Menú principal

Domingo Enero 24, 2021

Las campañas de Uribe

 

El ex presidente Álvaro Uribe estuvo el sábado en Bucaramanga. Junto con la candidata de La U, Martha Pinto de De Hart, visitó el barrio Kennedy y le habló a los bumanguses de las razones por las cuales él cree que deben votar por la ex ministra.

Foto tomada de www.marthapinto.com

 

 

La jornada del fin de semana de Álvaro Uribe fue realmente maratónica. Entre sábado y domingo, visitó Bucaramanga y ocho municipios de Santander, en los extremos de cada provincia, y en cada lugar participó en un acto público de apoyo a los candidatos de la U. A su lado siempre estuvieron el presidente de la U, el senador Juan Lozano, y el ex ministro Óscar Iván Zuluaga.

Durante el recorrido, el discurso sonó conocido. En cada municipio, Uribe habló sobre el Partido de la U y sobre la importancia de mantenerlo vivo con los resultados de las elecciones de octubre próximo. A cada candidato le dio su apoyo público y le aconsejó sobre las que deberían ser las prioridades de su gobierno. Y finalizó con un resumen de sus ocho años en la Presidencia.

El escenario en todos los encuentros también fue similar. La reunión en Bucaramanga fue en la cancha de tierra del Kennedy, un barrio ubicado al norte de la ciudad, en el sector más popular y hasta hace no mucho, dominio político de los Moreno Rojas. Llegó a ese barrio con la candidata por la U a la Alcaldía de Bucaramanga, Marta Pinto de De Hart, para cumplir con su compromiso.

Desde que ella se lanzó como candidata, Uribe le dijo que la iba a acompañar permanentemente y le prometió que iría con ella a los sectores populares, en los estratos uno, dos y tres, donde el ex presidente sigue siendo popular y ella prácticamente no tiene acceso.

La intervención de Uribe estuvo llena de elogios para De Hart, pero más allá de eso, su discurso fue una reinvidicación a sus ocho años en la Presidencia. También aprovechó para lanzarle varias críticas al actual Gobierno, entre ellas a la creación de los nuevos ministerios, qué él había fusionado. Uribe tuvo tiempo hasta para quejarse de que la fiscal Viviane Morales no lo quiere para justificar por qué no respondió a las preguntas de algunos ciudadanos sobre el robo de Ecogás, la Empresa Colombiana de Gas que tiene su sede en Bucaramanga y que después de ser una de las compañías más fuertes del país, fue vendida y se vino abajo.

La maratón del ex presidente Uribe fue parecida a la que realizó en sur de Bogotá con Peñalosa y hace una semana en Cundinamarca. Allá recorrió siete municipios y su discurso se centró en que el Partido de la U no es un partido de coyuntura y que nació para quedarse. A los candidatos de la U, pero también a los de coaliciones, los acompañó y les pidió trabajar con “carácter ideológico”. 

 

¿Qué quiere Uribe?

Estas nuevas giras forman parte de la nueva estrategia de Uribe, que arrancó hace quince días. Los actos políticos reemplazaron a los talleres democráticos con que el ex Presidente buscaba estar vigente desde comienzos de año. De esas reuniones pequeñas, con seguidores y políticos, en forma de mesa redonda, volvió a las grandes manifestaciones, en plaza pública, las cuales domina con soltura.

Las reuniones de ahora no son para debatir temas de ciudad o de política ni para escuchar los problemas de las comunidades. Los actos que preside ahora son para convencer al electorado de que voten por sus candidatos y, de paso, recordarles “las bondades de su Gobierno”.

Álvaro Uribe nunca creyó mucho en los partidos políticos y prueba de ello es que las dos veces que se lanzó a la Presidencia lo hizo por fuera de ellos a través de un movimiento creado solo para las elecciones llamado Primero Colombia. Pero ahora, su proyecto político y su legado tendrán vigencia sólo si el Partido de la U se mantiene. Por eso la mejor manera de garantizar que no desaparecerá de la escena política es utilizar su popularidad para impulsar la elección del mayor número de candidatos de la U en las elecciones de octubre.
Uno de sus escuderos, el ex ministro Óscar Iván Zuluaga, lo dijo hace poco: “para eso son las elecciones, eso no está hipotecado para nadie. …las campañas son para eso, hay producto, hay partido, hay mensaje”.

La pelea de la U es por mantener como mínimo la presencia que tiene hoy en las entidades territoriales –segunda por debajo de los conservadores- y así contrarrestar el creciente poder que han ganado los liberales desde que entraron a la Unidad Nacional.  Si la U derrota con creces a los liberales en las elecciones de octubre, la unión liberal que está impulsando Rafael Pardo –y que aspira a tener al presidente Santos como su líder natural- sufriría un duro golpe.

En la estrategia de Uribe es necesario un triunfo en las principales ciudades y dado que los candidatos más visibles que inicialmente apoyó no están registrando tan bien en las encuestas como Federico Gutiérrez en Medellín, Marta de Hart en Bucaramanga o incluso Peñalosa (en todas menos la última de Datexco), desde hace un poco más de dos semanas amplió su grupo de ‘avalados’. Y ha comenzado a dar su apoyo público a candidatos que no son cercanos a él personalmente pero que son populares y que tendrían su triunfo asegurado aún sin el apoyo del expresidente. Su acompañamiento a Álvaro Cruz, en Cundinamarca, y a Campo Elías Terán, en Cartagena, le garantizan que cuando ganen, él podrá cobrarse como propio su triunfo.

Con un éxito contundente en octubre, Uribe podría demostrar al presidente Juan Manuel Santos y al país que a pesar de lo que digan las encuestas y los columnistas de opinión, él sigue siendo más popular que su sucesor y que el uribismo sigue siendo la corriente política más poderosa del país. Pero aún si no gana todos los municipios que quiere, desde ya está allanando el camino para volver al poder en el 2014 en cuerpo ajeno.

 

Los herederos de su legado

En una visita que el ex presidente Álvaro Uribe hizo a Manizales hace unos meses, dijo que en caso de que Juan Manuel Santos aspire a la reelección, su futuro contrincante será Óscar Iván Zuluaga.

Para muchos, por las mismas palabras de Uribe, su sucesor sería el ex ministro de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga, quien se convirtió en el escudero del ex presidente. A todos los sitios donde va Uribe, ahí está Zuluaga y él es el enlace entre Uribe y los grupos de líderes o congresistas que están encargados de toda la organización en las visitas del ex presidente.  Bien aprovechadas, estas reuniones podrían constituírse en el embrión de la estructura política que necesitará el sucesor de Uribe para enfrentar a Santos, a Angelino Garzón, a Vargas Lleras o a los tres en tres años.

Pero su sucesor también podría ser Juan Lozano que desde que arrancó el gobierno de Santos ha sido un defensor a ultranza del ex presidente y del Partido de la U, que hoy dirige. A él, Uribe ya le ha hecho también el guiño de sucesor. En una intervención pública en Soacha, hace cerca de diez días, Uribe dijo que el presidente de la U, Juan Lozano, era un digno candidato para la Presidencia en 2014.

Al ex presidente le queda un mes para hacer su doble campaña y el 30 de octubre se sabrá el tamaño de su primer triunfo, que será determinante para el segundo.

Perfiles relacionados: 
Juan Lozano Ramírez
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2011-10-03 13:28

Todo partidario que ostente como fondo la U del partido uribista y que aspire a un cargo cualesquiera que sea dentro de los gobiernos departamentales o ciudadanos o de donde sean, están ...EN LA OLLA. Nadie quiere saber de partidarios de la U. Es mejor que cambien de partido si quieren en un futuro muy lejano, aspirar a un cargo político. Para la muestra... Peñalosa, si Enrique Peñalosa Londoño, quien no ha madurado para elegir a donde pertenece, es verde..? Es Uribista, no,no,no,nooo es un maldito oportunista igual que el "voltiado" de Luis Eduardo Garzón.

Lun, 2011-10-03 13:21

Todavía quedan lagartos, chupamedias y lambones de larga lengua y nariz, pero la verdad la gran mayoría despertó a la pesadilla uribista, es decir a uno de los peores gobiernos que ha soportado nuestra nación en toda su historia. Alvaro Uribe Vélez está derrotado y todo esfuerzo que haga será vano y todo aquel que trate de aliarse a él está de capa caída y en picada hacia los infiernos. Descanse expresidente y deje de joder tanto ya su política no funciona.

Lun, 2011-10-03 13:04

Y por algo aún nos creen con taparrabo y guayuco. Increíble que este tipo siga fregando la existencia y que la chusma palurda le crea.

Lun, 2011-10-03 11:37

Hay dos hechos que le pueden echar a perder los planes y esa sonrisita hipócrita de paraco que Uribe se manda. Una, es que los Colombianos debemos solicitar se agilice la investigación por las chuzadas y por otras denuncias penales en su contra. Y una vez se celebre el juicio, hacerle ver claramente a la Comisión de Acusaciones que los Colombianos de bien no estamos dispuestos a aceptar una absolución de Uribe con tantas pruebas y testigos en su contra. Pero hay algomucho mas grave para Uribe, que es la investigación que viene en camino auspiciada por Congresistas norteamericanos por el destino que él le dio a 7 billones de dolares del Plan Colombia cuya finalidad había sido bien definida por los gringos al momento que se los dieron. Uribe sabía que los gringos con su dinero de los impuestos son muy celosos, pero pensó que la protección de Bush le duraría toda la vida...y se equivocó..El puede terminar en una cárcel en los E.U, por uso indebido de dineros del P. Colombia y prevaricato.

Lun, 2011-10-03 10:15

Negada la reelección a principios de 2010, ÁLVARO URIBE VÉLEZ sigue ejerciendo su liderazgo que edificó sobre la premisa de combatir a las FARC, negando toda negociación de paz con este grupo que no supo ubicarse en el momento histórico para rapidamente negociar y obtener, aunque en medio de todas las dificultades históticas que ha tenido, producto de su teoría de la "combinación de todas las formas de lucha". Populista de extrema derecha se ganó el favor popular a costa de subsidios mendicantes y de saber interpretar el sentimiento antiguerrilla que tiene la mayoría de los colombianos.

Aunque trató de desprestigiar a la Corte Suprema de Justicia, fracasó en su intento; las chuzadas, los falsos positivos y la corrupción en favor de los más ricos, de algunos, sino de todos los principales funcionarios de su gobierno, disminuyó su popularidad, pero aún la mantiene alta.

La defensa de las candidaturas de sus amigos lo hacen ser un ex-Presidente tras bambalinas.

Lun, 2011-10-03 09:47

En una ocasión, ahora parece que con tono profético, un amigo me comentó que el Plan del Paraco para después de la reelección (se decía en el 2005, con la primera aberración aprobada y antes de imaginar la falacia popular de aclamación), Uribe tendría como sucesor natural a Óscar Iván Zuluaga.

¿Será que se cumplirá? Porque de ser así, la cosa no creo que sea una confrontación entre 4 (JuanMa, Angelino, Vargas Lleras y Zuluaga) sino que se organizarán con el fin de evitar que un sucesor radical del Mesías del Uberrimo llegue a reemplazarlo, más ahora que la cosa parece enfocarse en la reunificación del liberalismo como partido. Claro, que como son las cosas, el liberalismo puede terminar apoyando algo así. Si mal no estoy Zuluaga también era de corte liberal.

Lun, 2011-10-03 06:49

Uribe anda como loquito buscando mantener su vigencia política intentanto impulsar candidatos para si ganan, reclamar para sí la victoria. Pero solo va a ganar a los que ganarían sin él como Campo Elias en Cartagena y Cruz en Cundinamarca. Quizá le suene la flauta en Bucaramanga con Marta Pinto, su Minsitra de Comunicaciones que impulsó la venta parcial de Telecom a MOvistar, cuyo contrato no se ha querido hacer público y que parece que no funcionó y que le va a costar un dineral a la nación. Su mayor y mas visible derrota será con Peñalosa en Bogota. Por eso hay que desear q Gina, la candidata del corazónde Santos, de la talla para así poder mandar a ese nefato personaje al lugar adecuado.

Páginas

Añadir nuevo comentario