Menú principal

Lunes Octubre 14, 2019

La semana pasada el ex viceministro Guillermo Reyes, uno de los favoritos al puesto de Registrador, se defendió de las acusaciones de plagio al fallecido jurista Juan Fernando Jaramillo y le dijo a La Silla que éste “jamás pensó en hacer una discusión jurídica o legal, porque él nunca sintió que se le estaban soslayando sus derechos como autor”. Sin embargo, su viuda Gabriela Vargas dice que eso no es cierto.

Como contó La Silla, el libro "El nuevo orden político y electoral en Colombia" que Reyes lanzó en 2004 -cuando era magistrado del Consejo Nacional Electoral- incluyó casi cuatro capítulos copiados al pie de la letra de un texto que Jaramillo había publicado siete años antes, sin ninguna cita a pie de página o referencia bibliográfica que hiciera explícita la fuente original.

A pesar de que el ex magistrado auxiliar de la Corte Constitucional y fundador de Dejusticia le escribió una carta a la Fundación Konrad Adenauer alemana -que editó el libro- protestando por el plagio, Reyes volvió a copiar varios de esos mismos pasajes en un artículo de 2014, de nuevo sin citarlo. Dos plagios que, como planteó el jurista Rodrigo Uprimny en su columna ayer, ponen en duda la idoneidad de Reyes para el cargo de Registrador.

Reyes explicó ambas situaciones como omisiones, diciéndole a La Silla que había conversado largamente del tema con el jurista antioqueño, que había presentado una fe de erratas apenas le llegó su carta, que esos errores se habían corregido en una reedición del libro publicada por la editorial familiar de los Jaramillo y que la editorial que publicó su artículo el año pasado tuvo la culpa de que no se incorporara la fe de erratas que él les había entregado.

Esas explicaciones motivaron a su viuda a responderle públicamente.

“El señor Reyes, en su respuesta a la noticia de plagio publicada por ustedes, da a entender que Juan no vio problema alguno, como tampoco lo ve su familia hoy en día, en la utilización indebida de apartes de su libro.  Pero eso no es cierto; todos nosotros hemos sentido un gran disgusto con el plagio hecho por el señor Reyes”, escribió Gabriela Vargas, la esposa de Juan Jaramillo, en una carta que le envió a La Silla, señalando que si hubiera sido una omisión habría por lo menos una referencia bibliográfica.

También explicó que Unión Gráfica no es una editorial sino una impresora y que, por lo tanto, no puede tener responsabilidad por los textos de Reyes.

“Juan estuvo muy mortificado por el plagio, lo comentó en repetidas ocasiones con amigos y colegas (...) Creo que siete años son suficientes para corregir cualquier omisión y me atrevo a decir que, al ver nuevamente vulnerados sus derechos de autor Juan sí hubiera pensado en una discusión jurídica y legal y en este sentido me parece irrespetuoso que el señor Reyes hable en su nombre afirmando lo contrario”, remata Vargas.

Esta es su carta:

Respuesta Reyes LSV by lasillavacia

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Lun, 2015-10-05 21:06
El que diga que Reyes no es el mejor candidato a Registrador, no se ha detenido a examinar todas las virtudes que adornan a este egregio varón. A mi juicio, él es el masindicado. Si, sindicado. Además quién mejor que él para reemplazar a Ariel, otro espejo de virtud ciudadana y ejemplo vivo de un demócrata consumado. O consumido, ....por el licor. Cuanto registrador se vió envuelto en acusaciones graves por alterar los resultados locales, Ariel lo castigó con severidad, no abriéndole nin guna investigación disciplinaria, sino ascendiéndolo a otra registraduría de mayor rango. Era muy duro cuando impartía castigos. Lo grave es que esa conducta ha hecho que cada vez que tenemos elecciones, los electores se subleven y haya incendios y conatos de asonadas y nunca nadie dijo nada. Nunca lo investigaron, ni le abrieron procesos, porque eso de premiar a los registradores delictuosos, pudo llevar a este país a un incendio de grandes proporciones. Desde su cargo se convirtió en un instigador.
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Jueves, Febrero 25, 2016 - 15:14
0
4231

Con el nombramiento del ex alcalde de Montería Carlos Eduardo Correa como viceministro de Agua, Cambio Radical se gana un aliado importante en el único departamento Caribe donde no es fuerte.

Correa, que es amigo personal del ministro de Vivienda Luis Felipe Henao, fue elegido sobre el ex alcalde de Manizales Jorge Eduardo Rojas. Henao, que es de Cambio, le explicó a La Silla que lo eligió porque "Correa fue uno de los alcaldes estrella del país (...) ya conoce como ejecutar, ahora será de gran apoyo para llevar estas ejecutorias a nivel Nacional, será un gran viceministro."

Efectivamente, Correa salió de la alcaldía con la imagen de ser un buen gerente y resultados notorios en cobertura de acueducto y alcantarillado y reducción de pobreza, como señaló hoy el presidente Juan Manuel Santos. Y de vivienda, pues la ciudad fue una de las grandes beneficiadas del programa bandera del vicepresidente Germán Vargas y de Henao.

Eso ha hecho que Correa se convierta en una carta fuerte en la política cordobesa, a la que le suma dos atributos.

Uno es su relación con El Meridiano de Córdoba, el principal medio de ese departamento y del vecino Sucre. El nuevo vice está casado con María Victoria Salleg, hija del dueño del diario William Salleg.

Y la otra, es que se puede mover con independencia de quienes fueron sus padrinos electorales para llegar a la alcaldía en 2011 en su primera campaña electoral: ya en la segunda vuelta de 2014 él apoyó a Santos, mientras que el hoy alcalde Marcos Daniel Pineda, la senadora Nora García y el representante David Barguil, todos conservadores y quienes le pusieron los votos, estuvieron con Óscar Iván Zuluaga.

Aunque el nombramiento no significa automáticamente que Correa entre a Cambio Radical, sí deja a ese partido con una nueva pata en Córdoba. Y a los conservadores, específicamente al grupo de Barguil, García y Correa, con un nuevo aliado en el Gobierno, justo cuando están debatiendo la entrada a la Unidad Nacional o a la gaseosa Unidad para la Paz.

Jueves, Febrero 25, 2016 - 13:38
2
6630

La ex senadora de La U Piedad Zuccardi, que está detenida hace dos años en un proceso por parapolítica cuyo juicio no ha iniciado, acaba de recibir una manito del magistrado de la Corte Constitucional Jorge Pretelt.

Este miércoles Pretelt presentó una insistencia para que la Corte revise una tutela que interpuso la defensa de Zuccardi en agosto pasado para que quede libre. Esa tutela, que argumenta que mantenerla detenida viola sus derechos porque ha pasado demasiado tiempo y no ha iniciado el juicio, fue negada por las salas Civil y Laboral de la Corte Suprema.

El 25 de enero los magistrados Maria Victoria Calle y Alberto Rojas, que estaban encargados de elegir qué tutelas revisa la Corte Constitucional, decidieron que ese caso no cumple con los requisitos para revisarla. Es decir, que no es un caso en el que haya una violación grosera de los derechos de Zuccardi, ni es un caso en el que sea necesario crear jurisprudencia. Pero Pretelt insistió.

La insistencia de Pretelt se suma a otra del defensor del pueblo encargado, Alfonso Cajiao, y significa que la próxima sala de selección de tutelas, en la que estarán los magistrados Gloria Stella Ortiz y Luis Ernesto Vargas, deberá decidir por última vez si la Corte la revisa.

Si lo hace, se abriría un camino para que Zuccardi quede en libertad.

Miércoles, Febrero 24, 2016 - 15:00
3
4223

La ‘Unidad por la paz’ que anunció el presidente Juan Manuel Santos anoche, con la presencia de las cabezas de todos los partidos del Congreso, menos el Centro Democrático, flaqueó en su estreno.

Hoy arrancó el debate en comisiones primeras conjuntas de la reforma a la ley de orden público que presentó el Gobierno de Santos para crear las zonas de concentración de la guerrilla de las Farc una vez se firme el Acuerdo Final y comience la dejación de las armas.

Sin embargo, la plenaria se levantó hace unos minutos por falta de quórum y se convocó para el próximo martes. Faltó un voto en Senado para poder continuar con la votación del proyecto de ley. La Silla supo que algunos congresistas dijeron que no podían quedarse y dieron toda clase de excusas. 

Así, queda probado que la 'Unidad por la Paz' sigue siendo una idea gaseosa

Páginas