Menú principal

Domingo Octubre 24, 2021

Tan solo un día después de terminar su período como magistrado de la Corte Constitucional, Jaime Araújo anunció en su blog que se lanzará como candidato a la Presidencia de Colombia. Los que lo conocen no se sorprendieron pues nunca ocultó en sus fallos sus inclinaciones de político.

Otros confidenciales recientes

Miércoles, Enero 20, 2016 - 21:03
6
7638

?

?María Consuelo Araújo, la secretaria de Integración Social de Enrique Peñalosa y quien fue dos veces ministra de Álvaro Uribe, nombró como su asesora en temas de primera infancia a Carolina Villegas, quien se quemó por pocos votos en la elección al concejo de Bogotá por el Centro Democrático.

Villegas fue gerente de recolección de firmas para Cámara, Senado y Presidencia por el Centro Democrático en Bogotá en 2013 y al año siguiente fue candidata al Senado y coordinadora de la campaña a la presidencia de Óscar Iván Zuluaga en Bogotá.

Entre 2014 y 2015 fue secretaria del Directorio Distrital del uribismo, antes de entrar a la lista al Concejo con el apoyo de Zuluaga. Aunque se quemó, sería quien entraría a reemplazar a cualquiera de los seis concejales uribistas en caso de que renuncien pues es la séptima en la lista.

Villegas le explicó a La Silla que su nombramiento no tiene nada de político. "La 'Conchi' me nombra por mi hoja de vida, por nada más", dice. 

Efectivamente Villegas, que es profesional en gobierno y relaciones exteriores del Externado, hizo su campaña al Concejo alrededor de la primera infancia, montó y dirigió el jardín infantil Bumble Bee entre 2011 y 2013, ha trabajado en temas de primera infancia como consultora y entre 2008 y 2010 (contratada por la ETB) trabajó de la mano de Cristina González, la esposa del entonces alcalde Samuel Moreno, en asuntos de atención a población vulnerable, incluyendo niños.

Miércoles, Enero 20, 2016 - 15:06
0
3713

Por tercera vez se aplazó la imputación de cargos llamada contra el exalcalde de Cimitarra, Samuel Soto Carreño, a quien la Fiscalía espera acusar de los delitos de celebración de contratos sin el cumplimiento de requisitos legales, peculado por apropiación y falsedad ideológica en documento público.

La diligencia se originó luego de que la Contraloría hallara presuntas irregularidades en la inversión de $218 millones de un contrato por $265 millones enmarcado en el programa 'De cero a siempre' que fue suscrito en la administración de Soto Carreño.

La razón de la dilación en las tres ocasiones ha sido la misma: en ninguna de las ocasiones han estado todas las partes del proceso.

La primera cita, que debía cumplirse el pasado 19 de octubre, no se pudo realizar porque el personero del municipio, Jorge Atuesta, se encontraba fuera del país. La reprogramaron para el 27 de noviembre y tampoco se cumplió porque el abogado defensor también había salido del país.

La nueva fecha pactada fue hoy, 20 de enero de 2016; sin embargo, no se realizó porque la juez que tiene el caso está en vacaciones y no regresará al municipio si no hasta los primeros días de febrero.

 

Miércoles, Enero 20, 2016 - 14:33
0
2821

A diferencia de lo que le ocurrió a Carlos Caicedo, hace cuatro años, al iniciar su gestión como alcalde de Santa Marta, su sucesor y ahijado político Rafael Martínez comienza su administración con un panorama más despejado porque, por ahora, tiene de aliadas a las dos entidades que le harán control fiscal y político: la Contraloría y el Concejo.

Con la elección del contralor, el caicedismo probó una vez más el poder que ha consolidado desde que maneja la burocracia y contratación de la alcaldía samaria. Con 18 votos de 19, el Concejo eligió el 10 de enero a Wilfredo Ospino, un economista que trabajó con el alcalde Martínez y con Carlos Caicedo. Por eso, desde un comienzo Ospino se perfiló como el más opcionado y no han faltado los calificativos de 'contralor de bolsillo'.

El nuevo contralor fue profesor durante 18 años en la Universidad del Magdalena y los últimos nueve, jefe de control interno de esa institución. Es la misma alma máter que Caicedo dirigió entre 1997 y 2006, y en la que el actual alcalde fue, con el apoyo de Caicedo, decano de la Facultad de Ciencias Empresariales y Económicas.

En cambio, en enero de 2012, Caicedo comenzó con un contralor enemigo. Tan pronto él asumió como alcalde, el conservador Horacio Escobar Luque no le quitó la lupa de encima y hasta le pidió al gobierno de Santos, en diciembre de 2013, suspenderlo del cargo, mientras la Contraloría de Santa Marta resolvía los 431 hallazgos fiscales que supuestamente lo involucraban.

Sin embargo, un fallo de tutela a favor de Caicedo dejó sin efecto esa resolución de suspensión y pudo continuar en su silla y terminar periodo el 31 de diciembre pasado.

La otra institución en la que, por ahora, el alcalde Martínez tiene un ambiente favorable es el Concejo. De los 19 concejales, “19 están con una clara voluntad de colaborarle”, le dijo a La Silla uno de ellos, incluidos aquellos que repiten curul y fueron fuertes críticos de la administración caicedista, de la que Martínez fue actor clave.

En 2012, Caicedo empezó mandato con nueve de los 19 concejales. Y en menos de tres meses, en su coalición solo seguían cinco. Poco tiempo después, comenzaron a ser públicas las peleas entre el alcalde y el Concejo por la aprobación de los proyectos. Sin embargo, en el último año y medio, esa corporación terminó aprobándole algunas iniciativas. Aunque Caicedo nunca tuvo una mayoría dispuesta a apoyarlo en todo.

Las próximas semanas se sabrá si la luna de miel de Martínez con ambas entidades es durarera o si comenzarán a aparecer las pugnas políticas que tanto protagonismo le dieron a su padrino Caicedo.

Páginas