Menú principal

Domingo Octubre 25, 2020

 

Desde esta mañana, la Cámara y el Senado están reunidos aprobando, entre otras, la conciliación de la ley de Desmovilizados. Esta ley le soluciona el problema a 19 mil desmovilizados de las guerrillas y los paramilitares pero por un giro de último momento, termina postergando el derecho a la verdad de cuatro millones de víctimas.

La ley de víctimas como fue inicialmente planteada hablaba de crear una Comisión de la Verdad que busque “contribuir al esclarecimiento de los crímenes y violaciones de los derechos humanos”. Entre las facultades que le atribuían estaba “identificar los patrones, autores y dinámicas del conflicto armado en el país desde 1991 hasta la fecha”.

Sin embargo, cuando la Corte Constitucional tumbó el principio de oportunidad para los desmovilizados hace tres semanas, el gobierno presentó con mensaje de urgencia un proyecto de ley de desmovilizados para sacar del limbo jurídico a quienes habían dejado las armas con la promesa de que no serían judicializados.

Como una de las razones que esgrimió la Corte para tumbar este principio es que los derechos de las víctimas a la verdad, la justicia y la reparación se estaban desconociendo, el Gobierno metió en el nuevo proyecto un artículo sobre Contribución a la Verdad Histórica y la Reparación al que tienen que acogerse los desmovilizados para recibir los beneficios de la ley. Y para que no hubiera redundancia, decidió sacar de la Ley de Víctimas la Comisión de la Verdad.

“Se eliminó la comisión de la verdad que venía en la iniciativa porque se consideró que ya estaba consignada en el proyecto de ley que saca del limbo jurídico a los reinsertados", dijo Efrain Torres, uno de los ponentes de la iniciativa.

El problema es que este mecanismo creado en la ley de desmovilizados no es igual de ambicioso ni busca los mismos objetivos que la Comisión de la Verdad planteada en la Ley de Víctimas, cuya aprobación en segundo debate es en todo caso un gran logro.

Según el artículo que se introdujo en la Ley de Desmovilizados, los reinsertados deben aportar información sobre “la conformación de los grupos organizados al margen de la ley, el contexto general de su participación y todos los hechos y actuaciones de que tengan conocimiento en razón a su pertenencia”.

Esta ‘verdad’ que ellos tienen que aportar es más general y circunscrita al contexto general de su participación en las autodefensas o guerrillas y de la historia de su grupo que a acusaciones concretas e individualizadas, como lo buscaba la Comisión de la Verdad en la Ley de Víctimas.

Además, mientras la primera Comisión de la Verdad iba a estar integrada por cinco personalidades distinguidas que iban a representar a distintos sectores, en la ley de desmovilizados simplemente le dieron facultades extraordinarias el gobierno para que en seis meses después de expedida la ley cree un “operador que ponga en marcha el mecanismo”. No da detalles, aunque Miguel Samper, el director de justicia transicional del Mininterior, dijo a La Silla Vacía que el Gobierno crearía un grupo de cinco personalidades parecido al planteado en la Ley de Víctimas.

Los ponentes de la ley de víctimas no han descartado del todo que cuando la Ley llegue al Senado le metan un capítulo sobre el esclarecimiento de la verdad, pero esto es improbable y si lo hacen seguramente se limitará solo al tema de restitución de tierras. Y si se mantiene el año de 1991 en la definición de víctimas, no se esclarecerían los despojos de tierras realizados por los paramilitares en los ochentas, cuando se realizaron las primeras masacres.

Es improbable que lo metan porque tanto en el Gobierno como entre varios congresistas existe un consenso de que lo de la Comisión de la Verdad se debería dejar para cuando haya una negociación con las Farc. Y que no tiene sentido meterlo en estas normas y quemar esta carta antes de que finalice realmente el conflicto armado. Para que comience una verdadera transición hacia la paz, las comisiones de la verdad son fundamentales.

El problema es que no es tan claro cuándo es que ocurrirá ese proceso de paz, y mientras llega el “fin del fin” del conflicto, las víctimas seguirán esperando conocer la verdad a la que tienen derecho.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2010-12-17 10:17

LSV o algún forista tiene el proyecto de desmovilizados tal como fue aprobado el miércoles??

Vie, 2010-12-17 10:16

Ese Sampercito es un hombre meritorio, bien formado en justicia transicional, abierto de mente y un combatiente al interior de gobierno y del congreso por el tema. Desde que empezó a hablarse de justicia transicional desde el anterior gobierno, no ha habido un funcionario que se haya echado al hombro este tema y en tan solo dos meses ha sacado adelante dos proyectos impensables hasta ahora: Ley de víctimas y la ley de los desmovilizados.

Jue, 2010-12-16 23:38

Tanto en la Ley de víctimas como en la de salud se aprobaron remedos de justicia y de derechos. Quienes cabalgan sobre el derecho a la existencia, bien creen hacer las cosas al sustituir la vida por el dinero e imaginar que con gastar unos billones pagando muertos ya está solucionado el problema ante los familiares de las víctimas que no faltarán a quienes les complazca satisfacer su apetito glotón de billetes bajo el simulacro de haber podido lograr la verdad, la justicia y la reparación. Parece que las heridas se restañaran con los millones de millones que les sobran a los personajes de élites que armaron el siniestro círco de sangre, terror y muerte para retroalimentar su sistema perverso, signado por los lucrativos e individuales intereses de todo género que nunca cederán ante la vida, la dignidad y la esperanza.

Jue, 2010-12-16 23:22

De lo que hemos visto, Sampercito, como le dices, ha dado una dura pelea a favor de las víctimas.

Jue, 2010-12-16 17:24

Me encanta leer a personas así de exageradas que utilizan primero la lengua, luego la pasión y de último la cabeza.

Para este tipo de personajes, todo se resuelve en un dos por tres y con toda la facilidad del mundo.

Añadir nuevo comentario