Menú principal

Lunes Noviembre 30, 2020

Si quitáramos el proceso de paz, ¿qué le quedaría al Gobierno? Bastante, pero nada verdaderamente transformador o histórico. Incluso sería difícil imaginar cómo podría ser identificado dentro de unos años. 

Es una paradoja porque el Gobierno tiene resultados para mostrar. Santos conformó un buen equipo y ha hecho muchas de las cosas que los candidatos que lo enfrentaron durante la campaña hubiesen hecho si estuvieran en la Presidencia. Sin embargo, aunque en el discurso oficial siempre hay alusiones superlativas como las que utilizan los locutores deportivos, del estilo de “nunca antes”, “la más grande”, etc., al ciudadano común y corriente le queda difícil identificar los logros.
 
En los tres problemas que la gente identifica como más importantes: la inseguridad, el desempleo y la pobreza a Santos le va bien según las estadísticas.
 
La violencia homicida, el indicador más fiable en materia de seguridad, alcanzó a fines de 2012 los niveles más bajos en los últimos 30 años. Santos recibió una tasa de desempleo cercana al 13 por ciento y la tiene en menos de 10. La pobreza pasó de casi 35 por ciento a un poco más de 32. La desigualdad, medida por el indicador GINI, también disminuyó en estos tres años.
 
A pesar de esos resultados la gente percibe, según la encuesta que circuló este fin de semana, que la situación va por mal camino y que las políticas del gobierno no son buenas, ni en seguridad, ni en generación de empleo, ni en reducción de la pobreza.
 
Hay programas y proyectos muy exitosos como los del Ministro de Comunicaciones para mejorar el acceso a Internet de banda ancha y a herramientas que faciliten el uso de nuevas tecnologías. O como el del Ministro Pardo para proteger a los adultos mayores. O com los varios que lidera la Dirección de Prosperidad Social para reducir la pobreza. Sin embargo ninguno de ellos, ni todos sumados, le ponen un sello al Gobierno. Ese es el problema de Santos que está por terminar su primer período de Gobierno y, como ya dije, excluyendo el esfuerzo por la paz, nos quedamos sin saber qué estaba haciendo.
 
En estos días de balance, el Presidente ha insistido en su programa “histórico” en materia de infraestructura, incluso reconoció que nos “demoramos un poco”. Por ahora hay anuncios de licitaciones, de enredos contractuales y pocos kilómetros de carretera nueva para citar un ejemplo.
 
¿Por qué el 60 por cuento de los colombianos preferirían que no se reeligiera Santos a pesar de que ha hecho la tarea en los frentes más importantes? ¿Por qué el clima de opinión es pesimista si el Gobierno dibuja un panorama muy distinto? La respuesta más simple, la que más le gusta a los gobiernos, es que es un problema de comunicaciones. El Presidente lo ha dicho muchas veces “no estamos comunicando bien los logros”.
 
En realidad es un problema de falta de visión. Santos no logró plantear un objetivo con el que la sociedad colombiana se identificara. El slogan de la prosperidad y el de un país más justo, moderno y seguro resultaron patéticos. Si uno le preguntara a un ciudadano en la calle de cualquiera de nuestras ciudades, qué está haciendo Santos, ninguno contestaría que haciendo un país más justo, moderno y seguro a pesar de que nos lo repiten a toda hora
 
Cuál es el modelo de sociedad y de país que impulsa el gobierno es algo que no es fácil de contestar. Claro, si no excluimos la paz, la historia es distinta, porque ahí se puede identificar un relato, pero el propio Santos ha repetido que si el proceso fracasa “no perdemos nada”. El Presidente ha tenido temor de casarse solo con la paz y terminó con un muñeco amorfo.
 
La impronta de un gobierno liberal contemporáneo que pareciera que Santos quiere tener se vuelve borrosa cuando aparecen los denominados “dilemas morales” como el aborto o los derechos de las parejas homosexuales. El Presidente se esconde y la Ministra de Justicia se asusta.
 
A pesar de la ausencia de norte, la mayoría de los ministros hacen bien su tarea, otros –claro- son un fracaso –ese sí- histórico. Por eso algunos dicen que en estos tres años ha habido más “Gobierno” que Presidente. O dicho de otra manera, más tecnocracia que liderazgo y los capítulos en la historia los escriben los líderes.
 
Santos dispersó los esfuerzos y los recursos. Ha querido quedar bien con todos y eso casi siempre termina en que no se queda bien con ninguno.
 
Una regla de buen gobierno, el que tanto pregonó el Presidente antes de serlo, es priorizar. Los Presidentes deben tratar de resolver –no de paliar o mitigar- un problema grande. Uribe asumió el de la confrontación y a la gente le queda muy fácil responder qué hizo, así en lo demás haya sido un fracaso o un enorme retroceso.
 
A Santos le quedan uno o cinco años –yo vaticino que cinco- y en lo que resta tendrá que definir el norte o definirse de una vez por todas por la paz.
 
El Gobierno puede insistir en que vamos bien, la gente en que vamos mal pero -bien o mal- lo cierto es que no sabemos para dónde vamos y ese es el problema.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mar, 2013-08-06 19:25

Interesante el tema del coeficiente e índice Gini, que entre otras cosas el segundo depende del primero, pero no veo la relevancia para un tema tan castizo y colombiano como es la riqueza y pobreza asociadas al sistema político tradicional. Que sentido tiene tecnificar un argumento, acaso presumen de estar en el lugar equivocado?.

PD: para un señor gatochrodinger y otro que discute con el, sobre el punto.

Mar, 2013-08-06 19:50

Además irrespetuoso, yo veo una gradería donde la mayoría pagan occidental numerada, así que su comentario excluyente le repito es ofensivo para los demás usuarios que normalmente lo acompañan.

Hay varios chats muy específicos para determinadas jergas, allá debe ser bienvenido.

Mar, 2013-08-06 20:32

Tanta vuelta en ''sus'' figuras literarias para terminar diciendo que no tiene por que cambiar.

Lun, 2013-08-05 13:16

Buena reflexión, el presidente sólo podrá reelegirse bajo el camino de la paz. Para Santos la prioridad es la paz, pues el mejor rumbo para Colombia debe ser la paz. Sin paz no hay prosperidad, la prosperidad de Santos y de Colombia es la paz. Me llama mucho la atención ahora es la forma como el señor Rendón nos va a vender el próximo año la paz. Ya me imagino eslóganes como: la prosperidad de Colombia es la paz, la paz es el camino hacia la prosperidad, o, nada es más seguro que la paz. O mejor cosas a secas como: ¡vamos por la paz!, ¡presidente Juan Manuel! Ya Santos no se le podrá decir en la campaña, porque la gente lo puede llegar a confundir con el primo. En fin, las ideas para el señor Rendón deben ser miles. Pues cómo vender la paz en las próximas elecciones es ahora el problema principal. Hay que hacer votar a la gente por el Santos que quiere la paz. ¿Cuál será el eslogan esta vez?, ¿cuál? ¡Juan Manuel presidente!, ¡la paz es lo que quiere la gente!

Lun, 2013-08-05 13:22

.

Lun, 2013-08-05 10:01

A mí, como colombiano, no me preocupa que Santos no sea recordado por un logro espectacularmente farandulero y vendedor de boletas. Eso debería preocuparle a un solo colombiano: A Juan Manuel Santos.

Pero, ¿de verdad a nadie le parece espectacular el mejoramiento del índice de Gini, de los indicadores de pobreza y desempleo y el impulso a la infraestructura?

Lun, 2013-08-05 10:02

Comparto su apreciación sobre los índices de desempleo y subempleo. También me parece vergonzoso que se cuente como EMPLEADO a alguien obligado a vender minutos de celular en una esquina, así a continuación y en letra pequeña se le clasifique como subempleado. No pasa de ser una manipulación grotesca, así como también el intento de mejorar los índices de pobreza acomodando el censo de pobres.

De acuerdo también con que un solo índice puede no decir mucho sobre una realidad compleja. Las mejores interpretaciones se logran combinándolos, por ejemplo: (Prosperidad democrática) = (+PIB) y (-GINI).

Es lamentable que las ciencias sociales y la política muestren tal irrespeto por los números al punto de que se pueda afirmar que solo son "símbolos e íconos". En las ciencias "duras" y en ingeniería se dice que no se puede hablar de algo mientras no se le pueda medir. Los números como medidas deberían ser respetables. Lástima que no lo sean.

Lun, 2013-08-05 11:57

De acuerdo, en el fondo.

Solo dos aclaraciones "técnicas":
- Un señor extremadamente rico y los demás pobres corresponde a un Gini muy alto, no a uno muy bajo.
- El Gini no es suficiente, pero es necesario. No se puede decir que no sirve.

Por otro lado, creo que la igualdad de ingresos es un fin (inalcanzable e ¿innecesario? ¿inconveniente?), mientras que la igualdad de oportunidades es un camino (¿alcanzable?).

Nadie pretende un Gini de 0 (TODOS tienen lo mismo), y ninguna sociedad ha llegado nunca a un Gini de 1 (TODO pertenece a uno.) Me parece que lo más valioso del Gini es observar su evolución (si sube o baja), y durante el gobierno de Santos ha bajado (faltaría ver si "gracias" a Santos).

No basta con que el país sea menos desigual, pero tampoco basta con que el país sea más rico. Prosperidad democrática = Un país más rico y menos desigual. No puedo decir que Santos lo haya logrado o que lo vaya a lograr.

Lun, 2013-08-05 18:38

Me doy cuenta de que no supe transmitir la idea. Lo siento. No encuentro espectaculares los logros de Santos, sino sus propósitos.

Mi alegato va en un sentido más abstracto: simplemente no encuentro aceptable que un presidente se dedique a obtener UN logro por el cual sea recordado, al costo que fuere. Y vale su aclaración: A menos que circustancias verdaderamente excepcionales lo ameriten (como inglaterra ad portas y durante la segunda guerra mundial, o Francia ad portas de la revolución francesa).

No me parece bien que la política se maneje con tal visión de tunel; y por eso me gusta el lema de la "prosperidad democrática", porque integra la "priorización" equilibrada de varios factores (más riqueza nacional, mejor repartida).

No sé qué tanto haya logrado Santos, o vaya a lograr; pero se vislumbra que en el caso en que logre avances importantes en ese propósito no se consideraría suficiente para recordarlo en el futuro como un buen presidente. Queremos héroes para recordar.

Lun, 2013-08-05 09:37

Solo una objeción don gato: Todos ,absolutamente todos los funcionarios públicos llámese alcalde, gobernadores, ministros, presidentes, entregan obras que han sido iniciadas y/o contratadas en administraciones anteriores.

Respecto de la 26 no tiene comparación,porque allí solo hubo documentos escritos,contratos con ladrones ,pero de ejecución en físico,nada, así que la obra si puede adjudicársele a Petro, A diferencia de Cali que Guerrero sigue entregando obras contratadas e iniciadas por Ospina(hijo de un EX m-19 q.e.p.d).

PD: he notado un cambio en su discurso, con mas contenido social y humano de nuestra realidad...aplausos, aunque no de pie ,..aún .

Lun, 2013-08-05 11:15

La aclaración de la 26s es chistosa, pero el punto que Ud. tocó no fue de costos, simplemente restó importancia a la entrega de obras.
lo de Cali es cierto y no tuve que entrar a ver los contratos, es cuestión del sentido común ,de lo que se vive y se siente. Me queda la duda entonces a quien le damos las obras a quien las contrató,o quien las ejecutó ?.

Lun, 2013-08-05 18:31

Este nuevo gato si me gusta, de verdad que sí.

Esa hermosa oficina como Ud. muy bien lo dice esta en PARIS, EUROPA, donde si saben y tienen muy claro los conceptos de BUROCRACIA PRO ACTIVA (q es mejor que su burocracia técnica) como un todo en las decisiones a futuro y no momentáneas como es la mala costumbre de nuestra Jurásica política. Esos conceptos que Ud. me refutó en otro artículo diciéndome que no veía la relevancia de uno con el otro, es ahí donde la educación política de nuestros dirigentes se queda bien corta.

Dom, 2013-08-04 20:38

Exactamente estuve pensando en esto después de su ‘’Santos cómo vamos? (I).

Aquí debería terminar la serie: Santos cómo vamos?, pero No, de seguro debe haber bastantes PENDIENTES, que de seguro derivaran en Expedientes.

Así sea una serie de UN capitulo, hay que apostarle a que siendo el único, se convierta en el MEJOR.

Mar, 2013-08-06 19:07

Sabe que si, solo que si logra ser reelegido toca esperar otro gobierno que descubra los torcidos de este.

Y d verdad apostar que ese capítulo así no sea el único, por lo menos se vuelva en el protagónico.

Mar, 2013-08-06 13:06

Weno, al cesar lo que es del cesar y a cada Santo su vela, hay que abonarle el proyecto politiquero de las cajitas, .. perdón, casitas

Dom, 2013-08-04 20:14

Creo que el reconocimiento de Santos es el de jugador de poker y lo peor es que se lo cree, creyendo que siempre el juego cambiará para su fortuna y a barajar de nuevo. Mientras Santos no quiera tomar partido y jugársela por algunas de sus iniciativas, será difícil asociarlo con algo. Ni siquiera en el de la paz, en algunas ocasiones sale él mismo a denostarlo. Es el efecto Uribe, del que quiere distanciarse pero los mas cerca posible.

Dom, 2013-08-04 12:08

el poder politico es de 4 años y que los demas aspirantes a la presidencia de la republica tenga derecho a ocupar ese cargo .ese dialogo para la paz no existe por que mientras se sientan en una silla hay miles de balas cruzadas en este momento en este pais. asi que es una farza si quiere que sea mas pronlogada la presindencia de santos pues que a los colombianos nos diga ya no hay mas uso de armamentos por parte del poder opositor como es la violencia y del estado como
los problemas que cometio el gobierno con los falsos positivos y las farc con su proceso de paz y aun siguen combatiendo con sus armas eso es paz . señores no se necesita 4 o 6 años para que un presidente logre la paz
tanto de ellos como el gobierno si tienen voluntad eso se hace en cuestion de humildad para el beneficio del pais
ojo con tanta hipocrecia.

Dom, 2013-08-04 17:31

Por mi parte, celebro que el gobierno de Santos no haya sido monotemático, como los tres anteriores. Ojalá Santos pueda dejarnos un mejor país, o con un camino trazado para llegar a serlo, sin importar que en 10 años nadie recuerde quién marcó el punto de quiebre, si es que así resultare.

Creo que "priorizar" no significa marginalizar todos los temas en favor de uno solo. Concentrarse en una sola cara de la moneda conduce irremediablemente a desbalances como los que estamos viendo en las actualmente torcidas instituciones del estado colombiano.

Dom, 2013-08-04 21:37

Sí, el problema de la "violencia homicida" en Colombia es grave, pero no se puede comparar con la situación de Inglaterra en 1939.

Sí, el problema de la pobreza en Colombia es grave, pero no se puede comparar con la hambruna que sufrió Francia a finales del siglo 18.

Y el desequilibrio se presenta justamente cuando se pretende priorizar como si Colombia fuera Inglaterra en 1939, o Francia en 1780; es decir, ignorando las proporciones.

Una pregunta para ilustrar el punto: ¿Valieron la pena el desbarajuste institucional y el atraso en infraestructura y educación que nos quedó como herencia de la "priorización" de los recursos del país hacia la aniquilación infructuosa de las guerrillas?

Yo sé que la respuesta no es simple, y no quiero trivializar el punto; pero si la balanza se mueve más hacia el SÍ que hacia el NO, mi valoración se quedaría sin piso.

Por otro lado, creo que la visión de tunel es más propia de los predicadores y los fantoches que de los estadistas.

Añadir nuevo comentario