Menú principal

Domingo Junio 20, 2021

 

 

La Ministra de Educación, María Fernanda Campo, no ha podido hacerle frente a la protesta estudiantil suscitada por la reforma a la educación que propuso.
 
El presidente Juan Manuel Santos le propuso a los estudiantes en protesta que retiraría el proyecto de reforma a la Ley 30 si acababan el paro hoy, pero el paro sigue.

 

La Reforma a la Educación fue la prueba de fuego para María Fernanda Campo y no es exagerado decir que la Ministra salió quemada.

Desde que arrancó este gabinete, su nombramiento –junto con el de Rodrigo Rivera en el MinDefensa– fue uno de los criticados. No solo porque no tenía ninguna trayectoria en el sector educativo (lo cierto es que varios otros ministros tampoco tienen una experticia en su tema), sino porque venía a reemplazar a la ministra estrella de Álvaro Uribe, Cecilia María Vélez, que durante ocho años había impulsado un gran avance en cobertura y entonces la diferencia se notaba más.

Sin embargo, la comunidad educativa le dio un compás de espera. Para algunos, incluso, podría ser positivo que llegara alguien que pudiera tender puentes con el sector privado y que ayudara a los empresarios a comprender que era clave pararle bolas a la educación como pilar del desarrollo productivo y no como un acto caritativo de responsabilidad social. Pero ese compás de espera se agotó.

Desde abril cuando la Ministra presentó su reforma, Campo arrancó con el pie izquierdo.

Como lo contó La Silla Vacía en su momento, la reforma de la Ministra partía del supuesto de que la alianza sector público-sector privado era fundamental para mejorar la educación, porque básicamente no había de dónde más sacar plata para financiarla. Influenciada por una corriente que ha ido ganando tracción en el continente, impulsada por varias multinacionales de la educación, consideraba que la clave de su reforma era permitir las universidades con ánimo de lucro.

Como era previsible para cualquier persona con un mínimo conocimiento del sector, toda la academia -tanto pública como privada- rechazó la propuesta. Consideró que la reforma propuesta por Campo no fortalecería la investigación de alta calidad y tampoco respondía a la crisis financiera de las universidades. Que más bien era una reforma para entregarle la suerte de la educación a las empresas privadas.

Proyectando la reforma

El contenido de la reforma era muy polémico y la forma como la Ministra manejó políticamente su presentación fue francamente torpe. Aunque desde un comienzo dijo que se trataba de una propuesta para discutir, la lanzó sin haber construido previamente ningún apoyo a la iniciativa, a la que se oponen tanto los rectores de las universidades públicas, como los de las privadas. Y ella sabía que se opondrían.

Lo sabía porque poco tiempo después de ser nombrada, en una reunión del grupo Empresarios por la Educación, la fundación en la que varias empresas apoyan a la educación básica y media, contó que tenía pensado retirar la reforma que había introducido la ex ministra Cecilia María Vélez para aumentarle el presupuesto a las universidades y reemplazarla con una propuesta “más integral” que incluiría el ánimo de lucro. Rectores que estaban presentes se le acercaron y trataron de disuadirla de dar semejante paso.

Aunque Campo ha organizado foros para discutir la reforma, estos parecían más diseñados para convencer a los otros de su lógica que para negociar una visión compartida con la academia. Y el problema es que la visión que tiene la Ministra de lo que debe ser la educación es diametralmente opuesta a la que hasta ahora ha manejado el sector educativo, en el que los principios de eficiencia no son los rectores.

Reformas anteriores como la Ley 30 fueron ampliamente discutidas y concertadas con maestros, sindicatos y estudiantes, porque así es la naturaleza de este sector. Por su misma vocación, es un sector crítico y deliberativo. Está compuesto, entre otras, por más de 500 mil maestros de educación básica, más de 25 mil colegios y 343 instituciones de educación superior. Y además es muy diverso, con universidades públicas y privadas, grandes y chicas, donde hay muchos intereses y puntos de vista en juego y donde sin una política de construcción de consensos y un alto nivel argumentativo es muy difícil generar credibilidad. Llegar con una actitud de gerente del sector privado –sin ningún tipo de respaldo técnico, ni político– a imponer una agenda polémica era la receta para el caos que propició.

Varias personas del sector consultadas por La Silla Vacía coincidieron que el tipo de liderazgo que ejerce la Ministra es muy problemático para el tema que maneja. “No convoca ni aglutina”, dijo una persona consultada. “Es más, desconvoca y desaglutina”.

Parte de su problema es que ella llegó al Ministerio sin ninguna trayectoria en educación. Campo, ingeniera industrial de la Universidad de los Andes, había sido Viceministra de Relaciones Exteriores en el gobierno de Andrés Pastrana, Presidente de la Anato y una muy exitosa Presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá por diez años. Y como no tenía experiencia en el sector, llegó al Ministerio sin un equipo con quién trabajar. Su mayor asesor –lo que da una idea de su perfil– era la firma de consultoría McKinsey, que puede saber de muchas cosas, pero que no genera mucha confianza en los actores del sistema educativo.

Campo tuvo que seguir trabajando entonces con el equipo que traía Cecilia María Vélez. Ya desde entonces el ambiente en el Ministerio era tenso por las exigencias de la ex ministra que, por lo general, eran tan altas que casi siempre eran imposibles de cumplir a satisfacción de Vélez. Pero como admiraban profundamente su conocimiento y su compromiso con la educación, lo soportaban. Con Campo, esa admiración ha sido difícil de construir. Sobre todo porque la Ministra ni siquiera se apoya realmente en su equipo, sino que se lanza sola contra el mundo.

Y el mundo la recibió con las marchas de protesta más grandes y más serias que se han organizado desde hace años. La falta de habilidad política que demostró Campo para presentar su propuesta logró lo que no se había logrado en años: unir a las universidades públicas y privadas, a los maestros y estudiantes, que en estas manifestaciones han demostrado un gran interés y habilidad por evitar que unos violentos vayan a arruinar la discusión de fondo de la propuesta.

Santos se quema la mano

El de Peñalosa

El revés de Peñalosa

 

Después de un viaje a Chile a mediados de agosto, el Presidente Santos volvió convencido de que las marchas estudiantiles eran un tema al que había que pararle bolas, porque se podían salir de madre. Y a la semana siguiente tomó la decisión de retirar del proyecto el componente del ánimo de lucro.

El Gobierno reversó la decisión cuando el proyecto llegó a la mesa de la Unidad Nacional y discutió con los dirigentes de la coalición el costo político que implicaba mantener esa reforma. Santos no sólo anunció que eliminaría la posibilidad de que las universidades tuvieran ánimo de lucro, sino que también erradicó todo lo que hacía mención en la reforma a la inversión privada.

Es decir, eliminó de la reforma lo que la Ministra Campo había dicho que era el eje sustancial de la misma. Y además quedó la sensación de que lo hizo sin ni siquiera consultarlo antes con ella, pues el mismo día que el Presidente anunció el retiro de esta propuesta el Viceministro de Educación, Javier Botero, defendía el proyecto de ley en la Cámara de Representantes, como lo contó Semana.

Ya sin el ánimo de lucro y sin  haber logrado un consenso con la comunidad educativa, la Ministra Campo radicó en el Congreso su reforma, pero allá tampoco intentó construir un consenso. Ni siquiera con su propio partido, el de La U.

Por eso, cuando el Partido de La U pidió retirar el proyecto, después de que ya lo hubieran pedido los representantes verdes Ángela María Robledo y Carlos Andrés Amaya y el senador del Polo Camilo Romero, Santos ahí mismo cedió (una fuente del Congreso le aseguró a La Silla que Santos mandó el mensaje a los de La U que lo pidieran, aunque Juan Lozano dijo que por lo menos él no había recibido ese mensaje). No valía la pena darse un lapo político por una reforma que ya había quedado totalmente desperfilada.

Pero aún con la decisión tomada de retirar el proyecto, pues habían llegado mensajes de los estudiantes al Congreso diciendo que levantarían el paro cuando lo retiraran, la Ministra Campo siguió retando a los estudiantes que si no volvían ya a clase les cancelaba la matrícula. Una actitud que poco construye un puente para generar un diálogo constructivo sobre el futuro de la educación superior. Entonces Santos -que en un esfuerzo por reforzar el poder de la ministra había dicho que “la reforma va  o va”- tuvo que echar otro reversazo más y decir que no había amenazas de por medio y a recordarles que si levantaban el paro retiraría el proyecto.

La pregunta ahora es si la Ministra Campo tendrá la credibilidad y la legitimidad para discutir y concertar una nueva reforma educativa. Es posible que el presidente y el Congreso simplemente intenten dejar agonizar el tema y pasar la página. Pero los estudiantes tratarán de impedir que esto suceda y ya se dieron cuenta que tienen la fuerza para que el tema se mantenga en la agenda. ¿Lo tendrá la Ministra?

Perfiles relacionados: 
María Fernanda Campo Saavedra
Juan Manuel Santos Calderón
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2011-11-11 06:22

La corrupta burocracia sindical de la FECODE quien cínicamente con algunos de sus incondicionales peleles se hicieron presente en las manifestaciones de los estudiantes buscando ante todo trazarle "orientaciones" a este movimiento de la juventud colombiana que con grandes esfuerzos accede a las universidades, promovió la división entre los maestros, separando las generaciones y pactando con el Gobieno nacional derechos para los profesores más antiguos y exclusión de los nuevos profesionales jóvenes de esos mismos derechos. Negociaron la Pensión Gracia unicamente para quienes hubiesen trabajado hasta el 31 de Diciembre de 1980; aprobaron con su silencio cómplice el que los docentes trabajen 1320 minutos de horas-clase efectivas sin ningún incremento salarial cuando antes eran 9OO minutos. Negociaron una nefasta LEY GENERAL DE EDUCACIÓN que para nada bueno ha servido. El Gobierno expidió un nuevo Estatuo Docente. En el momento oportuno nada dijeron. Hoy son cínicos al decir...

Vie, 2011-11-11 06:09

El paro, lo mismo que las movilizaciones estudiantiles, -quien lo creyera- trazan el rumbo de lo que se debe hacer en Colombia. Todos los sectores sociales están convocados a restituir sus derechos que las élites sociales dominantes les han arrebatado de manera más pronunciada que en los tiempos que los precedieron, principalmente en los últimos 21 años, es decir desde el Gobierno de CÉSAR GAVIRIA cuando empezaron a atribuírseles facultades divinas al capitalismo más criminal, excluyente, y bárbaro. Con el apoyo de los gobiernos y de los círculos imperialistas de los EE.UU.

Los estudiantes le dieron una dura bofetada a las burocracias sindicales corruptas hasta la médula y quienes contribuyeron, acompañaron a los Gobiernos en sus propósitos de arrebatarle anticipadamente los derechos a las generaciones jóvenes. Ejemplo, las burocracias sindicales de los sindicatos de educadores.

Vie, 2011-11-11 21:38

Es q la empresaria Maria Fernanda sabe es de negocios y el corrupto gobierno Santos,le entrega nada menos q la educacion para buscale clientes privados y asi acabar con la poca educacion q nos queda.

Vie, 2011-11-11 01:49

MIren el presupuesto aprobado para 2012 --> 165 billones
- Solo 2 billones para las U
- 40 Billones la deuda
- 90 Billones gastos de funcionamiento

Creo que se pueden hacer recortes en el presupuesto de deuda y gastos de funcionamiento, diria yo 1 Billon , y el otro billon que lo aporten las multinacinales en impuestos DINERO SI HAY, NO SOMOS TAN POBRES COMO NOS LA PINTAN

http://www.dnp.gov.co/LinkClick.aspx?fileticket=6GyzHhVpr0s%3D&tabid=1246

Jue, 2011-11-10 23:30

Hola. No digo en el artículo que lo que Vélez haya hecho fuera perfecto. Y digo que el ambiente en el ministerio era muy tenso por su forma de exigir. Pero creo que ella tuvo un aumento de cobertura en educación muy alto, que fue reconocido por todo el mundo, y creo que generaba respeto en el sector por sus conocimientos. Es cierto que hay unos problemas de calidad que son los que tiene que enfrentar esta nueva ministra. No había oído nada de corrupción. Si tienes datos enviamelos a [email protected].

Jue, 2011-11-10 20:36

Definitivamente esta señora debe renunciar,parece empleada de sarmiento Angulo les gusta todo pero privatizado, no tiene ni idea del manejo publico, que como bien se entiende es de todos, parece que lleva el signo pesos en su pequeña mente, además a dado muestras de estreches mental en su cargo.

Jue, 2011-11-10 20:21

No olviden que la señora tambien queria privatizar la ETB y regalarle el humedal el salitre a felipe santos para construir su escenario de conciertos. Que la nombren en el sector privado y que pongan de ministro a alguien que sepa de educacion. Y si siguen los del gobierno con la terquedad pues a los estudiantes no les quedara mas remedio que seguir en paro.

Jue, 2011-11-10 20:14

Que renuncie o que la saquen.

El problema seguirá siendo el interés de reformar la educación superior en el pais. Se manejará una agenda y se deberá seguir sin importar quién esté al mando del proceso. Sea experto o no en temas educativos.

Entonces, que dado el caso de la renuncia o la sacada del cargo Ocampo lo mejor es seguir pendientes de los procesos de reforma que quieren ejecutar en el pais.

Jue, 2011-11-10 19:31

Algunas personas pensando con el deseo y haciendo de optimistas, nos resistíamos a compartir consideraciones y argumentos que siempre sostienen ciertas personas y grupos con prejuicios o juicios previos infundados construidos a partir de un esquema que no sirve para interpretar la realidad vista en su dinámica, en sus múltiples relaciones y en la singularidad propia de su contexto. De manera que como método mejor resultase calificar a una funcionaria a partir de la evaluación de su desempeño y no de las presunciones. Pensábamos que su labor calificada de exitosa en la Cámara de Comercio de Bogotá podría aplicarla al mejoramiento sustancial de la calidad de la educación pública en Colombia. No ocurrió así. La Ministra no hizo el ejercicio poniendo los pies sobre la tierra y estudiando las peculiaridades sociales de la población que ingresa a las instituciones educativas de caracter estatal en todos los niveles. El fracaso es rotundo. Los hechos le imponen el retiro del Ministerio.

Jue, 2011-11-10 18:04

la ministra estaba fuera de lugar en el momento en que radico la ley en el congreso y mas los que la votaron.hay un dicho que dice la vos del pueblo es la vos de dios.
cualquier decisión que tome cualquier servidor publico debe someterla al pueblo, temas, específicos como la educación.viva el movimiento los indignados.

Jue, 2011-11-10 18:50

¿Y si el pueblo es ignorante, mal educado e informado? ¿Sigue siendo la "la voz de Dios"? Yo le tengo otro muy conocido: Cada pueblo tiene los gobernantes que se merece.

Jue, 2011-11-10 16:59

Bien q proponen retirarla, mal q mantengan el paro, un juego de "poderes" absurdo, ya se logro lo q queriamos, pero esto ya es un fanatismo. Propuesta de reforma muy polemica, puntos muy discutibles, lo mismo q algunas peticiones del movimiento estudiantil. Educacion universal y gratuita? Acaso somos un pais rico y no tenemos otras necesidades? Seguro esperan estar como Grecia en unos 15 años ¬¬ Las cosas a su tiempo, hay q avanzar, mejorar, todo gradualmente, pero no dar un brinco suicida fiscalmente. -.-

Jue, 2011-11-10 21:30

Exacto, esa es la propuesta, tanto por el lado del paro como de la financiacion. Pero por ahora el pais no tiene el nivel de ingreso para una politica universal y gratuita, lo que hoy se paga en una universidad publica es deacuerdo a la capacidad de cada familia. Si se puede avanzar con una reforma impositiva mas progresiva, pero no sera suficiente para la universalidad y gratuidad, no somos un pais de ingresos altos, pero hay q hacerlo hasta donde podamos.

Jue, 2011-11-10 20:26

Es posible colombia paga 40 billones de pesos a la banca multilateral por deuda externa. La educacion necesita 2 billones si dejamos de pagar la deuda por un año se alcanza a financiar la educacion por 20 y otra fuente de financiacion podria ser que las multinacionales de ganancia similar pagaran los impuestos que deberian pagar por la explotacion de nuestros recursos. plata si hay para educacion gratuita.

Jue, 2011-11-10 21:25

¿Su deseo es el caos? Se paga servicio a la deuda, porque es dinero q nos prestaron en algun momento. Plata q se presta, plata q se paga. Solo le recuerdo casos en donde ha ocurrido una cesación de pagos: México en los 80’s y Argentina hace poco más de una década ¿Recuerda ud dichas crisis sociales? ¿Ha evaluado las consecuencias de su irresponsable propuesta? ¿Sabe quiénes son los q terminan pagando ese descalabros por “experimentos” q ud propone? Le Respondo: Los más pobres. El gobierno hoy tiene un déficit q financia con deuda, si no paga, pues no le prestan mas. Pero ah! También estamos pidiendo más, así q aun más déficit. Más impuestos? Trabajaremos solo para pagar impuestos? Nuestros salarios son tan altos? ANALICE LAS COSAS CON REALISMO Y PRAGMATISMO! Y deje a un lado los FANATISMOS!
Respecto a lo de los impuestos de compañías de extracción, si, podría hacerse una revisión de tributos, pero no sería la solución a todo. Cuando se acabe el petróleo qué?

Jue, 2011-11-10 16:29

Por qué no profundizan en las tensiones políticas que se viven en el Ministerio. Caldas al poder?, cambio Radical? Así de divide el ministerio: el viceministerio de Básica para unos, el de Educación Superior para otros. Es una vergüenza que sólo hasta hoy se presentó el Plan Sectorial de Educación. Que se va a hacer? Formación de maestros a cargo de la fundación que dirigía hasta hace poco el viceministro de Básica? Por favor !!!

Jue, 2011-11-10 16:26

No hay que poner las cosas en blanco y negro. No es cierto que con Cecilia María Vélez todo fue dicha y felicidad. Si bien fue una política educativa consecuente y coherente tampoco fue la revolución educativa que anunció el presidente Uribe. Se aumentó en cobertura a punto de hacinamiento y de contratación con privados, "racionalización" lo llamaron; se avanzó muy poco en calidad a pesar de los millones y millones dedicados a la evaluación y los planes de mejora, y se mantuvo la inquinad en educación a través de la ley 715 que tanto conflicto generó. Tampoco hay que olvidar que el Vice Ministro Botero viene del gobierno anterior, cuando también, con poco éxito, trató de hacer una reforma a la educación superior, dándole mayor juego a los privados, limitando los aportes del gobierno nacional a funcionamiento y presionado para el aumento en cobertura de las universidades. Que se vaya la ministra, pero el vice tiene responsabilidades...

Jue, 2011-11-10 16:22

El problema de este tipo de personas es que creen que por que son buenos gerentes debe estar en cargos publicos, es evidente que los actores del sector ya esta organizados y no van a retroceder ante amenazas de cancelación de semestre.
podran tener la burocrasia a su favor pero eso de nada sirve contra argumentos solidos de todo un sector educativo.
espero que la ministra siente cabeza y entienda que la educación no es un negocio.

Páginas

Añadir nuevo comentario