Menú principal

Domingo Noviembre 29, 2020

 

 

El gobernador (e) del Valle, Francisco José Lourido (a la derecha), atendió la emergencia invernal en su departamento que fue azotado por las lluvias de noviembre de 2010, igual que el resto del país. Esa tragedia le dio la oportunidad de mantenerse en su cargo.

Foto cortesía: Oficina en prensa Gobernaciòn del Valle 

 

Esta semana se podría conocer el nombre del nuevo alcalde de Bogotá. Casi un mes después de la suspensión de Samuel Moreno, el presidente Juan Manuel Santos anunció que está a punto de seleccionar un nombre de la terna enviada por el Polo. En ese partido esperan que esta vez sí cumpla, pero por la demora ya denunciaron al Presidente por prevaricato.

Lo curioso es que mientras esto ocurre en Bogotá, el Valle completó diez meses con un Gobernador encargado, de un partido que no es el del gobernador destituido y después de un llamado a elecciones que duró tres meses pero que en diciembre se suspendió por el invierno y nunca se volvió a convocar.

Ahora, nadie responde por el tema. Ni siquiera el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, quien dejó hace poco con la palabra en la boca a Jorge Enrique Robledo. El Senador del Polo le reclamó al Ministro porque piensa que le están vulnerando los derechos a los vallecaucanos, pero no recibió ninguna respuesta.

Y no es el único que le reclama al Gobierno por el tema. En el Valle le recuerdan al ministro Vargas Lleras sus palabras. En una entrevista al diario El País de Cali dijo, recién convocadas las elecciones que “más allá de criterios de conveniencia, el Gobierno tiene la obligación de cumplir la Constitución y la Ley”.

Ya no sería lógico convocar las elecciones porque, mientras pasa el tiempo necesario para la organización y votación, el nuevo Gobernador no estaría al frente del departamento ni tres meses. Pero eso no significa que no se den respuestas. Y hasta ahora no las han dado ni el Gobierno, ni los organismos de investigación.

Entre tanto, Francisco José Lourido sigue como Gobernador encargado a pesar de que varios sectores, columnistas y políticos han denunciado que estaría inhabilitado para ejercer el cargo porque tuvo contratos con la Gobernación y porque, además, una de las empresas de la que es socio tiene líos con la justicia.

Pero también porque es cuota de Angelino Garzón y durante estos meses en la Gobernación Lourido convirtió a la administración departamental en el fortín burocrático del Vicepresidente. Y será el propio Lourido quien decida si entabla o no una acción de repetición contra el vicepresidente Garzón por varias demandas que están a punto de salir en contra de la administración departamental, por malas decisiones que se tomaron cuando el hoy Vicepresidente era el Gobernador.

El gobernador elegido en octubre de 2007 en el Valle del Cauca, Juan Carlos Abadía, fue destituido por el procurador Alejandro Ordóñez. Aunque el proceso se mantuvo durante meses por cuenta de varias tutelas, la decisión quedó en firme en julio de 2010. Esta fecha, un año y tres meses antes de las nuevas elecciones obligaba al Gobierno nacional a convocar unas nuevas elecciones.

Foto: Gobernación del Valle.

Francisco José Lourido proviene del sector empresarial y ello ha hecho que su gestión sea acompañada por la élite vallecaucana que ha dejado pasar de largo los escándalos sobre el funcionario.

Foto: Gobernación del Valle

El gobernador encargado del Valle, Francisco José Lourido, es cuota del vicepresidente Angelino Garzón. Desde su posesión se han conocido varias denuncias sobre el tráfico de influencias para nombrar a la gente cercana al Vicepresidente en cargos de la Gobernación.

Foto: Gobernación del Valle

La designación

Las críticas a lo hecho por el Gobierno en el Valle tienen un matiz especial por el origen del gobernador destituido Juan Carlos Abadía. Él fue elegido por un movimiento llamado “Por un Valle seguro” que hoy prácticamente se desintegró, ya sea porque sus miembros se cambiaron de partido, o porque están en la cárcel. Esas relaciones oscuras y los hechos de corrupción que a la postre llevaron a su destitución generaron mucha resistencia alrededor de un reemplazo del mismo movimiento. 

Entonces, el Gobierno nombró a Francisco José Lourido, quien proviene del sector empresarial y que, antes de llegar a la administración departamental, estuvo en varios gremios. Ese nombramiento fue uno de los últimos actos de gobierno de Álvaro Uribe, pero Juan Manuel Santos lo ratificó y desde ese momento se dijo que Lourido era una cuota del vicepresidente Angelino Garzón.

El Partido de Integración Nacional, PIN, que es el partido a donde llegó la mayoría de seguidores de Juan Carlos Abadía reclamó la ilegalidad de la designación de Lourido porque ya el grupo de ciudadanos que inscribió a Abadía le había hecho llegar a la Presidencia una terna propia, pero el Presidente tomó su propia decisión.

Uno de los representantes del PIN, Heriberto Escobar, dijo que a su partido le estaban “robando la Gobernación” y acusó al Vicepresidente Garzón. No fue un reclamo privado, esa frase la dijo Escobar en plena comisión primera del Senado donde un grupo de congresistas del PIN hizo el reclamo.

El Gobierno no cambió al Gobernador encargado, pero en cambio llamó a elecciones porque, según explicó el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, tres conceptos diferentes -del Consejo Superior de la Judicatura, el Consejo de Estado y de la Procuraduría- le recomendaron que debía convocar a elecciones. Y así se hizo para el 23 de enero. Pero éstas se suspendieron de forma sorpresiva y cuando ya las campañas estaban adelantadas.

La justificación en ese momento fue que el dinero que se iba a gastar en las elecciones ahora sería utilizado en atender la emergencia invernal en el Valle. Sin embargo, ya la mitad de los recursos destinados para realizar esas elecciones habían sido invertidos y cuatro firmas habían sido contratadas para la realización de las elecciones. De ese dinero perdido tampoco se ha dicho nada.

El columnista Ramiro Bejarano le dijo a La Silla Vacía que hay una ilegalidad de la Presidencia y del Ministerio del Interior porque se deberían haber realizado las elecciones. “Lo que obviamente pasa es que en el caso de Lourido la clase empresarial vallecaucana está feliz porque él es uno de ellos”, dijo.

Lo que parece haber ocurrido es que los del PIN se quedaron solos en el reclamo para que se cumpliera la Constitución.

“El que sea del PIN, que por lo demás es un partido de la unidad nacional, no autoriza al Presidente para violar la Ley”, dijo el senador  Robledo, quien apoyó a sus colegas del PIN cuando le reclamaron al MinInterior para que explicara por qué se suspendieron las elecciones sin un motivo razonable.

El poder del Vicepresidente

El creciente poder del Vicepresidente en la Gobernación del Valle ya ha sido denunciado. La emisora Caracol reveló hace un par de meses que 13 ex funcionarios de la administración de Angelino Garzón cuando fue Gobernador, volvieron a sus cargos o a unos similares bajo la administración de Lourido.

Y las denuncias de que es el vicepresidente Garzón quien maneja las riendas de la Gobernación del Valle han sido numerosas.

En marzo, el Vicepresidente estuvo de visita oficial en su departamento y asistió a un evento con el Gobernador Lourido donde destacó su labor y aprovechó para llamar la atención a la Asamblea de Acuavalle para que se tomaran las decisiones que el Gobernador Lourido pedía respecto al futuro de la empresa.

Lo peor, según dijo el columnista Ramiro Bejarano, es que varias demandas que fueron interpuestas contra la Gobernación del Valle cuando el vicepresidente Garzón era Gobernador, están por salir. Si eso ocurre, será a Lourido a quien le va a tocar decidir si entabla o no una acción de repetición contra Garzón para que él de su propio patrimonio responda por los daños causados. 

En la mira de la Procuraduría

Además de las críticas por su amistad con el vicepresidente Garzón, a Lourido le han instaurado varias denuncias ante la Procuraduría porque estaría inhabilitado para ocupar el cargo de Gobernador.

Las primera de esas irregularidades fue denunciada por La Silla Vacía en septiembre pasado y corre por cuenta del fallido negocio de Termopacífico en que la sociedad Salento S. A. fue condenada a pagarle a Emcali cerca de 16 mil millones de pesos. El Gobernador Lourido hace parte de esa sociedad que fue condenada por “violar la moralidad administrativa” y al tiempo hace parte de la junta directiva de Emcali.

Después de las denuncias, supuestamente la familia de Lourido dijo que estaba negociando con Emcali para buscar una fórmula de arreglo. Sin embargo, como lo denunció hace un par de semanas el columnista Ramiro Bejarano, lo que estaban haciendo los representantes de Salento era ganar tiempo mientras solicitaban a la Superintendencia de Sociedades un trámite de reorganización empresarial, con el cual se pone a salvo de los embargos decretados para que le pagaran a Emcali. Con eso pueden pasar todavía muchos años más para que Emcali reciba su dinero.

Pero además Lourido tiene en su contra varios contratos que firmó con la Gobernación menos de un año antes de posesionarse en su cargo. Y recientemente se reveló un contrato de 3.600 millones entre el Municipio y Carolina Isaza, esposa del Gobernador, como representante de Univalle.

Son diez meses del Valle sin Gobernador en propiedad o con un Gobernador que tiene cuestionamientos. Y antes de esos fueron doce más de batallas jurídicas del ex gobernador Abadía para no dejarse tumbar. Un mal panorama para un departamento con tantos problemas por resolver.

Perfiles relacionados: 
Angelino Garzón
Juan Carlos Abadía Campo
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2011-06-08 00:52

a pesar del buen criterio que en otros temas tiene la silla vacía, me parece que es superficial la evaluación de la gestión de Lourido. Porque no analizan las acciones que ha tenido que realizar para revertir las desgracias que nos pensaba dejar en vigencias futuras Abadía? Porque no evalúan la gestión completa de las ayudas a damnificados que se han entregado en el Valle comparado con otros departamentos en similar condición?

Mar, 2011-06-07 14:10

Como diría Vargas llosa respectos a los candidatos de su país, es como escoger entre el Sida y el cancer. Aquí pasa lo mismo escogieron el cáncer para gobernador del valle, y esta elección demuestra que ser camaleón y pertenecer a todos los partidos y a ninguno le ha traido beneficios políticos a Angelino Garzón, lo importante es tener puesto, venga de dónde venga, que tipo tan oportunista. De la Unión Patriótica y la Alianza M-19 a la U hay una distancia abismal,Angelino es experto en salto con garrocha.

Mar, 2011-06-07 10:05

Como siempre, el estado viola las leyes con el cinismo más grande y no se despeina, y así espera que el ciudadano de a pie cumpla las leyes. Como siempre han dicho la ley es para los de ruana!

Mar, 2011-06-07 07:36

tanto la destitucion del goberador del valle como del alcalde de bogota ha favorecido al santopeñalouribismo para profudizar en sus programas neoliberales con complicidad del señor absolvedor perdon procurador.SANTOS I ES URIBE III PASTRANA IV SAMPER V GAVIRIA VI. NO A LA REELECCION DE DIPUTADOS Y CONCEJALES.

Mar, 2011-06-07 07:21

Aunque el Valle es un Departamento donde el desarrolo de las inversiones de capital se sentaron hace rato, impulsando ciertas industrias y la agricultura tecnificada -entre la que sobresalen los ingenios azucareros-, aún pesan elementos característicos de la dinámica regional en lo que tiene que ver especialmente con las arcaicas y corruptas prácticas de clientelismo para hacer política, no es igual a Bogotá porque en la Capital de la República se ha dado sorpresas en la escogencia de los Alcaldes Mayores, ya que existe un voto independiente y de opinión.

Singular el hecho de que el Vicepresidente de la República también participe decididamente con su influencia en la escogencia del Gobernador encargado. No obstante venir del Comité Central del Partido Comunista.

Curiosa igualmente la coincidencia del Senador ROBLEDO con el Partido de las mafias, dizque defendiendo legalidad, mientras calla aunque se las de ético, no dice nada de la corrupción en Bogotá. ¿ Por conveniencias ?.

Mar, 2011-06-07 02:46

Por lo pronto digamos, luego de encomiar el prolijo informe, que en la descripción institucional del Valle del Cauca, hasta hoy todo es loma.
Ricardo Rodríguez Asensio

Añadir nuevo comentario