Menú principal

Lunes Mayo 25, 2020

Con su sorpresivo evento en un corregimiento de Fonseca, Guajira, para hablar de paz rodeados de más de 300 hombres uniformados y armados, las Farc reavivaron la sensación que tienen muchos colombianos de que al final le harán al país y a los acuerdos precisamente como se llama el corregimiento donde fue la reunión: Conejo.

Este acto de proselitismo armado y la forma cómo se dio revela varias cosas. Estas son cinco de ellas:

1

Que el gobierno confía mucho en las Farc y que las Farc violaron esa confianza

El jefe negociador Humberto de la Calle sacó un comunicado en el que explica que el Gobierno había autorizado a representantes de las Farc en la mesa unas visitas al país el año pasado, con el propósito de hacer pedagogía en los campamentos guerrilleros. Y que en esta ocasión el grupo encabezado por Iván Márquez “ha violado las reglas de juego acordadas de no tener trato con la población civil y mucho menos participar con hombres uniformados y armados en un evento público”.

Según le explicó a La Silla un funcionario que conoce por dentro el proceso, cuando los jefes guerrilleros vienen a Colombia para explicarles a sus combatientes qué se está negociando en La Habana - algo necesario para que el Acuerdo Final sea respetado por la mayor cantidad de combatientes posible-, le avisan a la delegación del Gobierno en qué zona se dará el encuentro. Y los del Gobierno proceden a asegurarse de que la Fuerza Pública deje libre ese ‘cuadrante’, evitando así un choque armado como el que casi da al traste con la negociación con la Corriente de Renovación Socialista en 1993.

El Comité Internacional de la Cruz Roja y los países garantes acompañan a los guerrilleros a esos encuentros.

Con esta aparición en Conejo acompañados de más de 300 guerrilleros armados, quedó claro que los guerrilleros no sólo burlaron esas reglas de juego de las que habla de La Calle sino que los ‘garantes’ y el Cicr tampoco tenían claras esas reglas pues el reporte de la violación lo hicieron los uribistas por twitter y no ellos.

Y aunque ayer se produjo el escándalo porque se supo con fotos que esto había sucedido, todo indica que no es la primera vez que los delegados de las Farc en la Habana se encuentran directamente con la población civil.

Según narra un texto escrito ayer por por Matías Aldecoa, de la delegación de las Farc,  suena similar la experiencia de pedagogía de Paz de Yira Castro, quien estuvo dos años como delegada de paz en La Habana:

“En el caserío en que me dejó el helicóptero del CICR había cerca de mil personas civiles provenientes de 8 veredas del municipio; ellos, al enterarse que llegaría alguien de La Habana, se desplazaron hasta el lugar, y ahí los tenía, frente a mí, pidiéndome que les explicara cómo era eso de “dejar las armas”. Esa noche no nos dejaron ir, no fui capaz de abandonar a los pobladores con un sartal de preguntas, porque a ese lugar no  íbamos a regresar en corto tiempo”. Así describe Yira Castro su inicio de la pedagogía de Paz, a partir de su regreso al norte de Antioquia, después de haber estado dos años en Cuba haciendo parte de la Delegación de Paz de las FARC-EP.”

2

Que los jefes de las Farc se mueren de ganas de hacer política y la hacen de manera tradicional

Ayer quedó claro que los jefes guerrilleros están que se lanzan a la plaza pública a hacer proselitismo y que cuando lo hacen, como ayer, optan por la manera más tradicional (salvo por los 300 guerrilleros armados que los ‘escoltaban’).

Los jefes guerrilleros llegaron con una comitiva grande, repartieron camisetas y cachuchas, echaron discursos desde una tarima  y le regalaron una fiesta con animador y cantantes populares al corregimiento. Es decir, armaron un evento muy parecido a los de los políticos tradicionales.

3

Que las Farc están dispuestas a mostrar que tienen una relación con las organizaciones que han sido estigmatizadas por sus presuntos vínculos con ellas

Uno de los puntos centrales del proselitismo de las Farc fue entregar unos folletos que defienden la convocatoria de una Asamblea Constituyente, una de las grandes expectativas de la guerrilla en la mesa de negociación.

Pero uno de esos volantes no estaba firmados por las Farc sino por 27 organizaciones sociales y políticas, justamente las que han sido estigmatizadas como vinculadas con esa guerrilla.

Haber repartido esos folletos con sus logos refuerza la idea de que existe esa relación. Y hasta el momento de escribir esta nota, esas organizaciones no la habían negado, lo que los pone en un riesgo muy alto.

Como explica Caracol, entre las convocantes están Marcha Patriótica y Unión Patriótica, el Partido Comunista y la Juventud Comunista, el Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (Anzorc), y Ascamcat del Catatumbo, entre otras.

Todas ellas se han quejado de persecución judicial cuando alguno de sus militantes ha sido capturado acusado de rebelión y de estigmatización. Por ejemplo, en julio pasado la captura de cuatro miembros de Anzorc en diferentes lugares fue denunciada como “la continuidad en las prácticas de persecución y estigmatización gubernamentales”.

El sábado 20 de febrero, dos días después de publicada esta nota, Anzorc publicó un comunicado en el que acarlaran que el folleto se ha repartido en otros eventos y lugares desde septiembre del año pasado, dicen que pueden tener concidencias ideológicas con la guerrilla o con otros grupos pero que eso no los hace guerrilleros, y le piden a NTN24 que rectifique una nota en la que, según Anzorc, "hay mala fe al asociar intencionalmente el volante de las Farc con nuestra cartilla".

4

Que el cese bilateral de fuego ‘tipo estatua’ que querían las Farc ya se está dando de factor

Las Farc han abogado desde que iniciaron su cese del fuego unilateral que el gobierno haga lo propio y han dicho que no es necesario ‘concentrarse’ en un lugar específico sino hacerlo tipo estatua. Es decir, que los frentes de la guerrilla se quedan donde están y lo mismo hacen las unidades del Ejército, y que cada uno conoce la ubicación del otro y evita encontrarse.

El gobierno públicamente ha dicho que no está de acuerdo con este tipo de cese bilateral y, si bien suspendió los bombardeos, ha negado que exista una orden al Ejército de no enfrentar a las Farc.

El Alcalde de Fonseca le aseguró a La Silla que, ante la noticia que había circulado en medios locales el día anterior de que en realidad eran las Farc las que estarían en el corregimiento fonsequero se comunicó con el Ministerio de Defensa, con el comandante de la Policía de La Guajira y con la comandancia del grupo grupo mecanizado Juan José Rondón del Ejército, que tiene jurisdicción en Fonseca, para preguntarles si eso era cierto y de paso darles la información. Ninguno hizo nada.

Es posible que no lo hicieran porque el corregimiento quedaba en ‘el cuadrante’ despejado para la reunión entre los jefes de las Farc y la guerrillerada pero no deja de ser raro que alertado el día anterior el Ministro de Defensa y los comandantes de las Fuerzas Militares de la región no le hubieran por lo menos avisado a los jefes negociadores de las Farc o a la gobernadora Oneida Pinto que el encuentro se iba a dar en el pueblo. Es como si les hubiera parecido normal.

5

Que Iván Márquez no dimensiona la falta de confianza que tienen los colombianos en el proceso de paz

Aunque en estos tres años largos de diálogos, y a fuerza de los avances, la confianza de los colombianos en el proceso de paz ha ido aumentando como lo evidencian las encuestas, basta un episodio como el de ayer para que ese gran logro tambalee.

Así lo muestra la indignación en las redes sociales por la presencia de hombres armados en la jornada proselitista. En Twitter, por ejemplo, se movió con fuerza el hashtag #SantosentregaaGuajiraAFarc, entre personas no necesariamente uribistas.

Se trata de un sentimiento que para muchos viene desde los fallidos diálogos del Caguán, proceso en el que la guerrilla aprovechó el despeje de cinco municipios en el Caquetá para secuestrar, narcotraficar y entrenar a sus hombres.

Acaso porque no dimensiona aún del todo el poder de las redes y pensó que siendo el encuentro en un lugar alejado de los medios no se iba a saber o porque siente que el peso de la inminencia del Acuerdo Final se impondrá más, Iván Márquez claramente no calculó la indignación que ha despertado el ejercicio de proselitismo armado que lideró en Conejo. Y el banquete que le ofrece a los que se oponen al proceso de paz.

Nota: el domingo 21 de febrero actualizamos el punto 3 de esa nota con la reacción de Anzorc.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2016-02-19 07:21

A mi me sorprende de los políticos de la unidad nacional, los académicos y la prensa lo inteligentes que se creen al analizar desde el gobierno la "paz", si bien existe en el discurso de los acuerdos cambios sutiles por parte de las FARC desde el punto de vista esencial no han cambio lo que pidieron, que es nada de justicia, mantener el poder y hacer política como con la UP, que otra vez esta siendo injustamente asociada con las FARC así como la marcha patriótica y el partido comunista, como se atreve la silla a decir que existe el mas mínimo vinculo. El abogado de las FARC ya dijo que no iban a firmar para el 23 de marzo, el gobierno no tiene ningún logro así que se debe arrodillar mas para que lo dejen seguir con la charada y al final dará la asamblea constituyente. Mi memoria es malisima pero que las FARC se mueran por hacer política con armas es una señal de que quieren la paz,como cuando Belisario?,no recuerdo ninguna silla vacía que represente una anterior traición de confianza.

Vie, 2016-02-19 09:03

2- La confianza dl Gbno en las Farc radica básicamente en el compromiso d la firma q ya es un HECHO IRREVERSIBLE y x eso ese tipo d licencias q aparentan salirse dl molde pero al final es lo q veremos para el 2018, eso sí, sin armas, xq sino, sería decir q no hay firma y q la guerra CONTINÚA.

3-Si reconocen q los jefes d las Farc se mueren x 'hacer política', entran en contradicción con el tal conejo posfirma. Esa paz posterior siempre dependerá dl estado.

4-No se necesita d logotipos en volantes para estigmatizar a quien se dé la gana. Sólo pensar diferente.

5-Q + necesitan para reconocer q el cese bilateral NO NECESITÓ d protocolizarse.

6-Todoo el q esté en contra d la Habana es un FURIBISTA y no necesariamente tiene ser reconocido públicamente, así q el tal hastag no es una ninguna novedad.

Ni el Gbno con los cuadrantes definidos ni las Farc con su aparición sorpresa dimensionaron el impacto negativo en bandeja d plata q le dieron a la oposición.

Pobre Santos.!

Vie, 2016-02-19 06:40

Borramos el comentario de Pato porque viola nuestras reglas de usuario.

Páginas

Añadir nuevo comentario