Menú principal

Domingo Mayo 16, 2021
En otro tiempo Petro y Santos tenían buenas relaciones. Claramente ya no. Foto: Juan Pablo Pino

El presidente Juan Manuel Santos decidió su encrucijada y optó por no acatar las medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que le solicitaban suspender la destitución del alcalde bogotano Gustavo Petro mientras decide sobre el fondo del asunto.

La decisión la tomó después de reunirse con la bancada conservadora, con quienes tenía programada previamente una reunión, con algunos liberales, con su equipo jurídico y con los presidentes de las Altas Cortes.

El presidente dio tres grandes argumentos al anunciar su decisión. El primero es que las medidas cautelares de la Cidh no son de obligatorio cumplimiento, sino recomendaciones. A su juicio, como la Corte Constitucional nunca ha dicho que todas las medidas cautelares deben ser ejecutadas, sino que lo ha hecho en casos específicos, su aplicación no es automática. Además, dijo, que las decisiones de la Corte se han hecho en casos de amenaza inminente a la vida, algo cuya gravedad no está en juego en este caso.

El segundo es que decidió no otorgarlas porque el Alcalde tuvo acceso a un amplio abanico de mecanismos de defensa, incluyendo más de 300 tutelas, por lo que sí tuvo acceso a la justicia.

Y el tercero es que, a su entender, el Sistema Interamericano solo aplica cuando no hay más recursos judiciales, y en este caso quedaba la revisión en la Corte Constitucional y, sobre todo, la acción de nulidad ante el Consejo de Estado.

Tan pronto Santos habló, nuevamente los abogados comenzaron a discutir la validez de sus argumentos. Y como suele suceder en estos casos, como hay un campo para la interpretación jurídica, al final la decisión es primero política y luego argumentada jurídicamente.

Es cierto que la Corte Constitucional al determinar la obligatoriedad de las medidas cautelares lo hizo a raíz de casos en los que estaba en juego el derecho a la vida y no un derecho político como ahora. Esta es la primera vez que se cautelan en Colombia este tipo de derechos. Pero, en esas sentencias, la Corte Constitucional nunca especificó que esa obligatoriedad estuviera circunscrita solo a estos derechos.

Además cuando Rafael Correa, el presidente ecuatoriano, se opuso a las medidas cautelares de la Cidh en un caso de libertad de expresión en el que la vida no estaba en juego, la posición pública de Colombia es que éstas se deberían cumplir. No es claro qué cambió.

El argumento de que el Sistema Interamericano solo aplica cuando no hay más recursos judiciales es cierto pero cuando se trata de fallar los casos de fondo. En el caso de las medidas cautelares –que es lo que Santos decidió no acatar- esto no es así pues si Petro esperara a que el Consejo de Estado anulara la decisión del Procurador en dos años o tres (que es lo mínimo que se demoraría), ya habría habido un daño irreparable a sus derechos pues habría perdido la Alcaldía. Por eso el criterio de las medidas cautelares es la gravedad, la urgencia y el riesgo de un daño irreparable.

Pero, como lo dijo La Silla, sobre la procedencia y conveniencia de las medidas cautelares a derechos políticos hay mucho debate, no solo en Colombia sino en todo el continente donde varios países no las acatan (incluyendo a Venezuela, México y Estados Unidos), y Santos decidió jugársela por no hacerlo.

La Silla supo que otro argumento que se discutió en estas reuniones antes de formalizar la decisión –aunque no lo dijo en su anuncio Santos- es que se iba a generar un caos si al acatar la decisión de la Cidh todos los destituídos comenzaban a demandar al Estado apelando a que su situación era igual.

Santos anunció que el ministro de Trabajo Rafael Pardo quedará encargado mientras los Progresistas presentan una terna, del que se escogerá el alcalde transitorio, hasta que se convocan elecciones. Y no es claro si la terna la deben presentar las tres personas que formaron el comité promotor de la candidatura de Petro (el caricaturista Vladdo, la académica y ex Secretaria de Integración Social Consuelo Ahumada y el ex Contralor Carlos Ossa) o las directivas de la Alianza Verde, ya que Progresistas se fusionó en ese partido.

Mejor dicho, la ciudad está lejos todavía de conseguir cierta estabilidad. Máxime cuando Petro podría interponer ahora una tutela para que el juez le reconozca la protección de las medidas cautelares, con lo que el círculo de demandas puede arrancar de nuevo. Y también puede presentar una demanda de nulidad contra la destitución y pedir que ésta sea suspendida.

Por el lado de la Cidh, la Comisión podría llevar el caso ante la Corte Interamericana para que decida, pero como la Corte suele ser más conservadora es posible que la Cidh no se arriesgue a dar este paso todavía antes de entrar a fallar de fondo, lo que tomará mínimo un año y seguramente desembocará con la decisión de por lo menos tumbar la inhabilidad que le dio el Procurador de 15 años, que a todas luces es ilegal bajo la Convención Americana.

En todo caso, toda esta discusión jurídica quedará opacada por la política puesto que a partir de mañana comienza la batalla por Bogotá, en donde se jugará el nuevo pulso entre el uribismo y el santismo y donde la izquierda también tiene un papel.

Lo que sí es claro es que con esta decisión Santos le dio un portazo a la izquierda, un grupo minoritario pero que eventualmente él podrá necesitar en segunda vuelta si la contienda termina siendo tan apretada como vislumbran las encuestas. Y convirtió a Petro en un nuevo rival.Ya en sus declaraciones a Angela Patricia Janiot en CNN y ante sus seguidores, Petro esbozó lo que serán sus dos temas de campaña a partir de hoy, ambos duros para Santos. A Janiot le dijo que él es un subversivo que se desmovilizó en un proceso de paz pero que ahora queda demostrado que les hicieron trampa. Dice que lo de hoy es un "cierre a una promesa de paz" y que “el voto hoy en Colombia no sirve”. Y después agregó - ya en la Plaza de Bolivar desde el balcón - que él fue elegido en Bogotá de manera legítima, sin comprar un sólo voto (léase sin Ñoños ni Musas). Mientras que los que hoy le hicieron "el golpe de Estado" fueron elegidos "con los dineros de la corrupción y con la sangre y los dineros de la cocaína". 

Mejor dicho, la pelea hasta ahora empieza.

Perfiles relacionados: 
Gustavo Francisco Petro Urrego
Juan Manuel Santos Calderón
Rafael Pardo Rueda
Alejandro Ordóñez
Consuelo Ahumada Beltrán
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2014-03-19 21:33

¿Y no te dice nada que hoy mismo en la mañana la Procuraduría radicó ante el Consejo de Estado la protocolización de la destitución dirigida al presidente, y en la misma tarde santos haya nombrado hasta alcalde encargado?

Mié, 2014-03-19 21:46

Si, dice esta respuesta pronta que ya había argumentos suficientes para tomar una decisión, que las medidas cautelares solicitadas por la CIDH no tenían sustento porque no se agotaron todos los recursos jurídicos a que tenía disposición Petro y porque no se le violó ningún derecho fundamental, porque además se estaba poniendo en duda la labor de las instituciones, de las altas cortes, de la procuraduría que tiene las facultades constitucionales para ejercer control administrativo y sancionar, del presidente que tiene autonomía para aceptar o no aceptar la solicitud, que no es obligatoria... El encargo de la alcaldía ya estaba marchando hace días, Argelino no quiso, Pardo si. lástima que no hay mas espacio para comentar y responder... lástima LSV...

Mié, 2014-03-19 20:21

El discurso de Petro estuvo cargado de adjetivos, pero sus argumentos siguen siendo pobres, trata de confundir a la gente, la decisión de Santos fue correcta, defender a las instituciones de la intromisión de agentes externos, apoyar la labor y los fallos de las altas cortes como es su deber como presidente, poner en claro que primero esta nuestro orden jurídico y el cumplimiento del debido proceso que se le siguió a Petro, que tuvo todas las garantías para su defensa, pero no las utilizó, tal ves porque no hay como demostrar que sus actos son correctos, que aún hoy no persiste la improvisación y las perdidas en el aseo, que aún hoy los privados son los que le resuelven los entuertos que Basura Cero no puede por inexperiencia y por incapacidad. Petro ya esta fuera, ya está destituido e inhabilitado por 15 años. Bogotá debe ver hacia ver futuro, Petro será apenas un mal recuerdo, mañana veremos el desalojo y la nueva alcaldía.

Mié, 2014-03-19 21:28

Este sí es mucho tonto.

Mié, 2014-03-19 22:19

Parce molano, yo siempre leo las vainas que escribe, por que sin escribir tanta pendejada, es claro y conciso, pero su futurologia y las visiones del Bat, nostradamus es pobre diablo mejor será sacar la maleta... no de Bogotá por que ya no vivo ahí... tuto aguelita

Mié, 2014-03-19 20:17

Con la confirmación de la destitución de petro por parte de santos, el presidente abrió una caja de pandora y la extrema derecha fue fundamental para ello, pensar que los fundamentalistas de la extrema derecha se rasgan las vestiduras cuando en Venezuela o Ecuador se desconoce a la Comisión IDH y tildan de dictadores a esos gobiernos, ¿qué dirán ahora?, ¿por qué Enrique Peñaloza no quiso dar la cara y se escondió con el pretexto de trabajar en su programa de gobierno? La munición que santos le entregó a las farc para que se levanten de la mesa en La Habana sin que por ello se les pueda achacar culpa alguna, es de GRAN CALIBRE. ¿Uribe y Petro convencerán de la necesidad de una asamblea constituyente, pese a los intereses mezquinos que le asisten al primero para hacerlo? santos mostró y demostró que es de inseguridad TOTAL y para cualquier toma de decisión requiere contar con la aprobación de sus correligionarios.

Mié, 2014-03-19 23:00

Las FARC no tienen ninguna legitimidad para poner condiciones de nada. Deben limitarse a firmar la paz, dejar las armas y el terrorismo. Los ultimos acontecimientos verdaderamente graves como la tortura y el asesinato de los Policias que si son una verdadera violacion del DIH son motivo mas que sufuciente para que el gobierno se pare de la mesa y los demande ante la CIDH por estos actos de barbarie. Lo de Petro es una decision politica innane por parte de la CIDH la que con muy buen criterio el gobierno no acogio.

Mié, 2014-03-19 20:39

Cuando actualizan la biografía del EX alcalde?... en 15 añitos.

Mié, 2014-03-19 21:25

harriarq, asumo tu sarcasmo pero reflexiona sobre la exígua democracia de Colombia cuando en un concíabulo de este miercoles 19 de marzo de 2014 en la mañana, le birlaron la alcaldía a petro, acto que quedará en la historia de la infamia de tu Colombia y la mia

Mié, 2014-03-19 20:05

hasta ahí le llego el bus a santos, y le entrego en bandeja de plata al uribismo la alcaldía de Bogota y la presidencia con el caballito de troya penhalosa.

Mié, 2014-03-19 21:36

Es que en asuntos esenciales, SANTOS es igual a URIBE y a PEÑALOSA. Las diferencias entre SANTOS y URIBE son de forma o estilo. Y de rencores personales. La derecha tieme matices, algunos de los cuales se van al extremo. Pero si usted analiza temas claves como el de los TLC, la privatización de lo público; los incentivos o tolerancia a la andanada expoliadora del capital financiero contra los indefensos usuarios o el tema de la defensa incuestionable de la propiedad privada, así haya sido adquirida por métodos no muy sanos, todos a una, como en el cuento de Fuenteovejuna coinciden y son unánimes en hacer un consenso o tácitos acuerdos para sostener que las élites dueñas de las riquezas y del Poder no pueden permitir que una persona que no pertenezca a ellas tenga la posibilidad de administrar o hacer realidad proyectos que lastimen sus intereses.

Páginas

Añadir nuevo comentario