Menú principal

Martes Octubre 20, 2020

Ayer fue un día negro para la Revista Semana.  Veintiseis periodistas, de todas las áreas, incluidos cuatro del punto com y 11 de nuevos medios, fueron despedidos en un recorte masivo que hizo la revista. Entre los que salieron están los dos editores senior Luz María Sierra y Álvaro Sierra, que llevaban varios años siendo los segundos a bordo después del director Alejandro Santos.

Luz María Sierra fuera de ser la editora general era la persona con mayor acceso a las cortes y a los organismos de control, con lo cual lideró varias investigaciones judiciales. Alvaro Sierra, por su parte, uno de los periodistas con mayor experiencia en el cubrimiento de procesos de paz, era el encargado de cubrir las conversaciones en la Habana y la guerra en general.

La salida de estos dos periodistas -justo en medio de las negociaciones en La Habana- es un golpe para la calidad de Semana y una alerta de que los medios tradicionales en Colombia no están tan blindados de la crisis que ha golpeado a los impresos en el resto del mundo.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Sáb, 2014-09-06 09:15
No es la mejor, es simplemente la menos peor. Si razón pública fuera de papel sería mil veces mejor revista, aunque le quedarían faltando las "viejas empelotas" los carros con rines de aleación y los goles. Si no, también hasta sería mejor "Las dos orillas".
Mié, 2014-09-03 08:31
Revista Semana se convirtió en el mejor aliado de la Casa de Nariño. Publica lo que le convenga al gobierno para sustentar sus acciones. Su objetividad es nula. Hace rato cancele mi suscripción,
Sáb, 2014-09-06 09:17
Semana siempre ha sido aliada de la casa de Nari. Como cuando tituló en primera página que el presidente de esa éppoca, Uribe, era "el hombre de la esperanza" y lo declaró personaje del año. Claro, en esa época a los secuaces y a los hinchas del hampón Semana no les fastidiaba de a mucho. ¿No?
Mié, 2014-09-03 06:09
No creo que esta 'despidatón' en Semana se deba a una crisis económica. Solo hay que ver las ganancias del último año y el hecho de que destinaron varios miles de millones de pesos en construir su nueva sede en la 78 con 11 de Bogotá. En este caso, primó mantener el nivel de ganancias de los propietarios sobre el bienestar de los empleados. Seguro que también congelarán los aumentos con esa excusa.
Mar, 2014-09-02 20:54
El problema de Semana es que pasó de hacer oposición a un excelente Gobierno (Uribe) a ser complaciente, y apoyar desmesuradamente a un pésimo Gobierno (Santos), el presidente dice que su mejor amigo es el dueño de Semana y su sobrino dirige la revista, por más profesional que pretendan ser bajo esas condiciones es imposible serlo. El declive de Semana se explica porque murió su credibilidad. Yo cancelé hace rato mi suscripción y no los leo ni por Internet
Mar, 2014-09-02 18:02
Es temor, prudencia, respeto, o todas las anteriores y hasta más?. Xq reducir la nota a un simple " blindaje" de los medios en la revista más influyente del medio periodístico-politico,con una pauta publicitaria de envidiar, queda bastante corto el cuasi análisis. Podrían explicarnos q' significa el blindaje en este caso?.
Mar, 2014-09-02 22:04
Didundi, vamos a tratar de escribir una nota más en profundidad en los próximos días. El argumento que dieron allá es que era por razones económicas.
Mar, 2014-09-02 17:08
Ese es el resultado de poner tantos pasantes de periodismo a escribir notas sin ninguna supervisión: sin ortografía, incomprensibles y con errores garrafales.
Mar, 2014-09-02 16:57
Eso no es cosa de crisis, precisamente en tiempo de crisis se supone que deben conservar a la gente más experimentada. Pero ese no parece ser el caso...
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Sábado, Marzo 7, 2009 - 14:14
0
10133

Tan solo un día después de terminar su período como magistrado de la Corte Constitucional, Jaime Araújo anunció en su blog que se lanzará como candidato a la Presidencia de Colombia. Los que lo conocen no se sorprendieron pues nunca ocultó en sus fallos sus inclinaciones de político.

Páginas