Menú principal

Miércoles Agosto 04, 2021

?     

El derrumbe de Universidad Nacional será tema a partir de ahora de un debate de control político en el Congreso. Derrumbe, no en sentido figurado, sino literal.

De los 152 edificios de la universidad, 26 están en estado de vulnerabilidad. Uno de cada cinco edificios está por caerse, según la información en la cual basarán su debate de control político a la ministra de Educación María Fernanda Campo los representantes Ángela María Robledo y Carlos Eduardo Amaya, que harán esta mañana.

El ala sur del edificio de Cine está cerrado; el techo de la facultad de Derecho está desbaratado; el edificio de la facultad de Arquitectura está convertido en un depósito; el edificio de Enfermería está cerrado.

La Silla Vacía està cubriendo en vivo este debate por la importancia que tiene esta universidad para el país. Lo pueden seguir acá o en Twitter en nuestra cuenta @lasillaenvivo.

 

  

   

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Mié, 2013-11-20 18:32
Si se inventaron el 4 por mil para apalancar la banca, la desvergonzadamente rica banca de un país pobre, en donde los que no tenemos tuvimos que darle más a los que si tenían, porque carajos no trasladan este impuesto, a mejorar la infraestructura de la educación pública? Creo que lo pagaríamos con más gusto si fuera para este fin.
Mié, 2013-11-20 15:54
La Universidad Nacional hoy vive de su fama. Curiosamente, los mismos que más alegan que le da la espalda al país otra universidad [Los Andes], son los primeros en darle la espalda a la UNal. Poca conciencia de lo público, como decía Garzón: "claro porque, ¡como esto no es mío!". Patético.
Jue, 2013-11-21 20:47
Error: La Nacional conserva su prestigio académico, las cifras hablan. Pasa que, estando forzada a autofinanciarse por la disminución presupuestal, baja también de nivel académico; al recargar de trabajo a su planta docente, en lugar de ampliarla. Esto responde a la lógica neoliberal donde se valora la rentabilidad y no el conocimiento en general. De seguir la tendencia, se querrá eliminar las carreras humanistas [poco lucrativas], pero sin las cuales ya no se podría hablar de Universidad, sino de Instituto. Entonces, mantienen en su mínimo a estas carreras, para no perder el grado de universidad, sin el cual no podrían cobrar igual. Hay una calaña antigua que corroe la universidad: empleados [profesores, directivas, administrativos], que roban el salario que devengan del Estado, por eso, no la liquidan [una gallina que pone huevos de oro]; mas, junto a ellos, hay personas honestas que son las que han mantenido el nivel del conocimiento, [email protected] son los responsable de su prestigio.
Jue, 2013-11-21 22:08
@ANX ¡Gracias por contestar! A esto me refiero por la fama: la UNal no es hoy por hoy el sitio de avanzada del desarrollo social del país que alguna vez alcanzó a ser. Hace mucho, MUCHÍSIMO tiempo en la Ciudad Blanca lo que se respira es endogamia y ostracismo. En las carreras de Artes Liberales (p.e.) eso es lo que pasa: del Conservatorio para afuera, es selva. O si salen, es para becas y cargos. Pero, ¿las instalaciones, la depuración de planta, la noción de lo público? Naaada. Y así con varias cosas. Es una moda hoy por hoy aplicar a cursos en la UNal: me encanta que entren. Pero se cierran ahí. Las bellezas que afirman muchos de los estudiantes de plásticas sobre los temas sociales son de irresponsabilidad temeraria y cinismo comprado... los más, poca experiencia de campo han desarrollado con lo que no sea la burbuja de la academia. Así que, vamos. Tal vez no sea agradable, tal vez hayan factores de presupuesto, pero no se puede negar que son víctimas de su propio invento.
Mar, 2013-11-19 20:52
Ingresé como estudiante de la Universidad Nacional en Bogotá hace 23 años. En ese entonces no tenía claridad sobre mi vocación. Me retiré. Cuando deseé retornar, no pude hacerlo, los estatutos no permitían estudiar otro pregrado sino pasados 10 años desde el primer ingreso. Mantuve viva mi ilusión. Hoy, he conseguido regresar a la Universidad Nacional en Bogotá, como estudiante de un postgrado, sintiendo alegría por hacerlo; mas, la realidad no se parece a lo que soñé. Es muy triste decir "es lo que hay": costos semejantes a los de la universidad privada [en algunos casos más elevados], edificios ruinosos que como enfermos van cayendo, el campus invadido -por usuarios que pagan- en los escenarios deportivos y culturales que antaño fueron gratuitos -o casi-, empleados que vegetan robando su salario devengado al Estado mediante la Universidad... Sé que no soy el único, que ve morir este sueño, y que hay quienes ya no podrán llegar a tenerlo.
Mar, 2013-11-19 15:40
El Estado prefiere dejar caer la Universidad Pública. Existen los comentarios generalizados que esto hace parte de la estrategia de Renovación Urbana y se dice que se pretende sacar la ciudad universitaria a las afueras de Bogotá para generar un espacio de expansión urbana en esa zona, tan apetecida por constructores como Sarmiento Angulo. O sea, se prefiere decir que es mejor construir la Ciudad Universitaria a las afueras de Bogotá que tratar de mantener algo que se ha llamado eufemísticamente, "bien de interés cultural". Si las cosas siguen así, entonces dentro de unos lustros podremos decir que allá se tendrá la Ciudadela Sarmiento Angulo. Para más información sobre la situación de la UN: “La ministra no es consciente de lo que pasa en la U Nal” http://bit.ly/1bXYov5
Mié, 2013-11-20 18:43
¿Violencia y caos? Cae en una falacia de generalización al decir que el actuar de unos grupos responde a las consecuencias generales de la existencia de las 3 universidades. A ver si aprendemos dialéctica.
Jue, 2013-11-21 06:43
Rigor es que toda generalización es falsa, señor Schrodinger, si no lo es el en el mundo de las partículas donde ni siquiera se puede determinar la posición y la cantidad de movimiento simultaneamente y no puede tener certezas mucho menos puede hacer generalizaciones de lo que no es físico. Haciendo generalizaciones como las que usted hace sin tener en cuenta las "nuances", cae en un engaño lógico.
Mar, 2013-11-19 11:21
Creo que la sociedad colombiana no debe inmutarse con el estado de la Universidad nacional, cuando en el esquema de seguridad de un solo individuo llevamos gastados en tres años la suma de US 28 millones de dólares, en numeros redondos, porque al año la seguridad de uribe vélez en pesos colombianos nos vale 15 mil 347 millones. Con esas cifras, que importa que el sistema hospitalario sea de muerte, la universidad pública se caiga a pedacitos o que el estado gaste semejante platal en la seguridad del austere uribe vélez
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Lunes, Febrero 22, 2016 - 23:10
0
2394

Aunque el alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, en campaña se había declarado en oposición a la valorización, la decisión de un juez de la ciudad que tumbó esa contribución en su administración lo obligó a cambiarse de bando.

Hernández le confirmó a La Silla que la decisión, que en términos prácticos lo que hace es echar para atrás el cobro de la contribución con la que se recaudaron $190 mil millones que están invertidos en obras viales en Bucaramanga, será apelada para salvaguardar los intereses de la ciudad.

“Ya no es el criterio mío lo que debe pesar, yo no estaba de acuerdo con la valorización porque estaban despilfarrando toda esa plata y entregándola en licitaciones de único oferente. Esa plata ya se la gastaron y si no apelara, pues prácticamente hay que cerrar al Municipio. Yo soy el representante legal de la ciudad y tengo que pensar en el beneficio de todos los ciudadanos”, aseguró Hernández.

La posición de Hernández, que según abogados consultados por La Silla, es la que debe defender el Alcalde, porque de lo contrario podría ser investigado por actuar en contra de los intereses del Municipio, no ha caído bien en los opositores a la valorización, quienes empezaron a cuestionar la nuevaposición del Alcalde.

Este medio, conoció el texto completo de la decisión, que en líneas generales lo que hizo fue validar todos los argumentos de la Procuraduría relacionados con las fallas de forma y de fondo que existieron en el proceso previo a la entrega de los recibos para el recaudo de esa contribución.

Por una parte, el Juez le dio la razón al Ministerio Público en cuanto a que la Alcaldía en 2011 omitió hacer dos publicaciones en diarios de amplia circulación de las convocatorias para la conformación de la Junta de Propietarios y Poseedores, órgano que se encargaría de socializar en diferentes partes de la ciudad los alcances de la valorización.

Por otra, señaló que sí existieron irregularidades en las actas de los escrutinios de las votaciones en las que se eligieron a los integrantes de esa junta, debido a que no existió comisión escrutadora y a que las actas de resultados no están firmadas por todos los delegados.

En este sentido, el Juez declaró la nulidad del documento que le permitió a la Alcaldía de Bucaramanga iniciar el cobro de la valorización en 2013, porque el procedimiento previo a su expedición no se cumplió de acuerdo a la norma.

El Tribunal Administrativo de Santander será el encargado de fallar la segunda instancia. Si la decisión se confirma, la Alcaldía de Bucaramanga tendría que entrar a devolver la plata a los bumangueses y reiniciar el proceso de cobro desde la convocatoria para la Junta de Propietarios. 

Lunes, Febrero 22, 2016 - 22:18
0
1901

Santander se metió en la puja por una partida de los $6,48 billones que le dejó a la Nación la controvertida venta de Isagen.

En una carta que fue enviada al Presidente Juan Manuel Santos el pasado viernes, el gobernador de ese departamento, Didier Tavera, solicitó formalmente que $648 mil millones (el 10 por ciento de la transacción) sean destinados a proyectos de inversión en Santander.

La petición se basa en que en la región está la represa de Hidrosogamoso, hidroeléctrica que produce el 60 por ciento de la energía de Isagen, lo que le daría derecho al departamento, según una ley expedida en el 95, de quedarse con la décima parte de los rendimientos que generaron la venta de las acciones.

Según el secretario de Planeación del departamento, Sergio Muñoz, “la ley es clara y señala que para recibir el beneficio la principal actividad de la empresa enajenada deberá estar en su territorio. Santander cumple esas características y por eso estamos reclamando la participación de esos recursos”.

A esa solicitud se sumaron todos los congresistas de Santander, quienes serían los encargados de presionar a Santos para que desembolsara la plata.

No obstante, Santander no es el único que está peleando esa posibilidad. La Gobernación de Antioquia  le hizo esa misma solicitud a Santos el pasado 29 de enero bajo el argumento de que en ese departamento funciona la sede principal de Isagén.

Lo particular es que ninguno de los dos departamentos está consultando la posibilidad de acceder a los recursos, sino que le están reclamando a la Presidencia su participación directa, algo que no estaba dentro de las cuentas de la Nación, que como lo contó La Silla, tiene dadas sus prioridades en la financiación de las vías 4G y en darle un alivio al déficit fiscal de los programas de Santos.

Lunes, Febrero 22, 2016 - 14:48
0
9164

La semana pasada hubo un cambio en la cabeza de la secretaría de Productividad de Antioquia que pasó de agache, sin comunicado de prensa y solo con dos breves menciones en medios: Llanedt Martínez, esposa del político condenado por narcotráfico Luis Javier Castaño, salió de su cargo después de que La Silla reveló esa relación y algunos medios la retomaron.

En su reemplazo llegó la abogada eespecializada en derecho administrativo y contratación Liz Margaret Álvarez Calderón, quien fue secretaria de servicios administrativos y gobierno de los municipios de San Jerónimo y Caramanta  hace casi una década y trabajó en la procuraduría Provincial de Puerto Berrío en 2013,

Lo curioso es que, según el diario El Mundo, Álvarez es esposa del representante conservador a la Cámara Horacio Gallón, aliado del llamado Grupo de Itagüí en el conservatismo antioqueño y quien apoyó la campaña del gobernador Luis Pérez.

Páginas