Menú principal

Jueves Diciembre 12, 2019

 

El Contralor Distrital Miguel Ángel Moralesrussi no ha tenido un año fácil.

En junio se conoció la grabación, que reveló el escándalo del "Cartel de la Contratación” en Bogotá, en la que el representante a la Cámara Germán Olano y el empresario Miguel Nule dan a entender que el Contralor habría pedido una comisión para ignorar la adjudicación ilegal del contrato de la Calle 26 a empresas de los Nule. Desde entonces, Moralesrussi fue citado a un debate de control político en el Concejo, llamado a interrogatorio en la Fiscalía, la Procuraduría le abrió investigación, la Contraloría General le quitó la investigación sobre la contratación en Bogotá, y su partido, el Liberal, lo suspendió a causa de las acusaciones.

En julio, el concejal Antonio Sanguino lo acusó de quedarse con parte de la plata de la renta del edificio Amalfi, que es donde temporalmente opera la Contraloría; en agosto, La Silla Vacía contó sobre las cuotas de los concejales en la Contraloría y la decisión de Moralessrussi de pedirles la renuncia protocolaria; en noviembre, El Espectador vinculó su nombre y el de la empresa para la que trabajaba Consulcontaf a irregularidades en la contratación de la Dirección Nacional de Estupefacientes; y, hace un par de días, el concejal Galán puso en conocimiento de la Procuraduría una investigación sobre la adjudicación irregular de un contrato del IDU a un abogada que al parecer tuvo un tratamiento especial por su relación con Moralessrussi.

Ni la Procuraduría, ni la Fiscalía han proferido alguna decisión en su caso. En su defensa, Moralessrussi denunció a Olano por injuria; ha dicho que no hay que creerle a concejales como Sanguino que "tiene la obsesión enfermiza por los callos que le he pisado"; y frente al caso de Estupefacientes, explicó que desde el 2006 ya no estaba vinculado a la empresa y que las irregularidades fueron en el 2009.

Moralessrussi cree que está siendo víctima de una persecución por haber sido el primero en denunciar que el Grupo Nule era una 'pirámide empresarial', lo cual desencadenó el proceso que terminó con la cesión del contrato de la 26 a Conalvías y la caída del grupo como un castillo de naipes.

Mientras se comprueba si tuvo participación en actividades indebidas o si se trata de una campaña de desprestigio en su contra, La Silla Vacía averiguó quién es él.

 

 

El abogado boyacense

 

 

 

Carlos Ossa Escobar, Excontralor General de la República trabajó con Moralesrussi en la Contraloría.

Juan Antonio Nieto Escalante, actual Secretario de Ambiente de Bogotá, trabajó con Moralesrussi tanto en la Contraloría General, como en la Contraloría Distrital.

Moralesrussi nació en Sutamarchán, Boyacá, llamándose Miguel Ángel Morales Russi. Después de ser elegido Contralor de Bogotá se lo cambió por Miguel Ángel Moralesrussi Russi. Él dice que lo hizo como un homenaje a su madre, pero otros, que lo tildan de 'ególatra', dicen que es sólo un intento por sonar más interesante.

En todo caso, todos reconocen que es un hombre inteligente y bien preparado. A punta de educación y de trabajo político, Moralessrussi fue ascendiendo hasta llegar al poder en Bogotá.

Estudió derecho en la Universidad Libre y luego se especializó en Derecho de los Negocios de la Universidad Externado de Colombia y en gerencia Pública y Control Fiscal de la Universidad del Rosario.

Además, tiene un Máster en Derecho de la Universidad Nacional de Colombia y un Diplomado en Planeación Estratégica de la Universidad de los Andes y la Universidad Javeriana.

Fuera de sus títulos, se ha ganado la fama de ser amante de las motocicletas. Tanto que, en unas vacaciones, viajó por Suramérica montado en una Harley-Davidson con algunos amigos.

Moralessrussi comenzó su carrera como abogado en una oficina de abogados y como asesor. Entre otros cargos, ha sido consultor acreditado del Banco Mundial y el PNUD, así como de la Organización de Estados Iberoamericanos; fue jefe de la Oficina Jurídica y Secretario General del DANE y Gerente Logístico Nacional del Censo de 1993.

Sus conocimientos en varias áreas y sus buenas relaciones lo acercaron al sector público y desde entonces, varios lo conocen como un fiel representante de la política tradicional y un clientelista, que ha ido de la mano de los caciques boyacenses Jorge Perico Cárdenas y Zamir Silva.

A pesar de haber llegado a la Contraloría Distrital en 2008 como candidato liberal ternado por el Tribunal de Cundinamarca, antes de su postulación para este cargo, nadie en la Dirección del Partido había escuchado de él. Y, aun así, logró ser elegido por la votación unánime de los 40 concejales presentes (sólo tres no se encontraban allí), superando las candidaturas de Jaime Pulido y de Celinea Oróstegui.

 

 

 

Y, ¿quién es él?

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca lo postuló porque tenía una buena hoja de vida, que también le ayudó para conseguir el aval del Partido Liberal. En particular, su experiencia en temas fiscales. En 1999, después de haber trabajado como Gerente en la Contraloría de Boyacá, llegó a la Contraloría General, durante el período del liberal Carlos Ossa Escobar, como Director de Capacitación. Allí también fue Supervisor de Auditoría e Investigador Fiscal y Profesor de Contratación Administrativa y de Procesos de Responsabilidad Fiscal en la Escuela de Capacitación de la Contraloría.

Además, en 2001, uno de los subalternos de Ossa, Juan Antonio Nieto Escalante (ahora Secretario de Ambiente de Samuel Moreno), fue elegido Contralor Distrital y se llevó consigo a Moralesrussi para que fuera su Contralor Auxiliar, cargo que desempeñó hasta 2003.

De allí a ser nombrado había sólo un paso. El candidato de este Tribunal usualmente es el elegido pues el Tribunal maneja las demandas de pérdida de investidura de los concejales y el control de legalidad de los acuerdos del Concejo.

Pero para quedarse con el cargo con esa votación unánime, Moralessrussi tuvo que recurrir a sus contactos. Aunque nadie en la Dirección Liberal supiera dar razón de él, varios liberales de menor rango lo conocían gracias a su trabajo con Ossa y Nieto. Además, él mismo, a pesar de su extracción conservadora, estaba carnetizado en el Partido desde hace varios años y ya había hecho política en Boyacá y en la localidad de Kennedy en Bogotá.

Su cercanía a otro boyacense, Jorge Perico Cárdenas también lo ayudó en la campaña que comenzó en 2007 bajo el lema “al rescate de la moral y la ética pública”. Este exgobernador y exsenador fue, hasta mediados de la década de los 90, antes de retirarse de la política e irse a vivir a Miami, uno de los dirigentes más importantes del liberalismo y se convirtió en un cacique electoral, de quien se dijo que “Ningún nombre entraba a una lista sin el aval de Perico”.

Moralesrussi también es cercano a otro político liberal boyacense, Zamir Silva Amín, que fue diputado a la Asamblea Departamental de Boyacá, senador y representante a la Cámara por Boyacá en varias oportunidades.
Aunque Silva tuvo su bastión electoral en el occidente colombiano, también tiene influencia en Bogotá gracias a su tiempo como Notario en la capital.

Y aunque se ha insinuado su cercanía con otro político boyacense liberal, Germán Olano, Moralesrussi niega estos nexos y llegó a demandar al Representante por Bogotá por usar su nombre de manera artificiosa en la grabación con Miguel Nule.

Ahora que la Corte Suprema de Justicia estudia la petición que le hizo ayer Miguel Nule para declarar a través de videoconferencia sobre el Cartel de la Contración en Bogotá, y que la Procuraduría llamó a declarar al secretario privado de la Alcaldía de Bogotá, Yuri Chillán, como testigo en este caso, su nombre seguirá sonando. La investigación más grande que tendrá el Contralor será la propia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Perfiles relacionados: 
Miguel Ángel Moralesrussi Russi
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2010-12-09 14:09

EL MISMO EXCONTRALOR NACIONAL JULIO CÉSAR TURBAY QUINTERO, RESULTO SER UN CORRUPTO, QUE PODEMOS ESPERAR DEL CONTRALOR DISTRITAL MORALES RUSSI, Y A PROPÓSITO EN QUE VA EL JUICIO CONTRA EL INDÍGENA BIRRY...? SERÁ QUE MORIREMOS ESPERANDO QUE SEAN ENJUICIADOS.

Lun, 2010-11-29 11:31

La norma constitucional de 1991, que le atribuyó a la rama judicial la postulación de ternas para cargos de control disciplinario y administrativo resultó nefasta. En la práctica duplicó el lagarteo forzoso de la nube de aspirantes. Convencer a numerosos magistrados, y a 45 concejales, en una competencia sin concurso, para administrar directamente presupuestos multimillonarios, vigilar miles de funcionarios, y controlar el recaudo e inversión de billones de pesos, es faena que no alcanza éxito con la sola mención de luna hoja de vida. Siempre se ha sabido que la nómina se compromete a retazos y el control real se diluye sin remedio. La terna de la cual formó parte el embajador boyacense Moralesrussi lo colocó en notoria posición de ventaja, por lo cual su elección no fue sorpresiva. El que tiene más saliva come más hojaldre, decía mi tía Carmelita.

Vie, 2010-11-26 22:22

Hasta cuando los caciques seguiran acabando con este pais?;los titulos no dan garantia.Muchas maestrias sin etica profesional y moral,no sirven para nada;en este pais se necesita funcionarios publicos sin tantos titulos,pero HONRADOS;llegan a esos cargos solamente con el animo de incrementar sus riquezas;posiblemente quedo fuera de las comisiones,y por eso el escandalo.

Vie, 2010-11-26 18:19

Ese señor Moralesrussi es un personaje que se ha vinculado con los caciques políticos de boyacá y que en su momento tenían fama de como fuera ganaban porque ganaban así que mañas si debió aprender ,vamos a ver en que para este meollo.

Añadir nuevo comentario