Menú principal

Jueves Septiembre 23, 2021

Al estilo de Carlos Lleras Restrepo, que a finales de los 60 organizaba a los campesinos para tratar de equilibrar la oposición de los terratenientes a la Reforma Agraria, el Presidente Santos decidió liderar movilizaciones para promover la ley de víctimas y la restitución de tierras. En términos optimistas podríamos decir que es un síntoma de postconflicto. En Colombia la política cedió a la violencia durante décadas y ahora parece retornar al escenario.

El uribismo ha promovido algunas ONG de derecha para develar falsas víctimas y oponerse a la aplicación de la ley. También pretenden encontrar a los aliados de la guerrilla en los gobiernos locales, en los medios de comunicación, en las universidades.

Si las dos cosas tienen éxito habremos dado un gran paso, durante casi cuarenta años esos temas se han resuelto a tiros y ahora se proponen en manifestaciones públicas y en los estrados judiciales nacionales o internacionales. Es temprano para saber si podemos estar optimistas o si vamos a empezar a contar los muertos, pero que se esté ocupando nuevamente el escenario por la política, eso solo, es esperanzador.

Entre el Frente Nacional, las violencias y la corrupción, en Colombia la política se redujo al clientelismo y la manzanilla, al intercambio individual. En los últimos años ha empezado a volver la militancia, la de un lado, la del otro, la de en medio.

Hasta más de la mitad del siglo pasado las Universidades, los sindicatos, los periódicos, las organizaciones sociales estaban asociadas a los partidos. En las últimas décadas todos rompieron con los partidos, se volvieron objetivos, neutrales, apolíticos, etc. y le dejaron la política a las armas y a la corrupción.

En la Universidad Sergio Arboleda, fundada por el sector alvarista del conservatismo, se ha refugiado la doctrina del uribismo, desde ahí se difunden estudios que muestran el deterioro de la seguridad para citar solo un ejemplo. La información de RCN Radio, liderada con Franciscos Santos, o más en pequeño por Fernando Londoño en Radio Súper, es militancia pura y dura, como la que hacen El Colombiano y otros periódicos a nivel nacional. Como lo hacía El Tiempo y El Espectador hasta finales de los 80 y comienzos de los 90. Canal Capital será militante con Holman Morris en la dirección.

Antes había universidades liberales y otras católicas conservadoras. Las unas y las otras surtían de funcionarios a los gobiernos de cada signo político. Eso no solamente no le parecía mal a nadie, sino que era motivo de orgullo. Los gremios económicos no eran gobiernistas por principio como ahora, sino que se identificaban con los partidos. Los industriales y comerciantes eran liberales porque promovían el librecambismo, o la apertura más recientemente, mientras que los agricultores y ganaderos eran conservadores por terratenientes pero también por proteccionistas.

En casi todo el mundo occidental es así. Los medios están asociados a los partidos políticos, los sindicatos están alineados. La oposición se expresa en huelgas y movilizaciones que mueven los políticos.

Angelino ha capturado un sector sindical y lo ha puesto a militar y ahora el Presidente asume la iniciativa de cooptar organizaciones sociales. Esperemos que el Polo se sacuda de la corrupción Anapista y se meta a las asambleas sindicales y trate de controlar sus Juntas Directivas.

Hay que reconocer que el liberalismo, en la sequía burocrática, buscó causas para promover y con varias tuvo éxito. Se apropió del tema de víctimas y de tierras que ahora cede a Santos. Buscó temas para defender a usuarios y  consumidores o a deudores morosos. Los conservadores amenazaron con recoger firmas para promover causas de derecha pero después perdieron el entusiasmo.

Ahora Petro le quitó a ONG protectoras de animales sus causas y asumió la causa del desarme y la no violencia que correspondía a Organizaciones que se esforzaban por aclarar que no eran políticas.

El combate contra la corrupción y por la transparencia que había sido asumido por ONG apolíticas es bandera de gobiernos de distintos niveles y lo ha vuelto causa, por ejemplo, el Gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo.

Aunque no lo han hecho los partidos, varios líderes políticos han identificado que la agenda se las habían quitado organizaciones cívicas y sociales y que la única manera de recuperar protagonismo es volviendo a liderar causas. La legalización del aborto en determinadas circunstancias, los derechos de la comunidad LGTB, los derechos de las minorías, la oposición a la explotación minera en el Páramo de Santurbán, serían causas que en cualquier otra parte estarían lideradas por partidos políticos y que en Colombia pertenecen a ONG apartidarias.

Lo que va a definir la política en las elecciones es el grado de compromiso y la postura que los partidos hayan asumido sobre los que podríamos llamar las causas contemporáneas. Ojala el día esté cercano, ahí nos habremos liberado del clientelismo.

El siguiente paso será la militancia partidista, la gente volverá a ser de un partido o de otro y todo eso será más importante que todas las reformas políticas que se puedan aprobar.

La situación parece estar cambiando. La política está saliendo del clóset. Santos movilizando campesinos es solo uno de varios síntomas.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2012-01-30 10:45

De acuerdo con Kathy, pero no son 100 sino más de 200 años que nos están echando el mismo cuento. Celebramos la Independencia cada año. De qué nos independizamos si los tres poderes se reparten la torta, y se legisla para que sea legal?. Son tres poderes independientes pero unidos por una telaraña siniestra que los comunica para el reparto.

Sáb, 2012-01-28 11:22

El Estado fuerte, mas allá del expresado por López,es el que debe imponerse en el país.para ello Santos debe deslindarse de todo aquello que pone en duda su institucionalidad:la cercania con Uribe y con la derecha que creo los grupos paramilitares,la bacrim y las organizaciones desarrolladas por la mente narcotraficante de obdulio gaviria;su independencia con los grupos economicos que buscan a través del lobby tener mas prerrogativas;acabar la corrupción en el corazón del gobierno,ahí es donde se desangra el país y no en los contratos de poca monta de las alcaldia;reconocer en la práctica que este es un Estado social de derecho y descentralizar los recursos y no las competencias como lo esta haciendo. si esto lo logra, las manifestaciones llegan de respaldo de la sociedad civil y no patricinadas por el gobierno.Si esto se da Santos puede pasar a la historia como un reformador liberal en el pensamiento y estadistas en en la imposicíon de una institucionalidad perdida en 10 años!

Añadir nuevo comentario