Menú principal

Jueves Octubre 21, 2021

Aunque es común que entre los candidatos fuertes en las elecciones de octubre haya hermanos, hijos y esposos de los poderosos caciques regionales, en algunos municipios pequeños ese dominio se ha convertido en monarquías absolutas. En tres pueblos de Boyacá hay dos familias conservadoras y una de Cambio Radical que aspiran a elegir a sus cuartos alcaldes de manera casi ininterrumpida.

Tuta, un municipio agricultor sobre la carretera entre Tunja y Paipa, ha sido el feudo imbatible de los Suesca desde hace una década.

Hace una década, su patriarca -el concejal Eduardo Suesca- fue fundamental para elegir dos alcaldes de su cuerda, Julio Molano y Gustavo Cely, como parte del grupo político del ex senador y parapolítico Ciro Ramírez.

En 2003 los Suesca decidieron meterse en persona y arrancó la saga familiar: Helman Eduardo Suesca ganó las elecciones en 2003, aunque duró poco en el poder porque murió en un accidente de carro el 2 de julio del 2004, cuando apenas llevaba seis meses en la alcaldía. Sin embargo, no perdieron el poder: en las atípicas ese año ganó Juber Armando Suesca (tío de Helman), entre cuyos actos de gobierno estuvo bautizar el coliseo de ferias y exposiciones Helman Suesca.

En 2007 Wilder Iván Suesca -el hermano de Helman- perdió las elecciones con el liberal Luis Alfonso Espitia, pero cuatro años después ganó con el 56 por ciento de los votos y hoy es la cabeza del grupo político, que ahora está alineado con el senador Jorge Hernando Pedraza. Este año aspiran a quedarse en la alcaldía, con su primo segundo Yesid Soto Monroy.

Algo parecido sucede en Susacón, un municipio del norte del Boyacá donde reinan desde hace una década los Rincón.

Su cacique es Pupo Alonso Rincón, que no solo ha sido alcalde tres veces y ex secretario de Infraestructura del destituido gobernador Miguel Ángel Bermúdez, sino que ahora pone a sus familiares en la Alcaldía.

Después de ganar su tercer período en 2007, Pupo Alonso impulsó a su sobrino -y actual alcalde- Silvio Alberto Rincón y ahora tiene puestas sus esperanzas en su hijo Jairo Alonso Rincón Quintana.

Una situación similar vive Tenza, el municipio en el sur del departamento donde han sido alcalde José Miguel Bernal (en dos ocasiones, primero en los años noventa y luego de 2001 a 2003) y su esposa Fanny Esperanza Coca (entre 2008 y 2001). Ahora la carta de la familia Bernal para regresar al poder este año es el hijo de ambos, Miguel Fernando Bernal.

Actualización: Añadimos la información sobre Tenza en la noche del día de publicación, después de que un lector nos alertara sobre la saga familiar en ese municipio.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2015-09-10 18:07
El ejemplo que dan las clases altas se rceplica en las demás. Hemos soportado que nos gobiernen los mismos: López Pumarejo y López Michelsen; Pastrana Borrero y Andrés y como van Simón Gaviria y Vargas Lleras sucederán a su padre y a su abuelos respectivamente. Nunca resultó bien esas sucesiones y, por el contrario, terminamos por lamentar el haberlos elegido. Es esta la razón por la cual se sindica al pueblo colombiano de desmemoriado y falto de criterio. Es una acusación fuerte pero, en estos casos, pareciera que tuvieran la razón.
Lun, 2015-09-07 13:08
Por favor es importante mencionar el municipio de Tenza Boyaca, el actual candidato Miguel Fernando Bernal es hijo del 2 veces alcalde Miguel Bernal condenado penalmente e inhabilitado de por vida. Y también es hijo de fanny esperanza coca Gómez alcaldesa puesta por su esposo la cual también se encuentra inhabilitada por delitos contra la administración pública. Esta familia va por su cuarta alcaldía en el municipio
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Jueves, Febrero 11, 2016 - 11:37
1
10664

El médico Wilder Lagares Gullozo acaba de ser reelegido gerente de la ESE de Magangué ‘Río Grande la Magdalena’, por decisión del alcalde local Pedro Alí. Lo curioso es que hasta hace unas semanas, Alí prometía públicamente intervenir la entidad por mal funcionamiento y presunta corrupción.

Así lo señaló el mandatario apenas lo eligieron (como consta en un video colgado en facebook). Y lo reiteró, ya posesionado, en un enérgico discurso ante el Concejo de la ciudad. Frente a los cabildantes, Alí le habló directamente a Lagares y dijo que lo que no es viable “hay que revisarlo y liquidarlo”.

Pero no es lo único que llama la atención en la reelección del funcionario. En el decreto en el que Pedro Alí lo vuelve a designar gerente, por postulación de la junta directiva de la ESE en donde Alí es presidente, se asegura que Lagares sacó cinco sobre cinco en una evaluación que hizo la junta en 2014 a su gestión.

Una fuente conocedora nos explicó que, con la crisis en el sistema de salud, no es muy usual que un gerente del sector en el país alcance ese máximo puntaje. Además, en la ESE de Magangué se vienen presentando reiterados reclamos de trabajadores por retrasos en los pagos de los salarios y de las prestaciones sociales. Esto último nos lo contó Óscar Torres, directivo en Bolívar del sindicato nacional de trabajadores de la salud (Anthoc): “No entendemos cómo (Lagares) obtuvo esa calificación”, dijo el líder sindical.  

Wilder Lagares llegó hace cuatro años a ese cargo luego de un concurso de méritos, pero en Magangué no son secretas sus movidas políticas. En las recientes regionales, por ejemplo, llevó a Leidy Polo al Concejo.

Polo es considerada la concejal de Lagares y obtuvo el aval de Cambio Radical gracias a la gestión del representante de ese partido, Hernando Padauí, de quien es aliada. El grupo de Polo votó por Padauí a la Cámara, por Nadia Blel (la hija del parapolítico Vicente Blel) al Senado y por Pedro Alí a la Alcaldía.

Como lo contó La Silla Caribe, el Alcalde de Magangué llegó con recursos y movimiento propios, pero apoyado por el charismo y Cambio Radical y por buena parte de la estructura de la condenada empresaria Enilce López alias 'La Gata'.

Miércoles, Febrero 10, 2016 - 19:45
0
6739

Ayer, en su primera reunión de bancada del año, La U tomó la decisión de jugársela por la Defensoría del Pueblo.

Roy Barreras, co-presidente del partido, le dijo a La Silla que por unanimidad los 50 congresistas que estaban en la reunión de ayer acordaron pedirle al Gobierno la cabeza de esa entidad que quedó vacante tras el escándalo de Jorge Armando Otálora. Para eso, le pedirán que elija la terna que deberá presentar a la Cámara entre las hojas de vida que ellos pongan a su consideración.

“Sería un reconocimiento a la bancada más importante de la Cámara. Esperamos que el Presidente tenga la deferencia de considerar nuestra mejor propuesta”, agregó el representante de La U Didier Burgos a La Silla. “Tomamos la decisión de reclamar este reconocimiento a la bancada de La U”.

Por ahora suenan entre sus candidatos el secretario del partido, Carlos Negret, el ex candidato al concejo de Bogotá e hijo del senador Géchem, Eduardo Géchem. También el ex secretario del Partido, Oscar Rueda (aunque según Burgos se está postulando para la embajada China). Aunque algunos quisieran ver allí también al ex ministro Sergio Díaz Granados, esa aspiración no parece muy viable. 

A finales del año pasado La U se le rebeló al Presidente parándose de dos plenarias en las que discutían proyectos importantes como la ley de Zidres y el cupo de endeudamiento con el fin de que les de mayor representación en el Gobierno. Su presión se suma a la de los conservadores, que como contó La Silla, quieren mantener bajo su ala a la Procuraduría si finalmente cae Alejandro Ordóñez.

Miércoles, Febrero 10, 2016 - 17:13
0
4596

Las dos fuerzas que de unos años para acá se enfrentan por el poder en La Guajira hoy están unidas por la magia de los acuerdos burocráticos y en medio del drama nacional por la crisis del pueblo wayuu.

Se trata de La Gran Alianza que llevó al desprestigiado Kiko Gómez y a Oneida Pinto al poder (liderada por el exsenador Jorge Ballesteros) y Nueva Guajira (cuya cabeza más visible hoy es el actual presidente de la Cámara Alfredo Deluque). Desde ayer ambos movimientos convergen en el gabinete de la gobernadora Pinto, a quien Nueva Guajira enfrentó en las pasadas regionales con el exalcalde de Maicao Ovidio Mejía.

Oneida, cuyo partido es Cambio Radical, le entregó a Nueva Guajira la dirección del Instituto Departamental de Cultura, en cabeza del publicista Rubén Magdaniel Pabón. El nuevo funcionario ya había estado en esa silla durante el gobierno de Jorge Pérez Bernier, otro de los líderes de ese grupo. Y había sido también precandidato a la Alcaldía de Riohacha para las regionales de 2011.

Este acuerdo político lo lideró el diputado de La U y de Nueva Guajira Gabriel Pinto Redondo.

Un miembro de Nueva Guajira y otro de La Gran Alianza le aseguraron a La Silla Caribe, por separado, que ante los problemas que hay en ese departamento, especialmente la sequía y la muerte por desnutrición de niños wayuu, hay un ambiente generalizado de "jalar para el mismo lado" y dejar atrás las históricas rencillas políticas.

Sin embargo, otros guajiros del mundillo político creen que detrás de esa "paz política" hay una estrategia de la recién llegada mandataria y su grupo para neutralizar a la oposición y evitarse críticas entregando puestos.

Páginas