Menú principal

Jueves Octubre 28, 2021

La restitución de tierras está cogiendo ritmo rápidamente, como lo demostraron esta semana las primeras sentencias en Sucre y el histórico fallo del Tribunal Superior de Antioquia que ordena la devolución de predios despojados por el clan Castaño a 32 familias en la finca Santa Paula, cerca de Montería.

Pero también se está comenzando a observar cuáles son algunos de los retos que tendrá que enfrentar el Gobierno a la hora de garantizar el retorno de las víctimas. Ninguna de las siete familias sucreñas -pertenecientes a dos grandes familias- a quienes el Ministro Juan Camilo Restrepo entregó ayer en Corozal sus certificados de restitución, ha podido regresar aún a sus predios en la vereda de Cambimba, en Morroa, que tuvieron que abandonar hace una década por amenazas del frente 35 de las Farc.
El primer fallo fue muy significativo porque se trata del primer caso donde había un opositor, que se declaraba un tenedor de buena fe. Al final, el juez de restitución desestimó su reclamo sobre el predio y determinó que era imposible que no supiera del despojo generalizado en la zona. Estas cinco familias podrán regresar a su predio la próxima semana, una vez se haya efectuado el desalojo del actual ocupante.
El segundo caso fue menos complejo jurídicamente, pero el retorno está más enredado. A pesar de que no había opositor porque los terrenos estuvieron abandonados por doce años, las casas de las dos familias fueron destruidas hace una década. Por eso, sólo podrán volver una vez el Ministerio de Agricultura les ayude a construirlas, una medida que contempla la Ley de Víctimas y con la que Restrepo ya se comprometió.

Otros confidenciales recientes

Miércoles, Enero 27, 2016 - 19:10
0
2304

La elección del contralor de Cúcuta terminó convirtiéndose en un caldo de cultivo para que desde movidas políticas, fallos de tutela, denuncias sobre presuntos intentos de soborno, y hasta amenazas confluyeran en un solo escenario.

El ‘florero de Llorente’ fue el fallo de una tutela que le amparó los derechos al trabajo y al libre acceso a la administración pública a Yirley Vargas Torrado, la esposa del excandidato a la Alcaldía de ese municipio Jorge Acevedo, quien aunque fue la única candidata que llegó hasta el final del proceso de selección no fue elegida porque la mayoría de concejales (13 de 19) votaron en blanco.

Esa decisión agudizó aún más la controversia que se ha tejido en torno a la elección del contralor en Cúcuta, pues no solo inclinó la balanza a favor de la cuerda de Acevedo, quien ha sido señalado de estar detrás de la convocatoria que el año pasado se inició para preseleccionar a los aspirantes de ese ente de control, sino que además tiene al Concejo diciendo que no se acatará la decisión.

Y es que el tema tiene tanto de largo como de ancho.

Vargas Torrado quedó como única candidata luego de superar todas las pruebas de la convocatoria en medio de señalamientos sobre presuntos direccionamientos y después de que en un giro de última hora la otra aspirante que pasó las pruebas renunciara a su aspiración porque descubrió que estaba inhabilitada para ejercer como contralora.

En la otra esquina de la discusión, están las denuncias que ya fueron instauradas formalmente contra el nuevo alcalde de Cúcuta, César Rojas, y los 14 concejales que integran la coalición por haber establecido presuntos acuerdos para poner contralor.

No obstante, la pelea ha traspasado varios niveles, y a la rencilla política, se sumaron denuncias de  Vargas Torrado relacionadas con presuntas amenazas en contra de su vida, y otras hechas por el mismo juez que emitió la decisión, quien señaló que el secretario de su despacho habría recibido ofrecimientos de dinero a cambio de “direccionar la decisión de fondo”.

Aunque el presidente del Concejo, Víctor Suárez, ha salido en medios en Cúcuta a decir que no puede obligar a los concejales a votar a favor de la esposa de Acevedo para cumplir el fallo, lo cierto es que por ahora esa corporación tiene que elegirla porque de lo contrario estaría desacatando la tutela y eso podría traerles varias consecuencias a los concejales.

Hoy se sabrá si  el Concejo cumple o desacata la tutela.

Miércoles, Enero 27, 2016 - 17:47
0
6862

En uno de los departamentos tradicionalmente más uribistas del país, el partido de ese expresidente está que se revienta. ¿La razón? las diferencias entre buena parte de sus líderes locales y el único senador del Centro Democrático en Córdoba: Daniel Cabrales. El malestar entre esas dos orillas fue expuesto ante el propio Álvaro Uribe en una reunión el pasado 16 de enero en El Ubérrimo, la finca que tiene el exmandatario en la región.

Ese día, un grupo de uribistas cordobeses había sido citado por la colectividad, que a nivel local dirige la suegra del Senador Cabrales (María Teresa Haddad), para hablar de asuntos generales del partido. Sin embargo, la invitación no fue extendida a varios amigos personales de Uribe, que no son tan afines a Cabrales. Por eso, estos últimos se terminaron presentando sin ser convocados.

Una vez en la finca del expresidente, el empresario del arroz y la palma Ciro de León (cuyo padre, también llamado Ciro, es amigo cercano de Uribe y miembro del directorio departamental del CD) tomó la palabra para quejarse en público del supuesto nepotismo con el que Cabrales maneja la colectividad en Córdoba.

Según una persona que estaba ahí, el congresista Cabrales le respondió airado que eso no era cierto y le reclamó al empresario por unos mensajes que éste aparentemente le ha estado enviando por twitter.

El asunto no pasó a mayores ahí, pero dejó en evidencia la crisis de liderazgo del movimiento de Uribe en uno de sus otrora fortines. El mismo malestar del empresario de León lo sienten figuras del uribismo local como el general en retiro Jairo Herazo (precandidato del CD a la Gobernación), el excoordinador de la campaña zuluaguista en el departamento Lien Lacharme, cercanos a Carlos Ordosgoitia (el excandidato uribista a la Alcaldía que quedó de segundo en las pasadas regionales) y líderes de Cereté, Sahagún, Ciénaga y Lorica, según pudimos confirmar.

Lacharme y de León le detallaron a La Silla Caribe que la molestia con Daniel Cabrales tiene que ver con que sienten que sus decisiones más que beneficiar al Centro Democrático han jugado en favor de su familia y del grupo del exgobernador de La U Alejandro Lyons, gran amigo de Cabrales.

Ellos dicen que en las legislativas de 2014 el Senador uribista respaldó a la Cámara a Sara Piedrahíta (prima de Lyons) en vez de apoyar la lista del CD que encabezaba Natalia Betancurt, quien terminó saliéndose de esa colectividad.

También, señalan que en las regionales del pasado octubre Daniel Cabrales empujó la adhesión formal del uribismo a Carlos Gómez (candidato de la cuerda de Lyons) para la Gobernación, en vez de haber impulsado la candidatura propia que se movía del General Herazo. Y se quejan de que, para Asamblea y Concejo de Montería, ese congresista se haya ‘saltado’ a varios que querían aspirar para avalar al suegro de su hermano Cristóbal Cabrales como diputado (llamado Jacob Náder) y a un primo como concejal (Ernesto López).

Según los críticos de Cabrales, la estructura del partido a nivel departamental fue puesta al servicio de las campañas de Carlos Gómez y de los parientes del Senador “y no no hubo apoyo suficiente ni para el resto de candidatos en los pueblos ni para Carlos Ordosgoitia a la Alcaldía de Montería. Por eso, hubo listas al Concejo con 60 votos y aspirantes de municipios con 200”, como nos aseguró Lacharme, quien tiene una investigación ética abierta por haber desobedecido a la colectividad votando por Edwin Besaile a la Gobernación.

El Senador Cabrales, cuyo hermano Cristóbal fue uno de los mayores escuderos del exgobernador Lyons (incluso su esposa Carolina Náder trabajó en esa Administración), nos respondió se trataba de “infamias”.

Dijo que mucha gente que lo apoyó a Senado votó por Sara Piedrahíta -la prima del Gobernador- y no por la lista uribista debido a que hace cuatro años el congresista había aspirado a la Alcaldía de Montería en fórmula con Lyons; que su primo es un liberal uribista que simplemente pidió un cupo al Concejo; que “la rabia” de sus críticos es porque la lista a la Asamblea no fue cerrada y que Córdoba fue uno de los pocos departamentos en los que el CD creció en votos en las regionales, en comparación con las legislativas.

Efectivamente, el uribismo en Córdoba sacó a la Asamblea 56 mil votos (13 mil de ellos para el suegro de Cristóbal Cabrales) que contrastan con 22 mil que obtuvieron a Cámara.

Sobre la carta uribista a la Alcaldía de Montería, el Senador Cabrales dijo “lo apoyé contundentemente”. Consultado, el excandidato Carlos Ordosgoitia (que alcanzó el segundo lugar con casi 50 mil sufragios, por encima de la maquinaria de los liberales que quedaron de terceros) nos respondió: “Yo recibí el apoyo del expresidente Uribe, de Óscar Iván Zuluaga y de las directivas en Bogotá, pero del partido localmente no hubo ningún respaldo”.

(Foto de portada de este confidencial: tomada de El Tiempo).

Miércoles, Enero 27, 2016 - 11:56
2
6658

?

Dilian Francisca Toro, la gobernadora del Valle del Cauca, acaba de ser elegida como presidente de la Federación Nacional de Departamentos, justo para el año en el que el Congreso tiene entre manos el tema de los licores, uno de los más importantes para los gobernadores.

Toro recibe la cabeza del gremio de Gobernadores cuando está andando en el Congreso un proyecto de ley del Gobierno, liderado por la ministra de Comercio Cecilia Álvarez-Correa, para modificar los impuestos a los licores, poniéndoles IVA en vez de los impuestos actuales y eliminando la protección para los licores nacionales.

Ese proyecto no ha caído bien entre los gobernadores, que temen que les quite poder a ellos (las licoreras son fortines políticos e incluso caja menor de muchos políticos) y a los Departamentos (pues el impuesto a los licores es una de sus principales fuentes de ingresos, dirigidos a la salud).

Y con la elección de Dilian muestran que la pelea no va a ser menor: pusieron a una gobernadora que conoce muy bien el Congreso, encabeza un grupo político con un senador y tres representantes propios, es una baronesa del sector que se vería más afectado si se reducen los ingresos de licores (la salud), maneja una de las licoreras más grandes y llegó a anunciar un plan de choque para salvarla. Así que el brindis para Dilian puede ser amargo para el Gobierno.

Páginas