Menú principal

Lunes Abril 06, 2020
La ministra Gina Parody ha elevado el perfil mediático de la educación desde que asumió el cargo, llevando incluso al Presidente a dictar clase.

Las pruebas Pisa se han convertido en la calificación del sistema escolar y para mejorar la nota en los exámenes de mayo, la ministra Gina Parody ha emprendido una estrategia que está generando polémica en el sector.

Las pruebas Pisa es un estudio internacional comparativo, diseñado por la Ocde para evaluar lo que los jóvenes de 15 años en todo el mundo saben y pueden hacer en matemáticas, lectura y ciencia.

“Evalúan cómo los estudiantes de 15 años aplican en su vida los conocimientos que tienen y nos permite saber si los estamos preparando para enfrentar los retos que tendrán después del colegio”, dice un explicativo del Ministerio de Educación sobre las pruebas.

Colombia ha participado desde el 2006 en esta prueba que se realiza cada tres años y que para países como Colombia, que no son miembros de la Oecd, es optativa.

Cada aplicación enfatiza en una de las tres áreas: en 2000 fue lectura; en 2003, matemáticas; y en 2006, ciencias. En 2009 se evaluó nuevamente lectura y en 2012, matemáticas. Y ahora, el énfasis será ciencias otra vez. Este año, además, hay un componente transversal que son las competencias tecnológicas y la capacidad de resolver problemas en grupo.

Hasta ahora a Colombia le ha ido mal en estas pruebas.

En 2012 participaron 65 países, 34 de la OCDE y 31 países y economías asociadas. En todas las áreas, como es obvio dado que están compitiendo en el club de los países desarrollados, los puntajes promedio de los países latinoamericanos son significativamente inferiores al promedio OCDE e incluso frente a ellos, Colombia aparece en los últimos lugares, como lo explica el Icfes.

Para comenzar a reversar rápidamente esta situación, la ministra Parody ha puesto en marcha desde enero una estrategia de acompañamiento a los colegios que presentarán el examen llamada Ponte a Prueba Pisa 2015. Es una estrategia que podría ayudar a mejorar la posición de Colombia en los rankings de Pisa. Pero, como incluye un trabajo focalizado con los niños que tomarán el examen, podría hacer que la prueba deje de ser un indicador representativo de los problemas estructurales de la educación, que es lo que busca evaluar Pisa.

La Ministra se pone a prueba
??
Entrar a la Ocde es una de las obsesiones del Presidente. En las pruebas Pisa elaboradas por este 'club de buenas prácticas' Colombia ha salido siempre entre los peor rankeados.
La ministra Parody ha creado un "Plan de Incentivos" para los maestros y los niños que presentarán las pruebas Pisa.
??
La tasa de omisión de respuestas en la prueba Pisa es muy alta en Colombia. La idea del Ministerio es motivarlos para que terminen el examen.

La prueba Pisa la diseña la Oecd y con base en un ‘marco muestral’ que les entrega el Icfes esta organización multilateral escoge de manera aleatoria los colegios y los niños que deben presentar el examen. Serán alrededor de 15 mil niños, según contó Semana Educación a partir de una entrevista con Parody.

La información de los niños y colegios seleccionados era guardada celosamente por el Icfes y en ocasiones anteriores, cuando el Ministerio de Educación le había pedido a la entidad que le mostrara el listado, el Icfes se había rehusado a dar la información.

Este año la Oecd permitió que se entregara el listado porque es la primera vez que el examen se hará por computador y el Ministerio tiene que garantizar que esos niños tengan computador el día de la prueba.

El Ministerio, apoyado en los secretarios de educación, hizo el diagnóstico de qué colegios no tenían suficientes computadores para la prueba y ya todos tienen suficientes para responder el examen.

Pero a los computadores se ha sumado toda una estrategia de acompañamiento y motivación, tanto para los alumnos que presentarán el examen como para sus profesores.

Para marcar el inicio de lo que la ministra Parody llamó “el gran reto”, el Ministerio de Educación invitó a los rectores de los 384 colegios escogidos para participar en las pruebas PISA y los respectivos secretarios de educación, a quienes cubrió los gastos de desplazamiento, alimentación y alojamiento durante dos días en el hotel Tequendama de Bogotá.

Durante el evento P-15, el Ministerio les explicó a los rectores en qué consistían las pruebas, tuvo un panel de rectores internacionales que contaron cómo habían enfrentado exitosamente este examen y trajo como invitado internacional a Gabriel Sánchez Zinny para hablar sobre la competencia global por el talento (dos semanas después Sánchez Zinni publicó una columna en el Huffington Post elogiando lo que la ministra estaba haciendo por la educación en Colombia)

En el segundo día del evento, los funcionarios del Ministerio le explicaron a los rectores la estrategia de acompañamiento que tiene dos patas.

Por un lado, hay una plataforma gratuita creada por la Fundación Carlos Slim para profesores, papás y estudiantes de los colegios que participaran en las Pruebas que incluye un curso online “Familiarizándonos con Pisa” para que los profesores conozcan la metodología de las pruebas y puedan practicar con los estudiantes y “Retos PruebaT” dirigida a los estudiantes que “deseen prepararse para la prueba Pisa por medio de cuestionarios interactivos”, como explicó en ese evento el Ministerio y luego lo publicó en su página web.

“Podrán practicar la realización de pruebas por computador respondiendo preguntas similares por medio de tres retos diferentes: Tipo Pisa, por Area y Contrareloj”.

La otra pata de la estrategia es un software, llamado Gal&leo, que el Ministerio le compró a una empresa chilena para apoyar a los estudiantes en el desarrollo de competencias en lenguaje, matemáticas y ciencias a través de una gestión individual. Según el  Plan de Adquisiciones del Ministerio para este año, se destinaron 2018 millones para adicionar el contrato de Gal&leo que La Silla no pudo encontrar.

Cada estudiante que presentará esta prueba puede entrenarse con este software que viene ya instalado en los computadores que llevaron a los colegios que presentarán la prueba.

El estímulo, además, no se limitó a este encuentro. Según consta en una presentación pública que hizo el viceministro de Educación Luis Enrique García de Brigard sobre la estrategia de acompañamiento a las instituciones públicas, existe un Plan de Incentivos para que los colegios oficiales y los niños se preparen para la prueba.

Al estudiante que saque el mejor puntaje por colegio, después de prepararse con el software Gal&leo, le regalarán una tablet. A los 50 mejores equipos de docentes que finalicen el curso virtual les darán un paquete informático para la sala de profesores. Y para los tres mejores docentes, que presenten evidencias y propuestas de uso innovador de las herramientas, les darán la oportunidad de hacer una pasantía de dos semanas en Corea con todos los gastos pago. Lo mismo para los tres mejores rectores de la estrategia. A todos los colegios oficiales que participen en esta estrategia les dotarán un aula virtual.

Del evento, salieron los rectores con todo un ‘Kit’ compuesto por banderas, pines, lápices y afiches de Ponte a Prueba para motivar a los estudiantes. Luego les enviarán las camisetas con el logo para los niños que harán el examen (esas piezas comunicativas costaron mil millones).

La Silla llamó a la ministra para preguntarle sobre la estrategia pero Parody dijo que no hablaría con este medio porque se ha sentido mal tratada en el pasado. “Escriban lo que quieran y yo los leo”, dijo. Con su viceministro García tampoco pudimos hablar.

La polémica

La estrategia iniciada por Parody ha generado una polémica en el sector entre quienes están a favor y quienes se oponen.

El principal argumento de los que están a favor de lo que está haciendo el Ministerio es que Colombia tiene una tasa de omisión altísima. Los niños básicamente dejan de contestar muchas preguntas porque les da pereza o porque no ven la importancia del examen. Entonces, la motivación y los incentivos creados por el ministerio permitirán que se esfuercen por contestar todas las preguntas lo que redundará en tener una mejor medición.

“Mientras no nos tomemos en serio la prueba (hoy el 40 por ciento de los niños no terminan la prueba porque no les importa) no vamos a saber bien dónde están nuestras falencias”, dice Darío Maldonado, experto en educación y uno de los blogueros de educación de La Silla.

Piedad Caballero, secretaria de educación de Cundinamarca, dice que este acompañamiento es muy importante porque “en la medida en que uno se sienta más cercano a los más grandes se siente más motivado. Esto va a ayudar a jalonar a los profesores y maestros”. Contó a La Silla que ahora los niños que van a presentar la prueba están muy orgullosos porque sienten que “están representando a Colombia”.

El otro argumento es que muchos otros países de la Ocde hacen un acompañamiento similar al que está haciendo el ministerio, que por lo demás lo está haciendo de frente.

“Esto podría tener efectos que hacen que esta prueba no sea comparable con las anteriores pero sí que sea más comparable a la de otros países, que hasta le dan plata a los niños para que hagan la prueba”, dice otro experto del sector, que prefirió no dar su nombre porque es funcionario público.

Los detractores consideran que este entrenamiento previo y estos incentivos lo que hacen es contaminar la prueba pues dejará de ser representativa de la población colombiana dado el adiestramiento que se ha hecho con los niños que presentarán el examen.

“Fuera de que la ministra capitalice políticamente los resultados esto no va a decirnos cómo está realmente la calidad de la educación del país”, dice la ex viceministra de Educación Isabel Segovia. Ella lideró desde la Fundación Compartir el estudio “Tras la excelencia docente” que Santos dijo en su momento que sería “su hoja de ruta” en la educación.

Segovia dice que a diferencia del entrenamiento para presentar el Icfes (ahora pruebas Saber) que muchos colegios hacen para ayudarle a los niños a presentar un mejor exámen para entrar a la universidad que quieren, las Pruebas Pisa no ayudan ni perjudican a ningún niño. Es solo un indicador para identificar dónde hay que mejorar la educación nacional y que con esta estrategia ese indicador ya no será representativo.  “Será un resultado obviamente político”.

En el sector se dice que esta estrategia le ha costado al ministerio 9 mil millones de pesos. La Silla solo pudo encontrar contratos por los 3 mil millones de la adición al contrato del software Gal&leo y de los materiales de divulgación. Pero con la financiación del evento en el Tequendama y los viajes de acompañamiento de los Coordinadores Pisa a cada colegio, más los computadores, la inversión ha sido más alta. En todo caso, con esos 3 mil millones se podrían haber educado en un año 1.200 niños, pues al Ministerio cada niño le cuesta en promedio 2,5 millones de pesos o construido un colegio para 800 niños en el Atlántico.

El debate está abierto sobre si es una inversión que vale la pena.

Perfiles relacionados: 
Gina Parody d Echeona
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2015-04-07 08:54

Y desde cuando un funcionario público puede argumentar que un medio lo ha tratado mal para no responder las inquietudes? Eso no es aceptable y menos en la calidad de un Ministerio de Educación. Ver para creer.

Mar, 2015-04-07 08:23

Preparando a los estudiantes para una prueba. ¡Valiente gracia! Signo de los tiempos modernos: no ser, sino sólo parecer ser.

Mar, 2015-04-07 07:43

Colombia es el mejor país que sirve como prueba patética del fracaso de la educación institucional en los últimos 42 años. Ese fracaso no se superará recurriendo a estrategias de entrenamiento para presentar unas pruebas en ciertos colegios, previamente seleccionados y que por eso mismo no son representativas del estado del saber y mucho menos de su aplicación a los problemas de la vida diaria de la gran mayoría de los estudiantes, exactamente porque uno de los grandes problemas de la educación institucional de carácter estatal es su no ligazón a la vida cotidiana personal, familiar y social. Agréguese a lo anterior la falta de estrategias audaces para desarrollar el pensamiento como resultado del ejercicio y ejecución de las múltiples operaciones mentales que conducen a que estemos mal en comprensión de lectura, interpretación, relación, deducción, propuestas, priorización, selección y definición de decisiones para cumplir los roles en los asuntos cruciales de la vida nacional.

Mar, 2015-04-07 11:08

Ahora bien, lo que sí resultaría preocupante (y esto es algo que aún no ha sucedido) es que, si hay algún tipo de mejoría en los resultados, se pretenda insinuar que estos son consecuencia de algún avance en la calidad de nuestra educación. Ya también se ha demostrado estadísticamente que la prueba PISA está diseñada para países con una calidad educativa muy superior a la de América Latina y que, en esa medida, la prueba no discrimina suficientemente los niveles de desempeño de los países en la cola inferior de resultados (donde están Colombia y los demás países de la región). Esto es, si subimos un par de puestos en PISA, ese ascenso realmente no significa nada. Lo único que podría presentarse legítimamente como un resultado del esfuerzo que está haciendo MinEducación para preparar a las instituciones educativas para PISA, es una nueva línea de base para el país un poco más robusta que las anteriores.

Páginas

Añadir nuevo comentario