Menú principal

Domingo Enero 16, 2022

Camilo Gómez, que el año pasado fue la fórmula vicepresidencial de Marta Lucía Ramírez, está sonando como candidato conservador a la Gobernación de Cundinamarca.

Este sábado, durante una reunión en Cota con los directorios azules de 25 municipios del departamento, el ex Alto Comisionado para la Paz de Andrés Pastrana reapareció en una tarima azul. Gómez, que aún no ha decidido si se lanza, fue aclamado tras ser presentado con un elogioso discurso de la ex candidata presidencial conservadora. A su lado estaba la plana mayor de ese partido: el presidente del directorio nacional, el representante David Barguil, tres senadores con votos en el departamento (Fernando Tamayo, Jorge Hernando Pedraza y Hernán Andrade), el representante Orlando Clavijo y la ex congresista Carlina Rodríguez.

Gómez, un abogado bogotano que viene del corazón del pastranismo, tiene una larga trayectoria en el sector público pero jamás se había medido en las urnas hasta las presidenciales del 2014, cuando -con Ramírez- sacaron dos millones de votos en la primera vuelta.

Antes de su reaparición llevaba varios años dedicado a la consultoría legal, tras haber sido secretario privado de Pastrana tanto en la Casa de Nariño como en la Alcaldía de Bogotá, además de Superintendente de Sociedades de César Gaviria y uno de los ternados a la Procuraduría en 2008 (perdiendo con Alejandro Ordóñez). Pero es conocido sobre todo por haber sido el Alto Comisionado de Paz en la etapa final de las fallidas conversaciones de El Caguán, reemplazando a Víctor G. Ricardo (quien, curiosamente, sonó hace algunos meses como carta azul a esa misma Gobernación).

Gómez se convierte así en uno de los tres posibles nombres de los azules para llegar a una Gobernación que no tienen desde hace tres décadas. Los dos precandidatos oficiales son el empresario José Miguel Santamaría, que dirige la Corporación Pensamiento Siglo XXI (el think tank de los conservadores) y es hijo del ex gobernador Miguel Santamaría. Y el periodista Jorge Leyva, precandidato a la Alcaldía de Bogotá en 2010 y hijo del ex ministro Álvaro Leyva.

Sin embargo, toda la movida conservadora depende de la decisión de la ex congresista Nancy Patricia Gutiérrez, quien podría lanzarse por firmas o por el Centro Democrático pero que, para algunos, estaría obligado a hacerlo por Cambio Radical. Como la actual presidenta de Asomóvil es políticamente cercana a los conservadores y tiene mucha fuerza en el departamento, si se lanza los azules podrían terminar con ella.

Perfiles relacionados: 
Camilo  Gómez Alzate
Nancy Patricia Gutiérrez
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2015-05-08 18:39
El doctor Camilo Gómez no es la persona idónea para ocupar el cargo de Gobernador de Cundinamarca por una razón muy simple, su labor como Alto Comisionado de Paz fue absolutamente desastrosa, ya que no percibió en ningún momento el juego truculento de las FARC hasta cuando su jefe el exPresidente Andrés Pastrana decidió romper con ese estrepitoso proceso. Muy seguramente si llegara a ser Gobernador del departamento volverían a reinar las FARC en Cundinamarca, las que desde ya le apuestan a Gómes y al hijo de Alvaro Leyva como sus cartas políticas. No conozco al doctor Santamaría, pero creo que será mucho mejor candidato y gobernador que los otros dos.
Mié, 2015-05-06 21:41
Todos los nacidos en Bogotá, cuando se nos pregunta de dónde somos, respondemos: bogotano. Nunca se nos ocurre decir que somos cundinamarqueses. Los hay antioqueños, vallunos, barranquilleros, pero solo para Bogotá y los bogotanos, Cundinamarca no es ningún referente. Así que la suerte de nuestro departamento nos es indiferente. Pero, solo por meter la nariz en algo en lo que poco me ocupo, formulo una pregunta: si los municipios suman más de 140, cómo puede aspirar el señor Camilo a ser ganador, con el apoyo de 25? No cree que le falta fuerza? Como negociador de paz, pasó sin pena ni gloria. No me extraña, entonces, que pocos lo conozcan.
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Sábado, Febrero 6, 2016 - 18:39
0
2854

Aunque todos los acuerdos estaban dados para que el congresista santandereano Édgar ‘el Pote’ Gómez llegara a la presidencia de la Cámara de Representantes para el tercer año de la legislatura, las cuentas le variaron a seis meses de que se cerrara el trato y ahora tiene competencia para llegar a ese cargo.

Esta semana se dio a conocer que un total de cinco representantes, incluido 'El Pote',  están interesados en  competir por quedarse con esa dignidad, en un año en el que la paz tendrá un rol protagónico

De los cinco nombres que se postularon,  dos son de Santander. Además del de Gómez, el también representante liberal de la región, Miguel Ángel Pinto, estará en la pelea.

Precisamente, Gómez, quien actualmente es el presidente de la Comisión de Acusaciones, tiene planeado lanzarse al Senado para las elecciones legislativas de 2018, y es la presidencia de la Cámara la que se convertiría en la principal plataforma de su nueva aspiración.

En la otra esquina,  está la candidatura de Pinto, quien con gobernador abordo (es tío político de Didier Tavera Amado), con una relación bastante estrecha con el copresidente del liberalismo, Horacio Serpa, y con la presidencia de la Comisión Primera a sus espaldas, tiene puntos a favor. Llegar a la presidencia de la Cámara también le podría abonar terreno para las elecciones de 2018 en caso de que decida dar el salto al Senado.

De los otros tres en la puja, uno es de Bogotá, otro es de San Andrés y el tercero es de Norte de Santander.  Se trata de Alejandro Carlos Chacón, quien desde 2010 ha estado en el Congreso.

Según le dijo Pinto a La Silla, varios representantes de la bancada liberal le pidieron que presentara su nombre, lo que en principio muestra que las fuerzas están divididas internamente en el partido ‘rojo’, y que las nuevas postulaciones están siendo impulsadas por los mismos representantes y no por intereses unitarios de los congresistas.

En total son 41 votos los que se contabilizarán para definir al candidato que presentará el liberalismo ante la plenaria de la Cámara el 20 de julio para que sea elegido. Les quedan al menos cinco meses para hacer su campaña.

Viernes, Febrero 5, 2016 - 17:55
0
4699

Cuando iniciaba su Administración, a principios del mes pasado, el Alcalde de Cartagena conformó una terna para elegir al nuevo gerente de Transcaribe, el megaproyecto de movilidad más grande en la historia de la ciudad que ha arrancado con varios tropiezos. Aunque ya venía sonando, La Silla Caribe confirmó hoy con alguien de la Alcaldía que el favorito de Manolo Duque allí es el ingeniero José Alfaro Villadiego, quien tiene un perfil técnico y no cuenta con padrino político.

La elección del nuevo gerente es una de las más grandes asignaturas pendientes del sistema masivo, y vuelve a tomar vigor especialmente desde ayer que se conoció la renuncia del exsecretario general del Distrito Carlos Coronado, quien llevaba más de medio año encargado en el puesto bajo una lluvia de críticas por el accidentado inicio del proyecto.

Alfaro Villadiego viene de ser director de operaciones de Transcaribe y se conoce al dedillo el proyecto porque trabajó en él desde sus inicios, hace más de 10 años. Hace dos años había renunciado por diferencias con el gerente pasado, José López Amarís, quien era cuota de la casa política de los García Zuccardi.

El Alcalde lo conoce porque “José Julián (Vásquez, su hermano y poder a la sombra) también trabajó en Transcaribe. Es especialista en transporte, que es la etapa en la que está ahora el sistema. Nunca ha ocupado un cargo gerencial y eso es otra cosa”, nos dijo una persona que conoce bien la iniciativa.

Según esa fuente conocedora, a Alfaro le faltan relaciones con los bancos, que son los que van a prestar la plata para que la empresa Transcaribe también funcione como uno de los operadores del sistema.

En dos semanas que sesione la junta de Transcaribe se sabrá si Manolo logró llevarlo al cargo. El colectivo tiene cinco miembros, entre ellos el mandatario, pero la Nación tiene las mayorías. Además, se rumora que la casa García (liderada por el exsenador, condenado por corrupción, Juan José ‘Juancho’ García) tiene interés en entrar en la puja por ese puesto. En cabeza de José López, lo tuvieron por tres años.

Viernes, Febrero 5, 2016 - 13:46
2
5298

En los últimos dos días  una serie de cuestionamientos sobre la administración del alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, han salido a flote por el rasero que se está utilizando en la administración para definir el personal.

Aunque en campaña Hernández abrió una convocatoria para que todos los ciudadanos interesados en trabajar en la Alcaldía le hicieran llegar su hoja de vida con el fin de buscar entre sus perfiles a los nuevos funcionarios y contratistas, esa promesa se ha quedado corta.

Si bien, y según aseguró el jefe de gabinete de Hernández, Manolo Azuero (ex editor de la Silla Santander), esa política está en etapa de implementación y señaló que algunos de los nuevos integrantes del equipo de la Alcaldía han sido seleccionados a partir de esa base de datos,  personal cuestionado de la pasada administración volvió al ruedo.

La Silla revisó el portal único de contratación y encontró que en los 22 reportes que se han hecho de la vinculación de personal, ya hay un nombre que sonó en el cuatrienio pasado por escándalos.

Se trata del de Adriana Milena Sanabria Hernández, quien fue nombrada en un artículo de la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal, por ser una de las contratistas de la era de Lucho Bohórquez que obtuvo varios contratos de prestación de servicios sin presuntamente tener la experiencia ni la idoneidad para ejecutarlos.

Para el caso de los funcionarios de libre nombramiento y remoción, ha generado suspicacias el nombramiento de Lía Patricia Carrillo, quien es la subsecretaria administrativa de la Alcaldía y quien es afín, según tres fuentes que conocen la movida política en la ciudad, a la cuerda del diputado liberal Honorio Galvis.

Precisamente,según versiones de dos fuentes que están dentro de la administración, Lía Patricia ha enfrentado acusaciones de acoso laboral y es señalada de mover el personal a su acomodo. No obstante, la funcionaria señaló que las afirmaciones en su contra no son ciertas, e indicó que de los seis sindicatos que existen en la Alcaldía de Bucaramanga uno solo es el que se ha quejado de su labor.

"Yo me ciño estrictamente a la ley, el acoso laboral del que ellos hablan es porque se exigen cumplimiento de horarios y tareas y eso no es acoso laboral. Yo no muevo a nadie de los cargos, yo soy una subordinada y recibo órdenes y cuando ha existido traslado de personal todo está completamente soportado y con solicitudes de jefes de cada oficina", indicó.   

Al respecto, Azuero le dijo a La Silla que las personas que continuaron de la administración pasada no están en esos cargos por su procedencia política sino “porque saben del tema que están manejando”.  

Sobre la base de datos el jefe de gabinete indicó que esperan que esté en funcionamiento a mediados de febrero, para a partir de ella seleccionar los perfiles del personal,  en razón a que la mayoría de los contratos que se han suscrito solo son por 5 meses.

A ese escenario se ha sumado la contratación de Pedro Porras Porras como conductor privado de Rodolfo Hernández con honorarios mensuales de $4 millones.

Según la explicación que entregó la Alcaldía, el pago que recibirá es proporcional a sus funciones debido a que deberá acompañar todos los días al mandatario y a que si lo vinculaban directamente en la planta de personal, el salario aumentaría por el pago de horas extras, dominicales y nocturnos. 

Desde la administración de Hernández también se dijo que  el nuevo conductor cuando estaba en el sector privado recibía el mismo sueldo, y se aseguró que fue él el elegido porque era del círculo de confianza de Hernández y las autoridades habían recomendado que alguien con ese plus llegara a ese cargo debido a las amenazas que recibió el Alcalde.

Sin embargo, el tema de fondo está dado en que la Alcaldía de Hernández estableció un estándar para definir el pago de honorarios a contratistas que está basado en la experiencia y en el nivel académico de cada persona que se vincula.

Aunque, según lo reconoce la misma Alcaldía, esa escala no es de obligatorio cumplimiento, sí es el rasero que se está teniendo como punto de referencia para definir el valor de la prestación de los servicios del personal.

La Silla comparó los honorarios del nuevo conductor, que según los estudios previos de la Alcaldía debe tener estudios primarios para ser contratado, con los de los  abogados y profesionales de diferentes especialidades que se vincularán a la administración,  y encontró que la  diferencia en algunos casos es solo de $500 mil mensuales.

Nota de la Editora: Después de la publicación de este artículo, Lía Carrillo se comunicó con este medio y nos dio su versión sobre los señalamientos que le hacen. La actualización se hizo a las 4:36 p.m.

Páginas