Menú principal

Martes Octubre 22, 2019
Adriana Córdoba se dio a conocer cuando se casó con Mockus en un elefante. Desde entonces, ha mostrado que tiene su propio vuelo político.
Paul Bromberg Zilberstein ya había sido anunciado por Petro, en twitter, como su veedor. Pero hoy, Navarro anunció el nombre de Córdoba.

Si Adriana Córdoba acepta el cargo de veedora, significaría que ahora es ella quien asumirá el protagonismo político y no su esposo Antanas Mockus.

Foto: Archivo - www.lasillavacia.com

Gina Parody queda en una encrucijada frente a la eventual aceptación del cargo por parte de Córdoba, teniendo en cuenta que quiere perfilarse como la más crítica de la administración.

Foto: Sara Rojas - www.lasillavacia.com

El secretario de Gobierno de Bogotá Antonio Navarro dijo que esperaban que Adriana Córdoba fuera la nueva veedora de Bogotá. Es un anuncio inesperado puesto que no sólo ya el Alcalde Gustavo Petro había dado otro nombre en twitter sino porque Córdoba fue precisamente quien impidió que durante la campaña se diera una alianza entre Petro y su marido Antanas Mockus.

La Veeduría Distrital es uno de los cargos mejor pagos del Distrito. Gana lo mismo que el alcalde porque, cuando Jaime Castro lo diseñó consideró que ese puesto debía ser ocupado por una persona de alto nivel, que fuera capaz de hablarle de ‘tú a tú’ al gobernante. Su función específica es señalarle preventivamente al alcalde lo que no va bien en su administración para que lo corrija antes de que intervengan los organismos de control.

La veeduría no puede sancionar a un funcionario corrupto o cambiar un procedimiento ineficiente, pero sí puede recomendarle al alcalde sacar a alguien que no funciona o procesos más eficientes como comprar al por mayor u otros temas por el estilo.

Dado que realmente no tiene ‘dientes’, como sí los tienen el Contralor y el Personero, su verdadero poder radica en su capacidad de decir cosas y en su legitimidad para que el alcalde le crea y siga sus recomendaciones.

Si el alcalde nombra alguien de bajo perfil o de bolsillo, la ciudadanía ni siquiera se entera que tiene un verdadero representante ante el alcalde, como sucedió en los últimos ocho años, cuando María Consuelo del Río Mantilla fue la Veedora Distrital de 2004 hasta 2012, y difícilmente alguien la escuchó alguna vez decir algo sobre lo que estaba ocurriendo en las administraciones de Lucho Garzón y de Samuel Moreno.

Por eso hace unas semanas, cuando Petro, vía twitter, dijo que Paul Bromberg sería su veedor ciudadano, el mensaje que envió es que estaba muy seguro de sí mismo y de su administración, pues estaba nombrando a una persona que no solo conoce muy bien Bogotá -ya que había sido alcalde cuando Mockus abandonó el puesto en 1997-, sino que es una pesadilla incluso para sus amigos.

Bromberg nunca se queda callado con sus opiniones y las va diciendo sin siquiera intentar ser políticamente correcto. Habría sido un Veedor totalmente independiente.

Hoy, sin embargo, Navarro lanzó el nombre de Adriana Córdoba y luego Bromberg dijo que Petro le había confirmado que sería ella –y no él– quien ocuparía el cargo.

 

¿Por qué el viraje? 

La razón puntual de Petro para no nombrar a Bromberg es que tuvieron una discusión sobre el nombramiento de Augusto Rodríguez como viceveedor.

Rodríguez es uno de los amigos íntimos de Petro y quien lo acompañó durante todo el tiempo en el que él fue congresista en su Unidad de Trabajo Legislativo. Rodríguez es un gran investigador y estuvo detrás de casi todos los debates de control político que hicieron famoso a Petro: desde la parapolítica en Antioquia hasta los del Cartel de la Contratación en Bogotá.

Sin duda estas habilidades de investigador y su conocimiento de la administración pública por dentro habrían beneficiado su función en la Veeduría. Pero había un problema y es que Rodríguez es ingeniero químico y en el manual de funciones de la Veeduría, la carrera más cercana que aparece para el perfil de Veedor es ingeniero industrial. Es decir que técnicamente no cumplía con todos los requisitos.

Rodríguez pensaba que bastaba con sacar un decreto para reformar el Manual de Funciones, pero Bromberg se negó a hacerlo por considerar que no sería ético y así se lo planteó a Petro. Con lo cual el Alcalde dijo que, en todo caso, Bromberg no compartía realmente el mismo modelo de ciudad que él –desde el esquema de concesiones de Transmilenio hasta otros temas de movilidad en los que Bromberg ha criticado la visión de Petro.

Al final, entonces, ni Rodríguez aceptó el cargo de Viceveedor, ni Petro nombró a Bromberg como cabeza de la entidad. Y así, apareció el nombre de Adriana Córdoba.

Lo cual no deja de ser paradójico porque precisamente mientras Bromberg servía de intermediario entre Mockus y Petro durante la campaña para que ambos llegaran a una alianza, Mockus –sin contarle a Bromberg– decidió que más bien se unieran con Gina Parody, con quien Adriana venía discutiendo una eventual coalición.
 

Córdoba sale al ruedo

La primera vez que los bogotanos realmente se fijaron en Adriana Córdoba fue cuando se casó con Mockus encima de un elefante. Pero fue en la campaña presidencial de 2010 cuando Córdoba se convirtió en la “revelación” de los Verdes y, como lo contó La Silla Vacía, comenzó a jugar un papel cada vez más protagónico y público.

Córdoba, de 42 años, es una mujer hecha a pulso. Su papá era obrero, y ella, según dijo en una entrevista, no quería estudiar de noche así que trabajó un tiempo para ahorrar lo del primer semestre de la universidad en el Colegio Mayor de Cundinamarca. Después se ganó la beca todos los semestres por su rendimiento académico. Estudió trabajo social y conoció a Mockus, 20 años mayor que ella, cuando era organizadora estudiantil y él rector de la Universidad Nacional. En 1996 se casaron.

Córdoba tiene una especialización en Planeación Urbana y Regional del CIDER de la Universidad de Los Andes y un Máster en Planeación Regional y Políticas Públicas y varias personas la describen como “la mejor alumna del profe”, pues es una convencida de las teorías de Mockus sobre el cambio cultural.

Ella ha sido consultora de varias entidades públicas como el Ministerio de Educación con Cecilia María Vélez, de la Vicepresidencia con Francisco Santos en el tema de Derechos Humanos, del Departamento Nacional de Planeación y de Unicef en temas de juventud y niñez.

En 2010 jugó un papel clave en la campaña del Partido Verde a la Presidencia y en muchas ocasiones los militantes del Partido prefirieron que fuera ella quien hablara, pues nadie como ella servía de traductora de los proyectos y visión de Mockus. Cuando se acabó la campaña, y teniendo en cuenta el Parkinson de Antanas, muchos seguidores verdes le pidieron que se lanzara a la Alcaldía de Bogotá. Y por un momento ella y su marido mostraron interés en que lo hiciera, pero luego se le dejó el camino abierto a Peñalosa para que se convirtiera en el candidato Verde.

Ya luego, cuando Mockus se retiró del Partido y decidió que él quería ser nuevamente candidato, Córdoba volvió al rol de acompañar su candidatura.

Pero la gente que los rodeaba sabía que ella también tenía sus propias ambiciones políticas y que en la frustrada campaña para la Alcaldía ella era quien tenía ‘las riendas’, pues otras mujeres fuertes que antes habían acompañado a Mockus como Liliana Caballero, la ex gerente de la campaña presidencial, ya habían asumido otros rumbos.

 

El viraje en campaña

En su calidad de ‘jefe’ de la campaña, Adriana Córdoba fue la pieza decisiva para que Mockus terminara aliado con Gina Parody y no con Petro.

Petro y Mockus se conocían hace años y, como se ha contado, Petro fue quien convenció a Mockus de lanzarse a la política luego de la bajada de los pantalones cuando era rector de la Universidad Nacional y quien lo buscó en varias ocasiones infructuosamente para trabajar como aliados políticos.

Para las elecciones pasadas, Petro volvió a buscar a Mockus, después de que Antanas se salió del Partido Verde y antes de que decidiera lanzarse con la ASI. Daniel García-Peña, mano derecha de Petro y ahora encargado de las relaciones internacionales de la Alcaldía, se reunió con Adriana Córdoba y le ofreció encabezar la lista de Progresistas al Concejo. Al final esas conversaciones no llevaron a ningún lado y Mockus lanzó su candidatura con la ASI.

Pero cuando fue evidente que ésta no cuajó, se abrió otra línea de comunicación entre la campaña de Mockus y la de Petro, a través de Paul Bromberg, que era uno de interlocutores predilectos de Mockus. Del lado de Petro se escogió al publicista paisa Daniel Winograd.

Durante tres semanas, Bromberg y Winograd produjeron documentos que buscaban acercar a los dos candidatos, tanto en sus propuestas programáticas como en la misma táctica de un eventual acuerdo. Bromberg llevaba estos documentos donde Mockus y Winograd donde Petro.

Sin embargo, un día, leyendo La Silla Vacía, Bromberg se enteró que en realidad la alianza de Mockus no sería con Petro sino con Gina Parody. Adriana había forjado esa alianza y Mockus había aceptado. Parody había conocido a Córdoba en 2007 cuando la esposa de Mockus trabajaba en Unicef y Gina, como congresista, trabajaba en la Ley de Infancia. Una semana antes de que se concretara el acuerdo, Gina llamó a Córdoba y le dijo: "quiero proponerles matrimonio".

Córdoba y Mockus decidieron dar el sí porque pensaban que Parody representaba la renovación y una forma de hacer política sin clientelismo. Además, sería un proyecto liderado por una mujer. En su momento, se rumoró que el acuerdo incluía una participación de Córdoba en un eventual gabinete de Gina, pero tanto la candidata como Córdoba lo negaron.

Pero ahora, si Córdoba acepta el ofrecimiento de veedora, tendrá un puesto en el gabinete pero de Petro, con quien ha mantenido una amistad durante años, incluso antes de que Mockus y ella se conocieran.

 

El efecto político

Para ser un buen veedor ciudadano se necesita conocer muy bien la Administración, ser un buen gerente y ser una persona honesta e independiente. Córdoba cumple sobre todo la tercera. Ella ha conocido Bogotá sobre todo a través de su marido pero nunca ha tenido un puesto en la Alcaldía. Y tampoco ha sido gerente. Pero con su nombramiento, Petro sí envía el mensaje de que quiere tener a una persona inteligente, crítica e independiente y que no pertenezca a Progresistas.

Como efecto adicional, Mockus queda neutralizado. Si en realidad Antanas tenía la intención de hacerle una oposición reflexiva a Petro como lo anunció con Gina Parody, ahora si quiere hablar lo tendrá que hacer por interpuesta persona. Pero dado lo poco que ha dicho Mockus frente a lo mucho que ha propuesto Petro en los últimos dos meses, hará poca diferencia que tenga que optar por el silencio público.

La que sí queda en una situación más difícil es Gina Parody, que desde que perdió ha continuado su campaña a la Alcaldía para el 2015. Ahora tiene la opción de felicitar a Petro por nombrar a una persona independiente y cruzar los dedos para que Córdoba comience a criticarlo. O romper la alianza, ya de por sí extremadamente frágil.

Para Córdoba, si acepta el puesto, la única forma de lucirse públicamente y fortalecer sus propias aspiraciones políticas es criticando públicamente el gobierno de Petro. Un camino que no es fácil con alguien que ha sido su amigo durante años y que la nombra en vez de otro precisamente por no compartir el modelo de ciudad y ser excesivamente independiente y crítico.

Nota de la Directora: después de publicada esta historia, La Silla Vacía recibió una solicitud de rectificación de parte de la ex Veedora Distrital María Consuelo del Río Mantilla. LSV consideró que no procedía la rectificación. Pero sí cree que su punto de vista es valioso para que los usuarios enriquezcan su visión sobre el trabajo de la Veeduría y sobre la labor realizada por la ex funcionaria distrital. Esta es su carta.

Perfiles relacionados: 
Antanas Mockus
Gustavo Francisco Petro Urrego
Antonio Navarro Wolff
Gina Parody d Echeona
Daniel Garcia- Peña
Adriana  Córdoba
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2012-02-13 16:31

Petro asi se hace buscando siempre personas de altura, sin estar metidos en las burocracias, de eso estamos orgullosos, Gente de bien con honestidad, sinceridad y ante todo pulcros en su vida, Adriana Cordoba y Gustavo Petro un "matrimonio" perfecto para la ciudad de Bogota.

Dom, 2012-02-12 20:33

El alcalde deberá tener mucho cuidado cuando nombre veedor (a) distrital, no vaya a ser que se le convierta en una piedra en el zapato demasiado grande para que no lo ponga a cojear. No creo que la esposa de Antanas Mokus, la señora Córdoba, sea la mas ecuánime ni reuna las condiciones para ocupar ese cargo que como se dice, gana lo mismo que el alcalde mayor. Ojo a sus nombramientes, y si el exalcalde Bromberg está en contra de algunas políticas del Dr. Petro, pues lo justo es que no aspire a nombramiento alguno y por dignidad y honestidad, renuncie a lo que el no considera válido.

Sáb, 2012-02-11 07:15

Es una pena la baja de Bromberg de veedor distrital, hubiese sido excelente, Juanita lo define bien, es un verdadero dolor de cabeza, porque es honesto en expresar lo que cree, y hoy la lealtad a sí mismo y la franqueza se han extraviado. Todos se guardan porque tienen ambiciones que para lograrlas consideran que deben mirar para otro lado, es decir la doble moral: censurar las conductas del otro pero no cuando las hacen los míos. Espero que Adriana Córdoba haga un papel independiente y profesional. Juanita no le debe ninguna rectificación a la señora Mantilla, dónde están sus denuncias sobre la corrupción de su amigo Samuel Moreno, de la contratación, de la salud o las gestiones de prevención encaminadas para que la transparencia en el quehacer público distrital no hubiese huído? Cuántos conocen el nombre de la veedora por 8 AÑOS o al caso, la existencia de la Veeduría Distrial, el hecho de que la corrupción hubiese alcanzado su cénit bajo su mandato no habla bien de su gestión.

Vie, 2012-02-10 22:44

Fabioivan y mag a mi me resulta decepcionante el actual alcalde elegido por una minoría que le creyó a su desfachatez y a su capacidad verbal, me resulta decepcionante que el alcalde anterior no haya sido capaz de ser alcalde y haya terminado en la cárcel, me resultan decepcionantes periodistas que hablan de lo que no saben pero lo que mas me resulta decepcionantes son las personas que, como ustedes se sienten con derecho de juzgar a los demás cuando no han movidomun dedo para cuidar lo publico que es el deber de todos y lesmqueda muy fácil hablar criticar y rasgarse las vestiduras y echarle la culpa a los demás de su negligencia cómoda. Ustedes creen que en los gobiernos anteriores no hubo corrupción? Gritan por lo único que creen saber pero como se nota lo que desconocen. Que pesar!

Vie, 2012-02-10 16:00

Mi pregunta es que va hacer Petro con una mujer que como dice La Silla Vacia, estuvo como consultora de DERECHOS HUMANOS con pacho santos, y trabajando con UNICEF" yo nocreo que sea lo mejor, porque no se que significa para ella derechos humanos, que con santos y uribe nunca se respetaros, asesinaros hombres mujers y ninos y no se les dio nada de nada. Una mujer como ella podra tener dignidad y escrupolospara hacer o dejar de hacer? mmmmmmmmmmmmm pues quien sabe....

Vie, 2012-02-10 07:16

Los indignados con la corrupcion parecen mas corruptos que los corruptos. Soy beneficiario de los maravillosos programas de control social de la veeduria distrital durante la excelente gestion de la doctora Maria Consuelo Del Rio. Quienes la conocemos lo que lamentamos son los comentarios insidiosos de gente como ustedes que no tiene idea del tranajo de esa entidad ni de quien es la persona de la que hablan que qué lastima que se haya ido. Lo mismo para Juanita que despotrica de la doctora sin conocerla. A eso le llaman periodismo independiente? que falsos!!!!!!!!!!!!!!!!

Jue, 2012-02-09 18:58

el cargo de veedor distrital, nunca contemplo el Decreto Organico de Bogota 1421, que fuera prorrogable - menos reelegible,- sin embargo la anterior veedora distrital duro 8 años en el cargo, cuando el Articulo 114 manifiesta que se elegira para un periodo igual del ALCALDE o lo que falte de este- pero NUNCA Fijo su prorroga , esto puede signigicar que el ALCALDE SAMUEL MORENO - como nominador pudo haber cometido PREVARICATO por omisión, pero una de la funciones del veedor es velar por la moral pública, que ironia, y preguntamos si quien debe VIGILAR y PREVENIR LA CORRUPCION; calla, que conducta se puede esperar de los demass funcionarios ??- y surge una segunda pregunta si no habia base legal para ocupoar el cargo OTROS cuatro años, sera catalogable esa conducta como de
ENRIQUECIMIENTO ILICITO ?, USURPACION DE FUNCIONES PUBLICAS, PREVARICATO, ?, ASi se degrado la veeduria distrital, y varios congresistas con razon, justifican su supresión - modificando el decreto -ley 1421.no + DELITO

Jue, 2012-02-09 17:01

Me parece que en articulo hay un error teniendo en cuenta lo que dijo esta manana Paul Bromberg en CITYTV. De acuerdo a la entrevista el fue el que no quiso aceptar el cargo por que le quirian imponer un viceveedor que no cumplia con los requisitos tecnicos para ser nombrado. en ese orden de ideas mas que un viraje es es un plan B.

Vie, 2012-02-10 17:05

Yo hablé con Bromberg y él sentía que Petro cambió de opinión sobre su nombramiento y que lo del viceveedor fue más bien una excusa porque si de verdad lo quería a él pues acepta que no nombre al segundo y ya.

Jue, 2012-02-09 12:22

Por favor!! la gran mayoría de los perfiles de los cargos distritales no responde a lo que hay que saber y por eso llegan muchos directivos y caen en manos de los "especialistas" no siempre defensores del interés público. Más bien analicen si en cargos técnicos se nombran personas que no saben del tema y cuya moral es cuestionable. Inmoral por ejemplo, es aceptar cargos de alto contenido técnico sin tener el más mínimo conocimiento del sector o tema. Analicen mejor los nombramientos de personal que ha estado en diferentes administraciones manejando de manera irresponsable temas diversos como la salud, la educación, el ordenamiento territorial y la vivienda y últimamente los derechos de los usuarios de los servicios públicos. Debe ser que son "mentes superiores" que saben de todo!!. La crítica constructiva para sacar a Bogotá de la "olla vacía" en que la dejaron pasa por superar el amiguismo y buscar gente con conocimiento y experiencia que comparta el proyecto Progresista para Bogotá

Jue, 2012-02-09 15:25

El proyecto progresista ha demostrado ser una colcha de retazos por eso no va para ningun lado y la que está pagando es Bogotá.

Jue, 2012-02-09 12:08

Sí es paradógico.
La Ola verde es imposible de olvidar y le agradezco a Mockus la haya inspirado más allá de sus dicotomías existenciales e inoportuna adhesión de Peñalosa y Garzón quienes ahora fungen de "sacerdotes del partido verde" y se atreven a no aceptar a quien los condujo en la cresta de la ola durante cierto tiempo.

Pbservo que Petro quiere al profesor y a su esposa impidiendo se disuelva su mensaje y caiga en el anacronismo nombrando a Adriana quien al conducir a Mockus hacia Gina fracturó la fé en el profesor.
No fue inteligente su jugada pero podría reivindicarse acepatndo el cargo y revelando su verdadero talante más allá del de Mockus.Mockus es Mockus y punto.

Jue, 2012-02-09 11:56

Será un importante nombramiento, asi va consolidando su frente de trabajo con personas honestas, capacitadas, enemigos de robo al herario y de la corrupción y que hará frente al consabido grupo de coalición uribista-santista.

Jue, 2012-02-09 11:56

Para ser veedor no importa el título profesional. La experiencia, el conocimiento y especialmente los valores éticos constituyen el perfil necesario. La Veeduría es una institución y no una persona. Los estudios jurídicos, económicos y financieros necesarios, los adelantan los especialistas e informan a las cabezas de la entidad. Augusto Rodríguez no es un amigo personal del Alcalde. Ha sido su colaborador en la preparación de debates y propuestas con alto contenido jurídico, histórico, sociológico, entre otros. ¿Hay que estar graduado en múltiples disciplinas para ser un buen veedor o Alcalde o senador? Lo importante es que Rodríguez tiene una amplia formación, criterio y ética para señalar cuando es necesario, actitudes o acciones contrarias a los objetivos planteados y las normas vigentes. La Veeduría forma parte de la Administración Distrital y no es un órgano de control fiscal o disciplinario. Es un instrumento de la Alcaldía para que su administración no pierda el rumbo.

Jue, 2012-02-09 09:06

Me gusta mucho este nombramiento. Adriana es una mujer transparente e independiente a la que no le temblará la voz para hacer ver la corrupción en el Distrito. Bien por Petro al nombrar a una persona independiente y transparente en este cargo.

Jue, 2012-02-09 07:22

Si fuera un tipo, habrían hecho semejante disquisición sobre su esposa, las relaciones de ella en la política, a quien se lo habían ofrecido antes (por supuesto un tipo), y toda la demás información no relevante para este nombramiento. Lamento decirles que deberían antes de publicar un articulo sobre una mujer, hacerle un examen colectivo para verse las senales de periodismo machista que se les salen cada rato. Les aprecio mucho pero no aprenden a escribir sobre las mujeres de la misma forma como escriben de los hombres, y escribiendo diferente siempre las valoran menos, las invisibilidad, las pierden entre las historias de sus maridos, sus amantes, sus jefes, sus colegas, sus contrarios, etc, etc, siempre perdidas en un mundo en donde los importantes, para uds, son los hombres.

Jue, 2012-02-09 14:56

Isabel, es una crítica que recibo con humildad y la examinaremos. La sola acusación de que hacemos un periodismo machista es algo que realmente a mí me preocupa porque buscamos exactamente lo contrario. Por eso, te invito a que hagamos un 'test de machismo' y cojamos artículos semejantes y abramos el debate con la Silla. Por ejemplo, con este artículo. ¿Deberíamos omitir decir que Adriana es esposa de Mockus? ¿Es irrelevante ese dato en el nombramiento desde tu punto de vista? ¿Es irrelevante contar que ya antes se lo habían ofrecido a Bromberg? ¿Qué otra información del artículo te parece irrelevante? ¿Cómo hacer todo un artículo sobre ella es invisibilizarla? ¿Yo no creo que los hombres sean los importantes. Yo creo que ella el protagonismo público que ha tenido hasta ahora ha sido a través de su esposo, pero también contamos lo que ella ha hecho de manera independiente. En fin, abramos el debate para aprender de tí.

Jue, 2012-02-09 12:04

LA VEEDURÍA NO ES LA CONTRALORÍA NI LA PERSONERÍA NI HACE EL CONTROL POLÍTICO ASIGNADO AL CONCEJO!!!

"Velar por la moralidad y la eficacia administrativa, sin perjuicio de las funciones que la Constitución y las leyes asignan a otros organismos o entidades. La Veeduría verificará que se obedezcan y ejecuten las disposiciones vigentes, controlará que los funcionarios y trabajadores distritales cumplan debidamente sus funciones y pedirá a las autoridades competentes la adopción de medidas necesarias para subsanar las irregularidades y deficiencias que encuentre. (Estatuto Orgánico de Bogotá, Decreto Ley 1421 de 1993)

La Veeduría es un organismo autónomo de vigilancia y control del más alto nivel, encargado de apoyar a los funcionarios responsables de lograr la vigilancia de la moral pública en la gestión administrativa, así como a los funcionarios de Control Interno de las entidades del Distrito Capital.".

Mié, 2012-02-08 23:11

Todo esto es una parodia. El cargo es absurdo: eso de "recomendarle" cosas al alcalde lo hacen perfectamente los medios de comunicación a diario, mejor y gratis. El que los organismos de control intervengan tarde es un defecto que podría corregirse, no una cualidad que deba preservarse. Y el colofón es el nombramiento de esta señora, cuyo mayor mérito es ser esposa de Mockus (o mejor, entenderlo e interpretarlo). Los organismos de control deberían prevenir al alcalde para que no se gaste esa plata en semejante tontería.

Mié, 2012-02-08 21:53

Ya uno anda prevenido con lo que informan sobre Petro. He tratado de mirar información por otros lados, incluyendo el famoso twitter del alcalde, y todo parece indicar que La Silla tiene la información más completa y objetiva del hecho.

Que Petro quiera que un viejo colaborador suyo ocupe un puesto en su alcaldía es del todo comprensible. Pero que haya pretendido cambiar los requisitos establecidos para que su amigo pudiera ocupar ese cargo es verdaderamente decepcionante. Por lo menos, eso: decepcionante.

Páginas

Añadir nuevo comentario