Menú principal

Martes Agosto 09, 2022

Aunque es común que entre los candidatos fuertes en las elecciones de octubre haya hermanos, hijos y esposos de los poderosos caciques regionales, en algunos municipios pequeños ese dominio se ha convertido en monarquías absolutas. En tres pueblos de Boyacá hay dos familias conservadoras y una de Cambio Radical que aspiran a elegir a sus cuartos alcaldes de manera casi ininterrumpida.

Tuta, un municipio agricultor sobre la carretera entre Tunja y Paipa, ha sido el feudo imbatible de los Suesca desde hace una década.

Hace una década, su patriarca -el concejal Eduardo Suesca- fue fundamental para elegir dos alcaldes de su cuerda, Julio Molano y Gustavo Cely, como parte del grupo político del ex senador y parapolítico Ciro Ramírez.

En 2003 los Suesca decidieron meterse en persona y arrancó la saga familiar: Helman Eduardo Suesca ganó las elecciones en 2003, aunque duró poco en el poder porque murió en un accidente de carro el 2 de julio del 2004, cuando apenas llevaba seis meses en la alcaldía. Sin embargo, no perdieron el poder: en las atípicas ese año ganó Juber Armando Suesca (tío de Helman), entre cuyos actos de gobierno estuvo bautizar el coliseo de ferias y exposiciones Helman Suesca.

En 2007 Wilder Iván Suesca -el hermano de Helman- perdió las elecciones con el liberal Luis Alfonso Espitia, pero cuatro años después ganó con el 56 por ciento de los votos y hoy es la cabeza del grupo político, que ahora está alineado con el senador Jorge Hernando Pedraza. Este año aspiran a quedarse en la alcaldía, con su primo segundo Yesid Soto Monroy.

Algo parecido sucede en Susacón, un municipio del norte del Boyacá donde reinan desde hace una década los Rincón.

Su cacique es Pupo Alonso Rincón, que no solo ha sido alcalde tres veces y ex secretario de Infraestructura del destituido gobernador Miguel Ángel Bermúdez, sino que ahora pone a sus familiares en la Alcaldía.

Después de ganar su tercer período en 2007, Pupo Alonso impulsó a su sobrino -y actual alcalde- Silvio Alberto Rincón y ahora tiene puestas sus esperanzas en su hijo Jairo Alonso Rincón Quintana.

Una situación similar vive Tenza, el municipio en el sur del departamento donde han sido alcalde José Miguel Bernal (en dos ocasiones, primero en los años noventa y luego de 2001 a 2003) y su esposa Fanny Esperanza Coca (entre 2008 y 2001). Ahora la carta de la familia Bernal para regresar al poder este año es el hijo de ambos, Miguel Fernando Bernal.

Actualización: Añadimos la información sobre Tenza en la noche del día de publicación, después de que un lector nos alertara sobre la saga familiar en ese municipio.

Comentarios - Cada usuario tiene la posibilidad de incluir solo tres comentarios
Jue, 2015-09-10 18:07
El ejemplo que dan las clases altas se rceplica en las demás. Hemos soportado que nos gobiernen los mismos: López Pumarejo y López Michelsen; Pastrana Borrero y Andrés y como van Simón Gaviria y Vargas Lleras sucederán a su padre y a su abuelos respectivamente. Nunca resultó bien esas sucesiones y, por el contrario, terminamos por lamentar el haberlos elegido. Es esta la razón por la cual se sindica al pueblo colombiano de desmemoriado y falto de criterio. Es una acusación fuerte pero, en estos casos, pareciera que tuvieran la razón.
Lun, 2015-09-07 13:08
Por favor es importante mencionar el municipio de Tenza Boyaca, el actual candidato Miguel Fernando Bernal es hijo del 2 veces alcalde Miguel Bernal condenado penalmente e inhabilitado de por vida. Y también es hijo de fanny esperanza coca Gómez alcaldesa puesta por su esposo la cual también se encuentra inhabilitada por delitos contra la administración pública. Esta familia va por su cuarta alcaldía en el municipio
Añadir nuevo comentario

Otros confidenciales recientes

Lunes, Febrero 8, 2016 - 17:18
0
4423

La polémica militarización de Barranquilla, que anunció desde noviembre el alcalde Alejandro Char, finalmente no comenzó el primero de enero. En cambio, arrancará el próximo lunes 15 de febrero. La Silla Caribe conoció detalles de la medida que tiene divididas las opiniones.

El Ejército entrará a las calles de La Arenosa con un grupo inicial de 150 militares de la Segunda Brigada. Y en llave con la Policía, los uniformados realizarán retenes móviles en la ciudad, especialmente en los barrios donde el Fondo de Seguridad del Distrito tiene identificada una mayor presencia de expendios de droga y pandillas.

Los puntos exactos donde se harán las requisas en las localidades más vulnerables, como las suroriente y suroccidente, no serán divulgados para evitar “poner sobre aviso a los delincuentes”, le dijo un vocero de la Alcaldía a La Silla.

Aunque Char había anunciado la llegada del Ejército para la primera semana de enero, detalles logísticos no hicieron posible que se cumpliera esa primera fecha. Por ejemplo, todavía el Distrito, la Policía y el Ejército están definiendo cómo asumirán el costo del combustible de las camionetas y motos en las que los uniformados harán los patrullajes.

También están por definirse el tiempo que durarán los militares en las calles y el número total de hombres, que podría llegar a los 200 a finales de febrero.

Como contó La Caribe, con esta medida, Char busca contrarrestar las peores cifras de homicidios que ha tenido esa ciudad los últimos cinco años, la mayoría de ellos por intolerancia y enfrentamientos por droga. Situación que es la gran ‘papa caliente’ que su grupo político no ha logrado enfriar estos ocho años que lleva en el poder.

Sin embargo, no han faltado las voces en contra de esa medida. El primero en mostrar su desacuerdo fue el director nacional de la Policía, general Rodolfo Palomino, quien dijo que los ejércitos “están para la guerra”, más en un país en conflicto armado desde hace cinco décadas como Colombia.

Mientras que líderes de opinión de Barranquilla como el ex alto consejero para la Prosperidad Samuel Azout argumentan que las medidas represivas no son la solución. “Los policías jamás podrán acabar con las pandillas; sí podrán la educación y las oportunidades para los jóvenes”, dijo Azout en un trino.

Lunes, Febrero 8, 2016 - 16:54
1
6474

Martin Stendal, el misionero que hace menos de un año fue detenido y al día siguiente liberado por supuestamente estar apoyando a las Farc, reapareció. Como contó The Guardian ahora está en La Habana y es una figura conocida por los negociadores de los dos lados.

Como contó La Silla hace un año, Stendal tiene una larga historia de activismo religioso en las selvas colombianas, que ha incluído ser secuestrado por las Farc, instalar antenas de radio en muchas regiones, hacer proselitismo religioso entre paramilitares y guerrilleros, y ayudar en procesos de desmovilización.

Ahora, en su yate anclado en La Habana, recibe jefes guerrilleros y generales como un facilitador no oficial de las negociaciones. Aunque él dice que solo es asesor espiritual, según The Guardian tiene incidencia del lado de las Farc.

Lunes, Febrero 8, 2016 - 12:32
3
9222

Por estos días, la fachada de la Alcaldía de Yopal está adornada con una particular valla que puso su actual alcalde, el cuestionado Jhon Jairo Torres Torres, mejor conocido como “Jhon Calzones”.

Es llamativa no solo porque Colombia es un estado laico y la valla, puesta en un edificio público, es claramente religiosa, sino porque el alcalde está usando un eslógan con la misma lógica del fallido Justo, Moderno y Seguro de Juan Manuel Santos: con sus iniciales.

El de Torres es una Yopal "Joven, Justa y Todos Trabajando", como muestra esta foto que publicó @Oyerista en Twitter

Torres llegó a la Alcaldía a pesar de que durante las elecciones estuvo preso por construir una urbanización ilegal llamada Ciudadela La Bendición, el mismo nombre del movimiento político que lo llevó a la Alcaldía y cuyo logo aparece a un lado de la valla. Aunque casi no puede posesionarse, logró que no leyeran la condena en su contra a tiempo, y ahora ha seguido demorando el proceso, con el argumento de que la confesión que sustenta la sentencia se debió a que recibió una mala asesoría.

Páginas