la región

El boom del oro atrae a los que buscan la suerte - y también a las bandas criminales.

Cuando Macaco fue extraditado, su testaferro se quedó con los negocios. Varias fuentes han señalado a la Silla que este hombre, que es conocido en Segovia como 'Jairo Hugo', hasta el momento ha pasado totalmente por debajo del radar de las autoridades, a pesar de ser una persona muy conocida y temida en la zona. Varias fuentes confirmaron a La Silla que él es quien maneja varios de los títulos mineros que fueron adquiridos por ‘Macaco’. 

“Prefiero no hablar porque este señor tiene mucho poder. Lo que se sabe es que esta persona es la que financia a estas bandas”, dijo una persona de Segovia a la Silla.

La razón por la que 'Jairo Hugo' no ha sido denunciado ante las autoridades es que se teme la influencia que tiene sobre las autoridades locales. “Si se denuncia, uno sabe que a las dos horas está muerto,” dijo otra fuente a la Silla.

Lo que ha contribuido al escalamiento de los homicidios en la región es precisamente el intento de estas bandas criminales de quitarle el control que 'Jairo Hugo' ejerce sobre la explotación del oro, lo que hasta el momento, a pesar de más de un atentado contra su vida, no han podido lograr. 

Este conflicto del bajo mundo por el control del oro ha puesto en riesgo a miles de mineros independientes que no tienen relación laboral con Gran Colombia Gold y trabajan en minas informales.

En 2011, la Gran Colombia, que adquirió lo que había quedado de la liquidada Frontino Gold, despidió a más de 600 empleados. Según Dairo Rúa, presidente del Concejo Municipal y líder del sindicato de mineros de Segovia, la empresa volvió a ofrecerles contratos pero a través de subcontratistas, por un salario inferior y sin derechos sindicales. Por eso, muchos mineros prefirieron ser mineros independientes. 

Sin embargo, este año se han convertido en víctimas de la disputa entre las bandas. Rúa relaciona las constantes amenazas y la muerte de cuatro mineros en el mes de agosto con la negativa de pagar las extorsiones exigidas por  “Héroes del Nordeste“ para dejarlos trabajar. 

Tal es el caso de la mina “La Roca“, en la zona semi-rural de Segovia, de cuya explotación viven alrededor de 300 familias. Anteriormente, esta mina había sido explotada por algunos mineros independientes con el permiso de Frontino Gold. Ahora, después de la liquidación de esta empresa, algunos de esos mineros se asociaron para administrarla independientemente. En agosto, Rúa, que solo se puede mover en el municipio con escoltas, se encerró en la mina por varias semanas para protestar contra la extorsión y le dijo a la Silla que la situación sigue siendo muy delicada.

“Por las amenazas de los actores ilegales varias familias que dependían de “La Roca” se han tenido que desplazar y los que quedan siguen amenazados. Sin embargo, siguen trabajando pero por razones de seguridad solo pueden ir en grandes grupos” afirmó.

La policía ha reportado varias capturas de integrantes de las bandas durante las últimas semanas,  entre ellos varios miembros de los “Héroes del Nordeste”. Sin embargo, parece que mientras la bonanza del oro siga, atraerá a los grupos ilegales y será difícil desmantelarlos por completo. 

 
Foto de la portada: Municipio de Segovia. Fuente: Flickr (Frederica Acosta)
 
 
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2012-10-13 09:22

Mientras el Gobierno de Antioquia siga sosteniendo que todos los problemas actuales los heredó del gobierno anterior, y que por eso no avanza, situaciones tan graves como las del nordeste, el bajo cauca, urabá y Medellín( porque también debe incidir en este municipio) seguirán profundizandose y el espectáculo mediático que protagonizan con la ayuda de los grandes medios para invisibilizar la realidad, no será suficiente para ocultar las alarmantes cifras que evidencian los homicidios, la disputa territorial y el desplazamiento intraurbano y rural.

Vie, 2012-10-12 14:38

El Gobierno debe destruir éstas bandas de delincuentes,herederos de los paracos,afianzados en la mal llamada Seguridad Demócratica que dió licencia para el delito.

Vie, 2012-10-12 07:42

Y eso esta pasando en Segovia, donde no se puede decir que esta en un area remota o aislada de la geografia nacional.

Eso esta pasando en todo el país donde hay explotación minera de oro y el estado hasta ahora no lo ha podido controlar, ni en el de la 'Seguridad Democrática' ni en la actual administracion que ya tiene mas de dos años.

Y esa es la 'locomotora' que Santos quiere expandir hasta el Amazonas y todos los rincones del país...

Vie, 2012-10-12 07:16

Sobre otros grupos ilegales, los grandes medios de comunicación despliegan una campaña sin precedentes para convencer, alienar o crear morbos de adicción hacia ciertas figuras, personajes o líderes de esas organizaciones que están por fuera de la Ley. Característico ejemplo el de la guerrilla, donde a toda hora los funcionarios del gobierno, Comandantes de todos los organismos institucionales que supesta o realmente los combaten se despachan contra la guerrilla. Lo extraño es que no vemos, sino en excepcionales casos a esos mismos funcionarios, comandantes de brigadas y a los de las instancias superiores de otros estamentos armados, lo mismo que a los medios de comunicación, decir algo que contribuya a que la población tome conciencia de que estas bandas criminales constituyen una amenaza para todo el país, siguen produciendo desplazamientos y matan a la población civil residente en las zonas donde operan.

¿ Cuántas veces los han bombardeado ?

Vie, 2012-10-12 00:46

Cada día se hace mas evidente la farsa que se realizó con el cuento de la desmovilización de los paramilitares. Es claro que ellos mantienen el control de sus territorios, directamente o por interpuesta persona o sea, testaferros. Los cambios obedecen estrictamente a la disputa entre los mismos delincuentes o entre estos y la guerrilla, pero hasta donde se puede saber, no ha sido por la acción de las autoridades ni por la presencia del estado. Por otra parte, es degradante el tratamiento que estas grandes empresas vienen dándole a sus trabajadores. Este tratamiento inhumano es posible solo por la complicidad de estas empresas y los criminales que son vulgares mercenarios de las mineras.

Añadir nuevo comentario