El mobiliario del poder

Enviado por Olga Lucía Lozano el Vie, 2014-07-18 12:51

Está ahí para ser ocupada. Las imágenes nacionalistas que la cubren son parte de un discurso oficial que, al convertirse en tapiz de una silla imperial, se convierte en una parodia del poder que nos sostiene desde el país político. Es solo un mueble, solo una referencia a la Silla Vacía que se llena y no, por ella pasan las ausencias de quienes deberían ocuparla y no lo hacen y las imágenes de quienes han tenido un espacio destinado.

Toda esta iconografía nacionalista de personajes y objetos, por su disposición espacial, sutilmente ironiza los principios democráticos que sustentan el Estado, al ubicar estratégicamente imágenes que hacen referencia a la “ausencia”, traduciendo las tensiones entre los deseos ciudadanos y sus representantes en las posiciones de poder.

La Silla Vacía invita a ser ocupada. Cualquiera puede sentarse en ella, cargarse de historia y ejercer simbólicamente su derecho a ser visto y escuchado, llenando ese vacío que sistemáticamente ha d...

Obra seleccionada:

El mobiliario del poder

Silla de anticuario intervenida con pintura dorada y fotografía digital. 2009.

Autora:

Leila Ali. Maestra en artes plásticas de la Academia Superior de Artes de Bogotá. Candidata a Magister en Estudios Culturales de la Universidad Nacional de Colombia. Actualmente es Asesora de Campo de las Artes de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte de Bogotá. Su carrera artística comenzó en los 90 y desde entonces su obra ha sido expuesta en muestras individuales y colectivas.