Menú principal

Martes Mayo 26, 2020
Ayer el senador Horacio Serpa anunció los candidatos liberales en Antioquia. Estaba rodeado de dos viejos rivales: Luis Pérez, ex alcalde de Medellín y candidato a la Gobernación, y Eugenio Prieto, ex senador y candidato a la alcaldía (sentado junto a su aliada política y gran crítica de Pérez, la senadora Sofía Gaviria). Foto: Twitter Partido Liberal

El año pasado, la idea en la Unidad Nacional era tener candidatos únicos a todas las alcaldías y gobernaciones. A principios de este año, esa apuesta de unidad ya era solo para los lugares donde el uribismo u otros grupos políticos pudieran ganar. Y ahora en Antioquia, el más poblado y rico de los departamentos en los que los partidos de la coalición de gobierno no tienen nada asegurado, la unidad está lejos.

Ayer el Partido Liberal anunció que su candidato a la Gobernación es el ex alcalde de Medellín Luis Pérez, por decisión de la Dirección Nacional, y que el de la Alcaldía es el ex senador liberal Eugenio Prieto, quien le ganó a otros tres precandidatos en un estudio de opinión que contrató el partido con la encuestadora Ipsos - Napoleón Franco.

Esa decisión no es fácil en el liberalismo antioqueño.

En 2011, Pérez perdió la alcaldía de Medellín en una campaña llena de señalamientos con el liberal Aníbal Gaviria, quien junto con su hermana senadora Sofía encabeza el grupo político más grande de la Unidad Nacional en Antioquia, del que Prieto es parte.

Tras las elecciones Pérez dijo que había perdido porque el entonces alcalde, Alonso Salazar, había sido el responsable de su derrota al señalar alianzas de su campaña con bandas criminales, pues a su juicio eso era intervención en política. Después de que el Procurador Alejandro Ordóñez destituyó a Salazar (una decisión que el año apsado anuló el Consejo de Estado), Pérez incluso anunció que iba a tratar de anular la elección de Gaviria. Esas heridas no ha cicatrizado del todo, y por eso no es claro hasta dónde Prieto y Pérez van a funcionar como fórmula.

Aunque la senadora salió en la foto ayer con Pérez, La Silla supo que Sofía Gaviria se opuso en la Dirección Nacional a que Pérez recibiera el aval, y tres fuentes que conocen bien su grupo político confirman que las distancias se mantienen.

Hay que ver hasta dónde y hasta cuándo: ayer el veedor del partido envió un mensaje a todos los directivos, congresistas y políticos con credencial liberal, en la que les recuerda que deben respaldar a los candidatos oficiales. Lo que no es claro es exactamente en qué consistiría ese apoyo.

En todo caso, el anuncio de las dos candidaturas pone al liberalismo a jugar duro en Antioquia. Pero también complica la posibilidad de que haya candidatos de unidad en ese departamento.

Gobernación: casi, pero no
Carlos Mario Montoya podría ser la otra carta de la Unidad Nacional a la Gobernación. Foto: Jorge Daniel Morelo
Gabriel Jaime Rico está recogiendo firmas a la alcaldía, aunque ya tiene asegurado el respaldo de La U. Foto: www.puntodevistardb.com

Con el anuncio de ayer, Pérez dio el pasito que le faltaba para llenar, por lo menos en el papel, los zapatos de candidato de la Unidad Nacional.

Pérez cumple varios requisitos para eso: tiene asegurado el aval de otro de los tres partidos de la Unidad, Cambio Radical; es cercano al presidente Santos; trabajó en su campaña reeleccionista consiguiendo apoyos financieros en Antioquia; tiene buenas relaciones con el vicepresidente Germán Vargas Lleras, súperpoderoso en el Gobierno y firme aspirante a la Presidencia en 2018; y es un candidato de peso, pues es conocido en Antioquia y tiene aliados políticos en varios partidos.

Con el anuncio de ayer, parecería haber superado su primer problema, el de su relación con el grupo político de los Gaviria y Prieto.

Además, Prieto y Pérez se conocen, pues coincidieron cuando el primero reemplazó al asesinado Guillermo Gaviria (hermano de Aníbal y Sofía) como gobernador y el segundo era alcalde de Medellín, y la relación entre los dos fue fluida. Así que no es improbable que las dos campañas se acerquen.

Pero no solo eso no es seguro, sino que no es el único lío que enfrenta para ser el del presidente Juan Manuel Santos y Vargas Lleras.

Como contó La Silla, el ex alcalde produce grandes resistencias en las cabezas del Grupo Empresarial Antioqueño, que son muy cercanos a Santos. Y esa influencia en la Presidencia, más la capacidad de sus empresas de financiar a otros candidatos, pueden debilitar a Pérez.

Y eso no es todo. Aunque en lo nacional el Partido Conservador no está en la mesa de la Unidad Nacional, Antioquia es una de las regiones donde la mayoría de las estructuras azules sí son santistas.

En un mes, el 29 de mayo, harán una convención para definir su candidato a la Gobernación. A esa fecha van a llegar tres precandidatos y uno de ellos, el ex director del área metropolitana del Valle de Aburrá Carlos Mario Montoya, ha dicho que si gana esa candidatura buscará ser el candidato de la Unidad Nacional, aunque -al ser una convención- no es seguro que Montoya sea el ganador.

Su inscripción como candidato en febrero mostró que tiene amigos en otros partidos, pues fue con el representante liberal Julián Bedoya y su aliado el diputado Adolfo León Palacio, que mostraron que Montoya ya tejió puentes en otras toldas.

Aunque la carta del veedor liberal podría quitarle vuelo a esos respaldos a Montoya, mientras su aspiración siga andando, la de Pérez tendrá rival dentro del santismo. Y se puede crecer si Montoya termina aliado con el otro aspirante de la Unidad Nacional a la alcaldía de Medellín, algo probable.

La ruptura a la alcaldía
Federico Guitérrez está recogiendo firmas como candidato fajardista a la aclaldía. Foto: Jorge Daniel Morelo
El ex alcalde Alonso Salazar lidera todas las encuestas, aunque tiene una imagen negativa más alta que sus competidores. Foto: despiertaantioquia.com
Federico Restrepo es la carta fajardista a la Gobernación. Foto: despiertaantioquia.com
Juan Carlos Vélez está apenas arrancando su campaña a la alcaldía, y es el único que ya tiene una lista al Concejo definida (o casi). Foto: Juan Pablo Pino
Liliana Roldán pinta como la más probable candidata del uribismo a la Gobernación. Foto: Laura Rico Piñeres

Si para la Gobernación hay un candidato oficial y un precandidato, para la alcaldía hoy hay dos aspirantes oficiales: Prieto y el ex concejal Gabriel Jaime Rico, que viene de gerenciar el centro de convenciones Plaza Mayor, por La U.

Con la foto de ayer de Prieto y Pérez, se facilita que en la Unidad Nacional surja una alianza que les haga contrapeso, entre Rico y Montoya.

Eso no sería algo enteramente nuevo, pues se convirtió en una posibilidad real desde cuando Pérez empezó a buscar el aval liberal hace un par de meses.

Eso porque, aunque Rico y Pérez parecían sintonizados porque tenían respaldos muy similares en el liberalismo (el del senador Luis Fernando Duque y los representantes Julián Bedoya, John Jairo Roldán y Óscar Hurtado), hace semanas estaba claro que el apoyo oficial del partido que tiene hoy la alcaldía de Medellín y la mayor bancada antioqueña de la Unidad Nacional podía terminar con fórmula propia a Gobernación y alcaldía.

La decisión, además, le quita el sustento de los congresistas liberales a Rico -a menos de que los congresistas, que ganaron el pulso con Pérez- decidan incumplirlo con Prieto.

Por eso, una alianza Rico - Montoya se hace más probable. Los dos son de origen conservador, pueden conseguir apoyos en Cambio Radical y La U, y podrían beneficiarse de tener una fórmula en la otra carrera, que los deje menos solos frente a los candidatos liberales. De hecho, fuente de una de las dos campañas confirmó que hay acercamientos entre ellos.

Sin embargo, eso tampoco es sencillo. El aval que recibió Rico en La U produjo unas peleas internas en el partido, que llevaron incluso a que los concejales de la línea del senador Germán Hoyos hayan anunciado públicamente que no van a buscar la reelección por estar en desacuerdo con ese aval.

Todos esos ruidos en la Unidad Nacional pueden terminar beneficiando a las otras fuerzas.

A la Gobernación, aunque el Centro Democrático no ha definido candidato, seguramente será la ex senadora conservadora Liliana Rendón (el otro aspirante, el ex diputado Andrés Guerra Hoyos, tiene menos respaldo y es menos conocido). Eso pondría a dos maquinarias muy fuertes a enfrentarse: la de Pérez y la del ex senador Luis Alfredo Ramos, padrino de Rendón.

El que tiene más para ganar es el fajardista Federico Restrepo, para quien enfrentarse a Rendón y a Pérez puede ser una gran ventaja: de los tres, es el único que no es político de carrera, con lo que encarna más facilmente el voto de opinión que llevó a Sergio Fajardo a arrasar en las elecciones de 2011 la Gobernación. Pero Restrepo no la tiene ganada, pues no es una figura conocida como lo era Fajardo hace cuatro años, no tiene el mismo carisma ni la cancha de haber sido candidato en el pasado.

A la Alcaldía de Medellín, el fajardismo está roto entre el ex alcalde Alonso Salazar, que tiene asegurados los avales de la Alianza Verde y la ASI y encabeza las encuestas, y el ex concejal Federico Gutiérrez, quien está recogiendo firmas y es la fórmula de Restrepo. Una reconciliación entre los dos parece imposible, y eso deja dudas de las posibilidiades de ganar la alcaldía a menos de que alguno se retire.

Por eso, la división de la Unidad Nacional podría favorecer al ex senador Juan Carlos Vélez, candidato del Centro Democrático. Aunque no despega en las encuestas y algunos uribistas lo ven con dudas, Vélez tiene detrás un partido unido y el as bajo la manga de una campaña en la que el ex presidente Álvaro Uribe se la juegue por él. Aunque a Uribe eso no siempre la ha funcionado, podría bastar si al final llegan los cinco candidatos (Vélez, Prieto, Rico, Salazar y Gutiérrez) a las votaciones del 25 de octubre.

Pero seis meses son mucho tiempo en una campaña, y las cabezas de la Unidad Nacional, empezando por Germán Vargas, tienen todo por ganar si llegan unidos a esa fecha. Si es que lo logran.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2015-04-29 21:36

Sin aparecer bien situados en las encuestas, en este juego de pasiones y odios, en las que las alianzas se hacen a la fuerza y por lo mismo pueden romperse con mucha facilidad, pareciera que la tienen mejor los candidatos del Centro Democrático que pasaría por el medio. Antes de que los críticos de siempre salgan a insultar, les diré que me atrevo a exponer este criterio, sin ser antioqueño ni vivir allí, pues siempre resulta u tercero como vencedor, cuando los grupos o partidos se dividen. Lo digo por experiencia propia, yo no tenía las mayorías, pero el grupo mayoritario se dividió y facilitó mi triunfo. Debí esforzarme, claro, pero siempre contaba con esa carta.

Añadir nuevo comentario