Menú principal

Miércoles Diciembre 02, 2020

El domingo El Espectador publicó una entrevista con Rafael Nieto Loaiza, quien actuó como Agente de Colombia en la defensa del caso del Palacio de Justicia ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuya audiencia está teniendo lugar hoy en Brasil. Hace un par de meses, Nieto fue retirado de la defensa, después de que el Gobierno de Santos reconociera que la tesis sostenida en su contestación de la demanda era “insostenible”.

Pues, entre otras cosas, Nieto decía que no se había probado que hubiera habido desaparecidos en la retoma del Palacio de Justicia; tampoco que algunos de los que salieron vivos hayan sido torturados; puso en duda que el magistrado Carlos Urán hubiera salido vivo; y negaba que las Fuerzas Militares hubieran sabido de la toma por parte del M-19 y hubieran retirado la seguridad.  Todos estos hechos que ya la Comisión de la Verdad, creada por la Corte Suprema en 2005 para esclarecer los hechos del Palacio de Justicia, y tres sentencias judiciales, habían declarado ciertos.

En esa entrevista, Nieto defiende su defensa, pero -nuevamente- dice varias cosas que no se sustentan en los hechos. Estas son algunas de ellas:

¿Por qué hablar hoy? ¿Para qué?

Antes no podía, por la confidencialidad que exigía mi contrato con la Agencia para la Defensa Jurídica del Estado. Por eso me dieron tanto palo y nunca salí a defenderme.

Si es cierto que su contrato exigía confidencialidad, Nieto lo habría violado pues en febrero de este año, cuando aún estaba vigente su contrato, publicó un artículo largo explicando precisamente su defensa en El Tiempo, el periódico de mayor circulación en el país.

¿Está de acuerdo con la estrategia de defensa con la que llega el Estado a Brasil?

No conozco esa estrategia, salvo por lo que los medios han dicho. Pero sólo veo una diferencia con lo que propuse desde el principio: que aparentemente se reconocería la desaparición forzada de Carlos Augusto Rodríguez Vera. No creo que haya bases para ese reconocimiento, me parece que no hay en el expediente internacional evidencia que pruebe esa desaparición.

Esa no es la única diferencia. Como le dijo Adriana Guillén a La Silla Vacía , cuando la Agencia de Defensa Jurídica del Estado decidió reemplazar a Nieto como agente para este caso “la defensa del Estado re-direcciona ciertos aspectos, introduce elementos nuevos, y mantiene y fortalece otros”.  Hay múltiples diferencias en la estrategia porque el presupuesto filosófico del que parten es totalmente opuesto: el Estado colombiano decidió reconocer la responsabilidad en por lo menos dos desapariciones; en lo de las torturas, dice que “se atiene a la decisión del tribunal internacional” y de hecho, ayer Guillén pidió perdón a las víctimas del Palacio de Justicia a nombre del Estado, como lo contó  Caracol.

¿Habría reconocido la desaparición de la guerrillera Irma Franco?

Sin la menor duda. Así está planteado en la contestación de la demanda, aunque no se dice expresamente. Era la primera base para el reconocimiento posterior.

La contestación no reconoce la desaparición de Irma Franco.  Sobre la existencia de personas desaparecidas, dice: “el Estado rechaza la totalidad de las afirmaciones hechas por la Comisión Interamericana y las organizaciones demandantes por no encontrarse probadas”.

En concreto, frente a la desaparición de Franco, dice: “En lo que respecta a este punto el Estado rechaza las afirmaciones del Informe de la CIDH y del ESAP y se atiene a lo que se pruebe en el proceso internacional sobre la desaparición de la señora en mención”. Aunque la frase es diferente a la que rechaza los otros casos de desapariciones (en la que dice que rechaza lo que dice el informe del CIDH por ser “desajustadas a la realidad”) y es el único caso en el que no presenta argumentos para sustentar su posición, la contestación dista mucho de acercarse a reconocer la existencia de la desaparición.

Uno podría pensar que usted está acomodándose después del escándalo que causó su defensa...

En lo absoluto. Hay un documento y correos cruzados con la Agencia Jurídica para el Estado y testigos de muchas conversaciones. Les consta a los nuevos abogados y al comité que creó la Agencia para estudiar el caso, que la posición mía siempre fue el reconocimiento de Irma Franco.

Es posible que después del escándalo que suscitó su contestación de la demanda, Nieto haya entrado en una conversación con la Agencia Jurídica y con el Comité creado por el Gobierno para redireccionar la demanda. Sin embargo, Adriana Guillén, directora de la Agencia Jurídica del Estado, dice que ella se enteró del contenido específico de la contestación cuando esta ya estaba hecha.

Guillen explicó a la Silla que ella asistió a una reunión que se dio el mismo día en que debía contestarse la demanda y que el texto lo conoció después. “En esa reunión Nieto expresó básicamente lo que se dijo ante la Comisión. El 26 de diciembre, luego de leer la contestación, suscribí una carta al doctor Nieto solicitando ajustes y redireccionamiento”, contestó Guillén cuando La Silla escribió sobre esto hace unos meses.

Pero usted dijo que la CIDH no tenía competencia para evaluar los casos de torturas a Eduardo Matson y Yolanda Santodomingo.

Si van a hacer el reconocimiento de la tortura sí hay una diferencia adicional. No creo que haya pruebas en el proceso internacional de que la tortura sí ocurrió. Además, Santodomingo y Matson no reclamaron en el derecho interno por estas supuestas torturas. Lo mínimo que podían haber hecho era reclamar en el derecho interno por esos procesos.

Efectivamente la contestación señala que esos casos no proceden porque no hubo antes una proceso en Colombia, que es un requisito para demandar ante la CIDH.

¿Hubo o no desaparecidos en el Palacio de Justicia?

Desaparecidos en el sentido vulgar del término, por supuesto. Es decir, un conjunto de personas que salen de sus casas una mañana y no vuelven por la noche y su paradero se desconoce. Seguimos sin saber por la suerte de 11 personas. Nunca los he negado. Pero el derecho internacional le da otro sentido al término: desaparición forzada, que significa que desaparecido es quien lo es a manos de agentes del Estado. En ese sentido sí hubo un desaparecida en el Palacio, Irma Franco. Los otros casos están lejos de estar probados.

En tres sentencias, de los casos del general (r) Arias Cabrales y del coronel (r) Plazas Vega se dice que sí hubo desapariciones, por las que fueron condenados. Una de esas efectivamente es la de Irma Franco, pero en el caso de Plazas Vega se acepta también la de Carlos Rodríguez, y en la de Arias Cabrales se reconoce la existencia de 11 desapariciones, incluyendo las de Franco y Rodríguez.

Otro punto es que, como ha explicado detalladamente Rodrigo Uprimny , para la Corte Interamericana no es necesario probar que el Estado desapareció a una personas para que haya responsabilidad: basta con mostrar que estaba bajo el poder de organismos del Estado y que nunca se volvió a saber de la persona.

¿Para reconocer a Irma Franco en qué se basó?

Hay pruebas de que entró al Palacio, salió viva y, además, quedó en manos de agentes del Estado. En los otros supuestos desaparecidos, dichas pruebas no existen.

Efectivamente esas pruebas existen en el caso de Franco. pero no son muy diferentes a las que existen en el caso de Carlos Horacio Urán o en el de Carlos Rodríguez Vera, que no reconoció la contestación de la demanda.

Pero el Tribunal de Bogotá reconoce tanto a Irma Franco como a Carlos Rodríguez como desaparecidos.

Son varios los procesos sobre el Palacio. Hay un fallo que declaró inocente al general Rafael Samudio. Otro que declaró inocente al general Iván Ramírez, pero está apelado. Otro que condena en primera instancia, por 11 desaparecidos, al general Arias Cabrales. Otro que condena al coronel Plazas Vega; otro contra el coronel Edilberto Sánchez y otros. El sexto proceso contra Irma Franco y otros guerrilleros del M-19 que entraron al Palacio. No siempre lo que dice una instancia lo concluye la otra. Pero siempre peleé para que la Corte Suprema pudiese tomar sus decisiones en materia de casación con respecto al general Arias Cabrales y al coronel Plazas Vega sin la presión que pueda significar un fallo de la Corte Interamericana.

Efectivamente hay decisiones contradictorias y no hay una de la Corte Suprema, que es el tribunal más alto y en el que se debería unificar la posición de la justicia. Pero eso no significa que no haya claridad de que sí hubo desaparecidos.

La existencia de desaparecidos la han reconocido los fallos condenatorios en los casos de Arias Cabrales y Plazas Vega. Pero también el fallo absolutorio del general (r) Iván Ramírez . “Existen elementos de juicio suficientes para predicar certeza respecto de la desaparición de los pluricitados empleados del restaurante, las tres visitantes circunstancias y la guerrillera Irma Franco Pineda” dice la sentencia.

Ramírez fue absuelto no porque no haya desaparecidos sino porque para el juez no era claro que él hubiera participado en las desapariciones: “ no es posible arribar a la conclusión apodíctica de que en aquellas acciones irregulares e ilegales, imputables a miembros del Ejército, y por qué no decirlo, a otras fuerzas del Estado, estuvieron involucrados los aquí procesados”.

Los otros tres fallos a los que se refiere Nieto no vienen al punto de señalar si hubo o no desaparecidos. En el caso del coronel (r) Sánchez Rubiano aún no hay sentencia ; el proceso contra Irma Franco y otros guerrilleros no se refiere a las desapariciones pues los condena por haber propiciado la toma que llevó a la muerte de Carlos Horacio Urán; el caso contra el general (r) Rafael Samudio no terminó en sentencia sino en el cierre de la indagación preliminar en 2009.

¿Y la responsabilidad del Estado en la muerte del magistrado Carlos Horacio Urán? Usted tampoco la iba a reconocer...

En el proceso internacional obran unas pruebas que hacen dudosa la desaparición de Urán. Entre ellas, declaraciones de magistrados que estaban cuando se produjo el asalto y que dicen haberlo visto morir frente a sus ojos.

Nieto parece referirse a la declaración de Samuel Buitrago, ex consejero de Estado, quien dijo que vio caer a Urán en el Palacio. Pero el mismo Buitrago dijo que no tiene certeza de si Urán estaba vivo o muerto cuando cayó al suelo en un baño del tercer piso del Palacio.

En un video que reveló Noticias Uno de un hombre saliendo con vida del Palacio, la viuda de Urán y un ex magistrado del Consejo de Estado (Nicolás Pájaro, que sale en el mismo video) lo reconocen. El hombre sale herido, por lo que no sería contradictoria su salida con la caída que dice haber visto Buitrago. Pájaro también dijo que estuvo junto con Urán en la Casa del Florero de Llorente, detenidos por el Ejército, lo que debilita la versión de que Urán murió sin salir de Palacio.

Además en 2007 la Fiscalía encontró la billetera de Urán en las bóvedas del B-2, el grupo de inteligencia del Ejército que manejaba la Casa del Florero. Por estos y otros motivos, la Comisión de la Verdad concluyó que Urán salió del Palacio bajo escolta militar, que murió por un disparo a corta distancia y que su cadáver fue lavado antes de que Medicina Legal le hiciera la necropsia, todo lo cual son indicios de que murió fuera del Palacio. En cualquier caso, su cuerpo no apareció en el baño donde lo vio caer Buitrago, sino en el patio del primer piso de Palacio, según el formato del levantamiento de su cadáver.

¿Pero por qué desconoció las investigación que sigue abierta contra tres generales (r) por la muerte de Urán?

En el caso de Carlos Urán hay una sentencia contra los guerrilleros del M-19 diciendo que son los responsables del asesinato.

Efectivamente existe una sentencia de abril de este año que condenó a guerrilleros muertos en la retoma del Palacio, por la muerte del magistrado auxiliar. La sentencia es de primera instancia, y en ella no dice que los guerrilleros hayan asesinado a Urán, sino que no hay manera de saber quién lo mató y que los guerrilleros, al realizar la toma, iniciaron la secuencia de eventos que desencadenó en la muerte de Urán. En otras palabras, la sentencia no define quiénes fueron los autores del asesinato.

Sí, pero también hay un proceso en curso contra tres oficiales (r).

En el proceso internacional no hay pruebas para mencionar que Urán salió vivo del Palacio.

Una cosa es si hay un proceso en curso contra tres oficiales, como efectivamente hay, y otra si en el proceso hay pruebas que determinen que Urán salió vivo del Palacio. Lo primero es indudable y lo segundo es una posición, que ignora pruebas como el video en el que presuntamente sale Urán del Palacio, el que la segunda necropsia dictaminó que murió de un tiro a poca distancia o que en las bóvedas del B-2 haya aparecido su billetera.

Uno de las críticas más fuertes es que usted hizo una defensa de los militares, no del Estado...

No hubo tal. Yo defiendo al Estado, que es al que le adjudican responsabilidad internacional por los hechos. Contra el Estado hay peticiones por 24 millones de dólares por parte de las supuestas víctimas, que equivalen al monto total de todas las condenas que el Estado ha pagado en los 12 casos previos en los que ha sido condenado por la Corte Interamericana.

El Espectador, dijo que lo que “tenía muy incómoda” a la Agencia Nacional de Defensa Jurídica era que el alegato de Nieto parecía “más que una defensa del Estado colombiano, una defensa de los militares procesados y condenados por este caso: el coronel Plazas Vega y el general Jesús Armando Arias Cabrales”.  La razón de esto es que en su defensa de la inocencia de los militares acusados de desapariciones, Nieto optó en la contestación de la demanda desestimar los fallos judiciales internos.

Por otra parte, Nieto mezcla las peticiones de reparación con las reparaciones pagadas, que no es lo mismo. En general, los demandantes solicitan unas reparaciones mayores a las que les reconoce la Corte. Por ejemplo, en el caso de Manuel Cepeda sus herederos pidieron que les reconocieran más de un millón de dólares, y la Corte finalmente concedió cien mil ; y en el de la familia Vélez Román, de las pretensiones de 580 mil dólares, fijó una reparación de 200 mil.

¿Y las conclusiones de la Comisión de la Verdad qué?

No era una comisión judicial. Sería inaceptable que la CIDH condenara al Estado con base en unas opiniones de unos expresidentes de la Corte Suprema de Justicia muy prestigiosos pero que no constituyen prueba judicial.

La Comisión hizo un trabajo exhaustivo, así no fuera judicial. Compuesta por tres ex magistrados de la Corte Suprema (Jorge Aníbal Gómez, Nilson Pinilla y José Roberto Herrera), investigó lo sucedido durante un año, entre 2005 y 2006, y llegó a conclusiones que no le gustaron a nadie: señaló que la toma por parte del M-19 fue financiada por Pablo Escobar y que en la retoma, los militares se excedieron en el uso de la fuerza.

Lo curioso es que en la constestación, Nieto rechaza lo segundo pero acepta lo primero. Al alegar que la toma fue financiada por Pablo Escobar, retoma la misma información que sustenta el informe de la Comisión para señalar el supuesto vinculo del M-19 con Pablo Escobar. No solo se sustenta en el testimonio de alias Popeye sino que le da valor al libro de Virginia Vallejo sobre su relación con Escobar-.

Usted dice que defendía al Estado, no a los militares, pero el abogado Jorge Ibáñez dijo que los militares lo querían a usted para defender al Estado. ¿Por qué?

Yo pedí que Ibáñez estuviera conmigo. No es cierto que los militares lo hubieran vetado. No sé si era el preferido de los militares, pero a mí me designa la Agencia para la Defensa Jurídica del Estado, como antes me había designado para los casos Santo Domingo y Génesis. Yo no le estaba haciendo el favor a nadie. Si les parecía bien a los militares, eso me era indiferente.

Como lo contamos hace un año , La Silla comprobó que a Ibáñez sí lo vetaron los militares a pesar de que era el candidato de Santos, conocía el caso desde hacìa varios años y alcanzó a elaborar un borrador de contestación de la demanda. El mismo Ibáñez lo afirmó en una entrevista con El Espectador . Los militares impulsaron y convencieron a Nieto, quien inicialmente no quiso recibir el caso porque se lo entregaron a pocos días de que se venciera el plazo para contestar la demanda.

La administración de justicia en el caso del Palacio ha sido desastrosa. ¿Usted está de acuerdo?

Absolutamente. Mi posición siempre fue, además de reconocer la responsabilidad por la desaparición de Irma Franco, reconocer responsabilidad por fallas en la administración de justicia. Hubo un inadecuado manejo de la escena de los hechos, de los cadáveres. Se equivocaron en la entrega a los familiares. Hubo una inhumación, en la fosa común del sur, que no cumplió con los requisitos adecuados. La exhumación posterior, en el año 98, tampoco cumplió los requisitos. A esta fecha hay cadáveres exhumados de la fosa común que no han sido identificados y ya han pasado casi 30 años.

Pero en la exhumación del 98 la Universidad Nacional dijo que en esa fosa no estaban desaparecidos.

En el 98, cuando se hacen las exhumaciones, se recuperan al menos 90 cuerpos. De esos, sólo 62 estuvieron en manos del Instituto de Antropología de la Universidad Nacional. Los otros 28 nunca llegaron a sus manos porque, aparentemente, no estaban en condiciones para ser identificados. De manera que, al menos 28 cuerpos exhumados de esa fosa siempre han estado en manos del CTI, de esos solamente se han identificado cinco. Hay 23 cuerpos sin identificar. Mientras el Estado no haga la plena identificación de esos cuerpos, no podemos afirmar que ahí no están todos o algunas de las personas cuyo paradero se desconoce. Dentro de los cinco identificados está Ana Rosa Castiblanco, una de las trabajadoras del Palacio. Si está Ana Rosa Castiblanco, ¿por qué no pueden estar los demás?

¿No cree que el tema sea mucho más que una indemnización y plata?

Claro, el tema es la verdad, para que los familiares de los supuestos desaparecidos sepan en realidad dónde están. El tema es que se pueda establecer si efectivamente estas personas quedaron en manos de agentes del Estado y si fueron desaparecidas. Pero no podemos llegar a sostener que hay desaparición forzada si cabe la posibilidad de que ellos estén entre los cadáveres sin identificar. Pero también hay un tema de indemnizaciones, y esos señores familiares de los desaparecidos han recibido indemnizaciones en Colombia, por eso me pregunto por qué reclaman nuevas indemnizaciones en el sistema internacional. Están pidiendo US$24 millones, van a recibir aquí y allá. Es injusto con el Estado y los ciudadanos porque esa plata sale del bolsillo de todos.

Es usual que en los casos ante la Corte se hayan pedido antes indemnizaciones en Colombia, e incluso que éstas se hayan pagado. Si es así, la misma Corte reduce los montos de sus indemnizaciones (que suelen ser más altos que los que entrega el Consejo de Estado) en la cantidad que ya se haya pagado en Colombia, pues tiene en cuenta que no se puede reparar dos veces por el mismo hecho. Entonces, no es cierto que vayan a recibir plata aquí y allá.

Hace unos meses El Espectador reveló que la Fiscalía había hecho un informe en el que decía que ya no había dónde más buscar a los desaparecidos del Palacio. ¿Cómo entender estas circunstancias?

El informe al que usted se refiere es el mismo que yo le he mostrado y en él no se sostiene lo que El Espectador dice. No existe otro. En ese no dice que se hicieron exámenes de ADN a todos los cuerpos.

Según la nota de Claudia Morales en El Espectador , el asesor del Fiscal General que explicó ese informe dice todo lo contrario de lo que señala Nieto. “Los desaparecidos no corresponden con ninguno de los cuerpos exhumados en el Palacio de Justicia y ya no hay dónde más buscar” es la cita textual de Sebastián Machado, el asesor del Fiscal General que obtuvo el informe al que se refiere Nieto.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2013-11-14 01:15

La gente sigue viendo el sistema interamericano de derechos humanos como un enemigo de los Estados, cuando es todo lo contrario! hay que ver este proceso como la oportunidad de analizar responsabilidades y hechos a través de un garante imparcial. Y por cierto, la imagen de Colombia en el sistema interamericano ya no tiene nada que perder jeje.

Jue, 2013-11-14 06:04

Esto es visión de la conspiración de la Derecha colombiana. Me recuerda una columna, o tal vez panfleto, de Alfredo Rangel.

Si son los mismos Estados los que nominan a los Magistrados y Comisionados, y luego la Asamblea de la OEA los selecciona, ¿dónde podrá verse el viso izquierdista?

A menos que las razones que se fungan, en especial porque tocan la fibra sensible de los derechosos -sus fuerzas militares-, los afecte directamente.

Pero no se preocupe: también las visiones de tipo autoritario de la Izquierda están en contra de que el SIDH se involucre en sus violaciones masivas de DD.HH. Por eso la famosa Venezuela ha demandado el Pacto de San José para salirse del Sistema. Y algo así está pensando Ecuador.

Me imagino que usted quisiera que, como Fujimori, se declarará que no se acatan los fallos (Cantuta y Barrios Altos) todo porque "ofenden" al Estado.

Jue, 2013-11-14 07:23

No, tengo un poco más de disernimiento que aquellos que no tienen razones validas para criticar lo que no les agrada. A menos, claro, que demuestre la tendencia izquierdista del Sistema Interamericano. Tal vez un Rafael Guarín pueda darle pistas de como panfletear a favor de la Fuerza Pública y en contra del SIDH.

Mié, 2013-11-13 13:26

Una defensa basada en la mentira funciona a nivel interno donde los Godofachos & Cía. Ltda. pueden hacer uso y abuso del poder para continuar cegándose en el país de mierda que nos tocó.

La alcahuetería de nuestro sistema político no será premiada, el estado en cabeza de Santos esta haciendo bien, partiendo del hecho de reconocer la culpa y encaminarse a reparar y punto.

Mié, 2013-11-13 13:16

...QUE NO HAY PEOR CIEGO QUE EL QUE NO QUIERE VER.

Mié, 2013-11-13 10:33

¡Mil gracias! Corregido.

Mié, 2013-11-13 09:12

La importancia del argumento de Uprimny es que está alineado con la propia doctrina de la Corte, pero es normal que los uribistas salgan a defender a esta gente así ni sepan de lo que hablan.

Mié, 2013-11-13 10:33

No sé si crea que esto es alguna cede uribista donde la amenaza sea la prioridad.

Mié, 2013-11-13 09:58

Sencillo: Rodrigo Uprimny es abogado de la Universidad Externado de Colombia, Especialista en Sociología Jurídica de París II (Pantheon-Assas); Máster en Socieconomía del Desarrollo de París I (Pantheon-Sorbonne) y Doctor en Economía Política de la Universidad Amiens Picardie. (Vale la pena reforzar que todo lo anterior lo sacó con honores).

Desde 1988 es profesor en el área de Derecho Constitucional, Derechos Humanos, Teoría Jurídica, Sociología Jurídica, entre otros. Magistrado Auxiliar de la Corte Constitucional entre 1994 y 2005 (incluyendo un tiempo como Magistrado Encargado)Además de profesor en universidades internacionales como la American University. Asimismo, ha sido juez ad-hoc de la Corte Interamericana de Derechos Humanos:

Dos links: http://bit.ly/1bDk0wF y http://bit.ly/1bDk1Ri

Rafael Nieto es Abogado de la Universidad Javeriana y Especialista en Derecho Penal. Solo sacó su Tarjeta Profesional de Abogado (requisito indispensable para ejercer el litigio)...

Mié, 2013-11-13 13:18

JEJEJE Yo creo que JDBM sabe mas de Uprimny que el mismo Uprimny.

Mié, 2013-11-13 16:59

Claro que sí Didundi, porque él fue mi profesor en la UN.

Mié, 2013-11-13 17:02

Bueno, la exposición selectiva a la información que tiene en su cabeza y que la hace ciego ante lo que hayan dicho sobre el caso del Palacio puede ser la razón que le exija responder mediante esta falacia. Me recuerda cuando los derechosos comparaban a Carlos Gaviria Díaz con Fernando Londoño Hoyos para tratar de "pordebajiar" a aquel.

Algo que no alcancé a incluir fue que Nieto Loaiza consiguió su Tarjeta Profesional de abogado poco antes de presentarse como agente de la extrema derecha, perdón, del Estado colombiano. En general, es necesario observar las posturas y los argumentos de ambos para saber quién de los dos tiene mayor criterio al momento de ponderar las razones sobre los errores de la estrategia de defensa colombiana.

Mié, 2013-11-13 08:48

Que bueno, cada contestación es en si misma una mentira, pero si se adorna bien una frase pues el estado o gobierno colombiano representado por estas clases dirigentes que siempre han alcahueteado a las fuerzas militares los abusos que han cometido contra la población civil, cuando su única razón de ser es proteger a cualquier persona independientemente de si es un criminal o no.

Cuando las pruebas se le presentan a tribunales con una mirada objetiva sobre los hechos, sin tintes políticos, ni partidistas, solo un tribunal que imparte justicia, la verdad sobre Colombia siempre es más oscura de lo que les gustaría a algunos, o que simplemente miran para otro lado.

Mié, 2013-11-13 07:47

Extraño que Nieto no mencione que su defensa se basó en exigir que esta corte tuviera competencia para juzgar el caso. Como que ya el absurdo de su defensa lo obliga a mostrar más profesionalismo. Ahora bien, como se ha mencionado en el foro, el Dr. Uprimny demuestra que Nieto confunde (tal vez a propósito) la responsabilidad que le cabe al Estado con la que le cabe a un particular en un caso penal. En este último caso, la duda de su culpabilidad no puede existir, o para condenar a alguien penalmente no se pueden dejar dudas razonables sin resolver

Mié, 2013-11-13 07:48

Otra cosa es la responsabilidad del Estado: si existe un hecho de violación de derechos humanos, el Estado se hace responsable si él mismo no puede probar razonablemente que no tiene responsabilidad. Pero como todo el mundo acepta, existen 12 desaparecidos, y como por otra parte al menos dos personas salieron vivas, y se comprobó el caso del magistrado Urán, y más aún, como se alteró la escena por parte de los mismos militares, y ya que el Estado (y menos en manos de este sñor) no ha ofrecido una explicación razonable de la actuación del mismo Estado, la demanda vale.

Mar, 2013-11-12 22:49

Que expresión tan interesante de resaltar en este cínico relato-entrevista: desaparecidos así en el sentido vulgar del termino.... Pregunto a los 2 o 3 letrados de LSV acostumbrados a corregir cuanto comentario se hace, acaso existe un termino elegante para definir la desaparición forzada?.

Mié, 2013-11-13 13:21

Si la CPI actúa alguna vez en Colombia, será precisamente por todo lo ocurrido en el Palacio de Justicia,

Mar, 2013-11-12 19:46

No se puede suponer que los argumentos que expone Nieto Loaiza en esa entrevista tengan validez pues es preciso recordar que él fue contratado faltando tres días para el cierre de los alegatos ante la Corte. Así, todo lo que dice en la entrevista es más pasión que razón, basándose en sus tendencias ideológicas.

Agradezco a LSV por presentar las contradicciones de este excelente representante de la Disonancia Cognitiva criolla.

Páginas

Añadir nuevo comentario