Menú principal

Lunes Enero 17, 2022

Camilo Gómez, que el año pasado fue la fórmula vicepresidencial de Marta Lucía Ramírez, está sonando como candidato conservador a la Gobernación de Cundinamarca.

Este sábado, durante una reunión en Cota con los directorios azules de 25 municipios del departamento, el ex Alto Comisionado para la Paz de Andrés Pastrana reapareció en una tarima azul. Gómez, que aún no ha decidido si se lanza, fue aclamado tras ser presentado con un elogioso discurso de la ex candidata presidencial conservadora. A su lado estaba la plana mayor de ese partido: el presidente del directorio nacional, el representante David Barguil, tres senadores con votos en el departamento (Fernando Tamayo, Jorge Hernando Pedraza y Hernán Andrade), el representante Orlando Clavijo y la ex congresista Carlina Rodríguez.

Gómez, un abogado bogotano que viene del corazón del pastranismo, tiene una larga trayectoria en el sector público pero jamás se había medido en las urnas hasta las presidenciales del 2014, cuando -con Ramírez- sacaron dos millones de votos en la primera vuelta.

Antes de su reaparición llevaba varios años dedicado a la consultoría legal, tras haber sido secretario privado de Pastrana tanto en la Casa de Nariño como en la Alcaldía de Bogotá, además de Superintendente de Sociedades de César Gaviria y uno de los ternados a la Procuraduría en 2008 (perdiendo con Alejandro Ordóñez). Pero es conocido sobre todo por haber sido el Alto Comisionado de Paz en la etapa final de las fallidas conversaciones de El Caguán, reemplazando a Víctor G. Ricardo (quien, curiosamente, sonó hace algunos meses como carta azul a esa misma Gobernación).

Gómez se convierte así en uno de los tres posibles nombres de los azules para llegar a una Gobernación que no tienen desde hace tres décadas. Los dos precandidatos oficiales son el empresario José Miguel Santamaría, que dirige la Corporación Pensamiento Siglo XXI (el think tank de los conservadores) y es hijo del ex gobernador Miguel Santamaría. Y el periodista Jorge Leyva, precandidato a la Alcaldía de Bogotá en 2010 y hijo del ex ministro Álvaro Leyva.

Sin embargo, toda la movida conservadora depende de la decisión de la ex congresista Nancy Patricia Gutiérrez, quien podría lanzarse por firmas o por el Centro Democrático pero que, para algunos, estaría obligado a hacerlo por Cambio Radical. Como la actual presidenta de Asomóvil es políticamente cercana a los conservadores y tiene mucha fuerza en el departamento, si se lanza los azules podrían terminar con ella.

Perfiles relacionados: 
Camilo  Gómez Alzate
Nancy Patricia Gutiérrez
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Vie, 2015-05-08 18:39
El doctor Camilo Gómez no es la persona idónea para ocupar el cargo de Gobernador de Cundinamarca por una razón muy simple, su labor como Alto Comisionado de Paz fue absolutamente desastrosa, ya que no percibió en ningún momento el juego truculento de las FARC hasta cuando su jefe el exPresidente Andrés Pastrana decidió romper con ese estrepitoso proceso. Muy seguramente si llegara a ser Gobernador del departamento volverían a reinar las FARC en Cundinamarca, las que desde ya le apuestan a Gómes y al hijo de Alvaro Leyva como sus cartas políticas. No conozco al doctor Santamaría, pero creo que será mucho mejor candidato y gobernador que los otros dos.
Mié, 2015-05-06 21:41
Todos los nacidos en Bogotá, cuando se nos pregunta de dónde somos, respondemos: bogotano. Nunca se nos ocurre decir que somos cundinamarqueses. Los hay antioqueños, vallunos, barranquilleros, pero solo para Bogotá y los bogotanos, Cundinamarca no es ningún referente. Así que la suerte de nuestro departamento nos es indiferente. Pero, solo por meter la nariz en algo en lo que poco me ocupo, formulo una pregunta: si los municipios suman más de 140, cómo puede aspirar el señor Camilo a ser ganador, con el apoyo de 25? No cree que le falta fuerza? Como negociador de paz, pasó sin pena ni gloria. No me extraña, entonces, que pocos lo conozcan.
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Viernes, Febrero 5, 2016 - 12:21
0
5589

María Victoria Calle será la nueva presidenta de la Corte Constitucional. Y lo será un poco a regañadientes porque ya le había tocado asumir este cargo durante casi todo el año pasado después de que el polémico magistrado Jorge Pretelt se hubiera visto obligado a renunciar a la presidencia y no quería serlo ya en propiedad durante un año más.

Pero le tocó porque si no aceptaba se daba una situación muy complicada: como los presidentes se van eligiendo en orden alfabético, el siguiente en la línea era el magistrado Luis Guillermo Guerrero.

Esto, en principio, no representaría un problema si no fuera porque su vicepresidente sería el también polémico magistrado Alberto Rojas, cuya permanencia en la Corte, como contó La Silla, tiene que ser decidido por la sala plena en las próximas semanas salvo que la nueva presidente lo engavete.  

Si no era Rojas, la siguiente en la lista sería la magistrada Gloria Ortiz. El problema de Ortiz es que es sobrina política del magistrado Guerrero, con lo cual la dupla directiva de la Corte quedaría entre parientes.

Ante tanto enredo, Calle tuvo que aceptar la presidencia.

Con esa decisión a regañadientes, Calle volverá a ser una de las encargadas de armar el Consejo de Gobierno Judicial, la nueva junta directiva de la Rama que creó la reforma de Equilibrio de Poderes y que debe definir la creación o eliminación de juzgados o el presupuesto de la justicia.

El año pasado ella participó, junto con los ex presidentes del Consejo de Estado (Luis Rafael Vergara) y de la Corte Suprema (Leonidas Bustos), en el fallido proceso para armar ese nuevo Consejo, que hundió el Consejo de Estado por varias irregularidades.

Viernes, Febrero 5, 2016 - 00:27
0
6732

Luego de una campaña que estuvo marcada por denuncias de “ríos de dinero”, el golpe para la mayoría de los que se quemaron en las urnas fue de grandes proporciones. La Silla buscó a los excandidatos a los principales cargos en los dos santanderes y se encontró con que los aterrizajes dieron para todo: mientras que unos cayeron de pie en los nuevos gobiernos, otros se reencaucharon en  el sector privado y retomaron negocios familiares, y algunos empezaron a prepararse para la nueva contienda electoral.

En Santander

Iván Aguilar: Después de haber abandonado su campaña propia por la Gobernación de Santander tras un fallo del CNE que lo sacó del juego electoral por doble militancia, y de haberse sumado a la aspiración de Didier Tavera,  Iván Aguilar aterrizó en el equipo de asesores del nuevo mandatario. Aguilar va a ser el enlace entre la administración y el Instituto para el Desarrollo de Santander, Idesan.

Carlos Fernando Sánchez: El excandidato a la Gobernación de Santander apadrinado por el parapolítico Hugo Aguilar, quien quedó en el último lugar en votación, llegó a la  Fundación Cardiovascular como coordinador de proyectos. El aterrizaje lo dejó en la dirección de todos los planes de expansión que tiene esa entidad, una de las más poderosas de la salud en el país, y que incluye la construcción de los hospitales internacionales. No tiene planes de volver a la política.

Leonidas Gómez: El candidato independiente Leonidas Gómez no paró la campaña después de elecciones y continuó con su movimiento Dignidad Santandereana. Aunque desde que inició el 2016 ya no se está moviendo tanto, retomó su columna en Vanguardia Liberal y fue ubicado en la edición de los domingos. Algunos de los que lo acompañaron en su aspiración aterrizaron en puestos públicos en la Alcaldía de Bucaramanga. Gómez está planeando su aspiración para 2019.

Holger Díaz: El excandidato a la Gobernación de Santander que se impulsó con el apoyo del círculo de poder del exgobernador de Santander Richard Aguilar Villa, volvió al sector privado y en una empresa que montó con su suegro está desarrollando proyectos, según le dijo a La Silla, sobre investigación en salud.  Díaz también volvió a la academia e inició una maestría en neurolingüística. No piensa volver a la política por ahora.

Carlos Ibáñez:  Luego de ser candidato del Partido Liberal, y según las encuestas, el más opcionado para llegar a la Alcaldía de Bucaramanga, Ibáñez se retiró de la política activa y volvió a ejercer como  abogado. Según le dijo a La Silla, está adelantando consultorías y se convertiría en docente . No obstante, no está completamente apartado del escenario político y señaló que por ahora “está mirando los toros desde la barrera”. Tras su derrota, su hija, Juanita Ibáñez, fue nombrada como asesora del despacho del gobernador de Santander, Didier Tavera.

Sergio Isnardo Muñoz: El excandidato a la Alcaldía que buscó el aval de diferentes partidos  y finalmente aterrizó en el Mais, volvió al sector público y cayó en la Gobernación de Santander como secretario de Planeación, cargo que había abandonado para hacer su campaña. Las volteretas de Muñoz en los partidos dieron para tanto, que como ya lo había contado La Silla, llegó al gabinete de Didier Tavera como cuota del representante  a la Cámara Liberal, Miguel Ángel Pinto, quien aspira a lanzarlo en las elecciones de 2019 como el candidato de los rojos a la Alcaldía de Bucaramanga.

Jhan Carlos Alvernia: Aunque perdió las elecciones, Jhan Carlos Alvernia no abandonó la política y como presidente del Partido de La U en Bucaramanga sigue reuniéndose con ediles y líderes políticos. A través de sus redes sociales está comentando sobre hechos de la ciudad. Alvernia también volvió al sector privado en las empresas de su familia, que como ya lo contó La Silla en alianza con la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal,  están relacionadas con la contratación de personal en hospitales a través de figuras cuestionadas.  También inició una maestría en Desarrollo Sostenible y medio ambiente.

Jaime Vargas: El hermano de Fernando Vargas, exalcalde de Bucaramanga destituido por la Procuraduría en 2011, quien arrancó su campaña con el aval de la ASI y se retiró a mitad de camino para unirse a la aspiración de Ibáñez,  regresó a la Universidad de Santander ( UDES) como director de investigación y consultoría. Esa institución educativa es de propiedad de su hermano y en ella ha trabajado por más de 10 años.

Celestino Mojica: Otro de los candidatos que se retiró a mitad de la carrera por la alcaldía de Bucaramanga fue Celestino Mojica, quien renunció a su aspiración para unirse a la candidatura de Jhan Carlos Alvernia como su jefe de campaña. Después de quemarse en las elecciones Mojica continúo como Vicepresidente Nacional de Opción Ciudadana y volvió a litigar. 

En Norte de Santander

Milla Patricia Romero Soto: La candidata de Álvaro Uribe Vélez a la Gobernación de Norte de Santander, Milla Patricia Romero, se desempeña como directora del partido Centro Democrático en el departamento.

Judith Maldonado Mojica: La sorpresa de las elecciones en Norte de Santander por cuenta de la inesperada votación que alcanzó (78 mil votos), Judith Maldonado Mojica, se encuentra de gira por el departamento de Norte de Santander en reuniones de agradecimiento. Así lo ha hecho evidente en sus redes sociales con videos, fotos e invitaciones a dichas reuniones en diferentes municipios, en las que también hace alusión a la Corporación Construyendo Poder, Democracia y Paz.

Jorge Enrique Acevedo Peñaloza: Aunque su esposa está librando la batalla con el Concejo de Cúcuta por la Contraloría, Jorge Acevedo, quien obtuvo la segunda votación en Cúcuta, le dijo a La Silla que por el momento no se encuentra vinculado a la función pública y que está trabajando en una firma de ingeniería  en la que licita con el Estado en proyectos que tienen ejecución fuera de Norte de Santander. También aseguró que su aspiración política sigue en pie y se lanzará nuevamente a la Alcaldía en cuatro años.

Carlos Eduardo Luna Romero:  Luego de liderar la campaña liberal por la Alcaldía de Cúcuta, que entre todas fue la que más respaldos de congresistas tuvo, Carlos Luna volvió a la Cámara de Comercio de Cúcuta, esta vez como presidente ejecutivo. Tal y como contó La Silla, diferentes sectores políticos de la ciudad aseguran que en su elección pesó el respaldo de los Cristo, aún cuando existen cuestionamientos porque Luna no tiene título profesional.

Jairo Humberto Cristo Correa: El excandidato del partido ASI, Jairo Cristo le dijo a La Silla que además de estar terminando un doctorado en Gestión Pública y Política Social en la Universidad de Baja California, está asesorando a algunos municipios del departamento (no precisó cuáles) para la presentación de proyectos pero sin ningún tipo de contrato oficial.

Wilfredo Grajales Rosas: Luego de que la candidatura del sacerdote Wilfredo Grajales fue rechazada por el partido Alianza Verde (el cual él mismo fundó en Norte de Santander) y el Mais la acogiera, los 7 mil votos que obtuvo lo dejaron en el quinto lugar en la carrera por la Alcaldía de Cúcuta. Sin embargo fue el primero de los candidatos quemados en Norte de Santander que cayó parado: Enrique Peñalosa lo nombró como director del Instituto Distrital para la Protección de la Niñez y la Juventud, Idipron en Bogotá.

Rafael Humberto Romero Moreno: Aunque no pudimos hablar con el excandidato a la Alcaldía de Cúcuta por la Unión Patriótica, varias fuentes aseguraron que volvió a desempeñarse como docente universitario en la Universidad Libre en Cúcuta.

 

 

Jueves, Febrero 4, 2016 - 15:37
0
2858

Con la salida hoy de Carlos Coronado de la gerencia de Transcaribe, el alcalde de Cartagena Manolo Duque se quita un peso de encima porque la permanencia del funcionario se le había vuelto un problema. Las últimas semanas, los concesionarios del sistema masivo le reclamaban al mandatario que actuara para que se diera un cambio en la gerencia. Sin embargo, Manolo la tenía cuesta arriba porque esa decisión no dependía exclusivamente de él sino de la junta directiva de Transcaribe.

La junta sesionó hoy en Cartagena, entre las 11 de la mañana y las tres de la tarde, con la presencia de la ministra de Transporte Natalia Abello, para evaluar lo que le hace falta al sistema para el inicio de su operación comercial. 

Durante la última hora de junta, los cinco miembros (dos por la Alcaldía, incluido el alcalde, y tres por el Gobierno Nacional, entre ellos la Ministra) debatieron sobre la permanencia de Coronado, quien al mediodía les había entregado su carta de renuncia. Lo hizo un día después de que los concejales le pidieran que se apartara del cargo, especialmente porque los dejó plantados en el debate de control político al que lo habían citado. 

A eso se suma que, mientras la junta sesionaba, a las afueras de la Alcaldía los transportadores hacían un plantón para pedir un nuevo gerente. Manifestaron que Coronado nunca fue lo suficientemente claro con ellos sobre los recursos de la chatarrización, por lo que no sienten que estén dadas las condiciones para sacar sus buses de las calles cartageneras y entregárselos a Transcaribe para que los vuelva chatarra.

La Silla supo que el alcalde Duque aprovechó esa coyuntura para argumentar ante los otros cuatro miembros de la junta que la permanencia de Coronado era insostenible. Decidida la salida del funcionario, ahora Transcaribe deberá citar a una reunión extraordinaria, en menos de dos semanas, para elegir al nuevo gerente.  

Como contó La Caribe, Coronado llegó a ese puesto designado por el entonces alcalde Dionisio Vélez, aliado del mandatario barranquillero Alejandro Char y del vicepresidente Germán Vargas Lleras. Y aunque desde el comienzo se dijo que su estadía en la gerencia sería temporal, mientras la junta directiva escogía al gerente en propiedad, Coronado había manifestado en privado su interés de ser el titular, le dijeron dos fuentes de Cartagena a La Caribe. 

Páginas