Menú principal

Lunes Octubre 21, 2019

La lista de 16 candidatos al Concejo de Bogotá que presentó ayer Pacho Santos dejó varios sinsabores en el uribismo bogotano. Como casi todos los aspirantes tenían un padrino político, estaba en juego a quiénes premiaría el candidato después de las rencillas que se han dado en la puja por definir los primeros puestos de la lista cerrada. Y que ganaron sobre todo, Óscar Iván Zuluaga y los cristianos de la Misión Carismática que quedaron cada uno con dos puestos.

Aunque el uribismo sueña con poner más de 13 de los 45 concejales, solo los 10 primeros puestos tienen opciones de llegar. Por la cifra repartidora, el partido del ex presidente Álvaro Uribe tendría que sacar más de 500 mil votos para superar esa cantidad de curules, algo muy difícil porque los partidos tradicionales -que tienen mucha más maquinaria que el uribismo- nunca han podido pasar de 300 mil votos al Concejo.

Por eso, los que quedaron más allá del puesto 10 quedaron desinflados, empezando por dos personas que se la venían jugando a fondo por Pacho: la representante Tatiana Cabello y ex director del partido en Bogotá, Miguel Uribe Londoño. Sus candidatos al Concejo, Iván Díaz Tamayo y Oscar Berardinelli, quedaron por fuera de los opcionados, respectivamente en los puestos 11 y 12.

Otra perdedora fue la senadora Thania Vega de Plazas, esposa del coronel Alfonso Plazas Vega y enlace del uribismo con los militares, que promovía a un coronel retirado de la Policía, Carlos Castro. Aunque parecía tener fuerza por el énfasis de la campaña de Pacho en la seguridad (ha dicho que quiere ser el primer policía de la capital) y su propuesta de que los reservistas refuercen la seguridad, Castro quedó de 13.

Lo que no quedó tan claro es si la representante María Fernanda Cabal también perdió. Su candidato, Samuel Ángel, ni siquiera quedó en los 16 puestos que anunció Pacho, aunque algunos le atribuyen su apoyo a Carolina Villegas, que quedó en el puesto séptimo y trabajó con la esposa de Samuel Moreno.

Otros confidenciales recientes

Jueves, Febrero 25, 2016 - 15:14
0
4240

Con el nombramiento del ex alcalde de Montería Carlos Eduardo Correa como viceministro de Agua, Cambio Radical se gana un aliado importante en el único departamento Caribe donde no es fuerte.

Correa, que es amigo personal del ministro de Vivienda Luis Felipe Henao, fue elegido sobre el ex alcalde de Manizales Jorge Eduardo Rojas. Henao, que es de Cambio, le explicó a La Silla que lo eligió porque "Correa fue uno de los alcaldes estrella del país (...) ya conoce como ejecutar, ahora será de gran apoyo para llevar estas ejecutorias a nivel Nacional, será un gran viceministro."

Efectivamente, Correa salió de la alcaldía con la imagen de ser un buen gerente y resultados notorios en cobertura de acueducto y alcantarillado y reducción de pobreza, como señaló hoy el presidente Juan Manuel Santos. Y de vivienda, pues la ciudad fue una de las grandes beneficiadas del programa bandera del vicepresidente Germán Vargas y de Henao.

Eso ha hecho que Correa se convierta en una carta fuerte en la política cordobesa, a la que le suma dos atributos.

Uno es su relación con El Meridiano de Córdoba, el principal medio de ese departamento y del vecino Sucre. El nuevo vice está casado con María Victoria Salleg, hija del dueño del diario William Salleg.

Y la otra, es que se puede mover con independencia de quienes fueron sus padrinos electorales para llegar a la alcaldía en 2011 en su primera campaña electoral: ya en la segunda vuelta de 2014 él apoyó a Santos, mientras que el hoy alcalde Marcos Daniel Pineda, la senadora Nora García y el representante David Barguil, todos conservadores y quienes le pusieron los votos, estuvieron con Óscar Iván Zuluaga.

Aunque el nombramiento no significa automáticamente que Correa entre a Cambio Radical, sí deja a ese partido con una nueva pata en Córdoba. Y a los conservadores, específicamente al grupo de Barguil, García y Correa, con un nuevo aliado en el Gobierno, justo cuando están debatiendo la entrada a la Unidad Nacional o a la gaseosa Unidad para la Paz.

Jueves, Febrero 25, 2016 - 13:38
2
6634

La ex senadora de La U Piedad Zuccardi, que está detenida hace dos años en un proceso por parapolítica cuyo juicio no ha iniciado, acaba de recibir una manito del magistrado de la Corte Constitucional Jorge Pretelt.

Este miércoles Pretelt presentó una insistencia para que la Corte revise una tutela que interpuso la defensa de Zuccardi en agosto pasado para que quede libre. Esa tutela, que argumenta que mantenerla detenida viola sus derechos porque ha pasado demasiado tiempo y no ha iniciado el juicio, fue negada por las salas Civil y Laboral de la Corte Suprema.

El 25 de enero los magistrados Maria Victoria Calle y Alberto Rojas, que estaban encargados de elegir qué tutelas revisa la Corte Constitucional, decidieron que ese caso no cumple con los requisitos para revisarla. Es decir, que no es un caso en el que haya una violación grosera de los derechos de Zuccardi, ni es un caso en el que sea necesario crear jurisprudencia. Pero Pretelt insistió.

La insistencia de Pretelt se suma a otra del defensor del pueblo encargado, Alfonso Cajiao, y significa que la próxima sala de selección de tutelas, en la que estarán los magistrados Gloria Stella Ortiz y Luis Ernesto Vargas, deberá decidir por última vez si la Corte la revisa.

Si lo hace, se abriría un camino para que Zuccardi quede en libertad.

Miércoles, Febrero 24, 2016 - 15:00
3
4233

La ‘Unidad por la paz’ que anunció el presidente Juan Manuel Santos anoche, con la presencia de las cabezas de todos los partidos del Congreso, menos el Centro Democrático, flaqueó en su estreno.

Hoy arrancó el debate en comisiones primeras conjuntas de la reforma a la ley de orden público que presentó el Gobierno de Santos para crear las zonas de concentración de la guerrilla de las Farc una vez se firme el Acuerdo Final y comience la dejación de las armas.

Sin embargo, la plenaria se levantó hace unos minutos por falta de quórum y se convocó para el próximo martes. Faltó un voto en Senado para poder continuar con la votación del proyecto de ley. La Silla supo que algunos congresistas dijeron que no podían quedarse y dieron toda clase de excusas. 

Así, queda probado que la 'Unidad por la Paz' sigue siendo una idea gaseosa

Páginas