Menú principal

Miércoles Octubre 20, 2021

Mientras el paramilitar desmovilizado José Gregorio Díaz declaró ante la Fiscalía que durante su reclusión en la cárcel de Valledupar habría recibido varias llamadas de la oficina del Alto Comisionado de Paz y un grupo de abogados quienes supuestamente le ofrecieron 500 millones de pesos para que guardara silencio y no diera a conocer la información que tenía sobre la manera cómo se habría fraguado la falsa desmovilización, La Silla Vacía confirmó un dato que introduce un nuevo interrogante en el caso.

Según le dijeron personas cercanas a los paramilitares, que lo oyeron de viva voz, antes de la desmovilización del Cacica La Gaitana el narcotraficante Hugo Alberto Rojas tuvo acercamientos con los jefes de las AUC para que lo hicieran pasar como paramilitar en las listas de Justicia y Paz y así lograr saldar sus cuentas con la justicia.

Rojas estaba preso en la Picota, acusado de ser el responsable del transporte de coca en avionetas para distintos traficantes y quería evitar la extradición. Entonces, Rojas les ofreció dos millones de dólares a los paramilitares por hacerle este ‘favor’ e incluirlo en la lista de desmovilizados. Lo curioso es que Alejandro Albarracín, que se desempeñaba como funcionario de la Oficina de Luis Carlos Restrepo y quien era el encargado de toda la logística de las desmovilizaciones, fue quien –según estas fuentes- anduvo buscando acercamientos con los paras para que recibieran a Rojas.

Según contó a La Silla Vacía una de estas personas que hablaron con Rojas, los paramilitares no lograron llegar a un acuerdo y rechazaron la oferta del narco.

Posteriormente, cuando estaban en la cárcel de la Ceja, unos de ellos escucharon cuando Albarracín junto con el coronel Vargas de la Policía, que también trabajaba en la oficina de Restrepo, y el general Lelio Sánchez Tocarruncho, jefe de inteligencia del Ejército, comentaron que iban a desmovilizar a Rojas con un frente de las Farc en el Tolima.

Este Alberto Rojas fue quien en efecto se terminó desmovilizando como guerrillero con el frente Cacica La Gaitana y posteriormente fue extraditado.

Jefes paramilitares en Ralito recibieron una solicitud de Alejandro Albarracín, de la Oficina de Restrepo, para que recibieran al narcotraficante Hugo Alberto Rojas. Este narco quería que lo incluyeran en su lista de paramiliares y así salir de deudas con la justicia. Los jefes 'paras' no lograron llegar a un acuerdo y no aceptaron su oferta.
Luis Carlos Restrepo se fue del país y estaría buscando asilo político, pues afirma que el proceso judicial en su contra por esta falsa desmovilización es una persecución política.
Raúl Agudelo Medina, alias "Olivo Saldaña", fue gestor de la falsa desmovilización. Ha cambiado varias veces su versión sobre lo ocurrido.

Según contó Salud Hernández en una columna del 28 de enero, Rojas, que era compañero de cárcel de Olivo Saldaña, ofreció un millón de dólares al guerrillero para que el Gobierno lo metiera como desmovilizado en la lista de Justicia y Paz. Esta vez sí le aceptaron el trato.

“Faltaban uniformes, las armas y el entrenamiento mínimo para hacer el engaño. El narco consigue fusiles con un amigo de Santa Marta -Álvaro Padilla- y el coronel de inteligencia del Ejército Hugo Castellanos, representante del Alto Comisionado de Paz, se ocupó de recogerlos. También se encargó del lugar y la protección donde el 'Cacica Gaitana' esperaría el Día D haciendo ejercicios e, incluso, aprendiendo el himno de las Farc. Se produce la famosa desmovilización con un aparato de la flota de Rojas Yepes que llevaba dos años incautado en Corozal” escribe Salud Hernández.

Esta versión de Salud fue ratificada a La Silla por otra fuente independiente que conoció en su momento a Billy Schaffer, un piloto que reclutaba pilotos para enviar drogas y que cogieron preso con fines de extradición. En su negociación con la Corte del Distrito de Columbia, Schaffer ofreció el avión Aerocomander que estaba parqueado en Corozal.

Según se supo en ese momento de la negociación, el avión era de su jefe Hugo Alberto Rojas. Al final no lo logró entregar porque el falso bloque de la Cacica La Gaitana de las Farc se le adelantó y lo entregó en su falsa desmovilización.

Siguiendo la plata

Nadie duda a estas alturas que el narcotraficante Rojas financió el montaje de la Cacica La Gaitana. Incluso, el paramilitar desmovilizado Libardo Duarte, alias Bam Bam, dijo a Noticias Uno que no fue solo Rojas, sino que fueron cuatro los extraditables que aportaron dinero y armas para la desmovilización falsa del Cacica La Gaitana. Según él noticiero, Duarte “se reunió con militares activos y con asesores del comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo, para canjear la entrega de dineros y armas a cambio de que el gobierno no los extraditara.”

“Yo me vine acá, a mí me presentaron al general Tocarruncho, que en su momento era el comandante de la Brigada en el Tolima, también me presentaron a Joaquín, que se hacía llamar en su seudónimo de inteligencia como Julián, que era el comandante de la Rime 5 de acá, el coronel Joaquín, también estaba Alejandro Albarracín, asesor del Comisionado de Paz, también estaba Hugo Castellanos, asesor del Comisionado de Paz”, dijo Bam Bam. “A los que yo les entregué las armas fue a un señor que se llamaba Alcides Pacheco Ramos en Santa Marta, que allá fue Alejandro Albarracín y fue Hugo Castellanos, los asesores de él”.

Con toda esta información, queda más o menos claro que el montaje se hizo –entre otras cosas- para desmovilizar al narco Rojas y quizás a otros. Eso es lo que dijeron a la Fiscalía los hermanos de Olivo Saldaña, Martha Lucía y Álvaro Agudelo Medina, quienes admitieron que la falsa desmovilización se concibió para favorecer al narcotraficante Hugo Alberto Rojas, solicitado en extradición por EstadosUnidos, según reveló Noticias Uno

La pregunta es quién se quedó con una buena porción de la plata pagada por Rojas.

Hasta el momento, se ha dicho que el narcotraficante financió la compra de los uniformes, las armas y el entrenamiento. Pero las cuentas no dan y alguien se tuvo que quedar con una buena parte del millón de dólares.

Según dijo el guerrillero José Alfredo Pacheco, uno de los investigados por la falsa desmovilización y principal testigo de la Fiscalía en este caso, a cada ‘guerrillero de utilería’ le prometieron pagar entre 400 y 500 mil pesos. Y eran en total 60. Es decir, que ahí se fueron 30 millones de pesos.

Entre los otros cobros se registra, según Pacheco, lo pagado a su hermana, quien recibió “tres millones de pesos para que coordinara a la gente”, según contó a Semana hace un año.

Sobre las armas, el exguerrillero dijo que se las compraron a un narcotraficante apodado 'Don Alvarito', preso en La Picota. 

“Don Alvarito me dijo: ‘Tengo unos fusilitos, se los vendo para que le salgan más baratos’. Mi hermano fue hasta Santa Marta y de allá se van hasta La Tebaida”, relató el exguerrillero que participó en el montaje. Teniendo en cuenta que un fusil Galil nuevo cuesta en Indumil 1’800.000, un ‘fusilito’ viejo como el que entregaron no puede costar más de un millón de pesos. Es decir que en eso no se gastaron más de 100 millones de pesos. Y supongamos que en uniformes se gastaron 50 millones.

Y si la Fiscalía comprueba que en realidad se gastaron los 500 millones en callar a Díaz, aún siguen faltando mil millones de pesos que alguien se embolsilló.

Pacheco dijo que Olivo Saldaña se quedó con la plata, pero no hay más pruebas de que haya sido así.

Y Mildred Hartmann, la abogada de Luis Carlos Restrepo, dijo en la última audiencia que el ex Alto Comisionado sacó al narcotraficante de la lista de Justicia y Paz. Es decir, que o no conocía del acuerdo con Rojas o lo traicionó.

En todo caso, bien valdría la pena seguirle la pista a esos mil millones de pesos. También escuchar la versión del coronel Vargas y de Alejandro Albarracín, quienes como asesores de Restrepo jugaron un papel clave en Ralito y en la desmovilización de la Cacica La Gaitana. Este último después de la desmovilización siguió siendo contratista del Estado y seguramente la información que aporte ayudará a completar el rompecabezas.

Perfiles relacionados: 
Raúl Agudelo Medina
Luis Carlos Restrepo Ramírez
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2012-02-24 08:51

Ya nadie puede negar que el gobierno de Uribe fuera una gran farsa. Se institucionalizó la mentira como herramienta de acción política, sobre todo para acabar con la oposición. Y que talla la de la sarta de hampones que rodeaban a Uribe, q segurameente hicieron buen negocio con esta farsa de desmovilización, como lo hiceron obscenamente Tom y Jerry. Y que no vengan a salir ahora que le metieron los dedos en la boca a Restrepo. El sabía todo; aprobó todo. Menos mal que elegimos al Gran Traidor para que desmontara el estado paraco-corrupto-perrata que lo antecedió. Ah, y lo más risible es q Santos salió elegido con los votos del vulgo ordinario uribista. Como son tan poco analíticos, vulgo al fin, se dejaron meter los dedos en la boca y votaron por Santos creyendo que era Uribe 3 y no su sepulturero.Bien venida la verdad. Bienvenida la traición y bienvenida la cárcel para los hampones. Ahora,reimos nosotros y ellos, que CHUPEN Y QUE SIGA NUESTRO DIVERTIMENTO. El que ríe de último......

Jue, 2012-02-23 17:56

Yo no sé si lo que dijo Díaz es verdad, eso lo tendrá que investigar la fiscalía, yo digo que eso fue lo que declaró a la Fiscalía. Igual, para mayor claridad en el párrafo de más abajo que decía 'asumamos que es verdad que le pagaron 500 millones para callar a Díaz" especifiqué "si la fiscalía comprueba que es verdad...".
Lo que nosotros verificamos con fuentes que lo oyeron de viva voz, y es de lo que trata el artículo, es que Hugo Alberto Rojas buscó a los paras y les ofreció 2 millones de dólares porque lo metieran en esa lista y que funcionarios de la oficina de Restrepo hicieron ese puente.

Jue, 2012-02-23 18:27

Lo q están diciendo los paramilitares desde USA es verdad 90%. También es cierto q ellos están vengandose con la verdad al sentirse traicionados por Uribe, quien les prometió la Ley de Justicia y Paz q le aprobó el Congreso rastrero y q la Corte Constitucional puso patas arriba; les salió el tiro por la culata. No se han dado cuenta q en el Gobierno pasado, q coincidió con parte con el texano Bush, otro capataz, los gringos pusieron trabas para declaraciones de estos paras? Ahora el mundo cambió y están hablando entre otras porq ya Uribe no tiene el poder de intimidación de antes. Si revisan en los archivos de LSV encontraran una entrevista de Juana Leon con los periodistas documentalistas de la Corte Penal Internacional, en la que decían que tenían concretada reunión con los paras en la cárcel de Itagüí, dos días después que los extraditaran. Coincidencia? No creo. Ellos se sintieron traicionados y amenazaban con hablar lo q están hablando ahora. Y eso aterra. No los ven. Q diversión

Jue, 2012-02-23 16:34

Los mil millones? No será que se quedaron en los bolsillos de Restrepo, el Cr. vargas y el Gr Tocarruncho? Si ellos están implicados, no lo hicieron gratis....

Vie, 2012-02-24 05:41

¿Y dónde dejas a Albarracín?

Páginas

Añadir nuevo comentario