Menú principal

Miércoles Abril 14, 2021
El fallo del Consejo de Estado que revive la Unión Patriótica le ofrece otra avenida potencial a la participación política de las Farc que se discute actualmente en la Habana. Foto: AP

El fallo del Consejo de Estado que revive la Unión Patriótica llega en un momento crucial para la izquierda. La pregunta es si servirá de sombrilla jurídica para que la coalición que se está gestando florezca o si será lo que faltaba para dividirla aún más y sepultar sus opciones de poder.

El Consejo de Estado tumbó un decisión tomada por el Consejo Nacional Electoral en 2002, después de que la Unión Patriótica obtuvo 1.185 votos para Cámara, y ninguno para Senado o las presidenciales porque el partido físicamente no tenía candidatos. Más de cuatro mil de ellos habían sido asesinados. Como nadie salió elegido y tampoco consiguió los 50 mil votos necesarios para existir, el partido perdió la personería jurídica y desapareció del mapa político.

Ayer el Consejo de Estado ratificó que el partido político, que surgió en 1985 de los Pactos de la Uribe entre las Farc y el gobierno de Belisario Betancur, fue sometido a una persecución sistemática y que si en 2002 no obtuvo la votación requerida fue por esas circunstancias.  Y que precisamente por este contexto, el CNE ha debido utilizar un rasero diferente al que utilizaba con los demás partidos.

“Ese movimiento afrontaba una grave crisis de supervivencia debido al exterminio que por cuenta de manos oscuras al margen de la ley venían siendo víctimas sus dirigentes, militantes y candidatos”, precisó a El Espectador el presidente del alto tribunal al explicar la decisión.

La noticia fue un reconocimiento importante del Estado de que el genocidio político de la Unión Patriótica efectivamente ocurrió y la decisión es en sí misma una reparación simbólica a sus víctimas y familiares. También es un mensaje alentador para el ejercicio de la oposición política en el país.

Para el Gobierno, además, significa un peso menos en la negociación con las Farc. Revivir este partido era uno de los puntos que habían pedido las Farc en el marco de la negociación y era una petición que no era fácil de conceder. Porque requería una reforma constitucional y en todo caso, los sobrevivientes y directivos de la UP habían dicho explícitamente que no querían que nadie se apropiara de su vocería en la Habana.

Los efectos prácticos
Iván Cepeda, representante por el Polo, ha venido promoviendo una gran coalición de la izquierda con miras al 2014. Él, como hijo de uno de los fundadores de la UP, también ha promovido la resurrección de este partido como un acto de justicia con las víctimas. El fallo del Consejo de Estado es una victoria doble para él.
Foto: Juan Pablo Pino
Carlos Lozano, uno de los líderes de Marcha Patriótica, también ha venido promoviendo la coalición de izquierda. Reconoce la resurrección de la UP como un acto de justicia pero dice que "el problema de la izquierda no se reduce a una personería jurídica sino a un problema de unidad".
Foto: Juan Pablo Pino

Más allá de la reivindicación simbólica que representa este fallo para los militantes de la UP, la pregunta es qué implicaciones políticas prácticas tendrá, sobre todo con miras a las elecciones del 2014. La respuesta no es unánime.

Hoy por hoy la Unión Patriótica está conformada por un grupo pequeño de personas sin mayores posibilidades políticas y que además, están divididas.

Como contó La Silla a comienzos de 2011 cuando se planteó la posibilidad de que resucitara la UP, en este movimiento hay un grupo mayoritario conformado por los últimos directivos del Partido, más cercano al Partido Comunista, que querían revivir el movimiento como una forma de reparación simbólica para las víctimas del genocidio y que habían enfilado sus esfuerzos en ganarle al Estado una demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos que está en curso.

En este grupo están Omer Calderón, el actual presidente de la Unión Patriótica, Jahel Quiroga, la directora de la ONG Reiniciar y quien ha liderado la demanda ante la Cidh; la exconstituyente Ayda Abella, entre otros.

Este grupo, en cabeza de Mario Upegui, demandó en 2003 la decisión del Consejo de Estado y la perdió en diciembre del 2010 cuando la Sección Primera del Consejo de Estado, con una ponencia del magistrado uribista Marcon Antonio Velilla, ratificó la decisión del Consejo Nacional Electoral.

La otra facción, que es minoritaria, está liderada por Sebastián Gonzáles, quien estuvo en la UP desde su fundación en 1985, pero que desde finales de los noventa se peleó con las directivas del partido y apoyó las aspiraciones de Horacio Serpa en 1998.  Luego fue la cabeza de lista al Senado del ex magistrado de la Corte Constitucional Jaime Araújo y también se quemó. 

En el 2010, Araújo se lanzó a la Presidencia por el movimiento Alianza Social Afrocolombiana y después de perder, decidió interponer junto con González y Jeritza Merchán, una investigadora sobre la UP, una segunda demanda ante el Consejo de Estado pidiendo revocar la decisión de quitarle la personería jurídica al partido.  Araújo nunca había sido de la UP pero dijo en ese momento que interponer esa demanda era un compromiso que él había hecho durante campaña con militantes de la UP. La idea de Araújo era que el Consejo de Estado reviviera la UP a tiempo para las elecciones del Congreso del 2012. 

Esa fue la demanda que se ganó ayer.

El Polo pierde el mango del sartén
Jahel Quiroga es una de las sobrevivientes de la UP y quien ha liderado el proceso de este partido contra el Estado ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
Omer Calderón, el presidente de la Unión Patriótica, dice que el partido no servirá de pista de aterrizaje para las Farc, sino que aspira a buscar con otras fuerzas de la izquierda una verdadera transformación del ambiente político que permita una verdadera participación política, incluyendo al movimiento que surja de los diálogos de la Habana.

Desde que se interpuso esa demanda, el panorama político –sobre todo para la izquierda- ha cambiado considerablemente.

El mayor cambio, sin duda, es el proceso de paz con las Farc y el surgimiento de la Marcha Patriótica como un movimiento de izquierda con arraigo en las bases populares y campesinas y con ambiciones claras de poder.

La irrupción de la Marcha y el avance del proceso de paz han sacudido la izquierda por dentro y creado dos bloques: los que le tienen fe y apoyan las negociaciones con las Farc y los que no están del todo jugados porque creen –entre otras cosas- que el proceso de paz es una estrategia de reelección de Santos.

En el primer grupo están los Progresistas, liderados por Antonio Navarro; los comunistas liderados por Carlos Lozano; la Marcha Patriótica liderada por Piedad Córdoba y una facción del Polo liderada por Iván Cepeda. En el segundo grupo está el Polo Democrático, cada vez más dominado por el Moir, del senador Jorge Enrique Robledo.

Todos estos grupos se necesitaban para sobrevivir en el 2014 dado el nuevo umbral exigido por la reforma política. Aunque el Polo es el que más posibilidades tiene de subsistir arrastrado por la credibilidad del senador Robledo, su directora Clara López, ha dicho que estaría interesada en una gran coalición de izquierda con miras al 2014. Para los Progresistas y los demás movimientos, la opción de sobrevivencia está ligada a la habilidad del senador liberal Juan Fernando Cristo de cumplirles como futuro presidente del Congreso la promesa de convencer a la Unidad Nacional de permitirles a los partidos pequeños hacer listas parlamentarias de coalición.

Sin embargo, como el Polo tiene personería jurídica y los demás movimientos no, en varias reuniones de los últimos meses este partido ha estado poniendo condiciones. Y en todo caso, marcando sus distancias frente a la Habana, que es lo que más convoca a todos los demás. La decisión de ayer del Consejo de Estado equilibra la negociación entre estos grupos porque ahora la coalición de izquierda pro-proceso de paz podría usar la personería jurídica de la UP como sombrilla. Por eso es interesante que tan pronto se conoció el fallo del Consejo de Estado, López, quien también militó con la UP, propusiera a los directivos de la UP una alianza con miras al 2014.

Omer Calderón, el actual presidente de la Unión Patriótica, dijo a la Silla que desde el punto de vista de la coyuntura electoral, las razones por las que perdieron la personería jurídica persisten. “El tratamiento que se les está dando a los dirigentes de la protesta en el Catatumbo es una muestra de ellos”, dijo.

Calderón también dijo que la UP no servirá de “pista de aterrizaje” para lo que surja de la Habana. Sin embargo, agregó que la UP sí podría ayudar a consolidar una gran coalición de izquierda que apunte a transformar el ambiente político para que pueda existir una paz verdadera que respalde la participación política que resulte de un tratado de paz.

Aunque no lo dijo con esas palabras, lo que están pensando los directivos es que la UP podría ser la sombrilla jurídica para una coalición de izquierda parecida a la que ha planteado el representante Iván Cepeda y que incluya desde el Polo hasta la Marcha Patriótica, siempre y cuando todos le apuesten a que las conversaciones en la Habana funcionen.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-07-10 09:10

Este tema de la UP es un saludo a la bandera por parte de las cortes y los mandatarios. La derecha y ultraderecha consiguió su propósito que fue acabar con los dirigentes de ese partido durante el boom que estaba viviendo. Acabaron con ese partido cuando tenía reales posibilidades de subir al poder del país y cambiar el eterno bipartidismo que aún nos gobierna.

Ahora la UP no es sino un recuerdo nostálgico para muchos de lo que significaba cambiar el país, pero de verdad. Las tácticas de descrédito hacia los partidos políticos son mucho más sutiles, ahora no matas a sus dirigentes, ahora es mejor inventarles chismes de su pertenencia a la guerrilla, ponerles trabas en el camino utilizando órganos de control, medios de comunicación masivo que la gente da por un hecho cuando dicen algo.

Muchos soñamos con el cambio de bipartidismo, y en algún momento se tendrá que dar, eso si póngale la firma.

Mié, 2013-07-10 09:01

Hace 3 mese en una decisión trascendental el POLO19 se desliga y se desmarca del PCC padre de las bandas terroristas del ELN y FARC papa de la UP,lo sacacasi a patadas y por la puerta de atras,precisamente por su doble moral y combinación de ARMAS Y URNAS es decir combinación de todas las formas de lucha que tanta destrucción y muerte ha traido a Colombia,TODOS APLAUDIMOS;ahora resulta que la multimillonaria comunista delfin LOPEZ,dizque va a buscar alianza con el partido político de la FARC la UP ??? por eso mismo el POL19 se había desmarcado de la MARCHAPATRIOTICA otro monstrico de las FARC.

Mié, 2013-07-10 08:59

Veremos.

Además, que haya pasado esto no significa que pueda haber un avance concreto por parte de las izquierdas... que siguen viendo el presente como con la nuca a veces.

Mié, 2013-07-10 08:35

La justicia politizada/parcializada d Colombia,coogobernando,ahora poniendo normas electorales,con decisiones juridicas,resulta q jurídicamente la UP desaparece por q fue victima de su propio invento criminal,es decir la combinación d todas las formas d lucha q ellos inventaron pues fue el ideólogo d las farc,candidato d la Up manuel cepeda el que implemento esta consigan leninista,q tanta muerte y destrucción ha traido a Colombia,resulta que las FARC-UP han masacrado sistematicamente a miles de sus contradictores políticos de todos los partidos,pero como estos nunca se acaban entonces no se investiga,? es decir los crimenes de los comunistas son genocidios ,los crimenes de los demócratas son simples contravenciones por que hay muchos.???

Mié, 2013-07-10 08:55

Resulta que nunca se confirmo cuantos integrantes de las UP partido politico d las FARC/PCC asesinaron,que según el investigador Steven Dudley en su magnifico libro´Armas y Urnas,las FARC también ayudaron en la masacre,las cuentas alegres d las FARC-UP q como buenos comunistas son amañadas y falsas, y juegan con las cifras ,un dia dicen 1.000,otro dia dicen 4.000,esas cifras nunca se comprobaron ,y seguimos extorsionados por estas cifras.Lo único que se sabe con certeza por que hay un listado es que TAN SOLO FUERON 174 victimas,asi:2 ´presidenciables´,12 alcaldes.7 concejales,6 diputados y 147 milicianos rasos.Cuando? las autoridades sacaran la lista de 25.567 liberales,conservadores,y demás partidos que en 50 años de combinación de todas las formas de lucha han asesinado masiva y sistemáticamente las FARC-UP los últimos fueron los 11 diputados del valle.

Mié, 2013-07-10 08:22

Cuanto me alegra que la UP reviva, para que este país tenga aires diferentes a los monasteriales. conocí personalmente a tantos inmolados de ese partido.

Mié, 2013-07-10 06:25

Los miembros del Consejo de estado reviven la personería jurídica de la UP que fue una propuesta política de las FARC en 1.984 para contraponerse a la pretensión de la guerrilla de que se convoque una Asamblea Constituyente más o menos similar a la del año 1991.

Mié, 2013-07-10 06:02

Como suele pasar, el MOIR, tirándose los planes, en especial por el ego de Robledo y sus aúlicos.

Ahora, tratando de evitar el golpe de ira que genera conocer las posturas intransigentes del MOIR, la decisión del Consejo de Estado permite un reconocimiento a todas las víctimas del genocidio político al que fue sometida la UP desde el momento mismo de su fundación. En este momento, si hubiera algo para garantizar que los partidos no pierdan la personería jurídica, debería aplicarse sin distinción a lo poco que queda de la UP.

En relación a lo que comenta yoligrilla, es preciso observar las posturas de las diferentes tendencias del PDA. Y, en general, con excepción de algunas llamadas para lograr la unidad, la posición se basa en no hacer alianzas con ningún sector. Por algo el MOIR (El PDA es un MOIR ampliado), expulsó a los progresistas, pues para ellos son la causa de una conspiración contra ellos, o implicitamente ha retirado el apoyo al Partido Comunista, por Marcha.

Mié, 2013-07-10 06:06

P.D. La Silla debería buscar una entrevista con Steven Dudley, el autor de Armas y Urnas, Historia de un Genocidio Político. Pues él es uno de los investigadores que más se ha "empapado" de todo lo que ocurrió con el tema de la UP.

Mié, 2013-07-10 14:15

LSV, también debería crear una columna de RELAX, donde usuarios como JUANDARIOBONILLAMONTENEGRO,JAVCIV,SINNOMBRE y otros ,se tomen un tiempo de respirar aire fresco,.. contar hasta diez y pensar antes de.., y así no manifestar su desacuerdo con frases fuera del contesto del diálogo y entendimiento que propone LSV.

Mié, 2013-07-10 15:32

Sí, me gustaría ser como DIDUNDI (tranquilo, reflexivo y agudo (bueno, también condescendiente y preocupado por los que no son como él)).

Mié, 2013-07-10 16:23

GRACIAS GRACIAS,PERO APRENDE RAPIDO QUE NO SOY SEMILLA.

Mié, 2013-07-10 10:39

Tienes razón, la vamos a buscar.

j.

Mié, 2013-07-10 06:01

La decisión del Consejo de Estado es una decisión de carácter político. Tal como lo fue el dejar sin piso la escogencia de VIVIANE MORALES como Fiscal General de la Nación. En éste último caso fue algo inaudito darle primacía a una simple formalidad de elección para una responsabilidad de tanta trascendencia en materia de investigación judicial, la imputación de cargos, especialmente a los sobresalientes delincuentes de cuello blanco y la determinación de dictar las medidas de aseguramiento. En el caso de la UP, tomar una decisión diez años después no es más que la intromisión indebida en los asuntos políticos en cuanto hace a las conversaciones de paz en Cuba, la parcialidad manifiesta y la justicia inoportuna.

Mié, 2013-07-10 05:19

¿No es muy arriesgado escribir de manera casi textual que el Polo Democrático no apoya el proceso de paz porque cree que es una estrategia de la reelección de Santos? El Polo siempre ha apoyado el proceso de paz, pero se ha negado a ser el partido que permita a las FARC hacer política en caso de que se concrete. También ha criticado que Santos use la disculpa de la paz para reelegirse, al igual que en reiteradas ocasiones lo han hecho Antonio Navarro o Petro de progresistas, es legítimo y ha funcionado, al punto que se ha desistido de esta idea. Me parece sesgado afirmar que el polo no está de acuerdo con el proceso de paz, o que no lo apoya.

Mié, 2013-07-10 10:47

Yoligrilla,

Si lees bien el artículo no dice que el Polo NO apoya el proceso de paz.Dice que ha tomado distancia de la Habana y que no está jugado por el proceso como el resto de la izquierda. Creo que eso es bastante evidente en las declaraciones de Robledo y Clara López y en gestos como no acompañar la Marcha por la Paz de hace unos meses o en negarse a ser el partido que utilice las Farc para hacer política como tú dices. Lo cual, yo creo, es totalmente válido, pero los separa del resto de la izquierda.

Jue, 2013-07-11 03:39

Apreciada Juanita,
Respeto tu opinión, solo que hago la aclaración de que el Polo siempre ha respaldado el proceso de paz. Qué yo sepa y de manera explícita los únicos que se oponen son los uribistas. El polo no acompañó la marcha por la paz promovida por Santos, tampoco acompañó la marcha por la paz promovida por Uribe, tú lo interpretas como que el Polo no se las juega por la paz, otros lo interpretamos diferente. En cuanto a negarse a que las FARC usen el partido para hacer política, es importante aclarar que el Polo no es el único en negarse, también lo hacen los progresistas y ahora de manera explícita la UP (http://www.elespectador.com/opinion/editorial/articulo-432947-el-regreso...). Un gran saludo.

Páginas

Añadir nuevo comentario