Menú principal

Martes Octubre 22, 2019

Mañana se cumplen dos meses desde que la magistrada de la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura María Mercedes López fue elegida ponente de la tutela que pretende rescatar las curules de los afro en el Congreso de las manos de dos políticos no afro, y el tema sigue lejos de resolverse. Por el contrario, a la novela que comenzó hace casi seis meses se le suman cada vez más tropiezos y presiones que enrarecen el ambiente.

La Silla conoció que la ponencia de López les quita las curules del pueblo negro a los afro no afro (María del Socorro Bustamante y Moisés Orozco Vicuña, elegidos a la sombra del polémico representante Yahir Acuña), por considerar que no tienen arraigo en esta comunidad, y le da 30 días al Consejo Nacional Electoral para que haga los trámites que garanticen los derechos de los negros y le de las curules a los candidatos que sí tengan arraigo.

El refrito de algunos medios contra la magistrada
Casi siempre que hay sala en la Judicatura, llegan protestantes a defender a los afro no afro.
La magistrada María Mercedes López.
Angélica Lozano dijo que va a recusar a Yahir Acuña si se queda con procesos contra la magistrada López. Fotografía: Juan Pablo Pino

El martes de la semana pasada, justo el día en que había un llamado a extraordinario a sala en el Consejo Superior para votar esa ponencia, salió en varios medios una historia reviviendo una vieja polémica en la que sale mencionada la magistrada sin que hubiera ningún hecho nuevo. Es decir, le sacaron un refrito.

La historia es la siguiente: a mediados de 2013 la magistrada López y una sala de conjueces resolvieron favorablemente una tutela (por violación al debido proceso) a favor de un hombre que había sido condenado a 26 años de cárcel por tentativa de homicidio y ordenaron realizarle un nuevo juicio.

La decisión levantó una polvareda, al punto en que en octubre de 2013 un magistrado compañero de ella le pidió anular el fallo por las “notorias irregularidades en las que incurrió en el desarrollo del estudio”. Y en junio de este año, hace tres meses, la Corte Constitucional suspendió provisionalmente la sentencia de López y pasó el caso a la sala plena de esa corporación. Previo a eso, la misma magistrada López había pedido a la Corte en una carta que la tutela en cuestión fuera remitida a sala plena para su revisión.

Sin que nada haya pasado de tres meses para acá, y sin que el caso siquiera haya estado en el orden del día de la Corte la semana pasada (de hecho, la Corte Constitucional no tuvo sala plena el miércoles pasado debido a que estaba en Ibagué), en varios medios movieron el tema contra López con títulos como: ‘Expectativa por decisión de Corte Constitucional en caso de empresario’ y ‘Magistrada, señalada de tratar de dejar en libertad a hombre acusado de tentativa de homicidio’. Refritaron una noticia de junio.

El polémico fallo tampoco está esta semana en el orden del día de la Corte Constitucional.

Sin embargo, la andanada contra la jurista que decidió quitarles las curules a los dos aliados de Yahir Acuña no para ahí. La Silla supo que, también la semana pasada, en el Consejo Superior corrieron rumores según los cuales varios de los procesos que hay en contra de la magistrada en la Comisión de Acusación de la Cámara serían asumidos, precisamente, por el representante Acuña.

“Entre varios de los magistrados del Consejo Superior tienen unos 17 procesos en la Comisión de Acusación, en los que están involucrados todos. Eso es algo normal para un magistrado. La magistrada López tiene unos 3 o 4, y lo que le han querido hacer saber a ella es que Yahir Acuña va a ser su investigador”, le dijo a La Silla una fuente conocedora.

La Silla supo que estos rumores no tienen mayor fundamento. Aunque a principios de la legislatura el representante sucreño quiso quedarse con varios procesos de esa célula investigadora, el nuevo presidente de la comisión (el liberal Julián Bedoya) volverá a repartir los expedientes. Y además la representante verde Angélica Lozano (también de esa comisión) ha dicho que recusará a Yahir si se queda con alguno de esos procesos.

El fantasma del ‘negro’ Martínez
Yahir Acuña avaló tras bambalinas a los polémicos representantes electos afro. Fotografía: Santiago Mesa.
María del Socorro Bustamante ya había sido aliada de Yahir, cuando éste la apoyó a la Alcaldía de Cartagena.
Moisés Orozco también había sido candidato por el antiguo movimiento de Yahir: Afrovides.

Como lo ha contado La Silla en varias ocasiones, Yahir Acuña maneja tras bambalinas la fundación (llamada Funeco) que avaló a María del Socorro Bustamante y a Moisés Orozco Vicuña al Congreso por las negritudes.

Funeco es tan de Yahir que hace parte del consorcio que tiene el negocio de los alimentos en Tolú, un pueblo cuya Alcaldía es afín al grupo político de Acuña.

El Representante, además, ha defendido de frente las curules de los afro no afro:

Esta mañana en el Congreso hubo una audiencia pública llamada ‘Los derechos de los afro se respetan’, liderada por Angélica Lozano y en contra de lo que muchos llaman “la usurpación” de las curules de los negros. Hasta la puerta llegó Acuña para ver si estaban entrando personas cercanas a él que llevaban pancartas en favor de María del Socorro y Moisés.

En ese momento, uno de los candidatos que perdió con estos dos últimos (llamado Diego Angulo y quien se postuló con el apoyo de la exsenadora Piedad Córdoba) lo increpó y en voz alta le pidió que dejara de usar “estrategias cochinas” para defender esas curules.

La Silla supo que Acuña le contestó que estaba confiado en que la justicia le iba a dar la razón y se retiró cuando la discusión iba subiendo de tono.

Las manifestaciones de algunos negros en favor de los afro no afro con el apoyo de Yahir no se han limitado únicamente al Congreso. La semana antepasada, cuando se iba a realizar otra sala para estudiar la tutela en la Judicatura, varios miembros de esa comunidad se apostaron en la puerta del alto tribunal con pancartas que relacionan a la magistrada López y al magistrado Wilson Ruiz (quien dictó unas medidas cautelares para impedir que se posesionen Bustamante y Orozco) con el parapolítico Juan Carlos Martínez.

El condenado excongresista Martínez es aliado de Heriberto Arrechea, quien sacó la tercera votación de las negritudes y por tanto entraría si se caen los dos alfiles de Yahir Acuña. Por eso y porque el magistrado Ruiz fue apoderado hace algunos años de Arrechea (razón por la cual fue demandado ante la Comisión de Acusación) pretenden relacionar a los juristas con el ‘Negro’ Martínez.

Pero así como ahora hay quien señala a estos magistrados de estar beneficiando supuestamente a Martínez, la realidad es que a quien han relacionado desde hace tiempo con el excongresista del Valle es, precisamente, a Acuña, como lo ha contado La Silla.

Aunque no hay prueba de que esos manifestantes sean mandados por el sucreño, La Silla supo que el Representante, al menos, publicita las protestas.

Los tropiezos en sala

Pero, mientras por fuera del Consejo Superior de la Judicatura se vive ese ambiente enrarecido, dentro de la sala están los tropiezos que enredan aún más la discusión.

La tutela para recuperar las curules afro fue interpuesta el pasado 4 de abril ante el Consejo Seccional de la Judicatura de Bogotá por varios líderes negros, entre ellos la exsenadora Piedad Córdoba, el fundador de Chao Racismo Ray Charrupi y la exreina Vanessa Mendoza.

Tres meses después fue declarada improcedente por ese tribunal que consideró que no era ni serio ni coherente el reclamo, debido a que los dos afro no afro se autoreconocen como miembros de la comunidad negra. Es decir que basta con que un candidato diga que es negro para que pueda participar en esa circunscripción.

Siete días después el caso subió al Consejo Superior y el magistrado Wilson Ruiz quedó a cargo de la ponencia.

El 16 de julio Ruiz profirió unas medidas cautelares que suspendían la posesión de Bustamante y Orozco.

Luego escribió un proyecto que, en el mismo sentido general del de la magistrada López, pedía quitar las curules a esos dos representantes electos y además compulsaba copia a la Fiscalía para que investigara una posible falsedad en documento.

En la Sala la ponencia de Ruiz se hundió por cinco votos contra dos (a Ruiz lo acompañó el magistrado Néstor Osuna) y es aquí en dónde el trámite comienza a alargarse.

Como el tribunal debe votar hasta que una ponencia sea aprobada en el sentido que sea, por sorteo se escogió el nuevo ponente de entre la mayoría que votó en contra.

La tarea quedó en manos de María Mercedes López, quien estaba en favor del sentido general de la ponencia de Ruiz pero la votó en contra porque no apoyaba la compulsa de copias a la Fiscalía.

Oficialmente, López es ponente desde el pasado 23 de julio, pero tuvo problemas médicos que la tuvieron por fuera desde el 22 de agosto hasta el 5 de septiembre.

Desde que regresó, se han citado sin éxito varias salas ordinarias (los miércoles) y extraordinarias.

Hace dos semanas el magistrado Ruiz pidió a estudio la ponencia, lo que significa que solicitó más tiempo para revisarla con detenimiento.

Luego, el martes de la semana pasada solo se presentaron a la sala extraordinaria los magistrados López y Osuna.

Al día siguiente, la convocatoria llegó a buen término pero la discusión no pudo darse porque el magistrado Angelino Lizcano pidió a estudio el proyecto de ponencia.

Ese mismo día la sala estudió una recusación en contra de López, presentada por María del Socorro Bustamante, quien argumentó que la ponencia de López era igual a la de Ruiz. La recusación fue negada porque este mecanismo no procede en caso de tutelas.

Y como si fuera poco hay un magistrado (Pedro Sanabria) que está en comisión por fuera del país hasta finales de mes y se reintegrará a la sala del 1 de octubre próximo.

Como son siete magistrados en total y la votación parece estar 3 a 3 (Ruiz, Osuna y López contra Lizcano, Ovidio Claros y Julia Emma Garzón), Sanabria es fundamental y ante su ausencia el voto definitivo podría terminar en manos de un conjuez.

Por estos tropiezos y presiones, el caso parece medio congelado. Esta tarde a las 3 comenzaba una nueva sala extraordinaria a la que -según supo La Silla- al menos dos magistrados se habían excusado de asistir en horas de la mañana. Mañana se sabrá si la tutela del pueblo afro dio algún paso hoy o si el caso seguirá en la incertidumbre.

Nota: después de publicada esta historia agregamos unas líneas de información adicional sobre la magistrada López, quien pidió a la Corte Constitucional que remitiera a su sala plena la tutela de la polémica en la que sale mencionada.

Perfiles relacionados: 
Yahir Fernando Acuña Cardales
Piedad Córdoba Ruiz
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2014-09-30 19:14

No nos queda más que aceptar que nuestra patria está en manos de paracos y corruptos que quieren pasarse por encima de quien sea sus malas acciones. Este señor Acuña, así como va será el único que le puede ganar con el tiempo al paraco mayor, también hoy congresista, no me puedo imaginar la unión de estos dos haciendo y deshaciendo con la justicia, ya no se irán a embolar los zapatos frente a la fiscalía sino a mostrar sus motosierras con las cuales hicieron correr sangre en nuestro suelo y ahora las usaran contra quien ose hacer algo en contra de ellos aplicando la ley como debe ser. ¡qué miedo! y el pueblo con el silencio de cómplice y no se atreve a dar la voz de aliento a los magistrados qué aún tienen los pantalones donde deben estar.

Lun, 2014-09-22 20:40

De moda el nuevo matoneo : los refritos y con grasas tráns. Y d postre la magistrada en manos de ACUÑA.

PD: con permiso pero no me puedo quedar cayado. Excelente el final de Avenida Brasil. Excelente producción, un punto exageradamente alto para las programadoras privadas colombianas q dicen hacer la mejor televisión.

Añadir nuevo comentario