Menú principal

Viernes Enero 28, 2022

Después de que un fallo reciente puso en jaque a Manuel Elkin Patarroyo y le quitó la posibilidad de  experimentar con micos en su búsqueda de una vacuna contra la malaria, han surgido múltiples versiones sobre lo sucedido. La Silla Vacía habló con todos los involucrados y esta es su reconstrucción de lo que pasó con los documentos que lo sustentan.

El científico Manuel Patarroyo hablando desde su oficina en la Fundación Instituto de Inmunología de Colombia

Foto: Juan Pablo Pino - La Silla Vacía

Ángela Maldonado: primatóloga y fundadora de Entropika, una ONG dedicada a la conservación de la biodiversidad. Fue ella, junto con el abogado Gabriel Vanegas, quien interpuso la acción popular contra la Fundación que dirije Patarroyo, el Ministerio de Medio Ambiente y Corpoamazonía.

Ignacio Muñoz, fue director de Corpoamazonía desde 2001 hasta 2012. Él ha sido uno de los encargados de otorgar las licencias y hacerle seguimiento al proyecto de Patarroyo

 

¿Qué fue lo que paso?

Manuel Elkin Patarroyo es reconocido mundialmente por sus avances en la investigación de la vacuna contra la malaria, una enfermedad tropical que se trasmite con la picadura de un mosquito y mata aproximadamente a 2 millones de personas al año en el mundo.

Hasta el momento, Patarroyo ha logrado elaborar una vacuna sintética contra la malaria que solo es efectiva en un 40 por ciento en los micos en los que la ha probado. Esta vacuna la donó a la Organización Mundial de Salud en mayo de 1995 para que la comunidad científica pudiera trabajar sobre ella y encontrara una vacuna definitiva contra la malaria, la cual aún no existe.

“Nuestro proyecto es mucho más ambicioso”, le dijo Patarroyo a La Silla, que lo entrevistó en su oficina, donde luce con orgullo sus 26 diplomas de doctorados honoris causa y otras distinciones internacionales. “Nosotros estamos desarrollando una metodología lógica para desarrollar cualquier vacuna sólo que utilizamos a la malaria como modelo”.

Para su investigación, Patarroyo utiliza diferentes variedades del mono nocturno aotus, ya que estos primates tienen un sistema inmunológico similar al de los seres humanos. Los micos son capturados por los indígenas, quienes se los venden al científico.

Una vez los micos ingresan al laboratorio en Amazonas, Patarroyo y su equipo de trabajo experimentan con los micos durante cuatro meses probando diferentes cepas de malaria. Según Patarroyo, la tasa de mortalidad de los micos es sólo del 5 por ciento. Los que sobreviven son liberados después.

Durante los 28 años que lleva investigando con los micos, Patarroyo ha enfrentado múltiples denuncias por presunto tráfico de fauna y por exceder la cuota de animales que le permite la ley. Pero muchos de estos procesos contra Patarroyo habían quedado en el olvido y la investigación con los micos seguía su marcha. Hasta ahora.

Ángela Maldonado, primatóloga y fundadora de Entropika, una organización para la conservación de la biodiversidad, se dedicó durante más de diez años a recolectar pruebas y a hacerle seguimiento a las actuaciones de Patarroyo y su Fundación Instituto de Inmunología de Colombia (FIDIC).

“En varias ocasiones le presenté al Ministerio de Medio Ambiente documentos que demostraban las irregularidades de los experimentos de la FIDIC en el Amazonas”, le dijo Maldonado a La Silla. “Nunca le dieron importancia”. Por esta razón, decidió interponer, junto con el abogado Gabriel Venegas, una acción popular. Su estrategia funcionó.

El pasado 5 de julio el Tribunal Administrativo de Cundinamarca falló a su favor y declaró que el Ministerio de Medio Ambiente, Corpoamazonía y la FIDIC habían violado el derecho colectivo al medio ambiente al permitirle al científico el uso de los micos en las condiciones en las que lo hacía. 

El fallo del Tribunal no le prohibió a Patarroyo seguir con sus investigaciones. Pero le quitó la licencia que tenía para experimentar con los micos hasta que cumpla con requisitos ambientales como crear un zoocriadero o hacer un estudio de la población de monos nocturnos antes de que se permita su captura, entre otros. Si Patarroyo no cumple con las exigencias del Tribunal no tendrá derecho a que se le otorgue una nueva licencia.

Patarroyo niega rotundamente que haya incumplido la ley ambiental y asegura que las exigencias del fallo frenarán sus investigaciones. “ Yo lucho por los que no tienen voz que son millón y medio de niños muertos al año”, le dijo a La Silla, “y la gente está  preocupada por determinar si unos micos vienen de la frontera o no”.

Según el científico, si se detiene su investigación sería nefasto para el país pues asegura que el próximo año podría demostrar que la vacuna es efectiva en los micos.

Las contradicciones del caso

A Patarroyo le otorgaron su primera licencia ambiental para experimentar con micos en 1984 y desde entonces Corpoamazonía o la entidad ambiental que existía antes, le renovaron la licencia año tras año. La última la obtuvo en el 2010.

Estas licencias le permitían capturar 800 monos nocturnos al año. Sin embargo, las autoridades ambientales nunca han hecho un estudio poblacional de la especie para poder determinar si capturar y sacar de su hábitat a 800 de estos micos al año es sostenible. No se sabe cuántos micos hay ni tampoco hay estudios sobre el impacto del experimento de Patarroyo en los monos nocturnos.

Además, se le ha acusado de exceder la cuota de micos que le autoriza la ley. “Entre marzo y mayo de  2012 entraron 912 micos al laboratorio cuando el permiso es de máximo 800 al año”, afirmó Maldonado a La Silla. Asimismo, el exdirector de Corpoamazonía, Ignacio Muñoz, dijo que en el 2010 ya se había sancionado a la FIDIC por capturar más micos de los permitidos.

Patarroyo niega las acusaciones. En su defensa, el científico le mostró a La Silla los documentos donde, según la FIDIC, desde 1984 hasta el 2010 han ingresado 18.902 micos. Según estos papeles, aunque en promedio se respeta la cuota, en algunos años como el 2003 se ingresaron 2093 monos nocturnos.

Adicionalmente, Lina Peláez, quien trabajó como veterinaria en el equipo de Patarroyo entre 2004 y 2005,  le contó a La Silla que cuando ella ingresó a trabajar al laboratorio cada mico que ingresaba era tatuado en una de sus patas con un número consecutivo. Cuando ella trabajó con los animales, el número en las patas de los animales superaba 20.000. Patarroyo niega las acusaciones de Peláez y afirma que ella sólo dice eso porque él la despidió.

Por otra parte, se ha acusado al científico de tráfico de fauna porque un gran porcentaje de sus micos son de una especie de monos nocturnos que provienen de Brasil y de Perú. Patarroyo le dijo a La Silla que la diferencia entre la especie colombiana y la que se encuentra Brasil y Perú es casi imperceptible. Además, argumentó que era muy factible que esto ocurriera antes de 2006 pero que ya no sucedía pues sus controles son muy estrictos. Según él, sólo reciben monos nocturnos que hayan sido capturados por indígenas colombianos autorizados por los jefes o “Curacas” de su comunidad.

Para los indígenas de esta zona, los 80 mil pesos que paga Patarroyo por cada mico son una fortuna. Por esa razón, indígenas de la frontera peruana o brasilera le venden micos a los indígenas colombianos para que ellos se los entreguen a la FIDIC, lo que ha propiciado que por debajo de cuerda funcione una red de tráfico de monos nocturnos. Esto lo comprobó un fotoreportaje que publicó la revista Cambio en 2007 y la declaración juramentada que rindió el ex-curaca Leonardo Regis Pinto durante un proceso que inició Corpoamazonía contra la FIDIC, y que al igual que otros procesos, no tuvo consecuencias.

Otra de las denuncias de Maldonado ha sido que el científico libera a los monos nocturnos después de haber probado en ellos varias cepas de malaria, algunas provenientes de Asia, sin saber qué efectos esto tiene en la salubridad pública. “Es una aberración, experimentan con los micos y después los sueltan en territorios indígenas”, le dijo a La Silla. "No sabe que consecuencias puede tener la liberación”.

Patarroyo le aseguró a La Silla que no había riesgo a la salud humana pues antes de que fueran liberados los monos nocturnos eran tratados con anti-maláricos.

La manera de capturar los micos también ha sido controvertida. Maldonado explica en un estudio que publicó en la Revista Colombiana de Ciencias en 2011, que por cada captura se tiene que talar hasta 15 metros de diámetro de bosque. Esta tesis la confirmó Ignacio Piñeros, ex-curaca de las comunidades Amacayacu y San Martín, quien le contó a La Silla que la captura podía ser peligrosa porque los indígenas no sólo tenían que talar árboles sino treparse en ellos.

Patarroyo y el exdirector de Corpoamazonía desmienten las acusaciones y aseguran que no se afecta la selva amazónica pues los indígenas saben en qué árboles están los micos y lo único que hacen es tapar los huecos de sus madrigueras y formar un hueco bajo el árbol para obligarlos a bajar.

La defensa de Patarroyo

Patarroyo le aseguró a La Silla que él no tenía la capacidad para montar un zoocriadero para reproducir monos nocturnos como se lo exige el Tribunal. Según él, no sólo es muy costoso sino que además, tendría que matar a los micos después de experimentar con ellos.

Patarroyo le manifestó a La Silla que las comunidades indígenas respaldaban su proyecto y que rechazaban de plano las denuncias de Ángela Maldonado. Para probarlo le presentó a La Silla dos resoluciones con un lenguaje y estructura similar, que fueron hechas por las dos asociaciones principales de indígenas del Amazonas, Aticoya y Azcaita y firmadas por sus presidentes. En las resoluciones, se prohíbe la entrada de Maldonado a los resguardos indígenas y se reprochan todas sus denuncias contra Patarroyo.

La Silla se comunicó con Vicente Macedo, presidente de Aticoya, quien manifestó su respaldo y admiración por el proyecto de Patarroyo. En cambio, Ignacio Piñeros, ex-curaca de Amacayacu y San Martín, dos comunidades que hacen parte de la asociación Aticoya, aseguró que estas comunidades no tenían ningún inconveniente con las actuaciones de Maldonado.

El incierto futuro

Después del fallo del Tribunal, el futuro de Patarroyo y sus investigaciones en Colombia están en la cuerda floja. La FIDIC ya apeló su decisión y ahora Consejo de Estado tendrá que decidir.

Si el Consejo confirma la decisión, Patarroyo tendrá que cumplir sus exigencias o no obtendrá una nueva licencia ambiental que le permita seguir con su proyecto y encontrar la cura para la malaria, en la que el país ha invertido miles de millones de pesos.

 

Nota de la editora: Esta historia fue editada y se suprimió parte de una cita que decía "no existe cura para la malaria" ya que esto es una imprecisión pues la malaria puede ser tratada con cloroquina y sus derivados.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2012-07-24 22:44

Jorge, el artículo intenta ser equilibrado, lo cual es loable, por lo menos consulta a las dos partes, lo que no es frecuente, pero tiene algunas inexactitudes que desdicen mucho del trabajo de investigación realizado. Por ejemplo, afirmar que "No existe cura para la malaria así que no sabe que consecuencias puede tener la liberación” es una falsedad; quien eso diga o escriba no tiene ni idea de lo que es la malaria, que si es curable con cloroquina y/o artemisina. Tamaña imprecisión no es aceptable en un artículo como este. Y, por favor, recuerde que escribir en mayúsculas es descortés, equivale a gritar a quienes leen, es desagradable.

Mar, 2012-07-31 22:38

Apreciado Fernando Marquez:
Usted tiene razón en que sí existe cura para la malaria pues esta puede ser tratada con la cloroquina y sus derivados. La cita en el texto tenía la impresición al afirmar que no existía cura. Por esta razón, esa parte fue suprimida y hay una nota al final donde se establece los motivos por los cuales la eliminamos. Gracias por aclarar ese punto. Para nosotros es muy importante que toda nuestra información sea veraz y precisa.

Sobre sus demás anotaciones:
1) En el texto no dice que el fallo del Tribunal le prohiba seguir con sus investigaciones sino que le quitaron la licencia ambiental que le daba el permiso para investigar con micos aotus.
2) Minambiente, la FIDIC y Corpoamazonía no son delincuentes pero fueron condenados por el Tribunal por violar el derecho colectivo al medio ambiente. En ningún momento se habla de condenas de derecho penal.

Mar, 2012-07-24 10:44

Pregunta: ¿Es posible que el alboroto por los micos de Patarroyo sirva, de manera inconsciente, como cortina de humo para desviar la atención de las cosas graves que ocurren con el área estratégica minera de 17 millones de hectáreas en la parte oriental de la Amazonia que autorizó el Presidente Santos?

Mar, 2012-07-24 09:44

Y me disculparán la insistencia, pero a los asuntos fundamentales tenemos que ponerles cuidado, la cuestión peligrosa para todos va por otro lado:

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/andreshurtadogarcia/minminas...

"El presidente Santos, en el Consejo para la Prosperidad número 70, celebrado hace poco en Inírida, dijo, al referirse a la minería que está aniquilando selvas y ríos en el Guainía: "La minería criminal no la voy a aceptar en el departamento". Señor Presidente, deje de dar contentillo a todo el mundo, que esa es la peor forma de gobernar, y de una vez por todas defínase y permita que se declare Ramsar este conjunto de ríos, selvas y resguardos indígenas del Guainía, y explique satisfactoriamente al país ansioso cómo es eso de la declaratoria que usted hizo de un área estratégica minera de 17 millones de hectáreas en la parte oriental de la Amazonia"

Mar, 2012-07-24 09:38

Mayckol, Patarroyo tiene errores, como todos, y usted está en todo su derecho de que le parezca engreído, mediático y todo lo que quiera, pero no mienta, no desinforme. El hecho es que el gobierno colombiano hace mucho tiempo, desde Uribe, NO financia la FIDIC. Hubo una vez un fondo creado para financiar ciertas investigaciones, entre ellas la de Patarroyo, a quien le daban la mitad, mas o menos. Ese fondo era un porcentaje pequeño del presupuesto nacional para investigación, es decir, una pequeña parte de casi nada, de ahí surgió el chisme de que a Patarroyo le dan casi toda la plata para investigación y a los demás nada. Las cuentas de los dineros girados a ellos por los diferentes entes oficiales colombianos, que puede buscar en Internet, le ayudará a entender el asunto y a tener las cuentas claras para no incurrir en inexactitudes. Lo del criadero de micos si que es complicado. Para empezar, tienen unas tasas de reproducción bajísimas... asumo que se equivocó de buena fe.

Mar, 2012-07-31 22:40

Apreciado Fernando Marquez:
Si bien el gobierno Uribe le redujo el apoyo económico al proyecto de Patarroyo, el estado colombiano ha invertido miles de millones de pesos en las investigaciones las cuales llevan en curso más de 28 años.

Vie, 2012-07-27 20:30

Con todo respeto sobre lo que ud dice del no financiamiento a FIDIC,el fondo que financiaba las investigaciones del Dr Patarroyo que era un porcentaje muy pequeño, de casi nada? le cuento que eso es una gran mentira en el gobierno del Expresidente Andres Pastrana y Ministra de Salud la Dra Sara Ordoñez,le llamaron a rendir cuentas, para ese tiempo la habían dado 29 mil millones para su investigación y el Dr Patarroyo puso el grito en el cielo que el era un Médico respetable que no era un ladrón y que no le daba la gana de darle esos informes y que hagan lo que quieran,palabras textuales, pues como no dió la información el Presidente Pastrana dió la orden de nada de plata para el Dr Patarroyo.

Pues el Dr Patarroyo llamó a su gran amigo Dario Arizmendi,director de caracol radio para que le ayudara entrevistandolo para contar que le pasaba con el gobierno y su investigación, sólo llevaba el 30% del 100% de un sólo mosquito y sabe cuantos mosquitos son los que debe investigar????

Mar, 2012-07-24 09:01

Patarroyo tiene muchos errores como científico y la actitud que ha asumido es por lo menos reprochable, el siempre tiene la razón, los demás no, recibe del gobierno más dinero que COLCIENCIAS y su producción académica es menor. En la comunidad científica tiene muchos contradictores, pero su imagen mediática y su gran poder satanizador es tal que estas críticas se quedan en comentarios de pasillo.
Tener un zoocriadero no es fácil, pero en los cerca de 28 años que lleva experimentando ¿No se le había ocurrido?

Lun, 2012-07-23 21:44

Pues, Fernando Márquez está dando un ejemplo de posición objetiva que ha muchos les falta por aquí.

Es que realmente da risa ver como son tan efectivos en poner trabas a cosas tan superficiales, mientras en los llanos cientos de miles de tierras inundables autóctonas se pierden al año.

Lun, 2012-07-23 22:35

Señor Iregui, no es necesario, basta con leer un poco y tener alguna idea acerca de las vicisitudes por las que atraviesa la investigación científica en Colombia, eso es todo. Quizá un poquito de espiritu crítico, de análisis de la información y de los datos presentados es lo que me permite decir lo que digo, que de todos modos no es mucho.

Mar, 2012-07-24 10:12

Señor Iregui, el denominador común de los artículos que acusan a Patarroyo y su grupo suele ser la parcialidad de la información entregada, otras veces el sesgo con que se dicen las cosas, por eso asumí la tarea de señalar lo que en mi opinión no se ajusta a la realidad, las verdades a medias, las mentiras completas.

Lo que pasa es que para quien no haya estado mucho tiempo vinculado de alguna forma con la investigación y sus vicisitudes es difícil poder abarcar todo lo que mueve alrededor de ella con apenas una mirada superficial, por eso no los culpo, ellos verán si profundizan o se estacionan ahí, en el terreno fácil y conocido.

Veo en algunos una preocupación sincera por la protección de nuestros recursos, pero en la mayoría solo sensiblería, que no es lo mismo que sensibilidad, y mucha agresión gratuita. Patarroyo es un guerrero honesto al que le dan garrote porque si o porque no. Muchas gracias por su comentario, espero poder contribuir a que se haga claridad al respecto.

Lun, 2012-07-23 16:35

Artículo que le viene como anillo al dedo a los pontífices para quienes la inversión en ciencia es un desperdicio de "miles de millones"

”La idea de que la investigación básica no ofrece nada está profundamente equivocada”

Ada Yonath, premio Nóbel de química 2009. “Los políticos no le dedican atención a la ciencia porque su electorado está poco educado”

http://esmateria.com/2012/07/18/los-politicos-no-le-dedican-atencion-a-l...

"En situaciones de crisis es fácil proponer que los recursos escasos se centren en la ciencia aplicada, que pueda dar más resultados a corto plazo, frente a la investigación básica"

"Dedicamos mucho tiempo a pedir las ayudas y creo que sería más interesante dedicar ese tiempo a la ciencia. Cuando empecé en esto pensé que le dedicaba demasiado tiempo a la gestión, y era entre el 25% y el 30%. Ahora dedico más de la mitad de mi tiempo a rellenar pliegos para conseguir dinero.

Lun, 2012-07-23 15:51

Anotaciones: 1) Si se refierere a la SPf66, como parece, funcionó entre 30 y 60%, dependiendo de la variabilidad genética de los vacunados humanos, no micos. Colfavac, la versión nueva, ha demostrado protectividad del 95% en monos y si existe, para confirmarlo basta con leer la literatura especializada. 2) El fallo del Tribunal no le prohibió a Patarroyo seguir con sus investigaciones, solo le impide utilizar los indispensables monos para las pruebas, que es como permitirle manejar pero quitarle el carro. 3) ¿El Ministerio de Ambiente, Corpoamazonía y la FIDIC son delincuentes? 4) ¿No existe cura para la malaria? La quinina y sus derivados se conocen desde el año 1600 y la Artemisina hace 50 y son los antimaláricos de elección para su tratamiento. Esta sola afirmación desdice de la calidad del artículo. Lo de los árboles toca mirarlo por otro lado, por aquí no es. 8000 millones de dólares han invertido otros grupos en investigación, lo de aquí son migajas, 40 millones en 35 años.

Lun, 2012-07-23 17:06

La verdad, no entiendo bien sus argumentos. Claro que hacer ciencia demanda tiempo, pero, ¿de que sirve tener todo el tiempo del mundo si no tiene plata? los materiales son costosos, muy costosos. ¿De dónde saca que quiere llegar primero? ¿llegar a donde? Por supuesto no es Patarroyo el único en el mundo interesado en la vacuna, pero si el único, o de los muy pocos, para no generalizar, que no lo hace por dinero, otros grupos tienen intereses económicos, políticos, estratégicos, etc. Cuando a usted le pagan por su trabajo, eso ¿le quita algún crédito? ¿No es obligación del Estado financiar la educación, la investigación, la ciencia?

Lun, 2012-07-23 12:18

La Fundación Instituto de Inmunología de Colombia, aparte de "investigar" el tema de la vacuna contra la Malaria, que otros proyectos e investigaciones científicas adelanta???? No es posible que desde 1984 (hace 28 años)se le hayan entregado a esa Entidad "Miles de Millones de Pesos" y no se hayan obtenido resultados efectivos...En los laboratorios farmacéuticos multinacionales, no desperdician la plata de esa manera.

Lun, 2012-07-23 15:58

Quizá le interese leer un poco sobre un método desarrollado por la FIDIC para diagnóstico de cáncer de cuello uterino QUE MATA EN cOLOMBIA 3000 MUJERES CADA AÑO y que va en aumento. Y hay muchas otras cosas que si husmea un poco, encontrará. Los laboratorios farmacéuticos invierten una suma muy gruesa en promoción de sus productos, otra parte importante en investigación y desarrollo de cosas que no siempre funcionan. ¿Se refiere a eso con lo del desperdicio? ¿O a que aunque no sirvan nos los venden para "recuperar la inversión y no desperdiciar nada"? Al fin y al cabo no son casas de beneficencia sino negocios muy lucrativos. Ellos no donan nada.

Lun, 2012-07-23 08:37

A quienes de verdad les interese la conservación de nuestros recursos los invito a leer estos dos artículos y a que hagamos de la defensa de estos una causa común. El freno a la mal llamada "reforma a la justicia", que nació del rechazo ciudadano expresado a través de las redes sociales, son una demostración incontestable de que si es posible frenar iniciativas tan lesivas como estas.

http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/ecologia/jaguares-acorralados-por-la...

http://www.eltiempo.com/vida-de-hoy/ecologia/controversia-por-la-reserva...

Lun, 2012-07-23 08:23

Seguimos buscando el ahogado rio arriba. La discusión,una vez mas,se centra en lo simpático o no que pueda ser Patarroyo para algunos y los argumentos empleados para descalificar su trabajo son de una pobreza que asusta. Lo fundamental, el millón de personas que la malaria mata cada año, debería ser el eje de la discusión, no las fotos de Patarroyo o la nacionalidad de los micos, que por otra parte son indispensables para la investigación; soñar con los incipientes modelos informáticos es ridículo en este momento. La crianza de monos en cautiverio es una opción que tiene muchas implicaciones, son animales que no sabrían como subsistir en la selva, entonces, ¿tocará sacrificarlos? ¿que dicen los expertos? Y mientras se discute la nacionalidad de los micos el gobierno se propone expedir licencias para explotar recursos mineros en el Amazonas y permite que los cultivos de palma africana estén acabando con los 3 jaguares que quedan en el Magdalena medio. Sigamos mirándonos el ombligo.

Lun, 2012-07-23 07:34

Mas de 20 años en experimentos con micos y cero resultados en malaria. Cabe preguntarse que otros resultados se habrán obtenido aprovechando las riquezas genéticas de la amazonia y que de pronto se encuentran en las multinacionales farmacéuticas. Tanto "sacrificio investigativo" y tanto contradictor debe esconder algo más que el inadecuado manejo de unos primates.

Dom, 2012-07-22 18:04

Un articulo muy interesante y revelador.

Nota: Señore(a)s de LSV. recuerdo que al inicio del año mencionaron que dentro de sus principales hilos temáticos se encontraba realizar el cubrimiento al proceso de restitución de tierras. ¿Cuál ha sido la gestión de Reyes Posada? ¿Qué ha pasado en el bimestre en torno a esta importante ley? Pienso que si uno de los principales temas desplegados en esta revista se centra en J.M. Santos evaluar como va está Ley, permite construir una opinión sobre el actual gobierno.

Páginas

Añadir nuevo comentario