Menú principal

Jueves Febrero 25, 2021

Ayer tanto las plenarias de la Cámara como del Senado de Estados Unidos aprobaron el TLC con Colombia. En el caso de la Cámara de Representantes, el acuerdo pasó con 262 votos a favor y 167 en contra. En el Senado, el resultado fue 66 votos a favor y 33 en contra.

Esta iniciativa comercial comenzó a cocinarse hace 11 años durante el Gobierno de Andrés Pastrana y se aprobó hace casi cinco años en el gobierno de Uribe en 2007. Tres razones le ayudaron ahora a Juan Manuel Santos para que el tratado se hiciera realidad (o se haga, apenas el presidente Barack Obama firme el texto aprobado y arranque el proceso técnico de implementación).  Aunque el gobierno estima que con la aprobación del TLC se crearán 300.000 puestos de trabajo adicionales y las exportaciones crecerán por lo menos el 6 por ciento, también hay tres razones para pensar que este tratado obligará al gabinete de Santos a pasar de la retórica y del impulso de leyes a la ejecución si quiere evitar que los retos económicos y sociales que implica la aprobación de este tratado no desborden su gobierno.
 

Las razones para que Santos lograra aprobar el TLC

1

La crisis económica en Estados Unidos y la mayoría republicana

Más que una habilidad particular de Juan Manuel Santos, la crisis económica en Estados Unidos fue fundamental para aprobar este tratado. También el cambio de composición política del Congreso gringo, en el que los republicanos -que son más pro-comercio y menos sensibles a las presiones sindicales- se convirtieron en mayoría en la Cámara de Representantes.

El gobierno de Obama necesita mostrar pronto resultados positivos en la economía gringa para reelegirse el próximo año y para él el tratado con Colombia ayudaba a su propósito. Así lo muestra en una carta que le envió al Congreso gringo el 3 de octubre, en que dice: “Este acuerdo hace parte de los esfuerzos en mi administración para fomentar el crecimiento económico, aumentar las exportaciones y crear trabajos en Estados Unidos".

Anexo a esta carta, en la que Obama dice que el tratado es de interés nacional, el gobierno estadounidense entregó a los congresistas informes con las cifras económicas que muestran los beneficios para Estados Unidos (ver anexo). Entre estos, se dice que las exportaciones de bienes estadounidences pueden expandirse hasta 1.1 billones de dólares y que el PIB podría aumentar en 2.5 billones, contando el comercio y la creación de nuevos trabajos. Aproximadamente el 80 por ciento de las exportaciones a Colombia desde Estados Unidos quedan ahora libres de impuestos, beneficiando sobre todo a sectores como la agricultura, el maderero, el de construcción, el de autopartes, los fertilizantes o agroquímicos, y el de la tecnología.

2

Pasar del discurso de la negación al Plan de Acción

Aunque la crisis económica gringa fue el factor clave para que se aprobara el TLC, el cambio que hizo Santos en la política exterior ayudó a empujar el acuerdo. En el gobierno anterior, cuando los demócratas hicieron críticas al gobierno colombiano por la situación de los sindicalistas, Álvaro Uribe negó que los trabajadores vivieran en situaciones precarias. “Se mantuvo en un discurso en que los trabajadores vivían en un paraíso laboral por la política de Seguridad Democrática, cuando la evidencia mostraba todo lo contrario”, dijo a La Silla Vacía uno de los líderes sindicales.

Santos, en cambio, arrancó por reconocer el error. En enero y febrero, Angelino Garzón viajó a Washington para escuchar las críticas de los demócratas, reconoció las violaciones a derechos humanos en el sector sindical, y estuvo de acuerdo con el diseño de un Plan de Acción -una exigencia de los demócratas respondiendo a las presiones de los sindicatos en Estados Unidos y Colombia- en el que se tomarían unas medidas para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores antes de implementar el TLC. En marzo se construyó el Plan, y desde entonces la Alta Consejera Catalina Crane ha estado a cargo de cada paso en su implementación. Es decir, el gobierno renegoció el tratado con los demócratas permitiendo que desde la Casa Blanca se definiera la futura política laboral del país (ver artículo).

“Santos también le vendió a Estados Unidos la idea de que Colombia era un Estado paria”, dijo un conocedor del proceso a La Silla Vacía. Durante sus visitas a Estados Unidos, y a través de sus funcionarios del Gobierno, vendió la idea de que durante el período de Uribe Colombia terminó aislada por un mal manejo de la política exterior, sobre todo con organismos como la OIT o la ONU. Y los convenció que ratificar el TLC era una forma de reintegrar a Colombia con la comunidad internacional y reconocer la buena voluntad del Gobierno para mejorar la situación de derechos humanos. Es más, la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras fue una de las evidencias que el Gobierno utilizó para mostrar que estaba comprometido con las bases sociales. 

3

'Asustarlos' con el tratado de Canadá

Otro punto a favor de Santos fue que el 15 de agosto entrara en vigor el TLC con Canadá. Después de su aprobación, empresarios estadounidenses aumentaron el lobby en el Congreso, ya que para ellos el tratado de libre comercio entre Canadá y Colombia representaba una desventaja comercial. Además, que un país miembro del G8 y de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico -OCDE- aprobara un tratado de libre comercio, era igual a dar un visto bueno a Estados Unidos sobre el potencial comercial en Colombia. 

 

Las razones para que esté preocupado de haberlo logrado

1

La agenda interna se quedó en pañales

Desde que se acordó con el gobierno de George Bush el TLC en 2006 (ver cronograma), el gobierno de Uribe se comprometió a desarrollar la 'Agenda Interna' que buscaba precisamente preparar al país para la futura entrada en vigor del Tratado. Y aunque este se demoró en aprobarse otros cinco años, no se avanzó lo que se necesitaba para estar listos. La construcción de las grandes vías para conectar el centro del país con los puertos, una condición básica para ser medianamente competitivos ante una apertura de mercados fue reemplazada por Uribe por el Plan 2500. Este fue pensado inicialmente como un empujón del gobierno central para que las regiones superaran su rezago en infraestructura vial y se conectaran con la red primaria, pero en la práctica se convirtió en una herramienta clave del Presidente Uribe y su Ministro de Transporte para negociar con las comunidades, sin intermediarios, la asignación del presupuesto vial y ganar así adhesiones al proyecto político del presidente (ver artículo).

En el sector del agro, la lógica inicial del polémico programa Agro Ingreso Seguro era preparar a los empresarios del campo para el desafío de competir con los mercados abiertos a los productos agrícolas subsidiados en Estados Unidos, que ahora entrarán con cero aranceles. Solo en distritos de riego, el ministro Andrés Felipe Arias otorgó 245 mil millones en tres años. Pero la inequitativa asignación de los recursos (un total de 1,4 billones de pesos entre 2007 y 2009) (ver historia), llevó a concluir a la firma Econometría, que evaluó el programa para el Ministerio de Agricultura en febrero de 2011 que “AIS no llevó a aumentar las condiciones de vida de los hogares beneficiados” y que los pequeños productores beneficiarios de AIS no aumentaron sus ingresos netos mientras que los grandes productores sí lo hicieron.

Y la evaluación es similar si se analiza la situación de los puertos, el catastro minero, la capacidad de regular el sector farmacéutico, etc. Colombia perdió estos años valiosos para estar lista.

2

El gabinete de Santos no ha mostrado capacidad de ejecución

Si bien es cierto que el gobierno de Santos heredó unos problemas institucionales crónicos, en el año y pico que lleva al mando su 'dream team' -con contadas excepciones, sobre todo del equipo económico- ha demostrado ser mejor para la retórica, para elaborar leyes (más bien mediocres) y hacerlas aprobar en tiempo récord, que en ejecutar proyectos concretos.

Por ejemplo, el Ministro de Transporte e Infraestructura anunció hace poco en la Revista Semana "sus cartas en materia de contratación de infraestructura". Y dijo que el Inco "definió seis megaproyectos que conectarán al país de norte a sur y de oriente a occidente, con dobles calzadas, túneles, viaductos, puentes y ferrocarriles. Con estos seis grupos de obras se adicionarán unos 5.000 kilómetros de carreteras a la red vial nacional y otros 1.000 de líneas de ferrocarril."

Dijo que a mediados de octubre se abrirán los pliegos y antes de finalizar el año se habrán escogido los estructuradores de las carreteras. Pero dos expertos consultados por La Silla Vacía dijeron que ese cronograma era irreal y que antes de 2014 no se habrá comenzado a construir la primera carretera. La razón de esto es que, por más eficientes que sean, los estudios se demoran mínimo 10 meses, otros seis meses para hacer diseños definitivos y cierre financiero. Y ni siquiera han arrancado a comprar los predios y mucho menos a tramitar las consultas previas con las autoridades de los territorios afro e indígenas por donde pasarán. Esto sin contar con que el gerente del Inco calcula que para financiar estas obras se requieren 40 billones de pesos y el presupuesto del Estado destinado a infraestructura son solo 6 billones al año, de los cuales cuatro ya fueron comprometidos por Uribe en vigencias futuras.

A este ritmo, el gobierno de Santos culminará sin haber hecho la primera carretera y sin carreteras los empresarios colombianos difícilmente podrán competir en Estados Unidos en condiciones de mínima igualdad.

Si a esto se le suma que en el año y pico que lleva el gobierno no ha logrado organizar todavía (aunque ha avanzado) el catastro minero, la adjudicación de las licencias ambientales, el control de los precios de medicamentos, solo para mencionar algunos puntos clave. Y ni siquiera controlar efectivamente el territorio. Mientras el gobierno está enfrascado discutiendo 'el marco para la paz', las bandas criminales avanzan rápidamente por el Pacífico, por Córdoba, por Sucre y por el Cauca, consolidando su poder.

Y el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, confiesa que "Colombia no está preparada para el TLC", como si fuera una idea reciente en el país y no algo que se sabe hace cinco años.

Así las cosas, si el gobierno de Santos responde a este nuevo desafío con las mismas dificultades que ha tenido para enfrentar la crisis invernal no hay espacio para tanto optimismo.

3

La aprobación del TLC llega en un momento de 'crispación' social

Aunque las marchas de protesta en Colombia están lejos de las de los 'indignados' en España o incluso de las de Wall Street, los indicadores tanto de la Policía como de la Escuela Sindical muestran que solo en lo corrido de este año ya ha habido un tercio más de protestas callejeras que en el 2010. Éstas siguen estando circunscritas a sectores directamente afectados por las reformas de Santos y lideradas por gremios específicos que no han visto sus voces representadas en el Congreso de la Unidad Nacional,donde la única voz de oposición que todavía se oye es la del senador Jorge Enrique Robledo.

Pero la aprobación del TLC obligará al gobierno a implementar nuevas reformas que pueden agitar aún más el clima social. Solo un ejemplo: el Plan de Acción aprobado como parte del TLC obliga al Estado a acabar con la intermediación laboral. Solo el Ministerio de Protección Social tiene 400 empleados sin contrato laboral. ¿Los van a despedir? ¿De dónde saldrá la plata para contratarlos de acuerdo a los nuevos compromisos adquiridos? En el campo, al mismo tiempo que se tratará de implementar la restitución de tierras, sectores como el lechero se verán afectados duramente por la competencia de Estados Unidos. Esto provocará protestas. Y así, en cada sector que se considere 'perdedor'.

En conclusión, aunque con el TLC se espera que muchos colombianos ganen, esto dependerá de la velocidad que le aplique el gobierno a su gabinete para que así sea.

 

   

 

Perfiles relacionados: 
Gabriel Silva Luján
Hernando José Gómez Restrepo
Juan Manuel Santos Calderón
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2011-10-13 09:09

Los "estadounidenses"( con C) jóvenes ven con preocupación cómo se ha afectado su educación, salud, economía.Me parece interesante cómo se replica el fenómeno en Colombia donde con abismos inmensos en educación,salud,economía e infraestructura,la nueva generación de colombianos inmersos en las redes sociales están saliendo del ostracismo e indiferencia gracias a estos nuevos y poderosos vehículos de comunicación. El mundo cada vez es más anciano y la juventud más poderosa y consciente como lo fue en la época dorada de los hippies. Los nuevos atavíos están en los blackberrys y el iphone, Ipad etc.Las nuevas filosofía son la alegría,la felicidad,desear un mundo más incluyente tener poder en las narraciones en twitter ,incidir en las protestas de manera pacífica como sucedió con el aborto,y en barranquilla donde ví cómo las chicas agitaban los senos en el aire fresco del caribe.Ya no son "ciegos,sordos,mudos".Bella juventud¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Jue, 2011-10-13 09:19

Bella juventud que ya no de doblega como la de las décadas perdidas en la guerra y la selva.Que quieren amar en libertad y moverse sin restricciones por los mares, ríos,bosques colombianos, sin la angustia que generan reaccionarias ideologías e indiferentes gobernantes que aún piensan que pueden seguir gobernando de la antigua e inflexible manera.Ya nadie le cree a las manos negras , a censores religiosos-catatónicos, a los que anhelan seguir imponiendo vetos y censuras apoyados en una falsa moral y ética.

Eso sí: Si el TLC sirve para que las carreteras se modernicen y las vías del país rural mejores,los cultivos progresen: bienvenido.El reto es grande.Ojalá pueda este gobierno y los que lo sucedan modernizar colombia y mejorar la calidad de vida de la juventud y de todos los colombianos.Las élites anquilosadas deben ceder su lugar.No podrán seguir imponiendo caducas maneras.El cambio empezó Ya.

Jue, 2011-10-13 09:39

Estadounidenses.(con S).Fue escrita con C.Fue lo que quise decir Camila.
Estoy de acuerdo con el énfasis del analisis en el equipo de Santos.La sinceridad del mejor Ministro del gabinete s Juan Camilo Restrepo, es meritoria. Pareciera el único rostro humanista del gobierno. Seguro vendrán mas marchas.mueren niños por desnutición como en Biafra,-niños indígenas-,la salud sigue paquidérmica,el problema de las EPS no se ha resuelto, las vía aún no arrancan, etc.Por más que el discurso del gobierno insista en rumbos diferentes,lo único cierto es que hay que pasar del deseo a la Voluntad y al accionar.cuando se hacen nombramientos lights-artesanías con María fernanda Valencia-,es obvio que la lentitud e improvisación será la constante.Santos debe reaccionar ya,como reacciona la juventud que lo demanda.

Jue, 2011-10-13 09:03

En el Siglo XIX, concentrados en los asientos poblacionales que se formaron en lo que es hoy el territorio colombiano, los artesanos, quienes fabricaban productos manufacturados fueron un sector importante que por razones obvias se opuso a los gobiernos librecambistas, partidarios de no proteger el mercado nacional, problemático esgrimir este concepto hoy para aplicarlo al análisis de aquellas regiones aisladas con pocos vínculos entre sí, excepto el del río Magdalena que unía la región Caribe con el interior del país. La dinámica de los artesanos se expresó organizativamente en la creación de las SOCIEDADES DEMOCRÁTICAS; realizaban múltiples expresiones de protesta como manifestaciones y mítines. El hecho histórico más sobresaliente fue su expresión política, visiblemente expresa en el apoyo que le dieron al General JOSÉ MARÍA MELO para dar un golpe de Estado el 17 de Abril de 1851.

La competencia de las mercancías extranjeras incrementó la actividad de protesta de los artesanos.

Jue, 2011-10-13 08:23

La libertad de comercio entre los distintos países al igual que la restricción al libre flujo mundial de las mercancías que se producen en todas y cada una de las naciones ha sido tema de controversia entre los personeros de los distintos intereses que intervienen en el intercambio de las mercancías desde la época colonial cuando ESPAÑA dominó la mayor parte del continente americano. El monopolio español predominante empezó a quebrarse desde el Siglo XVII por la acción de los piratas ingleses y posterior a la Independencia de la Nueva Granada, INGLATERRA incursionó el mercado interno con sus mercaderías, generándose a mediados del Siglo XIX un debate entre los teóricos de entonces sobre la conveniencia de establecer como política gubernamental el LIBRECAMBIO o la PROTECCIÓN. De tal manera que pese a las nuevas condiciones, los nuevos agentes y demás componentes, el asunto es de naturaleza histórica que ha estado presente siempre en la política ecónomica colombiana.

Jue, 2011-10-13 08:17

Bueno y ¿ahora que? no estamos preparados, cierto o falso, lo único que se puede hacer es prepararnos para otra andanada de extranjeros trabajando en el país con beneficios que no tienen los nacionales, ya hemos visto como se han venido españoles, franceses y demás a trabajar en el país cobrando lo que ganarían en su país, en cargos que pueden ejercer los locales, pero se tiene mayor confianza en los extranjeros, se prefieren por experiencia y en muchos casos por preparación.
Y nuestros estudiantes universitarios, en lugar de analizar el proyecto de reforma a la ley 30 y pasar una contra propuesta, se lanzan a la calle a protestar y luego a bandalizar el comercio del centro, como si ellos fuesen responsables de la reforma... dejan mucho que desear de los futuros profesionales.

Jue, 2011-10-13 08:37

Es así como pensamos competir con los extranjeros, mejor sería mirar el TLC como oportunidad y aumentar nuestro nivel educativo y competencias, en lugar de esperar prevendas que aún no se sabe a quien benefician.
La reforma a la Ley 30 es en sí un pequeño TLC, donde los privados pueden negociar con las universidades en forma directa, un ejemplo puede ser el siguiente:
Abrir paso a desarrollos de investigación como los de las Ciudades de la ciencia, donde se crean vínculos entre un negocio como el de los servicios hospitalarios especializados y laboratorios Farmacéuticos y las universidades; esto se ha dado en países como Panamá, Costa Rica, Países de Asia como Corea del Sur, donde se paso del simple turismo medico, como el que tiene Colombia para ciertos tratamientos quirúrgicos, a una mirada de negocio y desarrollo de complejos de vivienda, industria y servicios apoyados en una base de investigación que aporta la universidad.

Jue, 2011-10-13 05:43

Incluso las tres razones para que JuanMa lograra el Acuerdo de Promoción Comercial (así está denominado el Tratado) también deberían preocuparlo: importa más mejorar las condiciones económicas de los Gringos que pensar en las contingencias que se van a tener que asumir para sectores económicos específicos del país.

El mismo Ministro de Agricultura se declaró preocupado por las condiciones en el tema de arroz en caso que se aprobara el TLC.Entonces, todavía ni siquiera se ha pensado en un plan de choque para cuando se arme este sancocho tan fuerte que será la puesta en marcha del tratado.

Jue, 2011-10-13 09:10

Mas Claro no puede ser su aporte Caava.

Jue, 2011-10-13 08:39

Caava, gracias por complementar la historia. Ya incluimos lo de los republicanos que fue clave como tú dices. Pero creo que lo del plan de acción si está claro en el artículo como una imposición demócrata. Y si es cierto que allá 'all politics is local', por eso es importante el tema de la crisis económica, etc, pero también es cierto que ayudó que Santos, y particularmente Angelino, tuvieran otro tipo de relación con los sindicatos más poderosos puesto que esto permitió abrir un espacio de discusión diferente con el Plan de Acción. Cuando el tema eran las chuzadas y los hostigamientos no había ni siquiera un espacio para que estados unidos le impusiera a Colombia nada diferente al veto puesto que los demócratas no se pueden dar el lujo de perder el apoyo de los sindicatos.

Páginas

Añadir nuevo comentario