Menú principal

Viernes Julio 03, 2020

La carrera electoral en Cali estaba en suspenso hasta que no se resolviera la telenovela en torno a Angelino Garzón. Ahora que los dos partidos más grandes sienten que el ex vicepresidente no podrá aspirar, hay un reacomodamiento del poder en el Valle y tanto liberales como La U se comienzan a mostrar los dientes.

En los últimos cuatro días, esos dos partidos –que son las mayores fuerzas electorales del departamento- hicieron sus asambleas en el Valle y resolvieron que van, al menos por ahora, con candidatos propios a los dos cargos más importantes a nivel local. Eso dejó a cada uno con un ramillete de precandidatos: los rojos con cinco a la Alcaldía y dos a la Gobernación, la U con tres en Cali y una en el Valle.

Por eso, salvo que en el futuro cedan y lleguen a un acuerdo, la orden desde Casa de Nariño de buscar candidatos únicos de la Unidad Nacional en fortines electorales parece haberse perdido en el correo en el Valle.

Los fieros entre liberales y La U
La ex congresista Dilian Francisca Toro arranca como la figura a derrotar en el Valle, siendo ella misma favorita para la Gobernación y teniendo ya a una aliada suya de precandidata en Cali. Foto: Eduardo Briceño
El grupo político del senador Roy Barreras lanzó al ruedo a su hijo, el concejal Roy Alejandro Barreras, para la Alcaldía de Cali.

Los primeros en decidir ir por todo en las elecciones de octubre fueron los liberales, que hicieron una convención en el Hotel Intercontinental de Cali el domingo, que también supuso el comienzo de las giras por todo el país de la plana mayor del partido.

Dos días después se reunió la asamblea municipal de La U en Cali y resolvió oficializar a tres precandidatos a la Alcaldía, incluidos dos fichas de los pesos pesados del partido (una aliada de la ex congresista Dilian Francisca Toro y el hijo del senador Roy Barreras). Luego anoche, en la asamblea departamental del partido, aclamaron a Toro como candidata a la Gobernación. Con eso, La U también quedó con fichas en los dos platos fuertes.

Ambos partidos insisten en que -a pesar de la orden de Casa de Nariño de buscar candidatos de ‘unidad nacional’- la decisión de tener nombres propios es consecuente con su vocación de poder.

“Vamos a asumir el reto de gobernar el Valle del Cauca y la ciudad de Cali, y en el marco de la Unidad Nacional invitamos a los demás partidos a que nos acompañen en esa tarea”, le decía Roy Barreras a las 1500 personas reunidas anoche. “Debemos volver a la gobernabilidad y la mejor oportunidad será en las elecciones del mes de octubre”, arengaba Horacio Serpa a los rojos.

“Lo que queda claro es que La U es el partido mayoritario en el Valle y creemos que tiene la musculatura suficiente para una victoria en ambas”, le reiteró a La Silla Jimmy Chamorro, uno de los tres senadores vallecaucanos de La U.

Sin embargo, varios políticos en el Valle creen que los dos partidos se están haciendo fieros y posicionándose, por si hay un eventual acuerdo dentro de la Unidad Nacional.

“Los liberales se desvelan por la Alcaldía y La U tiene claro que su prioridad es la Gobernación. Como ninguno de ellos quiere ceder todavía, se sacan candidatos. Y tienen todo el derecho de hacerlo, pero estamos llegando a una gran atomización que puede terminar en anarquía”, dice un ex congresista vallecaucano de la Unidad Nacional. “Una cosa no excluye la otra. Iremos en los dos procesos, con candidatos propios y buscando acuerdos, al tiempo”, dice un senador.

Esa puja entre rojos y naranjas hace que, por ahora, se vea muy difícil una unión entre los partidos de la Unidad Nacional. Sin embargo, las puertas de un acuerdo no están cerradas con llave. De hecho, hace tres semanas se reunieron los 13 congresistas vallecaucanos de la Unidad Nacional (más los conservadores) en una finca en Jamundí y acordaron que a finales de febrero harán una nueva reunión en Cali para que cada partido diga su última palabra sobre si estarían de acuerdo de ir por solo la gobernación o la alcaldía.

Pero, con los dos partidos grandes jugados por competir en ambas, seguramente subirá el precio de las negociaciones y de un potencial acuerdo.

Y también el potencial de malestares dentro de la Unidad Nacional. Como dice un congresista santista, “La U dijo claramente que su interés es la Gobernación, pero en verdad era el sector de Dilian, y al mismo tiempo Roy ya tiene un interés en la Alcaldía. Así las cosas, los liberales y Cambio podemos quedarnos viendo un chispero”.

La carrera: cerrada en el Valle, abierta en Cali

El primer damnificado de lo que sucedió en estos días fue Angelino Garzón, que no había abandonado ( por lo menos públicamente) la idea a la Alcaldía de Cali y puntea de lejos las encuestas, pero sigue amarrado a un partido -La U- que dejó con un portazo.

Él mismo interpretó ya la asamblea de La U hace dos días como una señal de que se le cierran las puertas, aunque técnicamente él nunca pidió el aval y el partido no discutió el tema.

“El senador Roy Barreras ya dijo públicamente que tiene como candidatos a la Alcaldía de Cali a tres personas diferentes a Angelino Garzón. Ellos ya dijeron que no le iban a dar el aval a Angelino Garzón, entonces, ¿para qué me voy a hacer ilusiones? Yo parto del realismo político (...) No podré ser candidato”, dijo esta mañana en Blu Radio. Y lo reiteró en su Twitter:

Sin Angelino, el partidor en Cali queda totalmente abierto ya que -como dice un congresista vallecaucano- “hay un grupo grande de candidatos muy pequeños en reconocimiento y en historial político en la ciudad y donde ninguno supera a los demás”. Si a eso se le suma que la capital vallecaucana ha tenido en años recientes un voto muy difícil de predecir, la carrera está en ceros.

Con la decisión de La U avalar tres precandidatos en Cali, el ex vicepresidente Angelino Garzón dio a entender hoy que sus aspiraciones están sepultados. Foto Juan Pablo Pino
Los liberales, liderados por el senador Edinson Delgado, decidieron el domingo que van por los dos cargos grandes en el Valle. Foto Partido Liberal

Solo La U ya tiene tres interesados: Clara Luz Roldán (la ex secretaria de Deportes de Cali que viene del grupo político de Toro), Roy Alejandro Barreras (el concejal e hijo de Roy Barreras) y el abogado Juan Guillermo Parra, postulado por grupos sociales.

Los liberales quedaron con un ramillete de cinco: el concejal Carlos Pinilla (parte del 'Mipichi', una polémica alianza política con otros dos concejales que dominó el Concejo de la ciudad), el ex congresista Roberto 'Chontico' Ortiz (cercano a Angelino y respaldado por las 2 mil vendedoras del chance conocidas como las ‘chonticas’), el ex concejal Carlos Clavijo, el abogado Miguel Ángel Arias y José William Garzón, ex director de la corporación autónoma del Valle (la CVC).

Ese pulso de poder entre liberales y La U deja en desventaja a Cambio Radical, que quiere escoger un candidato interpartidista y ya postuló a Nicolás Orejuela, el hasta hace poco secretario general de Emcali y ex director de la Unidad de Acción Vallecaucana (el think tank empresarial de la región).

De todos ellos, el único que pasa del 10 por ciento de reconocimiento -en la última Polimétrica de Cifras y Conceptos- es Roberto Ortiz, pero la bancada de su partido no lo apoya.

Encima de eso, seis de los siete nombres que mejor marcan en reconocimiento están fuera de la órbita de la Unidad Nacional: irían por firmas (Luz Elena Azcárate y María Isabel Urrutia), vienen de partidos opositores (el uribista Carlos Holmes Trujillo y el polista Wilson Arias), no son santistas (el conservador Carlos José Holguín) o no se han postulado aún (Germán Villegas).

Eso pese a que tres de cada cuatro congresistas vallunos son de la Unidad Nacional y sus tres partidos barrieron al uribismo por 30 puntos porcentuales en las elecciones al Congreso.

En cambio, el panorama a la Gobernación se ve más despejado para Dilian Francisca Toro, quien -con un senador, tres representantes, dos concejales en Cali y una quincena de alcaldías (casi la tercera parte del total)- lidera el grupo político más poderoso del Valle. Su único riesgo es que el proceso por presunto lavado de activos, que todavía tiene andando, avance en contra suya.

Frente a ella parecen tener menos opciones los dos precandidatos liberales, el líder social afro Óscar Gamboa (que lideró el programa presidencial afro bajo Angelino) y el ex Secretario de Gobierno Jorge Homero Giraldo (que perdió esas mismas elecciones en 2011 y luego terminó en el gabinete del conservador Ubéimar Delgado).

La carrera apenas comienza.

Perfiles relacionados: 
Angelino Garzón
Dilian Francisca Toro