Menú principal

Lunes Noviembre 29, 2021

El paro de hoy adquirió una nueva connotación una vez se volvió urbana, mostrando su cara más oscura.

En Bogotá varios sindicatos y centrales obreras marcharon, junto con campesinos de Usme y estudiantes de la Mane. Pero la marcha terminó convertida, en varios lugares y momentos, en una batalla entre encapuchados y policías. Hubo actos de vandalismo por parte de varios manifestantes. Vidrios rotos, bancos y restaurantes saqueados, calles sucias y repletas de grafitis y hasta manifestantes gravemente heridos fue el saldo de esta jornada de protesta.

En Medellín el panorama no fue muy diferente. Aunque la marcha en apoyo al paro transcurrió con normalidad, finalizando la jornada varios manifestantes se enfrentaron con la fuerza pública y el Esmad agredió a varios periodistas. Los fotoreporteros no estaban mezclados con los protestantes, no estaban en medio de los distrubios. Sin embargo, un grupo de varios periodistas que se desplazaban hacia una zona en la que se estaban registrando disturbios, fueron directamente atacados por el Esmad. Varios terminaron heridos.

Estas son las imágenes que capturó La Silla Vacía de ese lado oscuro de la protesta.

x
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Las marchas fueron muy grandes, e inicialmente tranquilas. Foto: Federico Ríos
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    En Bogotá, los manifestantes dejaron graffitis, como es usual. Foto: Juan Pablo Pino
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Así quedaron algunas vitrinas por los graffitis. Foto: Juan Pablo Pino
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Algunos manifestantes empezaron a taparse las caras y romper vitrinas. Foto: Juan Pablo Pino
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Pero las marchas superaron los graffitis y terminaron con jóvenes de cara tapada lanzando piedras. Foto: Juan Pablo Pino
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    El Esmad, como es usual, apareció y terminó enfrentádo a los manifestantes más violentos. Foto: Juan Pablo Pino
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Tanquetas, gases lacrimógenos y chorros de agua marcaron los choques. Foto: Juan Pablo Pino
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Además del Esmad, llegaron escuadrones de policías en moto. Foto: Juan Pablo Pino
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Un policía se lleva a un joven. Foto: Juan Pablo Pino
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Al final, algunas zonas parecían campos después de la batalla. Foto: Juan Pablo Pino
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Las tanquetas se quedaron custodiando lugares después de los choques. Foto: Juan Pablo Pino
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    El Esmad tampoco se fue después de los primeros desórdenes. De hecho, hubo varios momentos de choques. Foto: Juan Pablo Pino
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Así terminaron los alrededores de la Plaza de Bolívar. Foto: Juan Pablo Pino
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Y también resultaron afectados locales comerciales, especialmente sedes bancarias. Foto: Juan Pablo Pino
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Varios de los graffitis fueron contra los bancos. Foto: Federico Ríos
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Miembros de la estación de policía la Candelaria, bajo el mando del Mayor Andres Segura, agredieron a los medios verbalmente luego pasaron a los golpes, disparos de granadas aturdidoras y gases lacrimogenos para impedir el trabajo de la prensa.. Foto: Federico Ríos
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Durante las manifestaciones, varios periodistas resultaron heridos victimas de los abusos de la policía y el ESMAD. Foto: Federico Ríos
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    No aparece en imágenes pero Alejandro Farias, enviado especial de la agencia alemana de prensa DPA, quedó tumbado por varios minutos en el piso después de que un miembro del ESMAD arrojara una granada aturdidora justo en el lugar en el que estaba el periodista. Foto: Federico Ríos
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    La tensión fue creciendo. Foto: Federico Ríos
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Numerosos grupos del ESMAD patruyaron las calles de Medellín disparando gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento contra grupos de periodistas y población civil. Foto: Federico Ríos
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Esteban Vanegas, fotógrafo de El Colombiano, identificado además con un chaleco de prensa fue agredido por unidades de la policía que intentaron impedir su trabajo. Los periodistas nos vimos rodeados de miembros de la policía en varias ocasiones. Foto: Federico Ríos
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Andrew Calle fue alcanzado por una proyectil de gas lacrimógeno que impactó en su rostro dejandolo inconsciente.Foto: Federico Ríos
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Oscar Montoya, camarografo de hora 13 fue golpeado brutalmente con un baston policial que rompió su cabeza.. Foto: Federico Ríos
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    Bayron Garcia Correa de Caracol tv (foto con tapabocas) también fué golpeado por la policía mientras intentaba curbir las manifestaciones.. Foto: Federico Ríos
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    ¿Hubo una intención de la Policía de atacar a los periodistas para evitar que informaran?
  • interactive_pictures-field_interactive_pictures
    El mayor Andrés Segura discute con el fotógrafo Luis Eduardo Noriega de la Agencia EFE, después de que otros miembros del ESMAD golpearon al periodista en cercanías de la estación de policía. El mayor Segura intentó detener el cubrimiento de los medios gritando que debíamos apuntar las cámaras hacia el otro lado. Foto: Federico Ríos
Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Dom, 2013-09-01 20:45
Patruyaron????? :s
Sáb, 2013-08-31 10:03
No estoy de acuerdo con la forma en que se refieren a los ataques que presuntamente el ESMAD realizo a algunos periodistas, no estuve alli por supuesto, pero para referirse a este tema se debe profundizar. Lo que me imagino que sucedio es que los periodistas estaban donde no debian, y los Policias en un momento de defensa no tienen tiempo de pensar, y mucho menos de preguntar, hola Señor es Usted periodista?
Lun, 2013-09-02 00:52
Esta es la opinion mas @^%$&^#@ que he leido, aparte de las del Troll (gatonoseque miercoles),.."los periodistas estaban donde no debian"?....por favor, extrema incongruencia!!!,..y los policias "en momento de defensa"?.... "no tienen tiempo de pensar"?....no puedo creer que en pleno siglo 21 alguien pueda "pensar" asi.
Dom, 2013-09-01 13:53
Los ven con cámaras, tomando fotografías de los hechos, además los policías no estaban "defendiéndose", estaban atacando.
Dom, 2013-09-01 13:55
"Esteban Vanegas, fotógrafo de El Colombiano, identificado además con un chaleco de prensa fue agredido por unidades de la policía que intentaron impedir su trabajo. Los periodistas nos vimos rodeados de miembros de la policía en varias ocasiones." Una de las fotografías.
Vie, 2013-08-30 22:16
En las tomas generales de tv se vio a los periodistas en medio de la policía y los vándalos, no se puede acusar a la fuerza pública por cumplir su deber de proteger las propiedades de los hechos vandalicos, porque los manifestantes de verdad no estaban cubiertos y no fueron violentos; estos jóvenes se cubren precisamente porque ya saben a lo que van a causar destrozos y a robar los comercios, estos no son los campesinos, ni las personas que apoyan el paro agrario.
Vie, 2013-08-30 22:05
Estuve en la plaza de Bolívar apoyando un PARO PACIFICO, sin embargo en algún momento un grupo de no mas de 15 Vándalos y Desadaptados (incontrolables que no escuchaban razones para mantener una movilización pacifica) perjudicaron la imagen de esta movilización y la convirtieron en disturbios solo por deporte, minutos después me vi envuelto en una nube de lacrimógeno.
Vie, 2013-08-30 12:17
Las Farc, las Farc, las Farc, ehhhhhhhhhhhhhhh está en todo las Farc?, entonces quien maneja el País?,que nos aclaren esto. De nada sirve ,cerrojos, alarmas y vigilantes en la puerta cuando el "ladrón" está dentro de la casa,no estarán buscando el "ahogado" rio arriba?.
Vie, 2013-08-30 12:06
El Gobierno está pelando el cobre rápidamente. Lo delicado de la situación es que se olvide que este es un ACUMULADO de problemas: no es responsabilidad directa de J.M. Santos, no es solo Uribe Vélez. Tiene que ver con cómo se sueña un país. Respecto a la Policía... bueno, ya con todas las cámaras que han mostrado su lado más violento, la noción de "democracia" (¡POR FIN!) a algunas personas les queda un poco más cortada a la escala que es: no es tan amplia ni tan sólida como se han imaginado. Bien. Ahora, podemos empezar a madurar. :)
Vie, 2013-08-30 11:56
La militarización de Bogotá demuestra el MIEDO del gobierno. Reprimir, es lo único que saben hacer bien, y es para lo que menos neuronas se necesitan
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Jueves, Marzo 3, 2016 - 03:09
0
21317
Cuando estaba a punto de iniciar la campaña local, Richard Aguilar y Hugo Aguilar sabían que iban a ir por caminos diferentes. Esta fofo fue tomada en junio de 2015 en la celebración del día del padre de la familia Aguilar. 

El Presidente Juan Manuel Santos bajó del bus de su gabinete al exgobernador de Santander Richard Aguilar Villa y lo dejó sin el pan y sin el queso.

La Silla conoció que una reunión privada que sostuvieron los directores de los medios de comunicación en Santander con Santos, el mandatario aseguró que el exgobernador no va a ser parte de su Gobierno y que ni siquiera está considerando su hoja de vida.

La afirmación, que le fue confirmada a La Silla por tres de los asistentes al encuentro,  la hizo Santos luego de que lo interrogaran por los rumores que había sobre la posibilidad de que Aguilar llegara a dirigir el Departamento de la Prosperidad Social, DPS.

Pero lo que realmente sorprendió en la reunión fue que Santos también negara que Richard Aguilar hubiera sido cercano a él y a su gobierno, cuando el exgobernador de Santander hasta cambió de preferencias políticas por él.

La Silla contó cómo en plena campaña de reelección de Santos, desde la Gobernación de Santander (dirigida por Richard) les ordenaron a los contratistas llevar al menos diez personas al evento de cierre de la candidatura del entonces presidente-candidato en Bucaramanga.

Esa fue la primera vez que se hizo evidente que Richard Aguilar había saltado a la orilla de Santos y que estaba tomando un camino diferente al de su papá -el parapolítico Hugo Aguilar- quien apoyó a través de su otro hijo, el senador Mauricio Aguilar, la aspiración del uribista Óscar Iván Zuluaga.

De hecho, fue la cercanía de Richard Aguilar a Santos la que terminó desbaratando el fortín político de los Aguilar en 2015. Mientras que el candidato a la gobernación de Santander del grupo de Richard Aguilar fue avalado por La U, el de Hugo Aguilar se lanzó por firmas y luego sumó el apoyo del Centro Democrático.

Eso dividió los votos que habían amasado los Aguilar en los últimos años, y le abrió el camino a Didier Tavera, quien aunque era el enemigo en común, terminó quedándose con el Palacio Amarillo.

La derrota de Richard Aguilar en las urnas, y lo que dijo Santos en esa reunión, además, le dio  la razón a su papá, quien a lo largo de la campaña dijo que a su hijo lo estaban “engatusando” y que no le iban a cumplir.

En la reunión con los directores de los medios Santos también habló del aterrizaje de la paz, la inversión en el departamento y la situación económica del país, el discurso que ha venido dando en todas sus intervenciones públicas.

Miércoles, Marzo 2, 2016 - 14:36
5
10996

Este sábado El Tiempo contó que hay un candidato a la presidencia de la Asociación de Oficiales Retirados (Acore) cuya visión de la justicia transicional coincide con la del uribismo mucho más que la del actual presidente de esa asociación, y que de ganar se podría convertir en un dolor de cabeza para el gobierno de Juan Manuel Santos.

Curiosamente, ese candidato estuvo a punto de quedarse sin ascender a general por dos decisiones del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez, y en cambio ascendió sin problemas durante el primer mandato de Santos.

El candidato es el general Gustavo Rincón Rivera, quien hace tres semanas presentó su aspiración para reemplazar al general Jaime Ruiz Barrera en Acore. Ruiz busca su segunda reelección y ha dicho que la justicia transicional que acordó el gobierno Santos con las Farc en La Habana puede ser una salida a la difícil situación jurídica de decenas de militares investigados por los falsos positivos y otros delitos.

Rincón Rivera, que ha empezado a posicionar su candidatura diciendo que esa justicia transicional "es para bandidos" y que es rechazada por la mayoría de militares, mantuvo una larga lucha jurídica para avanzar en su carrera en la que se enfrentó más de una vez contra el gobierno Uribe.

Siendo coronel, destapó un escándalo de contratación en el Fondo Rotatorio del Ejército a mediados de los años 90 y a pesar de eso, unos años después, el gobierno de Andrés Pastrana decidió no llamarlo al curso de ascenso a general, y lo retiró del Ejército.

Ante eso, Rincón demandó para que fuera reintegrado y llamado al curso de general, y en 2002 el Consejo de Estado le dio la razón. Uribe, en ese entonces ya Presidente, sí lo reintegró  - pero no lo incluyó en el decreto de ascenso.

Antes esa decisión, el hoy general presentó otra tutela en la que la Corte Constitucional le dio la razón en 2004.

Sin embargo, ese mismo año el gobierno Uribe, encabezado por el entonces ministro de Defensa Jorge Alberto Uribe, lo retiró de nuevo del Ejército, esta vez porque había llegado a la edad límite para ser coronel activo. Rincón demandó esa nueva decisión exigiendo que lo reintegraran de nuevo y lo ascendieran a general.

En 2008 el Consejo de Estado le dio la razón. En consecuencia, el gobierno Uribe lo reintegró por segunda vez en 2009. Luego, la junta asesora de ascensos (en la que hay generales pero que maneja el Gobierno) lo incluyó en el decreto diciendo explícitamente que lo hacía cumpliendo esa sentencia.

En el Congreso, los opositores a Uribe lo defendieron y aprovecharon para criticar las decisiones de no ascenderlo de ese Gobierno: así lo hizo el hoy alcalde de Ibagué y en ese entonces senador del Polo, Guillermo Alfonso Jaramillo, y los senadores liberales Cecilia López y Juan Manuel Galán.

Ese calvario para ascender desapareció en el gobierno Santos, cuando fue designado jefe de control interno de la Inspección General del Ejército y secretario general del Estado Mayor. Además, Santos lo ascendió a Mayor General:

Ahora, de ganarle a Ruiz las elecciones internas de Acore la próxima semana, Rincón pasaría a convertirse en un crítico visible de la principal apuesta política de Santos, el presidente que lo ascendió, y a terminar alineado con Uribe, el mandatario que no lo quiso ascender y lo sacó del Ejército.

Miércoles, Marzo 2, 2016 - 06:03
0
3036

Con la sentencia de la Corte Constitucional que prohibió la minería en los páramos, el Comité por la Defensa del Agua y el Páramo de Santurbán se rearma para la pelea jurídica.

El colectivo de abogados Luis Carlos Pérez, que pertenece al Comité y ya tiene una tutela en revisión ante la Corte Constitucional por la delimitación de Santurbán, está preparando dos nuevas acciones para presionar la aplicación de la sentencia ante el Ministerio de Ambiente.

Específicamente, lo que el colectivo buscará es que se revoquen dos artículos de la resolución que delimitó Santurbán y que con la sentencia se quedarían sin piso jurídico.

Se tratan del que le da vigencia a los títulos mineros otorgados antes de 2009 para que sigan en el páramo hasta que caduque su concesión (hasta 30 años), y del que contempla la posibilidad de hacer minería en algunas zonas de restauración del páramo en Vetas, California y Suratá.

Este último artículo es especialmente delicado debido a que una vez se aplique implicará la extinción de los mineros artesanales en esos municipios, quienes como lo contó La Silla han extraído oro por cientos de años y no tienen otra manera de sostenerse.

Precisamente, se teme que su aplicación desencadene un problema social en la zona, debido a que toda la minería pasaría a ser ilegal y ya no tendría el control al que está siendo sometida por autoridades ambientales del país.

Frente a esta situación, el colectivo ha manifestado su preocupación frente al acompañamiento que el Estado va a dar a las comunidades de Santurbán, teniendo en cuenta que si bien quieren que se priorice la defensa del agua, también esperan que el gobierno garantice los derechos de los pequeños mineros.

Ahora bien, si el Ministerio no admite la solicitud de revocatoria de los artículos, el equipo del colectivo también piensa presionar con derechos de petición (mecanismo que caduca en 15 días) para que se aplique la sentencia en Santurbán, específicamente, sobre el acto administrativo que le dio vida a la delimitación.  

Mientras eso sucede, en el lado de los municipios (especialmente en Vetas, que tiene su casco urbano dentro del Páramo y prácticamente desaparecería con la aplicación de la sentencia) se están preparando acciones propias para pedirle al Estado que proteja los derechos de sus habitantes.

El colectivo ha manifestado una preocupación frente al tratamiento y acompañamiento que debe realizar de manera inmediata a las comunidades del páramo. Porque no se puede pensar que los que están viviendo allí de la actividad minera, son la gran amenaza al ecosistema.

Nota de la editora: luego de la publicación de este artículo el colectivo Luis Carlos Pérez se comunicó con La Silla para aclarar que su posición no va en contra de la minería artesanal. La versión fue incluída en el texto a las 2:00 pm del mismo día. 

Páginas