Menú principal

Viernes Octubre 15, 2021

Lunes, Septiembre 16, 2013 - 12:15

¿Qué efectos políticos tiene que Uribe se lance al Congreso?

Esta mañana el ex presidente Álvaro Uribe finalmente resolvió su "encrucijada en el alma" y anunció que encabezará la lista del Centro Democrático al Senado. Con este anuncio Uribe puso fin a un dilema que tenía en ascuas al uribismo y que le permite arrancar la campaña electoral en forma. ¿Qué efectos políticos cree que tendrá el hecho de que Uribe se lance al Congreso?

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios

Ex consejera presidencial de Programas Especiales
Mié, 2013-09-18 19:47

¿Será que ahora sí la contienda política es programática? ¿El territorio repartido en feudos electorales por congresistas que controlan la política regional reclamará un cambio en sus prácticas y exigirá propuestas? Difícil.

Nada sorprende que la mayor preocupación que esgrimen los rivales políticos de Uribe con motivo de su anuncio sea si se pierden unos "voticos", a quién le quitan "voticos" o de donde sacarán los "voticos". Con razón es el Congreso una de las instituciones más desprestigiadas, la confianza de los electores se convierte solo en un resultado numérico para alimentar egos de "dueños" de los votos y no en sentimiento de compromiso con la voluntad del elector.

Su mensaje fue claro, contundente y conservador. Presentó temas que estarán en la agenda legislativa para generar no solo opinión sino capacidad crítica y reflexiva en el elector. El reto es para los electores y la encrucijada para quienes nos formamos en la disciplina de partido.


Senadora electa del Centro Democrático
Mié, 2013-09-18 12:28

La candidatura del ex presidente Uribe implica varias cosas:

1. La forma en que hizo el anuncio, demuestra que este es un proyecto político de largo plazo, basado en una clara plataforma ideológica y con propuestas puntuales para el país, construidas a partir del diálogo popular.

2. Nace un movimiento fuerte que se configura como alternativa democrática que cambia el mapa político tal como estaba planteado hasta el momento.

3. Eleva el nivel del debate en el Congreso, porque Uribe tiene trayectoria probada en el parlamento y las discusiones que está planteando al país son de fondo.

4. Obliga a los demás partidos a cualificar sus propias listas porque ninguno le apostará a candidaturas inferiores a las que les plantea hoy el Centro Democrático.

5. Se constituye en un reto enorme y una elección atípica, porque por primera vez en Colombia, un ex presidente es candidato al parlamento.


Ex magistrado de la Corte Constitucional y ex candidato presidencial, Polo Democrático
Mié, 2013-09-18 11:13

Muy importante, yo creo que él tiene críticas frente al gobierno y por más de que la gente diga que él está polarizando la opinión creo que todas las expresiones son válidas y tienen que tener lugar en un espacio como el Congreso.

Sin duda alguna, los debates van a ser mucho más vívidos e interesantes. 


Profesora, Universidad Externado
Mar, 2013-09-17 17:58

El lanzamiento de Uribe conlleva una paradoja: el antidemócrata por antonomasia dinamizaría el tránsito hacia una democracia más plena, pasando de unidades pegadas con puestos a la nítida confrontación de ideas.

Cada uno a lo suyo y de frente, sin ambigüedades ni medias tintas: Uribe, como mentor de derecha refractaria al cambio; Santos o Vargas Lleras, a jugar en margen de un centro que debe rescatar su ideario liberal para sobrevivir; Antonio Navarro como vocero de coalición de izquierda democrática; el MOIR a decidir si retraerse como izquierda irreductible sacrificando una figura como Clara López o sumarse a un Frente Amplio capaz de disputar la presidencia en 2014.

La incógnita será si esta maduración forzosa del sistema político se traduzca también en el uribismo. De modo que vire del caudillismo hacia una fuerza política menos autoritaria en su seno, demagógica y manipuladora en el discurso.


Investigador, Fundación Juan March (España)
Lun, 2013-09-16 17:38

Como todo lo que tiene que ver con Uribe, esto también depende del proceso de paz. Al igual que en el 2002, Uribe estará sobrevolando el proceso de paz para abalanzarse cual buitre sobre su cadáver (si es que fracasa). De modo que si el proceso se estanca, Uribe recoge más votos y aumenta la bancada del Centro Democrático. En ese caso de pronto ni siquiera hay reelección de modo que las diferencias entre la U y el CD se desdibujarían bastante y entonces sí tendríamos el "uribismo sin Uribe" que tanto anhelan algunos.

Pero si el proceso va por buen camino, con consenso de los poderes fácticos, y le corresponde al próximo Congreso aclimatar los acuerdos, entonces Uribe quedaría jugando un melancólico papel de obstruccionista, oponiéndose a los acuerdos agrarios, a las reformas políticas y demás cosas pero sin tener nada que ofrecer. Se convertiría en el único twittero de tiempo completo con salario oficial.


Ex alcalde de Bogotá, ex congresista y ex constituyente
Lun, 2013-09-16 16:45

Los ex presidentes, por derecho propio, como ocurre en otros países, deberían ser senadores. Así opinarían y decidirían de cara a la Nación y no a través de su nómina cesante, sin asumir ninguna responsabilidad.

Uribe en las listas de Congreso le da contenido a las parlamentarias, manejará la bancada más disciplinada de las Cámaras y, si no es o hace parte del nuevo gobierno, ejercerá oposición férrea y vertical. Por todo ello el sistema político al menos ganará claridad.


Coordinador, Campaña Colombiana contra Minas
Lun, 2013-09-16 16:36

En primer lugar, es él y nadie más que él el dinamizador de la coyuntura política actual. Uribe es el único que tiene claro lo que quiere hacer mientras que los demás (Santos, tercería, etc.) andan en un completo desorden. Así mismo, logró convertir en noticia un programa político y tiene claro su camino lo cual le da una gran ventaja frente a otros candidatos.

En segundo lugar, en cuanto al efecto, es evidente que por fin se animó esta vaina y vamos a dejar de hablar de babosadas como si la Fundación Buen Gobierno va a hacer algo o no. A diferencia de los otros partidos, sentó una agenda legislativa que puede que sea equivocada o no, pero que está ligada a los temas de debate de la actual coyuntura que han motivado en los últimos días a la ciudadanía a movilizarse.

Tercero, tiene a todos los medios de comunicación pensando, lo cual demuestra que es un eficaz comunicador y un eficaz político. Pero, que quede claro, no soy Uribista. 


Coronel (r) del Ejército y profesor, Universidad de la Sabana
Lun, 2013-09-16 15:46

El primer efecto de Uribe como candidato al Senado no va ser, como algunos han dicho, el de elevar el nivel del debate político pues éste se eleva es con argumentos y no con medias verdades. Estas medias verdades -frecuentemente empleadas por el expresidente- lo que hacen es incentivar la crispación ideológico-política. 

Si a lo anterior le sumamos la marcada imprudencia que caracteriza a Uribe, lo que en últimas tendremos es más alimento para el odio en el debate político. La imagen de Uribe se ha mantenido alta principalmente por su coherencia, la cual se ha valorado más por el contraste con las incoherencias y bamboleos de Santos.

Ya al momento de votar la gente decidirá si esa coherencia imprudente y de medias verdades de Uribe es la que se necesita en el Senado de la República en aras del bien común del país.

Añadir nuevo comentario
Hilos temáticos: